Mujeres Libres: las anarquistas que sentaron la base del feminismo moderno

La historia la escriben los vencedores y, casi siempre han sido hombres. Y ellos, por desgracia, tradicionalmente se han olvidado de los nombres de mujer. Sin embargo, la historia de España está llena de mujeres que marcaron la diferencia, pero que muchos desconocemos. Por eso, a pocos días del día internacional de la mujer, queremos recordar a las 21.000 anarquistas que formaron el primer movimiento feminista radical de nuestro país.

A finales de la II República, un grupo de mujeres se convirtió en las verdaderas precursoras de los movimientos feministas actuales, creando un movimiento de verdadera base popular llamado Mujeres Libres. Durante muchos años, los libros de historia enterraron el papel que jugaron, como ellas, miles de mujeres en la Guerra Civil.

Cartel para rememorar el 80 aniversario de Mujeres Libres en unas jornadas de la CGT en Madrid. Imagen: CGT

Las anarquistas crean la agrupación de Mujeres Libres

Mujeres Libres conforma el primer movimiento feminista radical de base popular de España; ellas fueron las que iniciaron la lucha por reivindicaciones que siguen estando presentes en la sociedad actual. Sin ellas no estaríamos donde estamos y no lucharíamos por mantener y ampliar nuestros derechos.

Durante la II República, la CNT, un sindicato anarcosindicalista que contaba con un amplio entramado femenino, fue el germen del que surgió la agrupación de Mujeres Libres. Este sindicato reconocía los derechos laborales básicos, la igualdad de salario y la libertad económica; sin embargo, para muchas trabajadoras que formaban parte de él, se quedaba corto. Por eso, se fundó en 1934, en Barcelona, el Grupo Cultural Femenino, que representaba las reivindicaciones de las mujeres dentro del sindicato.

Portada del primer número de Mujeres Libres

Con el estallido de la Guerra Civil, las funciones de los sindicatos cambiaron y muchas luchas quedaron silenciadas por lo que estaba ocurriendo en el país. Por ello, las anarquistas de la CNT decidieron dar un paso al frente y crear su propia organización. El 2 de mayo de 1936 se publicó el primer número de la revista Mujeres Libres, que sentaría las bases de la agrupación.

En poco tiempo consiguieron 21.000 afiliadas y 147 agrupaciones.

Mujeres Libres luchando contra el patriarcado

Muchas de los miembros de Mujeres Libres estaban afiliadas a otros sindicatos. Sin embargo, la nueva agrupación nunca se subordinó a las normativas de ninguno de ellos. Algo que, por cierto, no hizo mucha gracia a muchas personas de la época. Pero ellas, luchando contra viento y marea, conformaron el primer grupo completamente autónomo formado por mujeres. El secretario de CGT, José Manuel Muñoz Póliz, explica al diario Público cómo empezó todo:

“Fueron ellas quienes hicieron ver que era necesario separar las organizaciones de toda la clase trabajadora de las organizaciones de las mujeres para diferenciar las reivindicaciones de ambos, porque dentro de la lucha de la clase obrera no se le daba la importancia que tenían“.

Mujeres Libres se marcó una meta propia (diferente al del resto de sindicatos) y bien definida: “emancipar a la mujer de la triple esclavitud” a la que estaba sometida, “esclavitud de ignorancia, esclavitud de mujer y esclavitud productora”. Cuando estalló la guerra, además, incorporaron el objetivo de “aportar una ayuda ordenada y eficiente a la defensa de la República”.

Las reivindicaciones de las Mujeres Libres

La agrupación abordaba la problemática de las mujeres desde un punto de vista muy revolucionario para la época y luchaba por una serie de temas que no llegarían a la izquierda en su conjunto hasta los 70. Por ejemplo, luchaban por la abolición de la prostitución, la eliminación de la segregación en la educación (educación mixta), la implantación de comedores y guarderías populares y, lo que más nos llama la atención, el amor libre. Denunciaban que el concepto tradicional de familia solo creaba desigualdades entre sus miembros. Además, querían convertir las relaciones de pareja en algo público, más allá de la intromisión de la iglesia y denunciaban la violencia machista dentro del hogar.

Mujeres Libres reivindicó, desde sus inicios, la incorporación de la mujer al mercado laboral remunerado, la alfabetización de todas las mujeres o la capacitación de las mismas en todos los sectores. Además, no se les escapaba el tema de la conciliación familiar y laboral. Por eso, pusieron en marcha guarderías en los lugares de trabajo y reclamaban la apertura de comedores y guarderías públicas (o populares), algo por lo que aún se sigue luchando.

Milicianas en Barcelona

Reclamaban también una vuelta de tuerca en la educación infantil: para ellas era imprescindible educar para la libertad. Además, planteaban la necesidad de introducir en la educación una educación sexual que tratase temas tan importantes (y controvertidos en la época) como los métodos anticonceptivos o el aborto.

En definitiva, desde Mujeres Libres demandaban y exigían la emancipación de la mujer junto a la de la clase obrera. Y, por ello, sus miembros fueron perseguidas durante la guerra y los primeros años de franquismo. Eran peligrosas para el régimen, ya que ponían sobre la mesa los problemas del patriarcado y las desigualdades de la sociedad. Es imposible saber cuántas de ellas fueron torturadas, asesinadas, desaparecidas y sufrieron violencia sexual como métodos de represión. Sin embargo, todas las integrantes de Mujeres Libres acabaron en la cárcel o en el exilio.

Artículo original: Público

La agrupación se disolvió en el exilio en 1939 por falta de medios. Sin embargo, su legado permanece en todas nosotras.

“My revolution shows up unexpectedly
It’s not naïve but believes in miracles
Cannot be categorized targeted branded
Or even located
Offers prophecy not prescription
Is determined by mystery and ecstatic joy
Requires listening
Is not centralized though we all know where we’re going
It happens in stages and all at once
It happens where you live and everywhere
It understands that divisions are diversions
It requires sitting still and staring deep into my eyes
Go ahead
Love.”

– Eve Ensler from “My Revolution Lives In This Body”

Para habilitar los subtítulos en español: haz click en el botón CC. Después, en la ruedecilla que hay a su lado. Selecciona “subtitles” y “auto-translate”. Elige “español/Spanish” y EMPODÉRATE!

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!