Mágico y conmovedor, este vídeo sobre cómo es criar a una niña con #síndromedeDown hará que rompas con muchos prejuicios en torno a esta realidad.

Bienvenidos a HOLANDA narra la experiencia de preparar unas vacaciones a Italia con un destino inesperado.

Bienvenidos a Holanda!

Bienvenidos a HOLANDA!La Calesita de Lupe comenzó cuando me di cuenta que quería contar la experiencia de criar a una nena con #SíndromedeDown y que por un ladoayude a las futuras mamás que van a compartir esta experiencia única a entenderla y recibirla con alegría,y por otro lado ayude a nuestra sociedad a ver cómo es este mundo en realidad y a dejar viajas creencias atrás. Esta historia de "Bienvenidos a Holanda" está inspirada en una carta real que escribió una mamá en los `80 cuando le preguntaron "cómo era criar a un niño con discapacidad".Ella hizo esta excelente metáfora con Holanda pero a nuestra mirada actual estaba teñida de viejas creencias y miedos que hoy ya no son válidos.Entonces decidimos re-adaptarlo y darle un toque distinto con nuestra filosofía, una mirada menos triste y más feliz.Compartilo <3

Publicado por La Calesita de Lupe en Martes, 1 de agosto de 2017

A continuación puedes leer la conmovedora historia de Bienvenidos a Holanda:

“Me preguntaron cómo es criar una nena con síndrome de Down… cuando vas a tener un hijo es como planear unas vacaciones espectaculares a Italia. Te compras un montón de guías, haces planes fantásticos. El coliseo. Venecia… Incluso aprendes algunas frases en italiano. Es todo muy emocionante. Después de meses de ansiedad, por fin llega el día. Haces tu maleta y vas para allí.

»Varias horas después, el avión aterriza, aparece la azafata y anuncia: ¡Bienvenidos a Holanda! ¿Holanda? Te preguntas. ¿Cómo que Holanda?. Yo contraté un viaje a Italia.

»No planeé nada para Holanda. No tengo ni idea qué se hace ahí. Pero hubo un cambio en el vuelo. Aterrizaste en Holanda. Y te tienes que quedar ahí. Lo más loco es que no te llevaron a un lugar desagradable ni nada por el estilo. Es solo un lugar distinto. Así que tienes que salir a comprarte nuevas guías. Aprender un nuevo idioma. Y conocer a un grupo de gente que de otra forma nunca hubieras conocido.

»Es simplemente diferente. Tiene un ritmo más lento que Italia. Paisajes distintos.

»Después de un tiempo ahí, respiras profundamente, miras a tu alrededor. Y empiezas a darte cuenta de que en Holanda hay molinos., tulipanes ¡e incluso una comida asombrosa! Pero cuando ves a tus amigos ir y venir de Italia piensas: ‘Sí, ahí era donde iba yo también’. Puede que te duela y te asustes al principio, pero si miras a tu alrededor, ves que puedes hacer lo mismo que en Italia: excursiones, arte, sacarte fotos, comer cosas nuevas…

»Entonces empiezas a valorar y a agradecer haber llegado ahí aunque no estuvieras preparada. Porque si te pasas el resto de tu vida lamentándote por no haber ido a Italia, nunca vas a ser libre para disfrutar de las cosas maravillosas que tiene Holanda.

»Dejemos viejas creencias atrás”.

Con el lema #SaberEsInclusión, este vídeo nos lleva de la mano para entender la maternidad y la paternidad de otra manera. Y, sobre todo, para ver a los padres de pequeños con Síndrome de Down de otra forma.

Fuente original: La Calesita de Lupe


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: