muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Las tres preguntas esenciales que debes hacerte antes de decidir tus propósitos instrumentales y finales 1

Las tres preguntas esenciales que debes hacerte antes de decidir tus propósitos instrumentales y finales

Actualizado el jueves, 4 enero, 2024

Seamos sinceros. A la mayoría de nosotros nos vendría bien un poco de ayuda para establecer y alcanzar metas, tanto en nuestra vida personal como profesional. 

Claro, tenemos todo tipo de sueños flotando en nuestras cabezas. Pero una cosa es vagamente desear escribir un libro, iniciar un negocio o aprender a tocar la guitarra. Otra muy distinta es convertir esa idea nebulosa en un objetivo concreto, desarrollar un plan realista para lograrlo y luego transformar ese plan en una realidad. 

Muchos de nosotros tenemos problemas incluso para llegar al punto de partida de este proceso, y mucho menos a la línea de meta. Pero nunca es demasiado tarde para comenzar, y al leer este artículo, ¡ya está dando el primer paso! 

Muchas veces confundimos los propósitos instrumentales, los cuales pueden ayudarnos a conseguir ciertos propósitos finales, y nos quedamos estancados en ellas, convirtiéndolos en propósitos finales.

Infografía sobre la psicología de los propósitos
Infografía sobre la psicología de los propósitos

Vishen Lakhiani es uno de los gurús del crecimiento personal de nuestros días y en este video nos ayuda a encontrar la esencia de nuestra vida.

Aunque la tarea parezca compleja, lo cierto es que con solo 3 preguntas puedes definir tus fines y tu meta vital para saber si estás dirigiéndote a lo que verdaderamente deseas.

Vishen nos habla de que existen dos tipos de propósitos, las instrumentales y las finales.

Propósitos instrumentales:

Son aquellas que la sociedad nos impone y que creemos que nos llevarán a la felicidad:

• Ganar dinero
• Tener un buen trabajo
• Tener hijos
• Tener una carrera

Propósitos finales:

Son el resultado de la experiencia humana, las cosas que realmente nos hacen felices y nos motivan.

• Descubrir el secreto de la felicidad
• Aprender una habilidad
• Encontrar el Amor en cualquiera de sus formas
• Conocer nuevas culturas

Preguntas antes de establecer propósitos:

Muchas veces confundimos los propósitos instrumentales, los cuales pueden ayudarnos a conseguir ciertos propósitos finales, y nos quedamos estancados en ellas, convirtiéndolos en propósitos finales.

Esto acaba produciendo una enorme frustración y puede desencadenar en crisis existenciales o personales en las que, a una cierta edad, nos preguntamos si realmente estamos llevando la vida que verdaderamente queremos llevar.

Para saber si vamos por el camino correcto nos podemos hacer estas tres sencillas preguntas:


¿Estoy teniendo las experiencias que quiero tener?

• ¿En qué aspectos me gustaría crecer, tanto personal como espiritualmente?

• ¿Cómo puedo contribuir al mundo?


El 1 de enero es el peor día para empezar un propósito
El 1 de enero es el peor día para empezar un propósito

Guía paso a paso para establecer y lograr metas personales y profesionales

Algunos de los consejos que aquí os mostraremos forman parte de los cursos de microformación en Gestión del Tiempo de Diseño Social EN+. En concreto, hemos utilizado los creados por los expertos Erik Fisher y Jim Woods. Aunque en los cursos podréis tener toda la información y ejemplos prácticos, aquí os dejamos una guía paso a paso para establecer y lograr metas personales y profesionales. Si deseas lograr más en la vida pero no está seguro de por dónde empezar, te brinda un punto de partida accesible para aprender el arte de convertir metas en realidad.

Establecer y lograr una meta se reduce a tres pasos básicos: listo, apuntar y disparar. Para prepararse, debe averiguar en qué área de la vida desea concentrarse. Para apuntar, debe proponer un objetivo INTELIGENTE: un objetivo que sea específico, medible, alcanzable, relevante y con un límite de tiempo. 

