muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

La escuela de la vida según Alain de Botton

La escuela de la vida según Alain de Botton

Merece ser compartido:

Actualizado el Saturday, 16 March, 2024

La escuela no nos enseña acerca de nuestras emociones, ⁠ dejándonos indefensos ante los mayores desafíos de la vida. Para ser emocionalmente maduros e inteligentes, debemos examinar nuestro pasado, buscando los orígenes de nuestro dolor actual. Cuando se trata de nuestras relaciones, debemos adoptar una actitud de generosidad y comprensión. Y en el trabajo, debemos ser un poco más comprometidos, aceptando que nuestro yo profesional puede que nunca se sienta completamente realizado.

The School of Life proporciona un conjunto de lecciones filosóficas, pero prácticas, sobre inteligencia emocional, compiladas a partir de la institución de la vida real del mismo nombre. Al ofrecer información sobre las relaciones, el trabajo y la vida misma, nos da la sabiduría que necesitamos para comprendernos a nosotros mismos y a los demás un poco mejor.

Alain de Botton es un filósofo y autor cuyas obras buscan guiar a las personas a través de las pruebas y tribulaciones de la vida en la era moderna. En 2008, él y un grupo de colegas escritores y pensadores fundaron School of Life, una organización que ofrece libros, programas y otros servicios con consejos sobre temas de la vida. De Botton ha escrito varios títulos de gran éxito de ventas, incluidos Essays in Love, Status Anxiety y The Architecture of Happiness.

Emprenda el camino hacia la madurez emocional.

No hay duda al respecto: la educación es un foco importante de las sociedades modernas. Los niños pasan al menos 10 años de su vida en la escuela. Llenan sus cerebros con información sobre formaciones de nubes, placas tectónicas y conjugaciones de verbos irregulares en francés. 

Pero algo más está notoriamente ausente en el sistema educativo moderno: la inteligencia emocional. ¿Cuánto sabe un recién graduado de la escuela secundaria o de la universidad sobre cómo comunicarse con los demás, sobrellevar la ira o sobrellevar las relaciones? Probablemente, no mucho.

Eso es porque a menudo confiamos en los momentos desafiantes de la vida y las experiencias dolorosas para enseñarnos la competencia emocional. Pero no tiene por qué ser así. Deje que estos consejos le sirvan como algunas lecciones en su educación emocional. 

Nuestros patrones emocionales actuales se derivan de experiencias de la niñez

Pasamos todos los días dentro de nuestras mentes. A pesar de esto, lamentablemente somos ignorantes de nosotros mismos. ¿Cuántas veces nos hemos sentido irritables, culpables o furiosos sin poder identificar la causa raíz? Destruimos compulsivamente las relaciones que se pueden salvar, pero no podemos explicar por qué. Y muchos de nosotros elegimos una profesión sin saber si realmente estamos capacitados para ella. 

Nuestras mentes están constantemente olvidando cosas, obsesionándonos y engañándonos de otra manera. Sentimos que estamos reaccionando a cada situación de forma aislada, a medida que se desarrolla. Pero, de hecho, nuestras reacciones al presente están fuertemente influenciadas por el pasado, especialmente por nuestra infancia.

El mensaje clave aquí es: Nuestros patrones emocionales actuales se derivan de las experiencias de la niñez.

Uno de los exámenes psicológicos más conocidos se llama prueba de Rorschach . Esta es la famosa prueba que nos pide que miremos una mancha de tinta y describamos lo primero que vemos. 

Las imágenes de Rorschach en realidad no representan nada específico. En cambio, lo que vemos en ellos está muy relacionado con las emociones y experiencias de la infancia. Una mujer criada en un ambiente amable y tolerante podría ver una mancha de tinta en particular como un animal con orejas caídas. Pero un hombre criado por un padre dominante podría ver la misma imagen que una figura gigante y poderosa preparada para atacar.

Nuestra infancia tiene una influencia indeleble en nuestras emociones actuales. Incluso si nos criamos en un entorno afectuoso, nuestras intensas vulnerabilidades como niños nos someten a lesiones psicológicas que permanecen con nosotros en la edad adulta. 

