muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Cómo una crisis de salud transformó a Franklin D. Roosevelt en un líder 1

Cómo una crisis de salud transformó a Franklin D. Roosevelt en un líder

Merece ser compartido:

Actualizado el Wednesday, 5 June, 2024

La historia de Franklin D. Roosevelt es un relato fascinante de transformación personal y liderazgo excepcional. Desde sus días de infancia privilegiada hasta convertirse en el líder empático que guió a Estados Unidos a través de la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, la evolución de FDR es una lección en resiliencia y madurez.

En los opulentos pasillos de la vida, Franklin Delano Roosevelt emergió en el mundo con la riqueza y la serenidad como fieles compañeras. Sin embargo, el destino le tenía reservada una curva inesperada. A la temprana edad de 39 años, una crisis de salud se interpuso en su camino, deteniendo el curso apacible que había conocido hasta entonces. Esta encrucijada sería el crisol donde se forjaría una transformación profunda, trascendental y definitoria.

Esta batalla contra la adversidad no solo moldearía su carácter, sino que también desencadenaría una metamorfosis que reverberaría a través de su carrera y resonaría en los anales de la historia. La lucha de Franklin contra la enfermedad no fue solo un desafío físico, sino una odisea de autodescubrimiento y crecimiento personal. En el crisol de la adversidad, cultivó una empatía profunda por aquellos que enfrentan la angustia y la lucha, una cualidad que se convertiría en la columna vertebral de su liderazgo.

Sin embargo, la historia de Franklin no es un relato solitario; es una narrativa entrelazada con la resiliencia de Eleanor, su esposa. Mientras él forjaba su camino hacia la recuperación, Eleanor florecía como una emprendedora intrépida en los campos políticos y sociales. Juntos, tejieron una sociedad estrecha y colaborativa, cimentada en la empatía mutua y el respeto.

Esta conexión íntima, aunque desprovista de romanticismo convencional, se expandió para incluir a otras parejas que se convirtieron en pilares de apoyo vitalicio. La empatía, el coraje y la determinación que Franklin necesitó para superar su enfermedad se convirtieron en las mismas fortalezas que lo catapultarían a liderar una nación en tiempos tumultuosos durante su presidencia. Su historia no es solo la narrativa de un hombre, sino un relato épico de resiliencia, crecimiento y liderazgo forjado en las llamas de la adversidad.

Franklin Delano Roosevelt emergió en el mundo con la riqueza y la serenidad como fieles compañeras. Sin embargo, el destino le tenía reservada una curva inesperada.
Franklin Delano Roosevelt emergió en el mundo con la riqueza y la serenidad como fieles compañeras. Sin embargo, el destino le tenía reservada una curva inesperada.

El Enigmático Franklin Delano Roosevelt

Cuando nos sumergimos en las páginas de la historia estadounidense, el nombre de Franklin Delano Roosevelt a menudo evoca imágenes de sus populares programas sociales, como el New Deal, o las reconfortantes charlas junto a la chimenea que aliviaron la ansiedad de la nación durante la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, el FDR de estos momentos icónicos guardaba poco parecido con el chico dorado nacido en la opulencia del norte del estado de Nueva York en 1882. Su riqueza y su nombre famoso parecían garantizarle una carrera política, pero su trayectoria tomó un giro inesperado.

Los Inicios Privilegiados

Franklin, nacido en una vida de privilegio, distaba mucho del gigante político que llegaría a ser. Criado en el lujo, con un nombre famoso allanando el camino hacia una carrera política, parecía destinado al éxito. Sin embargo, este Roosevelt, que lideró la nación en algunos de sus días más oscuros, tenía poco en común con el joven político enérgico que, en sus primeros años, solo pensaba en sí mismo. Esto fue evidente incluso en un evento público en el que se deleitó mientras su esposa e hijos pasaban el verano en la costa de Maine.

La Transformación: Una Historia de Antes y Después

Más que cualquier otro político, la vida de Franklin Delano Roosevelt se puede dividir claramente en un antes y un después. Sus primeros años, caracterizados por su altivez, apariencia atractiva y elegancia política, contrastaban fuertemente con su vida posterior como sobreviviente de una enfermedad paralizante, enfrentando desafíos físicos y luchas cotidianas. Enfrentó la escrutinio público por sus discapacidades, pero aún irradiaba fuerza y determinación en el ámbito público.