Debe mantenerse motivado, escribir una lista de tareas pendientes, mantener una rutina y buscar el apoyo de amigos, familiares y colegas. 

Cumplir metas con los propósitos SMART
Cumplir metas con los propósitos SMART

¿Cómo establecer un objetivo viable?

Imagina que tienes un arma y estás practicando tiro al blanco. ¿Cómo se asegura de dar en el blanco? 

Bueno, no solo sacas tu arma, disparas una bala y esperas lo mejor. Primero, prepárate, apunta el arma en la dirección correcta. Luego, apuntas, enfocándote en tu objetivo. Finalmente, dispara, aprieta el gatillo y realiza la acción. Es un proceso de tres pasos con un comienzo, un medio y un final. 

Ahora, tal vez no tengas ningún interés en convertirte en un francotirador, pero los mismos tres pasos se aplican a casi cualquier cosa que quieras hacer en la vida. 

Para establecer y lograr un objetivo, debes prepararte, apuntar a un objetivo y actuar

Por supuesto, la vida suele ser más complicada que disparar un arma en un campo de tiro. En términos generales, no tiene un solo objetivo predefinido con una gran diana roja directamente frente a usted. En cambio, tiene muchas áreas diferentes de la vida llamando desde múltiples direcciones al mismo tiempo: familia, amigos, carrera, salud, etc. 

Todas estas áreas son importantes, pero no puedes apuntar y disparar a todas partes a la vez. Si desea prepararse para establecer una meta, debe elegir un área para comenzar. 

Digamos que te decides por tu salud. Bueno, eso reduce las cosas, pero sigue siendo bastante amplio, abarcando todo, desde su peso hasta la calidad de su sueño. Ahora tienes que hacer zoom en una sola cosa, seleccionarla como tu objetivo y apuntar a ella. Eso significa encontrar un objetivo concreto y elaborar un plan sensato para lograrlo. 

Por ejemplo, tal vez decidas ponerte en forma yendo al gimnasio. Ahora tienes un objetivo al que apuntar; ¡finalmente, es hora de disparar! ¿Cómo? Poniendo su plan en acción, cumpliéndolo y llevándolo hasta el final. Para volver a nuestra metáfora de la práctica de tiro, tienes que «apretar el gatillo» comprometiéndote con la tarea que tienes entre manos: ir al gimnasio y hacer ejercicio con regularidad. 

Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo, pero no se preocupe. Estamos a punto de desglosar todo el proceso, paso a paso. 

Cuánto tiempo se necesita para alcanzar un propósito

Uno de los mayores beneficios de establecer una meta es que le da un sentido de dirección. Sin un objetivo, eres como un barco a la deriva alrededor del océano, esperando encontrar un destino deseable por casualidad. Con un objetivo, sabe exactamente a dónde quiere ir: puede trazar su rumbo, hacer sus preparativos y poner las velas en consecuencia.

Prepárate para establecer una meta reflexionando sobre dónde te encuentras en la vida y cuánto tiempo libre tienes a tu disposición

Pero no es suficiente saber a dónde quiere ir. También debes saber dónde estás ahora mismo. Después de todo, para ir del punto A al punto B, debe comprender dónde están ambos puntos en relación con el otro. De esa manera, también puede saber si es capaz de cubrir la distancia entre los dos puntos. 

Es bueno pensar que puedes hacer cualquier cosa, si te esfuerzas lo suficiente. Pero seamos realistas. Solo tiene tantas horas al día, y la mayoría de ellas ya están llenas de responsabilidades. Dependiendo de dónde se encuentre en la vida, tendrá más o menos tiempo libre, lo que determinará qué tan grande es la meta que puede lograr en este momento.

Por ejemplo, si estás en la universidad, estás en un lugar muy diferente que si eres un padre que trabaja con dos hijos. También tienes capacidades y necesidades muy diferentes a la hora de fijar y conseguir objetivos. Un estudiante universitario puede tener el tiempo y la energía para permanecer despierto hasta las 3:00 am trabajando en un proyecto paralelo. Pero un padre exhausto probablemente no pueda hacer eso. Puede que tenga que despertarse al amanecer para cuidar a sus hijos antes de ir a su trabajo. 