Eso no es sorprendente, considerando cuánto tiempo pasan los humanos en la infancia. Un potro se levanta sin ayuda 30 minutos después de nacer, pero la persona promedio habrá dependido de sus padres durante 25,000 horas a la edad de 18 años. Se necesita mucho tiempo antes de que podamos cruzar la calle, ponernos un abrigo o escribir nuestro nombres por nuestra cuenta. 

No solo estamos limitados físicamente cuando somos niños, sino que estamos subdesarrollados emocionalmente. Rara vez entendemos el origen de nuestra propia tristeza o enojo, y mucho menos de las emociones de otras personas. Entonces, si escuchamos a nuestros padres gritar en la cocina, asumimos que se desprecian entre sí. No entendemos que las discusiones puedan ser parte de una relación sana.

De manera similar, estamos profundamente influenciados por las actitudes de nuestros padres al crecer. Un estilo de crianza desdeñoso puede conducir a la evitación emocional. Un padre constantemente ocupado puede inspirar un comportamiento de búsqueda de atención.

Como adultos, estos parecen puntos de partida menores. Pero de estas experiencias rudimentarias se derivan importantes consecuencias.

“Interpretamos lo que está pasando en el aquí y ahora [. . .] a través de expectativas fomentadas en largos años cuya verdadera naturaleza hemos olvidado ”.

La madurez emocional requiere que analicemos nuestras experiencias pasadas

Los desequilibrios emocionales que experimentamos en la edad adulta llevan las marcas distintivas de la infancia. Pero es difícil precisar el origen de esos desequilibrios. 

Debido a que los orígenes de nuestras emociones presentes no son claros e invisibles, no siempre recibimos la simpatía que merecemos de los demás. Un amigo podría juzgarnos débiles o débiles. Pero lo que no entienden es que podríamos haber desarrollado esas cualidades en respuesta al comportamiento competitivo y de intimidación de los padres mientras crecíamos. 

Somos reacios a admitir, o incluso recordar, qué causó nuestras heridas emocionales. Puede resultar humillante reconocer cómo las experiencias de la infancia han influido poderosamente en nuestros comportamientos adultos. Preferimos ver el pasado con feliz nostalgia en lugar de desafiarlo. Pero para comprender nuestras propias deficiencias, eso es exactamente lo que debemos hacer.

Nadie ha tenido una infancia emocionalmente sana en todos los aspectos. Pero es útil comprender de qué manera su situación fue especialmente saludable o insalubre.

Para comenzar, hágase estas preguntas: ¿Tenía un cuidador que constantemente sacrificaba sus necesidades por las mías? ¿Mis padres generalmente se abstuvieron de juzgarme de manera negativa? ¿ Exigían que siempre fuera un buen chico o una chica, o era libre, a veces, para ser malo?

A continuación, es hora de evaluar qué tan gravemente fue realmente herido por su pasado. Una forma de hacerlo es examinando dónde se encuentra en cuatro indicadores clave de salud emocional. 

El primero es el amor propio. Esto dicta cómo nos sentimos con nosotros mismos. También está relacionado con la autoestima, como la probabilidad de que sintamos que merecemos un mal trato o que todo es culpa nuestra.

El segundo es la franqueza: la capacidad de aceptar que tenemos defectos sin necesidad de defender nuestra normalidad.

El tercero es la comunicación. La comunicación nos permite expresar nuestros sentimientos con palabras en lugar de internalizar el dolor, arremeter o darles a los demás el tratamiento silencioso.

Y finalmente, está la confianza. ¿Cuánto riesgo estás dispuesto a correr? ¿Considera que el mundo es un lugar aterrador, o se siente relativamente seguro? 

Al evaluar estos marcadores clave, obtiene una idea de sus heridas y, como resultado, qué tipo de vendajes puede necesitar para ellas.

La terapia y la meditación pueden ayudarnos a afrontar nuestras emociones

A lo largo de los siglos, los humanos hemos inventado innumerables herramientas para ayudar a superar nuestras deficiencias. Usamos baldes para contener el agua que de otro modo se escurriría por nuestras manos. Usamos cuchillos para rasgar la comida que nuestros dientes no pueden cortar. 

