Charles Chaplin: cuando comienzas a amarte de verdad sucede algo mágico

Esta imagen tiene más 100 años. Es de Charles Chaplin a los 26 años. Se dice que escribió este poema, “As I began to love myself “, cuando tenía 70 años.

CUANDO ME AMÉ DE VERDAD


“Cuando me amé de verdad
comprendí que en cualquier circunstancia,
yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta,
y en el momento exacto, y entonces, pude relajarme.
Hoy sé que eso tiene un nombre… Autoestima

Cuando me amé de verdad,
pude percibir que mi angustia,
y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal
de que voy contra mis propias verdades.

Hoy sé que eso es… Autenticidad

Cuando me amé de verdad,
dejé de desear que mi vida fuera diferente,
y comencé a aceptar todo lo que acontece,
y que contribuye a mi crecimiento.

Hoy sé que eso se llama… Madurez

Cuando me amé de verdad,
comencé a percibir que es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona,
sólo para realizar aquello que deseo, aun sabiendo que no es el momento,
o la persona no está preparada, inclusive yo mismo.

Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto

Cuando me amé de verdad,
comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable:
personas, situaciones y cualquier cosa
que me empujara hacia abajo.
De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo.

Hoy sé que se llama… Amor Propio

Cuando me amé de verdad,
dejé de temer al tiempo libre
y desistí de hacer grandes planes,
abandoné los mega-proyectos de futuro.
Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta,
cuando quiero, y a mi propio ritmo.

Hoy sé que eso es… Simplicidad y Sencillez

Cuando me amé de verdad,
desistí de querer tener siempre la razón,
y así erré menos veces.

Hoy descubrí que eso es… Humildad

Cuando me amé de verdad,
desistí de quedarme reviviendo el pasado,
y preocupándome por el futuro.
Ahora, me mantengo en el presente,
que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez.

Y eso se llama… Plenitud

Cuando me amé de verdad,
percibí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme.
Pero cuando la coloco al servicio de mi corazón,
ella tiene una gran y valioso aliado.

Todo eso es… Saber Vivir

No debemos tener miedo de cuestionarnos,
de hecho hasta los planetas chocan,
y del caos suelen nacer la mayoría de las estrellas.”

Como decía Charles Chaplin:

»Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima“.

Vive el presente, no te quedes en el pasado ni sufras por el futuro. El hoy es lo más importante

Chaplin, ese hombre genial con apariencia de vagabundo con pantalones y zapatos grandes y su característica chistera, nos evoca a los espectáculos de parodia en la Inglaterra de 1980. Aparte de su gran trabajo cinematográfico, Chaplin nos dejó un legado que se podría resumir con su frase “un día sin sonreír, es un día perdido“. Pero, su vida no siempre fue así.De niño y con tan solo 5 años fue internado en un orfanato al sur de Londres tras la prematura muerte de su padre, por culpa del alcoholismo, y los problemas psiquiátricos de su madre. Tras dos años, y cuando su madre, Hannah Chaplin, se curó de su depresión, regresó a vivir con sus hijos, pero Chaplin y sus hermanos tuvieron que hacer de todo para sobrevivir. Pasó de ser un niño, a aprendiz de peluquero y, posteriormente, hizo sus pinitos en los music-hall de la época.

Una dura vida, la de este gran artista que tuvo que rehacerse muchas veces y, sobre todo, aprender a amarse a pesar de sus circunstancias. Esta valiosa lección de autoestima y coraje fue la que le llevó a amar y le dio la fuerza para conseguir lanzar su carrera hasta convertirse en uno de los cómicos más laureados del cine mudo. Yo me quedo con su reflexión sobre el presente y esos pequeños pasos que día a día se dan para conseguir nuestras metas.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!