Beneficios que no te esperas de hacer running

Los motivos que pueden llevar a alguien a decidirse a salir a correr, sea a la hora del día que sea, pueden ser varios. Hay quien se convierte en runner para tener una afición más. Otros ven en este deporte una forma de hacer amigos o incluso ligar. También es habitual practicarlo para romper con la rutina, conocer nuevos rincones de una ciudad, respirar aire fresco o, por qué no, servir de acompañante a la mascota más fiel de los humanos en sus salidas perrunas. 

No hay que olvidar, por supuesto, las razones de salud que animan a hombres y mujeres por igual a calzarse las zapatillas. Sus ventajas son innumerables: mejora del bienestar, tonificación de músculos, fortalecimiento de huesos, incremento de la resistencia y las defensas… Pero a todos estos beneficios de hacer running, nada sorprendentes en cualquier actividad física, se deben sumarle otros no tan obvios aunque igual de importantes.

Beneficios para la salud: del oído a la celulitis

Todo ejercicio físico incrementa el riego sanguíneo de todo el cuerpo. Esa mejora en la circulación te ayudará a deshacerte de problemas de piernas tan comunes como las varices, la retención de líquidos y, por supuesto, la celulitis. Se trata de mantenerse activo para que se eliminen todas las grasas y las toxinas culpables de crear esta alteración cosmética en la piel que afecta a tantas mujeres en el mundo, sobre todo con el envejecimiento. Además, si lo que quieres es perder peso, debes llevar una dieta equilibrada. Hay gente que lo lleva al extremo con dietas intermitentes, y es que se dice que la dieta es el 80%, y con el running, tienes un 20% para dar el último impulso y tonificar tu cuerpo.

Pero correr no solo mantendrá alejada la piel de naranja. Salir a ejercitar las piernas curiosamente también puede tener un efecto positivo en tu sentido del oído, ya que dicha actividad física también fomentará la circulación sanguínea en el pabellón auditivo, al mismo tiempo que generará los nutrientes suficientes para ayudar a conservar la audición. Hay quien apunta, asimismo, que escuchar música mientras uno corre puede activar nuestra capacidad para oír y escuchar.

Remedio antiestrés

Existen en España y en otros países grupos de runners que se reúnen con el objetivo de liberar el estrés acumulado a lo largo del día. Son muchas las responsabilidades que caen sobre uno, ya sea en el trabajo o en el ámbito familiar, por lo que parece esencial encontrar un momento para uno solo y olvidarse de los problemas. El running resulta la práctica ideal para combatir cualquier signo de depresión o ansiedad al aumentar los niveles de noradrenalina y serotonina.

Incluso hay quien se atreve a disfrutar de esta actividad física de forma conjunta con sus compañeros de oficina o incluso con el jefe. Resulta una idea menos alocada de lo que puede parecer, ya que al compartir una afición común fuera del ámbito laboral, los lazos se estrechan y se crean sentimientos como la empatía y la complicidad. En cualquier caso, hay que tener ese estrés controlado. Si es demasiado elevado, correr puede llegar a ser contraproducente.

Chute de autoestima

Para la mayoría de mortales, tener que salir a hacer running es todo un reto. En verano porque hace mucho calor, y en invierno porque hace mucho frío. Cuando llueve porque llueve, y cuando hace sol porque hace sol. Conseguir superar esa pereza inicial y aguantar de pie sin desfallecer hasta volver a casa es un orgullo. Correr, pues, nos hace sentir bien con nosotros mismos, y también hace que tengamos una visión de la vida mucho más positiva y que mejore nuestro humor.

No hay que olvidar que esta renovada autoestima también se gana cuando vemos los resultados de dicho esfuerzo en nuestro propio cuerpo. Sentirse bien físicamente hará que nos queremos más. También ayudará en nuestras relaciones interpersonales y sobre todo en el ámbito sexual, ya que tendremos menos reparos a la hora de acercarnos a otra persona con la intención de intimar. Al sentirse deseado, uno inevitablemente terminará por gustarse también más.

Mayor concentraciónCorrer no solo puede mejorar tu relación con tus compañeros de trabajo si salís a hacerlo juntos, sino que también tendrá un efecto positivo directo en tu productividad cuando vuelvas a la oficina. Es un hecho que es más fácil concentrarse después de haber realizado ejercicio físico. De hecho, así lo asegura un estudio reciente de la Universidad Estatal de Florida y la Universidad de Illinois que demuestra que hacer running te puede hacer además más inteligente. Fortalecer la mente es vital, y eso se consigue corriendo.