En este viaje transformador, Roosevelt adquirió habilidades invaluables que resultarían esenciales durante su desafiante presidencia. A medida que la crisis económica global de la década de 1930 y la Segunda Guerra Mundial de la década de 1940 se desarrollaban, la capacidad de Franklin para empatizar con los demás y motivarlos se convirtió en fortalezas definitorias, cualidades que su yo más joven difícilmente reconocería.

La Forja de la Adversidad

La forja de la adversidad convirtió a FDR en un líder con una combinación única de resistencia y empatía. Su lucha contra una enfermedad paralizante se convirtió en el crisol que refinó su carácter, transformándolo de un joven privilegiado en un líder capaz de guiar a una nación en tiempos turbulentos.

La Empatía como Fortaleza Definitoria

En medio de los desafíos de las décadas de 1930 y 1940, la empatía de Franklin Delano Roosevelt emergió como una fortaleza definitoria. Ya fuera enfrentando la crisis económica global o atravesando los peligros de la guerra, su habilidad para conectar con los demás e inspirarlos se convirtió en su sello distintivo. Esto distaba mucho del joven egocéntrico que alguna vez admitió ser.

La historia de Franklin no es un relato solitario; es una narrativa entrelazada con la resiliencia de Eleanor, su esposa.
La historia de Franklin no es un relato solitario; es una narrativa entrelazada con la resiliencia de Eleanor, su esposa.

Conclusión: Un Legado de Empatía y Resiliencia

La extraordinaria trayectoria de Franklin Delano Roosevelt, desde el privilegio hasta la adversidad, no solo moldeó al hombre, sino también al líder. La transformación desde una juventud despreocupada hasta un presidente con empatía y resiliencia sin igual es un testimonio del espíritu indomable que surgió del crisol de los desafíos. El legado de FDR no es solo el de una destreza política, sino un recordatorio conmovedor de que el verdadero liderazgo se forja en las llamas de la adversidad, y la empatía es la brújula que guía a una nación en sus horas más oscuras.

La vida temprana de Franklin D. Roosevelt

La historia de Franklin Delano Roosevelt en 1921 revela la impactante transformación de un político en ascenso a un hombre enfrentando las secuelas paralizantes de la polio. Desde el diagnóstico erróneo hasta la falta de intervención temprana, su historia ilustra la fragilidad de la salud y la abrupta transición de una vida llena de actividad a una marcada por la lucha contra una enfermedad devastadora.

A. Infancia y privilegios

Franklin D. Roosevelt nació en el seno de una familia acomodada, disfrutando de privilegios que pocos tenían. Sin embargo, su infancia dorada se vio sacudida por una crisis de salud que cambiaría el curso de su vida.

B. La crisis de salud que cambió todo

Una enfermedad paralizante golpeó a FDR en sus años más jóvenes, enfrentándolo a la adversidad y forjando su carácter. Esta experiencia sería crucial para moldear al futuro presidente y despertar su empatía hacia los que sufren.

En una mañana de agosto de 1921, Franklin Delano Roosevelt se despertó con una fiebre intensa, apenas un día después de unas tan ansiadas vacaciones familiares. A pesar de ser normalmente enérgico y dinámico, la fatiga y los escalofríos que lo afectaron la noche anterior preocuparon a su esposa Eleanor. Cuando intentó incorporarse, sus piernas no pudieron sostener su peso, obligándolo a caer de nuevo en la cama. Así comenzaron semanas de fiebres altas y sueños llenos de alucinaciones, con Eleanor y su leal estratega político, Louis Howe, como únicos cuidadores. Lo que solía ser un retiro familiar se convirtió rápidamente en una prueba de resistencia, con la familia Roosevelt cerrando filas para cuidar de Franklin las 24 horas del día, incluso en las tareas más básicas.

La ubicación remota del lugar complicó la búsqueda de atención médica. El médico local, conocido de la familia, diagnosticó erróneamente la condición de Franklin como parálisis debido a un coágulo de sangre y agotamiento extremo por exceso de trabajo. Desafortunadamente, no estaba al tanto de los brotes de polio en Nueva York, lo que llevó a un diagnóstico equivocado. La realidad era mucho más desalentadora; la polio, en casos graves, podía destruir músculos, nervios e incluso órganos, sin posibilidad de recuperación.

