muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

¿Qué pequeñas acciones pueden determinar tu vida? 1

¿Qué pequeñas acciones pueden determinar tu vida?

Merece ser compartido:

Actualizado el viernes, 31 mayo, 2024

El tiempo puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo. Si seguimos tomando acciones pequeñas, simples y positivas todos los días, el éxito se hará evidente a medida que pase el tiempo. Pero si ignoramos los asuntos mundanos de la vida, es posible que no logremos nuestras metas.

Te dejamos, además, una herramienta de cuadros comparativos que te puede ser de gran ayuda (online y gratuita).

The Slight Edge o cómo las pequeñas acciones determinan tu vida

Todos queremos más éxito en la vida. Pero si no llega instantáneamente, podemos frustrarnos y rendirnos. Como cualquier actor, atleta o director ejecutivo famoso le dirá, no existe el éxito de la noche a la mañana. Alcanzar la grandeza suele ser la culminación de años de tomar las decisiones correctas.

Cada movimiento que haga, o deje de hacer, puede cambiar su vida para bien o para mal. Y puede que no te des cuenta, pero ya sabes cómo hacer las cosas que hacen que tu vida sea un éxito. 

The Slight Edge, de Jeff Olson, explora el poder de todas las pequeñas decisiones que tomamos todos los días. Lejos de ser insignificantes, son un paso en nuestro camino hacia el éxito o el fracaso.

¿Qué pequeñas acciones pueden determinar tu vida? 2
Pequeñas acciones de salud que determinan tu vida

Desarrollar una filosofía de vida para afrontar con éxito los propósitos

Según US News and World Report , ¡el 80 por ciento de todas las resoluciones de Año Nuevo fallan en la segunda semana de febrero! Cuando fallamos, podemos pensar que simplemente no nos esforzamos lo suficiente o no deseamos nuestro objetivo lo suficiente. 

Sin embargo, la verdad es que el éxito es el resultado de acciones simples y productivas que se repiten constantemente a lo largo del tiempo. Esto se conoce como borde leve .

Cuando miramos a personas exitosas, es fácil pensar que son excepcionalmente brillantes o que tienen habilidades especiales que nosotros no tenemos. Pero la mayoría de las veces, ese no es el caso.

Gracias a la abundancia de libros de autoayuda, la información sobre cómo triunfar en la vida está más disponible que nunca. Pero para beneficiarnos realmente de él, debemos aplicarlo de manera efectiva.

Ahí es donde entra en juego el desarrollo de una filosofía de vida. Una filosofía de vida es su visión de la vida. Influye en sus actitudes, sentimientos y, en última instancia, en sus acciones. Y es poderoso porque puede cambiar su forma de pensar sobre las tareas cotidianas simples.

Considere la filosofía de vida de Thomas J Watson, el fundador de IBM: «La fórmula para el éxito es bastante simple: duplica la tasa de fracaso». Sin embargo, muchos de nosotros no consideramos el fracaso como una opción. Lo que no entendemos es que cuanto más fracasamos, más posibilidades tenemos de tener éxito.

Hoy, Abraham Lincoln es recordado como uno de los presidentes estadounidenses más notables. ¿Pero sabías que sufrió numerosas pérdidas electorales y fracasos en cargos públicos? Para él, el fracaso no era solo una opción, era su especialidad. Duplicar su tasa de fracaso lo llevó finalmente al cargo más alto, donde tuvo un profundo impacto en el país que es hoy Estados Unidos. 

Otra forma en que podemos lograr la ligera ventaja es centrándonos en los asuntos mundanos de la vida.

Por ejemplo, Steve Martin es conocido como el mayor atractivo de audiencia en la historia de la comedia stand-up. Pero cuando era adolescente, Martin no podía cantar, bailar ni actuar. Así que trabajó en eso. Día tras día, estudió trucos de magia, aprendió a tocar el banjo por sí mismo y probó líneas con cualquiera que quisiera escuchar. Las cosas que hizo no fueron complicadas ni emocionantes. De hecho, eran bastante aburridos. Pero al dominar lo mundano, Steve Martin se convirtió en una estrella.

