15 frases de Mary Shelley sobre el amor, la guerra, los amigos y la felicidad

En un día como hoy, nació la excéntrica y apasionada escritora, Mary Shelley, hija de una de las primeras escritoras feministas de la historia, Mary Wollstonecraft, cuya cultura, lucidez y determinación, particularizaban sus ensayos directos y revolucionarios, en una época donde la mujer era ridiculizada y marginada en los círculos intelectuales.

Mary Shelley, nacida en 1797 en Gran Bretaña, tuvo pronto la oportunidad de aprender y escribir, dentro del ambiente culto donde se movía su padre, donde conoció a su futuro marido, también escritor, Percy Bysshe Shelley.

15 frases de Mary Shelley sobre el amor, la guerra, los amigos y la felicidad 3

El poeta Percy Shelley

Mary Shelley nació en plena época romántica, donde el misticismo de la edad media, lo grotesco y oscuro, propios del romanticismo, caracterizaron el estilo gótico, adoptado muy pronto por Mary Shelley en su obra más importante, con repercusiones mundiales, hasta la actualidad: Frankenstein o el Nuevo Prometeo. Obra que trata del desafío de los poderes de un hombre para ser Dios, a partir de la creación de vida desde la muerte, creando de un hombre muerto, un monstruo con sentimientos: Frankenstein o el Nuevo Prometeo; Prometeo, en la mitología griega, era un titán que robó el fuego a los Dioses, para dárselo a los hombres, es decir, que actuó como un Dios, para dar vida a los mortales.

La mujer que escribió Frankenstein, es un inquietante libro de Esther Cross (Buenos Aires, 1961), donde la autora narra algunos de los momentos de la vida de la mujer que escribió sobre un monstruo, construido por trozos de cadáveres, en la época de los “resurreccionistas”, en el que el robo y la venta de cadáveres, los profanadores de tumbas, los estudios de disección, las operaciones sin anestesia y las ferias de freaks, eran muy habituales. Un contexto espeluznante que recoge la película El ladrón de cadáveres de Robert Wise.

15 frases de Mary Shelley sobre el amor, la guerra, los amigos y la felicidad 4

Frankenstein o el Nuevo Prometeo

Mary Shelley tuvo experiencias vitales, como el rechazo de su padre ante su relación con Percy Shelley, o la muerte de sus dos hijas en Italia, que harían de su memoria un refugio de sus pensamientos que influenciarían toda su obra.

En la película Remando al viento, del director de cine español, Gonzalo Suárez, se recoge la atmósfera de este refugio de la memoria de la escritora, a través de una recreación de su vida, encontramos los pasajes de Italia, donde Mary Shelley convivió con su marido y otros escritores del romanticismo, como Lord Byron.

Mary Shelley fue conocida en vida como una gran escritora, y a su muerte fue recordada, sobre todo, por las ediciones de los libros de Percy Shelley y por la obra de Frankenstein. Más adelante, fue estudiada y fueron también reconocidos sus libros: las novelas históricas; Valperga y Perkin Warbeck, la novela apocalíptica; El último hombre, y sus dos últimas novelas, Lodore y Falkner.

15 frases de Mary Shelley sobre el amor, la guerra, los amigos y la felicidad 5

Entremos ahora más profundamente en su escritura, leyendo estas memorables frases, sacadas de sus diferentes obras literarias:

«El ser humano que quiere alcanzar la perfección, debe mantener la serenidad y la calma, sin permitir que una pasión o un deseo circunstancial se entrometa en su espíritu».

«Estamos ligados por vínculos tenues a la prosperidad o a la ruina».

«Nada contribuye a tranquilizar la mente como un propósito firme, un punto en el que pueda el alma fijar sus ojos intelectuales».

«La guerra es el juego del estadista, la dicha del sacerdote, la burla del abogado y la profesión del asesino mercenario».

«Busca serenamente la felicidad y evita la ambición, aunque ésta sea en apariencia tan inofensiva como la que persigue el camino de la ciencia.»

«Sentir amor por otro, me colocará en el engranaje de la existencia que llevan los demás, y de la que ahora estoy excluido.»

«Amo la vida, pese a que no es más que un cúmulo de angustias, y la defenderé.»

«¡Cuán extraña es la naturaleza del saber! Se aferra a la mente como el musgo a la roca.»

«¿Cómo es posible contemplar a un ser tan noble, destruido por el dolor, sin experimentar una profunda pena?»

«Tengo sin embargo una gran necesidad que hasta ahora no he podido satisfacer; y que ahora siento como una falla lamentable. No tengo aquí ningún amigo.»

«El lobo se vestía con piel de cordero y el rebaño consentía el engaño»

«No deseo que las mujeres tengan más poder que los hombres, sino que tengan más poder sobre sí mismas».

«Te juro que hubiera preferido permanecer siempre en la ignorancia. Antes eso que descubrir la ingratitud y la depravación de una persona tan querida por mí».

«Sé que usted busca el conocimiento y la sabiduría, como yo lo hice una vez; y espero vívamente en que la satisfacción de sus deseos no resulte ser una serpiente que le muerda, como ha sucedido en mi caso».

«La contemplación de la grandiosidad de la naturaleza siempre confirió nobleza a mis pensamientos, haciendo que olvidara las preocupaciones cotidianas».

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!