El diagnóstico correcto, finalmente obtenido con la intervención de médicos externos, dejó claro que la falta de intervención temprana y tratamiento adecuado durante la infección había tenido consecuencias devastadoras. Incapaz de controlar sus movimientos por debajo de la cintura, Roosevelt se enfrentó a la realidad de que su carrera política, anteriormente basada en su imponente presencia y habilidades físicas, había llegado a su fin. Su lucha ahora estaba marcada por la determinación y el optimismo, aunque al borde del autoengaño.

En síntesis, las ideas principales de esta historia son la súbita transformación de Roosevelt debido a la polio, desde un político en ascenso hasta un hombre lidiando con las secuelas paralizantes. Las vacaciones familiares que se convierten en una prueba de resistencia, el diagnóstico erróneo local y la impactante realidad de la polio se destacan como elementos clave en este relato. La falta de intervención temprana y tratamiento adecuado resalta la fragilidad de la salud, llevando a Roosevelt a enfrentar el fin de su carrera política basada en su presencia y habilidades físicas. Su nueva lucha se caracteriza por la determinación y el optimismo, aunque marcada por la realidad de su condición.

La transformación personal de FDR

La historia de los Roosevelt revela las complejidades de una relación marcada por diferencias y desafíos. Desde las infancias contrastantes hasta la traición pública y la lucha por la recuperación, el relato destaca la capacidad de la familia para superar adversidades y reinventarse en medio de la tragedia.

A. La lucha contra la adversidad

FDR no se rindió ante la enfermedad; más bien, luchó contra la adversidad con valentía. Esta lucha marcó el comienzo de una transformación personal que lo llevaría a enfrentar desafíos a una escala mucho mayor.

B. Impacto en su perspectiva y actitudes

La crisis de salud cambió la perspectiva de FDR, infundiéndole una empatía única. Esta nueva visión lo preparó para el liderazgo durante uno de los momentos más críticos de la historia de Estados Unidos.

Cuando Eleanor asumió el papel de cuidadora a tiempo completo de Franklin, ya habían pasado más de diez años desde el inicio de su compleja asociación y el nacimiento de cinco hijos. Aunque en teoría parecían la pareja perfecta, con Eleanor siendo alta, sorprendentemente atractiva e increíblemente inteligente, además de ser la sobrina del ex presidente Teddy Roosevelt, las apariencias ocultaban realidades más complejas.

Franklin, en cambio, era un primo quinto lejano, una vez destituido, que había utilizado con frecuencia su apellido presidencial para ganar influencia durante su infancia en el internado, mientras Teddy aún ocupaba la Casa Blanca.

A pesar de las fachadas de riqueza y prestigio en ambas familias, las infancias de Eleanor y Franklin fueron notablemente diferentes. Mientras Franklin creció siendo amado por su madre, un amor que lo adoraba y elogiaba tanto que ni siquiera la muerte temprana de su padre pudo desafiar su creencia interna de que era especial, Eleanor era hija de padres alcohólicos y negligentes. Mientras Franklin se sumía en el amor materno, Eleanor crecía anhelando afecto y atención.

Cuando Franklin inició sus viajes políticos casi constantes y tuvo una aventura muy pública con su secretaria social, Eleanor se vio especialmente afectada por su traición y abandono. Siendo eclipsada por su dominante suegra en los asuntos familiares, Eleanor comenzó el proceso de separación y la construcción de una vida independiente de su esposo.

La tragedia golpeó a ambos en el peor momento posible cuando Franklin fue afectado aquel fatídico agosto. Mientras Eleanor anhelaba independencia y realización personal fuera del matrimonio, Franklin ya estaba enfocado en su carrera política, primero como gobernador de Nueva York y, finalmente, como presidente.

La vida de ambos cambió instantáneamente. Eleanor asumió la responsabilidad del cuidado de una casa llena de niños y un esposo incapacitado, durmiendo semanas en un sillón junto a su cama y protegiendo la privacidad de la familia ante la atención de los periodistas y amigos preocupados.