¿Qué pequeñas acciones pueden determinar tu vida? 3
Pequeñas acciones y propósitos que determinan tu vida

Tomar buenas decisiones diarias

Cuando nos pasan cosas, la suerte, las circunstancias o el destino suelen recibir el elogio o la culpa. En realidad, depende de las decisiones que tomemos, especialmente de los más pequeños. Cada elección que tomamos conduce a uno de dos destinos: éxito o fracaso.

La ligera ventaja no es solo un estilo de vida que podemos o no elegir adoptar. Siempre está ahí, trabajando en segundo plano. Si no lo usamos a nuestro favor, actuará en nuestra contra. Puede que no veamos los efectos de inmediato, pero el paso del tiempo eventualmente los expondrá. Entonces, ¿cómo podemos hacer que la ligera ventaja funcione a nuestro favor?

Para beneficiarnos de la ligera ventaja, debemos analizar si estamos en el camino del éxito o el fracaso.

Una forma de hacerlo es determinar nuestro estado mental predominante. Mientras que quienes están en el camino del fracaso tienden a tener una mentalidad de culpa, las personas exitosas asumen la responsabilidad de sus situaciones. En lugar de insistir en sus desgracias, ponen más énfasis en cómo responder, incluso cuando se les trata injustamente. 

Tomar posesión de cómo manejamos lo que la vida nos depara nos coloca en una mejor posición para lograr nuestras metas. 

Otra forma de determinar si estamos en el camino del éxito o el fracaso es examinar nuestro enfoque. ¿Tendemos a estar arraigados en el pasado o concentrados en el futuro?

Algunas personas usan los remordimientos pasados ​​como arma para castigarse a sí mismos y a los demás. Pero para tener éxito, necesitamos aprender de nuestro pasado para poder construir nuestro futuro. 

¿Por qué no hacer una autoevaluación honesta ahora mismo? Piense en su salud. ¿Estás trabajando para mejorarlo cada día? ¿Sus hábitos alimenticios diarios y su programa de ejercicios lo hacen sentir más saludable? ¿O siente que su energía está disminuyendo? ¿Está su salud en la curva del éxito o del fracaso? 

¿Por qué no hacer un análisis similar en otras áreas de su vida, como su felicidad, carrera y relaciones?

Recuerda: solo hay dos destinos. Si no está encaminado al éxito, entonces se dirige hacia el fracaso. 

¿Qué pequeñas acciones pueden determinar tu vida? 4
Pequeñas acciones que determinan tu vida

Las decisiones invisibles son las más importantes

Solo el cinco por ciento de las personas logra una cantidad significativa de sus metas en la vida. Entonces, si tener éxito se trata solo de hacer cosas simples de manera consistente, ¿qué impide que el otro 95 por ciento de las personas lo sigan? 

En pocas palabras, el cinco por ciento comprende el poder de la ligera ventaja y lo pone a trabajar en sus vidas. El otro 95 por ciento no lo hace.

Es cierto que las cosas mundanas son muy fáciles de hacer. Sin embargo, es igual de fácil no hacerlo. 

Por ejemplo, ahorrar unos pocos dólares todos los días es muy fácil de hacer. Pero no hacerlo es igual de fácil. Hacer quince minutos de ejercicio cardiovascular todos los días no es ninguna molestia. Pero también es muy fácil descuidarlo. 

Las personas que fracasan tienden a elegir lo que parece ser el camino más fácil en la vida. Sin embargo, al final queda claro que han elegido la ruta más difícil.

Todo lo que necesita hacer para transformar su vida es fácil. Pero aparte del hecho de que las cosas fáciles se ignoran fácilmente, hay otra razón por la que la mayoría de la gente no las hace: no parecen contribuir al éxito, al menos no de inmediato.

Por ejemplo, si optara por ahorrar dos dólares todos los días en lugar de comprar un café, ¿cuánto habría ahorrado al final de la semana? Apenas 14 dólares. No es muy impresionante, ¿verdad? Pero estos son los componentes básicos que crean millonarios. El problema es que los resultados están tan adelantados en el futuro que son invisibles en el presente.