Dependiendo de dónde se encuentre en la vida, es posible que algunas metas simplemente estén fuera de su alcance. Si tiene un bebé recién nacido, es posible que ahora no sea el mejor momento para iniciar un negocio. Pero eso esta bien. Tiene prioridades más urgentes en este momento y tendrá más tiempo para dedicar a convertirse en empresario en el futuro. 

Por ahora, asegúrese de tener una idea clara de cuánto tiempo tiene disponible. Esto le permitirá establecer una meta realista que se adapte a sus necesidades y horarios actuales. 

Las tres preguntas esenciales que debes hacerte antes de decidir tus propósitos instrumentales y finales 2
Las tres preguntas esenciales que debes hacerte antes de decidir tus propósitos instrumentales y finales 10

Cómo saber cual es tu prioridad

Muy bien, digamos que ha reflexionado un poco sobre dónde se encuentra actualmente en la vida, pero aún no está seguro de qué tipo de objetivo debe fijarse. Hay muchas cosas diferentes que desea hacer, en muchas áreas diferentes. Su cuenta de ahorros apenas ha crecido en años. Tu guitarra está acumulando polvo en un rincón de la habitación. ¡Tantas cosas, tan poco tiempo! Ni siquiera estás seguro de por dónde empezar. 

¿Suena familiar? En un grado u otro, eso nos describe a la mayoría de nosotros, así que no se preocupe, está en buena compañía. No siempre está claro dónde pueden estar sus prioridades, pero hay algunas cosas simples que puede hacer para tener más claridad. 

Reflexiona sobre tus prioridades para comenzar a limitarte a una meta

Tus metas deben reflejar tus prioridades en la vida. ¿Pero cuáles son tus prioridades? Puede ser útil sentarse y escribir una lista de ellos. Por ejemplo, la lista de una persona puede tener «espiritualidad» en la parte superior, seguida de «pareja, hijos, finanzas, salud, carrera y pasatiempos». 

Bastante simple, pero aquí viene la parte complicada. Lo más probable es que haya una desconexión entre lo que cree que son sus prioridades y lo que realmente son en la práctica. Por ejemplo, puede decir que la espiritualidad es su máxima prioridad, pero pasa la mayor parte de su tiempo libre viendo televisión. ¿Qué dice eso acerca de dónde están realmente tus prioridades? 

Tómese unos minutos para pensar en cómo está gastando su tiempo. Luego, verifique cómo se alinea con su lista de prioridades. Para llevar esto aún más lejos, busque a cinco amigos, familiares o colegas en cuyas opiniones confíe y pregúnteles cuáles creen que son sus tres prioridades principales. Este puede ser un ejercicio útil porque su percepción de cómo está priorizando su tiempo y atención puede estar sesgada. Agregar algunas perspectivas externas a la mezcla puede proporcionarle una dosis útil de objetividad. 

Compare las listas de otras personas con las suyas. ¿Ves algún patrón? Tal vez todos enumeraron sus pasatiempos, pero nadie enumeró su relación con su pareja. En ese caso, su relación podría ser la prioridad en la que centrarse primero, ya que es la que más está descuidando. 

Solo toma nota de esto por ahora. En este punto, todavía estás en la fase de preparación, por lo que todavía no tienes que comprometerte con nada. Al final del siguiente ejercicio, estará listo para apuntar a una meta.

Infografía sobre cómo formar un nuevo hábito
Infografía sobre cómo formar un nuevo hábito

Cómo evaluar tu “rueda de la vida”

Imagina un círculo

Ahora, tome ese círculo y divídalo en siete secciones, como un gráfico circular. Etiquete cada sección con una palabra de la siguiente lista: financiera, espiritual, social, intelectual, familiar, profesional y de salud. 

Estas son las diferentes áreas de tu vida. Ponlos juntos y tendrás tu «rueda de la vida». En un mundo ideal, siempre estaríamos prestando la misma atención a las siete áreas de nuestra rueda al mismo tiempo. Pero lo más probable es que su rueda esté desequilibrada en este momento. No se preocupe. El próximo ejercicio trata de identificar qué secciones se están descuidando y descubrir cómo restablecer el equilibrio. 