¿Y para curar nuestros traumas mentales? ¿Para ayudarnos a comprendernos a nosotros mismos, aprender a confiar en los demás y a comunicarnos mejor? Bueno, para eso, los humanos inventaron la psicoterapia.

La psicoterapia nos permite revelar nuestros extraños impulsos, deseos y fantasías sin temor a ser juzgados. Aunque a menudo se nos aconseja buscar el oído de un amigo, las normas sociales dictan que no debemos molestarlo con demasiada de nuestra propia locura. Pero en la terapia, ¡eso es realmente alentador !

Aunque no es el único ungüento para nuestro dolor emocional, la terapia puede mejorar nuestras vidas. 

Incluso si el proceso terapéutico se desarrolla con el mayor éxito posible, no es una cura para la infelicidad. Nada realmente lo es.

Lo que la terapia proporciona, entre otras cosas, es cierto grado de libertad. Por ejemplo, podríamos sentir que siempre debemos ser cínicos o demasiado alegres. La terapia ayuda a ver que esto no es cierto -⁠ que podemos tener esperanza, miedo, o tratar una profesión diferente. Nos muestra que lo que alguna vez pensamos que era un defecto de personalidad era en realidad solo una caja a la que nos obligamos hace mucho tiempo antes de entender el mundo.

La terapia principalmente nos ayuda a aprender sobre nosotros mismos en relación con el pasado. Pero, cuando se trata del presente, hay otra herramienta útil que podemos utilizar: la meditación filosófica.

En términos generales, la meditación es un intento de vaciar la mente y concentrarse en el momento presente. Sin embargo, la meditación filosófica difiere. En lugar de pedirnos que hagamos a un lado nuestros pensamientos, nos instruye a desenredarlos y comprenderlos.

Para ello, debemos meditar en tres grandes preguntas. Primero: ¿De qué podríamos estar ansiosos o preocupados en este momento? Segundo: ¿Por qué podríamos estar molestos – es decir, tristes, arrepentidos o envidiosos – en este momento? Y tercero: ¿En qué estamos ambiciosos y entusiasmados en este momento?

Estas preguntas nos ayudan a dar sentido a nuestros pensamientos, que a menudo son confusos y confusos. Normalmente no reconocemos cuánto estamos preocupados, molestos o emocionados por algo. Entonces, una meditación filosófica es nuestra oportunidad de darle a esos pensamientos el espacio y el reconocimiento que merecen. 

Debemos ser amables y generosos con los demás

La sociedad celebra a los ganadores – después de todo, ¿a quién no le encanta una buena historia de éxito? Pero cuando se trata de perdedores, la mayoría de la gente no está muy segura de qué decir.

Cuando fallamos, a menudo nos encontramos con un coro de ánimo optimista. Se nos dice que nos levantemos, seamos resistentes o nos recuperemos. Pero hay un número limitado de veces que podemos “intentarlo de nuevo”. Después de años de campañas fallidas, por ejemplo, es posible que tengamos que aceptar que nuestra carrera política simplemente no va a ninguna parte. 

Las meritocracias modernas afirman que solo nosotros somos responsables de nuestros éxitos o fracasos: la suerte y las circunstancias supuestamente no juegan ningún papel. Desafortunadamente, este sentimiento de mente estrecha ha causado mucho estrés y ansiedad indebidos. Es hora de adoptar una visión más caritativa y generosa.

Cuando leemos novelas sobre figuras trágicas como Hamlet, Antigone o Anna Karenina, sentimos una simpatía natural por los personajes principales. Sus historias tratan sobre cosas terribles que les suceden a personas fundamentalmente buenas. Demuestran que el fracaso puede sucederle fácilmente a cualquiera. Pero a menudo no tratamos a las personas en nuestra vida cotidiana con la misma generosidad que estas grandes figuras literarias.