Desde el borde del colapso, la familia logró recuperarse. Franklin y Eleanor lideraron una campaña de positividad y optimismo respecto a la recuperación del primero, obsesionado con volver a caminar, incluso en contra de los consejos médicos. Después de décadas de cuidar meticulosamente su imagen pública, Franklin ahora se esforzaba por aprender a caminar de nuevo en privado, convencido de que sus aspiraciones presidenciales dependían de parecer en forma y saludable ante el público. Mientras tanto, Eleanor, la Roosevelt discreta y reservada, dio pasos audaces hacia el centro de atención público, manteniendo a su familia activa en la política.

Principales ideas:

  1. Contrastes en las infancias de Eleanor y Franklin.
  2. Desafíos en la relación, incluyendo la traición pública de Franklin.
  3. Impacto de la tragedia cuando Franklin fue afectado por la polio.
  4. Cambios en la dinámica familiar, con Eleanor asumiendo un papel crucial como cuidadora.
  5. La lucha de Franklin por la recuperación y su obsesión por volver a caminar.
  6. La transformación de Eleanor, de ser discreta a tomar un papel más destacado en la política familiar.
  7. La capacidad de la familia para sobreponerse y reinventarse en medio de las adversidades.

Empatía y madurez presidencial

A. Desarrollo de habilidades políticas

La transformación de FDR incluyó el desarrollo de habilidades políticas excepcionales. Su capacidad para negociar y colaborar se convirtió en una fuerza impulsora detrás de sus logros.

B. Conexión con el pueblo estadounidense

La empatía de FDR lo conectó con el pueblo estadounidense de una manera única. Su capacidad para comprender y responder a las necesidades de la gente fortaleció su liderazgo.

A pesar de que Franklin regresó a Nueva York desde Campobello, su recuperación apenas comenzaba. A pesar de su juventud, su salud ya estaba en declive cuando contrajo la infección a finales de julio de 1921. Había enfrentado diversas enfermedades en los años previos, incluido un severo ataque de influenza durante la pandemia de 1918. A pesar de sus esfuerzos enérgicos, la vigorosa juventud ya empezaba a pasarle factura.

En busca de sanación, se sumergió en un prolongado período alejado del escrutinio público. Adquirió una barcaza, cariñosamente apodada LeRooco, que vivía por los cálidos canales invernales de Florida. En ese refugio, Franklin encontraba alivio nadando y tomando el sol, lejos de los ojos de Nueva York, manteniendo discretamente estos viajes fuera de los titulares periodísticos.

Mientras tanto, Eleanor ya había concluido su vida sexual tras el nacimiento de su quinto hijo. Desarrolló vínculos apasionados con mujeres altamente educadas, liberándose de las convenciones matrimoniales y de la crianza de los hijos. Este círculo, compuesto por progresistas políticamente activos y socialmente comprometidos, compartía el trasfondo privilegiado de Eleanor. Participaban como voluntarios en casas de asentamiento en el bajo Manhattan y enseñaban en escuelas para hijos de trabajadores empobrecidos e inmigrantes. Se unieron a comités sociales y buscaban soluciones públicas para los problemas sociales. Esta red, junto con la aguda mente política de Eleanor, le proporcionó la formación perfecta para destacar en temas políticos apremiantes.

El tiempo también jugó un papel crucial. La aprobación final de la Decimoctava Enmienda, el sufragio femenino, abrió la puerta para que las mujeres demócratas ejercieran poder en las primeras décadas del siglo XX. La elocuencia, el aplomo y la perspicacia política de Eleanor la posicionaron como una figura clave para influir en la opinión pública sobre las mujeres y el Partido Demócrata.

Mientras Franklin se retiraba al sur, bajo el sol y entre las olas, a Eleanor se le encomendó liderar el Comité Nacional de Mujeres del Partido Demócrata. En el verano de 1928, fue reconocida como una de las mujeres más poderosas en la política estadounidense.

Eleanor se había transformado en una hábil manipuladora de la prensa femenina para servir a sus objetivos políticos. Comprendía la importancia de responder a preguntas mundanas sobre su vestimenta, peinado, vida doméstica o maternidad, ya que eso garantizaba que los periodistas incluyeran sus comentarios sobre los asuntos políticos de las mujeres, a menudo críticos.

Su base en el trabajo voluntario amplió su conciencia política más allá de su clase privilegiada, y su astuta subversión de la prensa para conectar directamente con el público la convirtió en una aliada poderosa y asesora política perspicaz en el regreso de su esposo a la arena política.

Principales ideas:

  1. La delicada salud de Franklin y su búsqueda de recuperación en el mar.
  2. Eleanor y su vida después del nacimiento del quinto hijo, explorando relaciones apasionadas con mujeres educadas.
  3. El círculo de progresistas políticos y socialmente comprometidos que rodea a Eleanor, proporcionándole una base sólida.
  4. La importancia del tiempo, destacando la aprobación del sufragio femenino y su impacto en las mujeres demócratas.
  5. La astuta manipulación de Eleanor de la prensa femenina para destacar asuntos políticos críticos para las mujeres.
  6. Su liderazgo en el Comité Nacional de Mujeres del Partido Demócrata y su reconocimiento como una figura poderosa en la política estadounidense.
  7. La transformación de Eleanor en una figura clave para influir en la opinión pública sobre las mujeres y el Partido Demócrata.

Legado de Franklin D. Roosevelt

A. Impacto duradero en la política estadounidense

El legado de FDR perdura en la política estadounidense. Sus contribuciones a la sociedad y la economía han dejado una huella indeleble que sigue inspirando a generaciones posteriores.

B. Reflexiones sobre su legado actual

La figura de FDR sigue siendo objeto de reflexión y admiración. Su capacidad para transformarse y liderar en tiempos difíciles establece un estándar para los líderes actuales.

En el momento en que Eleanor emergía como una figura política imponente y Franklin se sumía en su proceso de rehabilitación en el sur, la dinámica de los Roosevelt experimentó un giro significativo. Las intrigas políticas en Nueva York y Washington, D.C. catapultaron a Franklin, con su historial como demócrata antisistema, a liderar la campaña del experimentado gobernador de Nueva York, Al Smith, para obtener la nominación presidencial demócrata en 1924.

Aunque esto implicaba su retorno a la política y a participar en una convención en silla de ruedas, Franklin aceptó el papel con plena conciencia de que era considerado más como una figura decorativa, mientras los aliados políticos de Al Smith llevaban a cabo el trabajo sustancial de la campaña. Sin embargo, Franklin percibió una oportunidad estratégica.

La cuestión de la prohibición seguía siendo un tema central en todas las campañas nacionales. Al comenzar la convención demócrata en junio de ese año en el Madison Square Garden, los enfrentamientos entre las facciones anti-prohibición de Al Smith y el candidato pro-prohibición, William McAdoo, estallaron abiertamente en el recinto. McAdoo era popular en Nueva York por su postura a favor de la prohibición, pero generaba resentimiento por su negativa a condenar al Ku Klux Klan, presente en la convención.

Aunque la discapacidad de Franklin aún acaparaba la atención pública, esta lucha lo colocaría nuevamente en el centro de la política estadounidense, un momento que podría aprovechar para sus propias ambiciones. Aún incapaz de subir al estrado de oradores sin ayuda, hombres fuertes tuvieron que llevarlo a la plataforma mientras permanecía sentado en su silla de ruedas. En la sala ruidosa, todo se aquietó cuando los delegados voltearon para presenciar el espectáculo de Franklin siendo elevado al escenario.

En 1924, la radio se había vuelto común en los hogares estadounidenses, y la convención se transmitía. Los oyentes en casa escucharon el bullicio de una multitud que de repente se quedó en silencio. Este silencio fue roto por el anuncio del nombre de Franklin Roosevelt como próximo orador, seguido de una ovación atronadora. Para los radioescuchas en casa, sonaba como si Franklin Roosevelt, hasta entonces poco conocido a nivel nacional, fuera la figura más inspiradora y popular de la ciudad.

Lo que no podían saber era que el silencio presenciaba su ascenso desde la silla de ruedas. La cuidadosa coreografía de levantarse con el apoyo de su hijo y avanzar lentamente hacia el podio usando bastones continuó. Una vez allí, se aferró con cuidado a las barras de hierro instaladas para estabilizarlo en el podio hecho a medida. Y antes de saludar al público con una amplia sonrisa, casualmente dejó los bastones a un lado para ponerse de pie.