Con siete secciones en las que pensar, a menudo terminamos descuidando una o más áreas de nuestra rueda de la vida. El desequilibrio resultante desequilibra toda la rueda, ya que todas las áreas están interconectadas. Considere la salud como ejemplo. Al descuidar su salud, es posible que se sienta demasiado cansado para concentrarse en la lectura, lo que también afecta su vida intelectual. 

Para tener una mejor idea de dónde debería establecer una meta, evalúe las siete áreas en su rueda, califique su nivel de satisfacción para cada una en una escala del 1 al 10. Luego, reflexione sobre por qué ha elegido cada puntaje, anotando algunos notas. No necesitan ser elaborados. Con una calificación de 2 para la salud, podría escribir simplemente «Comer comida chatarra y no hacer ejercicio». 

A continuación, tome las dos áreas con los puntajes más bajos y escriba lo que elevaría esos números a un 10. Nuevamente, con una calificación de 2 para la salud, podría escribir, «Pierda peso, reduzca el colesterol y gane energía». Recuerde, no es necesario redactar un ensayo, solo está tratando de precisar sus pensamientos con un lenguaje simple y conciso. 

Finalmente, busque cualquier superposición entre las dos áreas con las puntuaciones más bajas. Tal vez calificó su vida familiar con un 3 con una nota para pasar más tiempo de calidad con su pareja. En ese caso, tener más energía mejorando su salud también podría ayudar con su vida familiar. Después de todo, te hará menos propenso a alejarte frente al televisor cuando llegues a casa del trabajo. 

Una mejora en un área puede crear un efecto dominó positivo en otras, así que piense en dónde puede concentrar su tiempo y energía para lograr el mayor impacto general. 

Infografía sobre Pensamiento Crítico
Infografía sobre Pensamiento Crítico

Cómo vincular los objetivos SMART a los propósitos

Ahora estás casi listo para apuntar. Pero primero, es hora de hacer una última reflexión. Revise sus notas sobre sus prioridades y la rueda de la vida. ¿Hay algo que se destaque como material de gol?

Si no, está bien. Dale tiempo. Vea si algo le viene a la mente en las próximas 48 horas. Y si se agota el tiempo y todavía estás en blanco, también está bien. Puede concentrarse en su salud como una opción alternativa. Después de todo, es algo en lo que siempre puedes trabajar y también te da un impulso de energía en todas las demás áreas de la vida. 

En cualquier caso, sea lo que sea en lo que decida concentrarse, finalmente ha llegado el momento de establecer una meta. Y no cualquier objetivo, sino un objetivo INTELIGENTE. 

Digamos que decide concentrarse en su salud. Bueno, si solo dice que quiere «perder algo de peso», sería bastante vago. En cambio, una meta INTELIGENTE sería: «Voy a perder 10 libras en 90 días haciendo ejercicio durante la pausa del almuerzo tres veces por semana». 

Observe que esto es específico: no es solo “algo de peso”, sino 10 libras de peso lo que desea perder. Es un objetivo medible; puede realizar un seguimiento de cuántas libras está perdiendo (o no) en relación con él. 

También es alcanzable. Se está fijando una cantidad razonable de peso para perder dentro de un período de tiempo realista. Hablando de eso, también ha fijado su objetivo en un plazo determinado. Se ha fijado un plazo de 90 días y un horario de tres veces por semana durante la pausa del almuerzo. 

En cuanto a la relevancia de la meta, depende de cómo encaja en sus prioridades y en la rueda de la vida. Debería poder ver esto mirando sus notas de los ejercicios. Solo asegúrate de que tu objetivo sea algo que realmente te importe. 

Finalmente, tómate un momento para escribir tu objetivo. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Dominicana encontró que las personas que anotaron sus metas tenían una tasa de éxito del 61 por ciento, en comparación con solo el 41 por ciento de las personas que no lo hicieron. ¡Así que dése una ventaja poniendo su objetivo por escrito! 

Las tres preguntas esenciales que debes hacerte antes de decidir tus propósitos instrumentales y finales 3
Las tres preguntas esenciales que debes hacerte antes de decidir tus propósitos instrumentales y finales 11

Recuerda el por qué y visualiza tu éxito

Muy bien, ahora estás listo y has apuntado. Eso deja solo una cosa por hacer: ¡Fuego! 

Este es el momento de la verdad: la parte del proceso en la que finalmente se pone manos a la obra y se prepara para lograr su objetivo. Para llegar a la meta, será necesario trabajar duro y perseverar. No hay atajos aquí. Pero hay algunas cosas que puede hacer para aumentar sus posibilidades de éxito. 

Una de las cosas más importantes es mantenerse motivado. Es muy fácil perder la motivación cuando se enfrenta a dificultades, distracciones y contratiempos. Entonces, ¿cómo puede evitar que esto suceda? 

Recordar lo que te motiva en primer lugar es la clave para mantenerte motivado. ¿Por qué quiere lograr su objetivo? Cuantas más respuestas se te ocurran, más razones tendrás en tu bolsillo trasero para seguir adelante cuando las cosas se pongan difíciles. 

Con esto en mente, trate de pensar no en una, ni en dos, sino en siete razones por las que desea lograr su objetivo. Y como siempre, no se limite a pensar en ello, ¡anótelo! Enumere cada motivo como una oración separada. Por ejemplo, «Estoy comenzando un negocio para asegurar las finanzas de mi familia» y «Estoy comenzando un negocio para ayudar a mis clientes». Coloque esta lista en un lugar destacado para que pueda verla siempre que necesite un impulso de motivación. 

¿Necesitas un impulso adicional? Intente visualizar su éxito. Por lo tanto, si su objetivo es escribir una novela, vaya a una librería local y fotografíe el estante en el que le gustaría que aparezca algún día. ¿Por qué? Porque la mente humana es muy visual. Cuanto más puedas ver tu objetivo, más creerá tu subconsciente que es posible y más motivado estarás para trabajar hacia él. 

El actor Jim Carrey hizo esto cuando comenzaba su carrera en Hollywood, allá por la década de 1980. Se emitió un cheque de $ 10 millones por «servicios de actuación prestados». Puso la fecha posterior al cheque del Día de Acción de Gracias de 1995. Avance rápido hasta justo antes del Día de Acción de Gracias de ese año: recibió la noticia de que recibiría un gran sueldo por su papel en la película Dumb and Dumber .

¿El monto del cheque? $ 10 millones. 

Cómo crear una lista de tareas pendientes y una rutina para realizarla

Imagina que eres un autor que quiere escribir un libro. Abres tu computadora para comenzar a escribir tu obra maestra, solo para enfrentarte a una página completamente en blanco. ¿Ahora que? 

Probablemente se sienta abrumado. Pasar de haber escrito cero palabras a completar un manuscrito de 400 páginas puede parecer una tarea increíblemente enorme. 

Sentimientos similares pueden obstaculizar la consecución de cualquier objetivo. Después de todo, si la tarea parece demasiado grande y complicada de manejar, ¿por qué molestarse siquiera en intentarlo? ¡Ahora está listo para darse por vencido incluso antes de comenzar!

¿Cómo puede evitar que esto suceda? 

Para comenzar, cree una lista de tareas pendientes dividiendo su tarea general en una serie de subtareas más pequeñas. Un autor que escriba un libro tendría una lista como la siguiente: Desarrolle una idea para el libro. Escribe un esquema. Redacta un borrador. Revise el borrador, y así sucesivamente. 

Si necesita ayuda, intente trabajar hacia atrás. Si el paso final es generar ventas de su libro, el paso anterior podría ser desarrollar una campaña de marketing. 

A continuación, refine aún más su lista de tareas pendientes dividiendo cada subtarea en una serie de subtareas. Pregúntese: «Dado mi horario, ¿cuál es la cantidad mínima de trabajo que puedo completar cada día para sentir que he logrado algo y que mantengo mi impulso?»

