Farewell, un emotivo homenaje a los perros que van al cielo

“Farewell” (Adiós), es un corto de animación brillante y conmovedor. Su creador, Cristobal, se despide así de su perra Rayita, tras 21 años juntos.

Inspirado en toda una vida (1991-2012), el vídeo ilustra cómo fue la despedida de Rayita y Cristobal. Además, nos muestra que la tierra no es el único lugar en el que predomina la burocracia.

Un corto sensacional que no te dejará indiferente.

Fuente: Cristobal Soto

Cristobal nos comenta que está pensando en presentar el corto en diversos festivales. Estamos seguros de que triunfará. Desde aquí le deseamos mucho éxito.

“Hasta que no hayas amado a un animal, parte de tu alma estará dormida”. Anatole France (escritor francés)

Cuando el dolor es muy intenso, podemos llegar a sentirnos desconectados del mundo que nos rodea, un fenómeno que se conoce como desrealización, o incluso desconectados de nosotros mismos, la despersonalización. Se trata de la manera que ha encontrado nuestra mente de dosificar ese sufrimiento para que no sea tan abrumador.

Hay un momento para aferrarse y otro para dejar ir

Este corto animado nos brinda una gran lección: es importante que pasemos por todas las fases del duelo. No debemos exigirnos demasiado ni tener prisa por encontrar soluciones y respuestas. Cuando se trata de una pérdida significativa, no existen reglas.

Es fundamental que tomes tus propias decisiones y no evites los momentos o situaciones que sientes que tienes que vivir porque, a la larga, solo provocará mayor sufrimiento. Para superar un duelo, no hay que huir de la pérdida sino afrontarla siguiendo el ritmo que marca nuestro corazón.

Vive la pérdida como te lo pida el corazón

Al respecto, la psiquiatra Elisabeth Kübler Ross, probablemente una de las mayores expertas en el dolor de la muerte, explica que “no podemos escapar del pasado. El sufrimiento del pasado suele quedar en suspenso hasta que estamos preparados para descubrirlo. A veces, las nuevas pérdidas son el detonante de las antiguas. Y suele ocurrir que no sentimos la pérdida hasta más tarde en la vida, cuando sufrimos una nueva pérdida”.

No obstante, este corto también enseña algo más: hay un momento en el que debemos tomar la decisión de dejar ir el dolor y volver a abrazar la vida. Es un momento maravilloso en el que empezamos a despojar el pasado del dolor, capa a capa, para quedarnos con el recuerdo de los buenos momentos.


Farewell, un emotivo homenaje a los perros que van al cielo 1

“Te dicen que no llores.
Te dicen cómo llorar.
Te dicen cuándo llorar.
Te dicen por qué llorar.
Te dicen que es un perro, no una persona.
Te dicen que el dolor pasará.
Te dicen que los animales no saben que tienen que morir.
Te dicen que lo importante es no hacerle sufrir.
Te dicen que puedes tener otro.
Te dicen que te pasará.
Te dicen que hay dolores más insoportables.

Pero no saben cuántas veces has mirado a tu perro a los ojos.
No saben cuántas veces has sido tú y tu perro solos mirando las estrellas.
No saben cuántas veces fue tu perro el único que estuvo a tu lado.
No saben que el único que nunca te ha juzgado es tu perro.
No saben cuánto miedo tuviste la noche en que te despertaron sus lamentos.
No saben cuántas veces durmió tu perro cerca de ti.
No saben cuánto has cambiado desde que el perro se convirtió en parte de tu vida.
No saben del vínculo que nace entre el humano y su perro.
No saben cuántas veces lo abrazaste cuando estaba enfermo.
No saben cuántas veces has fingido no ver cómo su cabello se volvía cada vez más blanco.
No saben cuántas veces le has hablado a tu perro, el único que escucha realmente.
No saben lo hermosa que eras para tu perro.
No saben que solo fue tu perro el que sabía que estabas sufriendo.
No saben lo que significó para ti caminar con tu perro en un bosque,solos.
No saben qué sentimientos te hizo probar tu perro.
No saben lo que se siente al ver a tu perro anciano esforzándose para ir a saludarte.
No saben que cuando las cosas iban mal, el único que no se fue es tu perro.
No saben que tu perro confío en ti cada instante de su vida, incluso en el último.
No saben lo mucho que tu perro te ha amado y lo poco que le bastaba para ser feliz, porque a él le bastabas tú.
No saben que llorar por un perro es una de las cosas más nobles, significativas, verdaderas, limpias y sinceras que puedes hacer.

No saben acerca de la última vez que lo moviste con dificultad … teniendo cuidado de no lastimarlo.
No saben de sus últimos momentos de la vida en los que temías acariciarlo … porque podrías molestarlo o lastimarlo.”

Poema de despedida para la pérdida de tu mascota

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!