El simple acto de subir al escenario personificó la determinación y coraje. Pero seguramente, Franklin seguiría con palabras inspiradoras, consolidándose como la estrella de la convención.

Principales ideas:

  1. Regreso de Franklin a la política como figura clave en la campaña de Al Smith.
  2. La lucha entre facciones pro y anti-prohibición en la convención demócrata de 1924.
  3. La percepción de Franklin de una oportunidad para avanzar en sus propias ambiciones.
  4. La destacada presencia de Franklin en la convención a pesar de su discapacidad.
  5. La importancia de la radio en la transmisión de eventos políticos y la percepción del público.
  6. La cuidadosa coreografía de Franklin para presentarse de pie en el escenario como muestra de determinación y coraje.
  7. La aclamación y ovación como resultado de la presentación de Franklin, convirtiéndose en la estrella de la convención.

Con la aspiración de seguir los pasos de su homónimo famoso, Teddy, hacia la presidencia, los eventos de la Convención de 1924 marcaron un punto de partida para Franklin en la arena política nacional. Sin embargo, esto adelantó varios años sus planes. Aunque el sol y la natación contribuyeron a su pérdida de peso, revitalizaron su cuerpo y desarrollaron resistencia y fortaleza psicológica, todavía estaba lejos de poder caminar.

Paradójicamente, este período fue crucial para establecer las bases de un nuevo tipo de liderazgo en Franklin. Combina la búsqueda de tratamientos mejorados para su discapacidad con una visión profética del novedoso medio de la radio. Estos elementos moldearían tanto su elección como gobernador de Nueva York como su futuro papel como presidente: un líder compasivo con sus semejantes que sufren y profundamente empático con aquellos que enfrentan adversidades.

Los periodistas lo observaban a menudo en mítines políticos, susurrando palabras de aliento a los asistentes discapacitados. A mediados de la década de 1920, cuando descubrió un balneario en Warm Springs, Georgia, y utilizó la natación y el sol como tratamiento para su parálisis, su respuesta fue tan entusiasta que se convirtió en su misión mejorar los tratamientos para todos los que los necesitaban.

Incluso a finales de la década de 1920, cuando la polio había dejado estragos en las comunidades durante décadas, aún había escasos tratamientos para que los sobrevivientes recuperaran la funcionalidad. Al comprender que todos se sentían más vivos y comprometidos cuando tenían un propósito, el enfoque innovador de la rehabilitación de Franklin comenzó a influir en la opinión médica.

Convencido de que los tratamientos que lo ayudaron podrían ofrecer esperanza a todos los afectados a largo plazo, Franklin adquirió el desgastado balneario en Warm Springs cuando salió a la venta. Inició su renovación para convertirlo en un moderno centro médico. Su visión de lugares donde los pacientes pudieran socializar, moverse en espacios públicos y rehabilitarse socialmente fue revolucionaria en ese momento.

Ganar popularidad en Georgia también le proporcionó aliados poderosos en el sur democrático, situándolo en una posición de confianza en amplias regiones geográficas. Además, le otorgó un reconocimiento nacional como un empresario empático, sentando las bases para el éxito de su futura candidatura presidencial.

Ideas Clave

  1. ¿Cuál fue el impacto más significativo de la transformación personal de FDR en su liderazgo? La transformación personal de FDR lo dotó de empatía, lo que fue crucial para su liderazgo durante la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial.
  2. ¿Cómo influyó la enfermedad de FDR en su perspectiva política? La enfermedad de FDR cambió su perspectiva al hacerlo más consciente de las luchas de la gente común, influyendo en sus políticas progresistas.
  3. ¿Cuáles fueron las medidas clave del “New Deal” implementadas por FDR? El “New Deal” de FDR incluyó programas como la Seguridad Social y proyectos de obras públicas para revitalizar la economía.
  4. ¿Cómo manejó FDR los desafíos internacionales durante la Segunda Guerra Mundial? FDR lideró con sabiduría, utilizando estrategias diplomáticas y militares para contribuir a la derrota de las potencias del Eje.
  5. ¿Cuál es el legado duradero de Franklin D. Roosevelt en la política estadounidense? El legado de FDR perdura a través de sus contribuciones a la sociedad y la economía, estableciendo estándares para futuros líderes.

Merece ser compartido: