Lagom: el concepto sueco de "lo correcto" que puede ayudarte a vivir una vida equilibrada

Si hay una palabra que define nuestras vidas modernas es exceso. Tenemos demasiadas cosas, estas posesiones compiten por nuestra atención y, además, estamos sometidos a mucha presión por tener una vida perfecta como la que la mayoría parece tener en Instagram. Este ritmo de vida es agotador, por ello muchas personas están adoptando el minimalismo para combatir los excesos capitalistas de la vida moderna. Este cambio puede ser demasiado radical y restrictivo para muchos, por eso queremos descubrirles el concepto sueco de lagom.

Lagom celebra la idea de “lo suficiente” y ocupa el espacio entre el minimalismo y la vida en exceso.

¿Qué es lagom?

El concepto danés de hygge ha cautivado a personas de todo el mundo con su énfasis en abrazar los placeres simples de la vida. Lagom, por otro lado, trata de encontrar el equilibrio en todos los aspectos de tu vida. En lugar de evitar el teléfono para encender algunas velas y relajarse, se trata de encontrar la cantidad de tiempo adecuada para conectarse con el mundo sin sentirse agobiado por ello.

Lagom se basa en disfrutar de una vida más simple para concentrarnos en lo que es realmente importante y nos hace feliz

En esencia, lagom significa disfrutar de una vida más simple para que puedas concentrarte en lo que es realmente importante y te hace feliz.

Lagom es tan sencillo como saber lo qué es esencial en tu vida y saber cuándo algo no te está sirviendo. Los suecos abrazan este concepto como estilo de vida; de hecho, ayuda a informar a la marca particular de socialismo que ayuda a que Suecia prospere. La idea es que nadie en la sociedad debería tener demasiado o muy poco. Algunos argumentan que lagom puede ser negativo, porque se basa en la abnegación luterana. Pero creemos que practicarlo puede ayudarte a mejorar tu vida adoptando “lo suficientemente bueno”.

¿Cómo afecta a la sociedad?

En Suecia, lagom se puede ilustrar por la forma en que los suecos parecen perfectamente felices en hogares que son solo una fracción del tamaño de las casas en los Estados Unidos. ¿Realmente necesitamos todo ese espacio? Debes llenarlo con más cosas y limpiarlo cuando podrías ser tan feliz en una casa de la mitad del tamaño. También es mejor para el mundo si hacemos más con menos, y esa es una parte importante de lagom: tomar decisiones que pueden requerir un poco de sacrificio para beneficiar al mundo.

Este concepto sueco se basa en saber lo qué es esencial en tu vida y saber cuándo algo no te está sirviendo

Con lagom, menos es más y, en lugar de comprar cosas que no necesitamos, buscamos y encontramos placer y satisfacción con moderación. Es la creencia de que los extremos en el espectro son malos. Por ejemplo, el ejercicio es bueno, pero obsesionarse con entrenar a todas horas acabará perjudicándote. Cocinar en casa es bueno, siempre que no te estrese, mientras que comer fuera en cada comida puede ser un desastre para tu cuerpo y tu cartera.

Aplica el concepto lagom en casa

Cuando se trata de la casa, la tendencia es tirar todo para lograr un estilo de vida simple. Lagom te guía para abrazar lo que te trae alegría y eliminar lo que no. Un poco de desorden no siempre es algo malo: si te agrada tener una estantería llena de chucherías o un cajón lleno de tus plumas favoritas, hazlo. Solo asegúrate de que lo que guardas sea valioso y utilizado. Un estante lleno de libros es solo una carga si nunca los lees.

Lo mismo vale para cualquier cosa que esté abarrotando tu espacio sin un propósito. ¿Estás disfrutando realmente de ese carrito que compraste por qué quedaba muy bonito en la foto de Pinterest? Si no, regálalo. Antes de comprar algo nuevo para la casa pregúntate si las cosas que tienes ya son lo suficientemente buenas. El punto es encontrar una vida más simple que todavía tenga espacio para las cosas que te hacen feliz.

Agrega lagom a tu plato

El concepto de lagom realmente brilla cuando se trata de comer, ya que habla de moderación (lo que no quita que puedas tener tu pastel y comértelo). Los suecos reconocen que hay un tiempo para disfrutar todos los deliciosos dulces que hacen que una celebración sea grandiosa, pero también hay un momento para moderar.

El primer paso para comer lagom-style es eliminar el desperdicio. Si estás desperdiciando una gran cantidad de alimentos y los ingredientes tuvieron que viajar por todo el planeta para llegar a tu cocina, definitivamente no estáa viviendo el concepto lagom. En lugar de comer frutas importadas durante todo el año, intenta encontrar productos locales que estén en temporada.

Lagom te guía para abrazar lo que te trae alegría y eliminar lo que no.

Cuando tengas ganas de algo dulce, haz lo que hacen los suecos y toma una fika, un café corto acompañado de tu delicia favorita. No todas las comidas tienen que ser una gran presentación. El objetivo no es impresionar a tus amigos, sino tener algo de lo que disfrutes de principio a fin al tiempo que eres consciente de tu impacto en el mundo.

Deje que lagom traiga el equilibrio a tu vida

Lagom es algo que puedes incorporar a casi todos los aspectos de la vida.

Vivir este concepto no solo simplificará todo, sino que reducirá el estrés y te ayudará a encontrar el tipo de equilibrio que es esencial para ser feliz. La próxima vez que hagas algo porque sientas que tienes que hacerlo, pregúntate si las cosas no son lo suficientemente buenas como son. Y, en lugar de sentirte culpable por disfrutar las cosas que crees que no debes tener, tómalas en pequeñas dosis.

Por último, se consciente de lo que traes a tu vida y date cuenta de que, a veces, las cosas más simples te traerán la mayor alegría. Esta es la clave para vivir lagom.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!