Piense en sus hábitos alimenticios. Todos sabemos comer de forma saludable. Sin embargo, muchos de nosotros elegimos comer mal. ¿Por qué? El impacto negativo no es evidente al instante. Imagínese comer una hamburguesa con queso e inmediatamente sufrir un ataque cardíaco casi fatal. ¿Volverías a acercarte a una hamburguesa con queso? ¡Altamente improbable! Sin embargo, eso es lo que podría suceder después de 20 a 30 años de malos hábitos alimenticios.

El éxito es gradual, como el fracaso. En el momento en que sus resultados sean visibles para todos, sus opciones de ventaja leve serán historia.

Los asuntos mundanos de la vida se suman con el paso del tiempo, pero en el momento, realmente no parecen importar. La diferencia entre el éxito y el fracaso es tan pequeña que es muy fácil pasarla por alto.

Las personas fracasadas pueden no darse cuenta de ello, pero viven según la filosofía de lo que hago ahora mismo, no importa . Pero importa. Las personas exitosas saben esto y lo usan para asegurar su salud, felicidad, satisfacción, relaciones y futuro.

¿Qué pequeñas acciones pueden determinar tu vida? 5
Pequeñas acciones efectivas que determinan tu vida

Consejos prácticos para hábitos sencillos

Tomar buenas decisiones lo pondrá en el camino hacia el éxito, pero es posible que no lo mantenga allí. Se necesita un aprendizaje continuo y de por vida mediante todos y cada uno de los medios disponibles para que la ligera ventaja siga funcionando a su favor.

Leer diez páginas de un libro educativo e inspirador todos los días puede enriquecer enormemente su vida. Hacerlo significaría que podría terminar un libro de 300 páginas cada mes. También puede escuchar 15 minutos de audio que transforma la vida todos los días o tomar un curso o un seminario cada pocos meses. 

Si bien estudiar es bueno, es lo que haces con la información que adquieras lo que tendrá un impacto duradero en tu crecimiento y desarrollo personal.

Una vez que aprenda algo, debe ponerlo en práctica. Esto profundiza su comprensión del conocimiento que obtiene. Como dijo el filósofo chino Confucio, «el conocimiento sin práctica es inútil y la práctica sin conocimiento es peligrosa». 

También puede aprender de los demás. Una vez que identifique a una persona que ha cumplido aspiraciones similares a las suyas, puede observarlas y copiarlas.

Pero esta educación solo tendrá un efecto transformador si la usas para entrenar tu mente. Para hacer esto, primero necesita averiguar cómo funciona el cerebro consciente e inconsciente.

El cerebro consciente es muy poderoso, pero solo puede concentrarse en una cosa a la vez y se distrae fácilmente. Por otro lado, el cerebro inconsciente ejecuta prácticamente todos los procesos cerebrales. De hecho, el 99,99 por ciento de todo lo que hacemos es nuestro cerebro en piloto automático. 

Por ejemplo, ¿alguna vez ha caminado o conducido por una ruta familiar mientras su mente estaba completamente absorta en otra cosa? Por supuesto. Todos tenemos. ¿Por qué pasa eso? Tu mente consciente ha aprendido la ruta tan bien que se ha incrustado en tu subconsciente

Para seguir tomando buenas decisiones, debes entrenar tu cerebro inconsciente. ¿Cómo lo haces? Usas tu cerebro consciente para identificar una práctica que deseas adoptar, luego lo haces repetidamente hasta que entra en tu subconsciente y se vuelve automático.

¿Qué pequeñas acciones pueden determinar tu vida? 6
Pequeñas acciones entre el éxito y el fracaso

El ímpetu, la culminación, la reflexión y la celebración son los cuatro aliados leves

El impulso es la fuerza irresistible que puede empujarnos hacia una meta. Se necesita energía e iniciativa para iniciar una nueva actividad. Pero una vez que nos ponemos en marcha, el impulso toma el control y nos sigue impulsando hacia adelante. Una vez que estamos en movimiento, es más fácil realizar los cambios positivos necesarios para alcanzar nuestras metas.

Para comprender cómo funciona el impulso, podemos pensar en conducir un automóvil. Mientras está parado, puede ser difícil hacer que la rueda se mueva. Pero una vez que el automóvil está en movimiento, manejar el volante es fácil, sin importar qué tan lento se esté moviendo. 

Sin embargo, el impulso no es nuestro único amigo en nuestra búsqueda por dominar la ligera ventaja.

El ímpetu nos impulsa hacia adelante, pero ese progreso puede ahogarse si no terminamos lo que comenzamos. Tener un montón de tareas incompletas como facturas impagas, proyectos sin terminar y promesas incumplidas puede privarnos de la sensación de logro que conlleva terminar una tarea.

Las tareas incompletas pueden hacernos retroceder al pasado y desviarnos del camino hacia el éxito. Si este es tu desafío, ¿por qué no dejar que la fuerza del ligero borde te ayude a superarlo? Al igual que un niño pequeño que está aprendiendo a caminar, aborde un proyecto a la vez y pronto experimentará la sensación de satisfacción que viene con la finalización.

Si tiene dificultades para completar, nuestro tercer aliado, la reflexión, puede ayudarlo a ver dónde se necesita mejorar. La vida es tan ocupada que a menudo pasamos más tiempo haciendo cosas que revisando nuestras acciones.

Para aprovechar al máximo la reflexión, podemos optar por llevar un diario, hablar regularmente con un amigo con una mentalidad similar o trabajar con un entrenador. Cualquiera que sea la actividad que elija, hágase preguntas puntuales como: ¿Cuáles son las cosas pequeñas pero críticas que son esenciales para lograr mis objetivos? ¿Los hice yo? ¿Estoy en el camino del éxito o del fracaso?

La belleza de la reflexión es que no solo identifica áreas de mejora. También destaca lo que estamos haciendo bien. Esto luego lleva a la celebración, nuestro cuarto aliado. La celebración es importante porque cuando nos sentimos bien con nosotros mismos, nos mueve a hacerlo mejor. Así que celebre sus éxitos, por pequeños que parezcan. Después de todo, nada genera más éxito que más éxito. 

¿Qué pequeñas acciones pueden determinar tu vida? 7
Pequeñas acciones de emprendimiento que determinan tu vida

Cultiva hábitos positivos y productivos que te ayuden a afrontar cualquier circunstancia y lograr tus sueños

Todos luchamos por romper con los malos hábitos, a pesar de nuestros mejores esfuerzos. Así que aquí tienes un consejo: la forma más fácil de deshacerte de un mal hábito es reemplazarlo por uno bueno. 

Los buenos hábitos son un ingrediente vital para alcanzar nuestras metas. Pero establecer buenos hábitos requiere acción.

No importa cuánta habilidad, conocimiento, experiencia o recursos tengamos, no sirven de nada a menos que hagamos algo. Es por eso que el primer hábito que debemos cultivar es mostrarnos. Como escribió una vez el ensayista estadounidense Ralph Waldo Emerson: «Hazlo y tendrás el poder». 

Hay siete hábitos clave que pueden ayudarnos a permanecer en el camino del éxito: presentarse; se consistente; tener una perspectiva positiva; comprometerse a largo plazo; cultive un deseo ardiente respaldado por la fe; estar dispuesto a pagar el precio; y practique la integridad de los bordes ligeros .

Si bien presentarse es bueno, lo más importante es hacerlo de manera constante.

Presentarse de manera constante puede mejorarse con una perspectiva positiva. La investigación ha demostrado que aquellos que son positivos tienen más éxito.

También debemos estar comprometidos a largo plazo. En lugar de esperar un éxito instantáneo, necesitamos paciencia, como el agricultor que sabe que tiene que esperar una temporada completa para recoger su cosecha.

Otro buen hábito para cultivar es el deseo. Pero no queremos el tipo que se esfuma en el momento en que obtenemos lo que queremos. Más bien queremos el tipo de deseo que es un anhelo profundo y apasionado entrelazado con la convicción de que una meta está a nuestro alcance.

Nada es gratis, por lo que debemos estar dispuestos a pagar el precio para lograr nuestros objetivos. Podría ser tan simple como renunciar a un tipo particular de comida chatarra que amamos o despertarnos temprano. No importa el precio que paguemos por el éxito, el precio del fracaso es mucho peor en comparación.

Finalmente, debemos practicar una ligera integridad de los bordes. Pregúntese: ¿Estoy cumpliendo con mis compromisos cuando nadie está mirando?

Hay tres pasos para lograr nuestros sueños: anótelos, mírelos todos los días y desarrolle un plan

Todos tenemos sueños. Lamentablemente, pocos se hacen realidad, porque no sabemos cómo perseguirlos. Pero hay una fórmula probada que funciona. Y es bastante fácil. El primer paso en la fórmula es hacer realidad nuestros sueños.

Para hacerlo de manera efectiva, necesitamos usar nuestros sentidos. Eso significa poner nuestros sueños en palabras o crear un tablero de sueños usando imágenes. Aún mejor, podríamos hablar con alguien más sobre ellos. 

Pero si bien imaginar nuestros sueños es poderoso, también debemos definirlos. 

Si su sueño es ser financieramente libre, intente definir la cantidad de ahorros que necesitaría para lograr esa libertad. O si quiere estar sano, describa los tipos de actividades que necesitaría realizar y cómo se sentirían. Hacer que nuestras metas sean específicas y vívidas nos acercará un paso más a vivirlas. 

Según el autor estadounidense Napoleon Hill, una meta es un sueño con una fecha límite. Entonces, cuando escriba sus sueños, incluya fechas. Esto es importante porque el 80 por ciento de todo lo que hacemos tiende a realizarse en el último 20 por ciento de nuestro tiempo disponible. Si no establecemos una fecha límite, es posible que nuestros sueños nunca se hagan realidad.

Escribir su sueño significa que puede leerlo todos los días. Decirse y volver a contarse cuál es su objetivo es poderoso. En lugar de desviar el rumbo, te concentras más en lo que quieres lograr. 

Cuanto más absorbemos nuestras visiones, más arraigadas se vuelven en nuestra mente subconsciente. Entonces nos volvemos más sintonizados para aprovechar las oportunidades que nos ayudan a lograr nuestros sueños. También resulta más fácil rechazar las distracciones que pueden desviarnos del camino del éxito.

Imagina que quieres hacer algo grande, como construir un castillo de arena en la playa. Pero no sabes por dónde empezar o cómo hacerlo exactamente. Bueno, eso es como cuando decimos «esto abre el camino para desarrollar un plan».

Luego, cuando hablamos de un plan, no significa que tengas que hacer un mapa detallado de cada paso que darás. Es más como tener una idea general de lo que quieres hacer y los pasos básicos para lograrlo. Es como tener una lista simple de cosas que necesitas hacer para empezar a construir tu castillo de arena.

Recuerda esa frase que mencionamos antes, «Haz la cosa y tendrás el poder», que significa que una vez que comiences a hacer algo, encontrarás la energía y el impulso para seguir adelante. Es como cuando un bebé da su primer paso: al principio puede ser difícil, pero una vez que lo hace, se vuelve más fácil y emocionante seguir caminando. Así que, ¡solo necesitas empezar, y todo irá fluyendo después!

Rodéate de gente exitosa

Es posible que haya escuchado el dicho: «Los pájaros del mismo plumaje vuelan juntos». Lo hacen porque todos van en la misma dirección. Del mismo modo, si desea lograr el éxito, mire a las personas que lo rodean y pregunte hacia dónde se dirigen. Los que nos rodean se contagian. Entonces, si sus conexiones más cercanas se dirigen al fracaso, usted también terminará allí. Pero si están en el camino del éxito, ese también será su destino.


Merece ser compartido: