Este cómic te mostrará lo ridículo que es desear en todo momento las cosas de los demás

La reflexión a la que nos invita este cómic se convierte en necesidad para la mayoría de nosotros. Es difícil no caer en la tentación de la avaricia, de la envidia o de la falsa necesidad de necesitar siempre todo tipo de cosas superfluas.

En sociedades como las nuestras, donde tener bienes materiales es sinónimo de status social y éxito económico, que, incomprensiblemente, se suele traducir en el ideario común por una mayor felicidad, es muy difícil mantener los pies en la tierra, ser humilde y ser feliz con lo que uno tiene.

Así, a través de estas sencillas imágenes, aprendemos que debemos valorar lo que tenemos. Eso no significa no desear mejorar nuestras vidas y tener sueños, sino no dejar de ser felices por no tenerlo todo, ni estar siempre anhelando lo que no tenemos.

Asimismo, no debemos olvidar que hay personas que lo están pasando peor (o realmente mal) así que siempre podemos considerarnos unos afortunados.

Se puede soñar y desear cosas que no se tienen, pero este cómic trata de la necesidad de valorar lo que tenemos, sin estar siempre pendientes de lo que los demás tienen o dejan de tener. No se trata de estar comparándose todo el tiempo e intentar tenerlo todo, sino de lo que nos hace verdaderamente felices.

aceptar-lo-que-uno-tiene

Fuente original de las imágenes: Knavishkola Art

“Al pobre le faltan muchas cosas; al avaro, todas” Publio Siro  (poeta dramático romano)

Quizá, y solo quizá, las cosas materiales no sean lo más importante, aunque ayuden 😉

Te recomendamos que hagas un ejercicio: dedica un ratito a la semana para ti, solo para ti, túmbate en algún sitio cómodo, pon música relajante pero que no te distraiga, y una luz tenue. Dedícate única y exclusivamente a ti y a tus pensamientos. Ordenarlos de vez en cuando te ayudará a saber realmente lo que sientes, qué camino debes seguir, cuáles son tus metas, qué debes perseguir y qué dejar atrás.

Esperamos que este cómic te haya sido de ayuda, que tomes consciencia de lo realmente importante (que no suele ser material, una vez cubiertas las necesidades básicas) y que dediques unos minutos a la semana para ordenar tus pensamientos y ser más feliz.

Comparte si crees que la enseñanza de este cómic puede ser de utilidad a los que te rodean.

 

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!