Por ejemplo, tal vez cada capítulo de su libro consista en una serie de secciones cortas y tenga tiempo para escribir tres secciones por día. Con eso, puede enumerar qué secciones completará cada día. 

Una vez que termine de refinar su lista de tareas pendientes, tendrá una hoja de ruta diaria para lograr su objetivo. Ahora solo tienes que ceñirte a ese mapa. Establecer una rutina de trabajo le ayudará a mantenerse encaminado. Una rutina matutina podría ser así: despertarse, desayunar, leer durante 15 minutos, escribir durante una hora y ducharse. 

Pero no se apegue a su hoja de ruta si no le está funcionando. Recuerde, siempre puede ajustar su lista de tareas pendientes sobre la marcha. Si resulta que no puede escribir tres secciones por día en la cantidad de tiempo que ha programado, puede reducir a dos secciones por día. El punto es simplemente encontrar la cantidad de trabajo que sea manejable para usted. Está bien si esto requiere un poco de prueba y error. 

Evite la tentación de abordar varios objetivos a la vez. Tienes una cantidad limitada de tiempo y energía, y te extenderás demasiado si intentas «realizar múltiples tareas». Es genial tener otros objetivos que perseguir, solo déjalos en un segundo plano por ahora. Siempre puede volver a ellos más tarde, una vez que haya terminado la meta en la que está trabajando actualmente. Eliminar las metas una por una significa que eventualmente las logrará todas; si intenta hacer todo al mismo tiempo, posiblemente no consiga nada.

Cómo pedir ayuda para lograr un propósito

A medida que persiga su objetivo, seguramente encontrará contratiempos y desafíos en el camino. En última instancia, eso es algo bueno porque superarlos te ayuda a crecer. Pero también puede ser peligroso porque puede hacer que sienta ganas de darse por vencido. 

Para seguir adelante, es importante mantener el ánimo en alto. Mire hacia atrás en los elementos tachados en su lista de tareas pendientes y celebre el progreso que ya ha logrado. Recuerde sus puntos fuertes y trate de mantener una actitud positiva. Tómate un descanso y mira una película inspiradora, escucha música alegre o sal a caminar. 

Esas son todas las cosas que puede hacer por su cuenta. Pero cuando las cosas se ponen realmente difíciles, nada te da mayor impulso que acercarte a otras personas. 

Cuando sienta que está al final de la cuerda, una llamada telefónica o una conversación cara a cara con un amigo realmente puede ayudarlo a resolver un problema. Pero no espere hasta su hora más oscura para pedir ayuda. Cree una red de apoyo que pueda sostenerlo a lo largo de su viaje. Idealmente, debería constar de tres niveles. 

El nivel 1 es la persona en la que más puede apoyarse para el apoyo diario, como una pareja, un mejor amigo o un padre. Por ejemplo, si tiene hijos, tal vez su pareja pueda llevarlos al patio de recreo durante una hora todos los días para que tenga tiempo de concentrarse en su objetivo.

El nivel 2 son los amigos que pueden brindarle pequeñas dosis de apoyo. Podrías pedirle a un amigo que te envíe un mensaje de texto cada dos días. Otro amigo podría llamarte una vez a la semana para animarte y comprobar tu progreso. 

Finalmente, el Nivel 3 es un grupo de personas que persiguen un objetivo similar al suyo. Si eres escritor, puedes unirte a un grupo de escritores o crear uno tú mismo. No tiene por qué ser un gran compromiso de tiempo. Tal vez te encuentres solo una vez al mes, en persona o por video chat. Al compartir su viaje con otros viajeros, pueden aprender de las experiencias de los demás, compadecerse de las tribulaciones de los demás y celebrar los triunfos de los demás. 

Recuerda: ningún hombre o mujer es una isla, y no tienes que emprender tu viaje solo. 

Las tres preguntas esenciales que debes hacerte antes de decidir tus propósitos instrumentales y finales 4
Las tres preguntas esenciales que debes hacerte antes de decidir tus propósitos instrumentales y finales 12