Podemos cambiar nuestro comportamiento usando la debilidad de la fuerza. Esta teoría interpreta los defectos de las personas como las inevitables desventajas de sus grandes fortalezas. Dicho de otra manera, cada fortaleza tiene una debilidad que la acompaña. Eso podría significar, por ejemplo, aceptar el estilo de vida desordenado de un amigo porque el desorden es una debilidad inherente a la creatividad.

Comprender la teoría de la debilidad de la fuerza nos permite tolerar las características irritantes de otras personas, allanando el camino para la bondad. Pero cuando se trata de sus acciones, es necesario ser consciente de sus motivos.

A pesar de lo que pueda parecer a veces, la gente rara vez actúa por algún compromiso con la maldad pura. Es mucho más probable que estén respondiendo al dolor. Piénselo: rara vez sentimos la necesidad de atacar cuando estamos contentos. 

Entonces, cuando somos atacados por otra persona, tenemos más razones para reaccionar con simpatía que con enojo o humillación. Nuestros oponentes no son fuertes ni dominantes; de hecho, se encuentran en un momento de debilidad. A veces es difícil de poner en práctica, pero quienes buscan hacernos daño a menudo no merecen nuestro castigo. . . pero nuestro amor.

Cultiva el encanto a través de la calidez, la cortesía y la vulnerabilidad

¿Qué opinas de las personas que son extremadamente amables? ¿La cortesía indica que alguien es amable y civilizado? ¿O oculta la falta de sinceridad y los motivos ocultos?

Durante los últimos doscientos años aproximadamente, la sociedad se ha inclinado hacia esta última actitud, prefiriendo la franqueza a la cortesía. Pero puede que sea hora de cambiar eso.

La realidad es que la cortesía es un signo de profundo respeto por las emociones de otras personas. Las personas amables comprenden que no todos sus pensamientos o sentimientos son amables, por lo que no sienten la necesidad de darles voz a todos. 

La cortesía es una respuesta lógica a las profundas vulnerabilidades de otras personas. Centra la virtud de la bondad y contribuye a nuestro encanto, una cualidad que nos hace querer a los demás y nos ayuda a hacer amigos. 

Incluso si seguimos todas las reglas de etiqueta, aún corremos el riesgo de parecer fríos o distantes. Entonces, ¿cómo evitamos eso? La clave es aplicar lo que sabemos sobre nosotros mismos a cada interacción con los demás. 

¿Qué significa eso exactamente? Reconoce que hay ocasiones en las que parecemos serenos por fuera, pero estamos luchando seriamente por dentro. Para ser una persona cálidamente educada, asuma que lo mismo es cierto para todos los demás y haga un esfuerzo por tranquilizarlos. Pregúntele a su invitada si necesita otro cojín porque ha estado de pie todo el día. O ofrécete a bailar una canción impopular con tu amigo porque le gusta. Una persona cálida ayuda a los demás a sentirse un poco menos solos.

Pero el frío no es la única barrera para exudar encanto, también lo es la timidez. La timidez puede parecer una parte innata de nuestra personalidad. Pero en realidad surge de la sensación de que de alguna manera somos diferentes a los demás. Si bien eso puede ser cierto en algunos aspectos, hay características que siempre compartiremos con todos los demás humanos del planeta: todos hemos amado, todos hemos sentido ansiedad y todos hemos tenido problemas.

La buena noticia es que admitir esos problemas puede, de hecho, ser muy entrañable. Discutir interminablemente nuestros éxitos y fortalezas no es muy encantador. Pero confesar nuestras vulnerabilidades (lo tristes que estamos, lo aburrido que fue nuestro día, lo normal que es nuestra vida sexual) en realidad hace que los demás se sientan cariñosos con nosotros. ¿Por qué? Porque es profundamente reconfortante saber que estamos viviendo un momento tan difícil como ellos.

El concepto moderno de amor, que proviene del romanticismo, está profundamente equivocado

El movimiento ideológico conocido como Romanticismo comenzó en Europa en 1750 y desde entonces ha invadido innumerables aspectos de nuestras vidas. Su filosofía enfatiza la emoción sobre el pensamiento racional y la espontaneidad sobre la precaución. 

Cuando se trata de nuestras vidas amorosas, el romanticismo ha sido una luz engañosa. Nos hace creer que seremos atraídos hacia nuestra alma gemela por un instinto abrumador más que por consideraciones prácticas. Afirma que el matrimonio puede ser tan emocionante como una historia de amor. Y declara que el verdadero amor significa deleitarse en todas las facetas de nuestra pareja sin quejarse.

¿El problema? Estas afirmaciones no se basan en la realidad. ¿Peor aún? Tienen un impacto devastador en nuestras relaciones.

El romanticismo ha corrompido el amor y nos ha hecho perseguir una fantasía imposible. Pero es posible que podamos solucionar ese problema con la visión clásica , una visión más pragmática y emocionalmente madura de las relaciones. 

La visión clásica nos anima a restar importancia a la atracción instintiva inmediata. ¿Por qué? Porque ese tipo de amor generalmente se basa en ideas románticas equivocadas que desarrollamos en la infancia. La visión romántica puede llevarnos inconscientemente a buscar una pareja que nos abandone, humille o descuide de la forma en que lo hicieron nuestros padres.

En cambio, debemos elegir socios en función de consideraciones prácticas, como el estado económico o la actitud hacia la limpieza. La compatibilidad no se trata solo de atracción; también se trata de si ambos están de acuerdo en cómo limpiar el piso de la cocina.

Y una vez que hemos encontrado una pareja, la visión clásica no nos pide que amemos cada aspecto de ellos, como lo hace el romanticismo. En cambio, es lo contrario: acepte que tanto nosotros como nuestros socios pueden ser terriblemente difíciles de vivir. 

Ahora, eso puede sonar duro. Nadie quiere creer que tiene hábitos terribles o que puede ser desordenado. Pero son las personas que no pueden admitir sus defectos las que suelen ser las más insoportables de todas. Al aceptar nuestras deficiencias con gracia y humor, en realidad nos hacemos más fáciles de vivir.

Del mismo modo, debemos reconocer los defectos de nuestros socios en lugar de negarlos. Lo que importa es entender por qué tienen fallas. Sus incesantes preocupaciones financieras podrían haber sido provocadas por un padre que luchó con la coherencia económica. O su desorden podría haber comenzado como una rebelión contra un padre demasiado estricto. Como ocurre con el amor, el romanticismo está profundamente equivocado con el sexo, como veremos en el próximo consejo.

Los problemas de relación a menudo surgen de una desconexión emocional

Gracias al romanticismo, vemos el sexo como la máxima expresión de admiración. El sexo frecuente y satisfactorio es el sello distintivo de una relación saludable, pero no debemos pedir nada demasiado rudo o atrevido. Y una vez que encontramos una pareja, se espera que nunca nos sintamos atraídos sexualmente por otra persona.

Pero ninguna de estas cosas es verdad. Es incómodo admitirlo, pero es raro mantener el interés sexual en una sola persona para siempre. También es posible amar a alguien y aun así querer tener relaciones sexuales con un extraño. Y podemos ser amables en nuestra vida diaria y aun así querer tener sexo duro.

En esencia, el sexo es una búsqueda de intimidad emocional y conexión. Pero gracias al romanticismo y sus nociones equivocadas, también suele ser el meollo de muchos problemas de relación.

El sexo, o la falta de él, puede causar una variedad de problemas en las relaciones, pero consideremos solo uno por ahora: la historia de amor.

Tendemos a ver las aventuras amorosas como la máxima traición: el tramposo es un monstruo que no puede controlar su libido y su pareja es una santa inocente. Pero, ¿qué tan exacto es eso? 

Las aventuras con frecuencia representan un deseo de conexión, no sexo. Y aunque a menudo pensamos que las aventuras amorosas comienzan cuando nuestra pareja conoce a un extraño atractivo o coquetea con un compañero de trabajo, las aventuras generalmente se originan mucho antes de ese primer encuentro.

Todo tipo de comportamientos pueden sentar las bases para la desconexión emocional y, eventualmente, una posible aventura. Quizás avergonzamos a nuestra pareja en público demasiadas veces. O rechazamos repetidamente sus afectos. Quizás con demasiada frecuencia elegimos trabajar en lugar de pasar tiempo de calidad con él. Estas pequeñas cosas, que pueden parecer menores por sí mismas, eventualmente pueden acumularse hasta que nuestra pareja sienta la necesidad de buscar amor y afecto en otra parte.

Entonces, ¿cómo podemos evitar que sucedan las aventuras amorosas en primer lugar? La clave es mantener a raya el resentimiento y la soledad.

Para hacer esto, hable con regularidad sobre las frustraciones, las desilusiones y los deseos a medida que surjan. No dejes que se infecten. Inicie la discusión con indicaciones como, “A veces me siento frustrado contigo cuando. . . ” o “Lo que me encantaría que apreciaras de mí es. . . . ” Estas discusiones seguramente serán incómodas e incluso pueden parecer acusatorias. Pero también brindan una oportunidad vital para lanzar críticas justas y hacer que nuestros sentimientos sean escuchados.

“A partir de pequeñas humillaciones y desaires, eventualmente se forman grandes bloques de resentimiento que nos hacen incapaces de amar o confiar”.

Las economías de consumo no están diseñadas para satisfacernos, y eso está bien

Durante la inmensa mayoría de la historia de la humanidad, la gente no tuvo mucho. Poseían la ropa que llevaban puesta y algunos artículos para el hogar. Casi todo el mundo era pobre y el PIB mundial se mantuvo constantemente bajo.

Sin embargo, las cosas dieron un giro en 1800. De repente, las innovaciones tecnológicas y económicas hicieron que las economías pudieran expandirse y los salarios pudieran aumentar. Las familias tenían riquezas extra para gastar en lujos inimaginables como peines, espejos y ropa interior de repuesto.

Nuestras sociedades y economías se transformaron rápidamente en las iteraciones consumistas y capitalistas que conocemos hoy. Pero si bien el capitalismo ha sido excelente para satisfacer nuestras necesidades básicas, ciertamente no nos ha hecho felices. 

Varias cosas son frustrantes sobre la forma en que enfocamos el trabajo en la época actual. Uno de ellos es que las economías modernas se basan en la especialización. Esto significa que el trabajo se divide de modo que cada persona se concentre en una tarea muy limitada. Como resultado, aprendemos a ser muy buenos en hacer esa cosa específica. El problema es que terminamos usando solo uno de nuestros innumerables talentos. La especialización nos hace ricos, pero nos impide expresar todas las partes de nosotros mismos o explorar todas las carreras potenciales.

¿Que debemos hacer sobre esto? Desafortunadamente, no existe una cura fácil. Siempre habrá partes de nosotros que permanezcan sin examinar, o que hemos tenido que eliminar por nuestras carreras. Puede que no sea perfecto, pero la especialización tiene sus beneficios. Nos permite aprender habilidades, como concentración y compromiso, y nos permite criar a nuestros hijos en un entorno estable. 

Puede que no haya una manera de resolver los problemas de la especialización, pero puede que haya una mejor manera de avanzar para el propio capitalismo. Algunas personas creen que el capitalismo ha alcanzado su punto final natural y debe abandonarse.

Pero hay una solución alternativa: ¿y si pudiéramos expandir radicalmente el capitalismo? ¿Qué pasaría si pudiéramos remodelarlo para que satisfaga no solo nuestras necesidades básicas de comida, agua, refugio y cosas por el estilo, sino también nuestras necesidades de amistad, pertenencia y autonomía? 

En lugar de simplemente ofrecer otro aroma de perfume, las corporaciones podrían satisfacer nuestras necesidades más altas, como formar comunidades, criar niños y encontrar la calma. No está claro cómo se verían realmente estas empresas, pero es la dirección en la que debemos dirigirnos.

Podemos encontrar consuelo en el arte y la naturaleza

Ansiedad: es un estado mental que se conoce como enfermedad, debilidad o error. Pero en realidad, no es ninguna de esas cosas. La ansiedad, de hecho, es nuestro estado fundamental de ser.

Eso puede parecer un poco sorprendente al principio, pero tiene mucho sentido cuando consideramos cuán intensamente vulnerables son los humanos, tanto mental como físicamente. Nuestros cuerpos están formados por órganos, huesos y tejidos que un día deciden renunciar a nosotros. Nuestras sociedades son inquietas y competitivas, abrumando a cada paso. Y cuando necesitamos consuelo en todo esto, solo podemos recurrir a otros que son tan vulnerables y poco confiables como nosotros.

Entonces, ¿qué hacemos con estos acertijos? ¿Cómo encontramos algo de consuelo en el vórtice de la ansiedad? 

Las normas culturales nos presionan para que seamos optimistas en todo momento. No se nos permite revelar la magnitud de nuestro sufrimiento, ⁠ que solo agrava el problema al hacernos sentir anormales. 

El arte, por el contrario, es un refugio seguro en el que nuestros dolores pueden reconocerse plenamente. Ya sean las tragedias inherentes al amor, la pobreza o la discriminación, el arte está muy familiarizado con lo que significa sufrir. 

En los temas sobre los que leemos o miramos, encontramos cierto tipo de amistad. Piénsalo: en un amigo, buscamos a alguien que pueda escucharnos y hacernos sentir comprendidos. Bueno, es posible que los amigos imaginarios que encontramos en el arte no puedan comunicarse con nosotros, ⁠ pero nos ayudan a ver que nuestros sentimientos no son solo nuestra carga.

Como el arte, la naturaleza también puede aliviar nuestro sufrimiento, aunque de una manera un tanto paradójica.

La naturaleza nos recuerda lo inevitable; todo y todos están sujetos a las mismas reglas de la naturaleza. Todos experimentamos el proceso de crecer, madurar, luchar y finalmente morir. 

Y cuando contemplamos algo mucho más grande que nosotros, como la naturaleza, también nos enfrentamos a la realidad de lo poco que importamos en el gran esquema de las cosas. Cuando contemplamos un cielo azul perfecto o los rayos del sol brillando entre dos picos de montaña, nuestras pequeñas preocupaciones se desvanecen. Reconocemos que, en última instancia, nosotros y nuestros problemas no somos tan importantes – y saber esto contrarresta la ansiedad, provocando una calma extraordinaria.

La Filosofía Práctica de Alain de Botton

Alain de Botton se destaca por su enfoque único en la filosofía práctica, que busca aplicar los principios filosóficos a la vida cotidiana. Su obra no se limita a la teoría abstracta, sino que se sumerge en cuestiones concretas que afectan a las personas en su día a día. De Botton explora temas como el amor, el trabajo, la creatividad y la felicidad desde una perspectiva filosófica, ofreciendo reflexiones perspicaces y prácticas para enfrentar los desafíos modernos.

La Fundación y Objetivos de la School of Life

La School of Life fue concebida con la visión de proporcionar herramientas prácticas para ayudar a las personas a vivir vidas más plenas y significativas. Más allá de ser solo una editorial o una plataforma educativa, la School of Life se compromete a fomentar el crecimiento personal y emocional. Ofrece una variedad de recursos, desde libros y cursos hasta eventos y consultoría, todos diseñados para ayudar a las personas a comprenderse a sí mismas y a los demás, y a desarrollar habilidades para la vida.

El Impacto Global de las Obras de Alain de Botton

Las obras de Alain de Botton han tenido un impacto significativo en todo el mundo, siendo traducidas a múltiples idiomas y llegando a audiencias diversas. Su habilidad para combinar la erudición con la accesibilidad ha hecho que sus libros sean populares entre lectores de todas las edades y contextos culturales. Además, sus conferencias y apariciones en medios de comunicación han ampliado su alcance y han contribuido a difundir sus ideas sobre la vida, el amor y la felicidad.

Continuando el Legado de Alain de Botton

A medida que Alain de Botton continúa su trabajo como filósofo y autor, su legado sigue creciendo y evolucionando. La School of Life, bajo su dirección y la de sus colegas, continúa siendo un faro de sabiduría y orientación en un mundo cada vez más complejo y acelerado. Su compromiso con la exploración de los aspectos más profundos y significativos de la experiencia humana sigue resonando en un público ávido de conocimiento y entendimiento.


Merece ser compartido: