muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Cómo calibrar bien la confianza en uno mismo y en los demás 1

Cómo calibrar bien la confianza en uno mismo y en los demás

Actualizado el viernes, 21 junio, 2024

La confianza es fundamental. Sin ella no podrás inspirará a nadie, y es posible que se pierda oportunidades importantes porque tendrá miedo de aprovecharlas. No es de extrañar, entonces, que haya miles de libros que ofrecen consejos sobre cómo aumentar la confianza en uno mismo. Pero cuidado: los consejos demasiado simplistas que predican una confianza absoluta tampoco son la respuesta. 

Dar aires y sobrestimar su propia competencia le explotará en la cara en poco tiempo, y cuando eso suceda no solo será doloroso, sino que podría dañar permanentemente su credibilidad. Estos consejos explican cómo encontrar y proyectar el nivel ideal de confianza. Al mejorar su capacidad para tomar decisiones y comprender sus limitaciones, se convertirá en una autoridad mejor y más confiable, capaz de hablar con confianza sobre cualquier tema.

La confianza es una herramienta poderosa, pero hay que merecerla. Al tomar decisiones, no olvide considerar una amplia gama de posibilidades para que esté mejor informado y pueda calibrar con mayor precisión su confianza en el futuro. La falsa bravuconería se expondrá rápidamente, mientras que la verdadera confianza en uno mismo proviene de saber lo que no sabes.

Cómo calibrar bien la confianza en uno mismo y en los demás 2
Cómo calibrar bien la confianza en uno mismo y en los demás 7

¿Qué significa calibrar la confianza?

Calibrar la confianza significa evaluar y ajustar el nivel de confianza que depositamos en una persona o situación. Es como ajustar un instrumento de medición para asegurarnos de que está funcionando correctamente y proporcionando resultados precisos.

En el contexto de la confianza, calibrar implica analizar y sopesar diferentes factores, como el comportamiento pasado, la integridad, la fiabilidad y la consistencia de una persona o entidad. Es una forma de evaluar si nuestras expectativas y niveles de confianza están alineados con la realidad y si es apropiado otorgar o retirar confianza en función de la información y las experiencias que hemos tenido.

Calibrar la confianza implica ser consciente de los cambios en las circunstancias y en la forma en que las personas actúan. Significa ajustar nuestros niveles de confianza en función de las pruebas y evidencias que recibimos. Si se detectan señales de comportamiento poco confiable o se rompe la confianza, podemos reducir la confianza que depositamos en esa persona o entidad. Por otro lado, si vemos una mejora constante y un comportamiento confiable, podemos aumentar nuestra confianza en ellos.

Calibrar la confianza implica evaluar y ajustar continuamente nuestros niveles de confianza en función de la información y las experiencias que tenemos con las personas o situaciones en las que confiamos. Es un proceso necesario para mantener relaciones saludables y tomar decisiones informadas en cuanto a la confianza que depositamos en los demás.

Historia de cómo vencer el miedo a través del aprendizaje y la exploracion
Cómo calibrar bien la confianza en uno mismo y en los demás 8

Al contrario de lo que muchos piensan, el exceso de confianza no es inofensivo

«Cree que puede o cree que no puede; de ​​cualquier manera, tiene razón». Esta cita, comúnmente atribuida a Henry Ford, ofrece una forma de pensar sobre la confianza. Sugiere que la confianza lo es todo y que su capacidad para triunfar depende únicamente de la cantidad de confianza que tenga. 

¿Pero es esto cierto? Bueno, sí y no. No se equivoque, creer en su propia capacidad es importante para el éxito y la falta de confianza puede resultar en la pérdida de oportunidades. Pero no es cierto que el éxito se reduzca simplemente a creer en uno mismo. De hecho, hay muchos casos en los que el exceso de confianza puede ser más perjudicial para sus posibilidades de éxito que la falta de confianza. 

El exceso de confianza es peligroso debido a la forma en que las personas toman decisiones. La toma de decisiones es difícil. Las personas rara vez tienen suficiente información para tomar una decisión verdaderamente informada, por lo que dependen de su intuición para tomar decisiones, incluso las importantes. Pero la intuición puede conducir a errores, y a menudo lo hace. 

La historia está llena de accidentes trágicos que se produjeron porque las personas tomaron decisiones rápidas que sobrestimaron enormemente su propia capacidad. Tomemos la crisis financiera de 2008, por ejemplo: todo el mundo estaba demasiado seguro de que conocían el valor de las hipotecas de alto riesgo que estaban comprando. ¿Las consecuencias cuando la gente se dio cuenta de que no era así? Una crisis económica mundial.

De hecho, las investigaciones muestran que demasiada confianza a veces puede conducir a desempeños inferiores. La psicóloga Gabrielle Oettingen ha estudiado el efecto de la confianza en los resultados y ha descubierto que las personas que fantasean más con éxitos futuros en realidad tienen menos probabilidades de lograrlos. Este efecto se puede ver en escalas grandes y pequeñas. Un estudiante que piensa que ya está preparado para un examen puede que no estudie lo suficiente y se condene a sí mismo a una mala nota. O imagine dos empresas: una que anticipa grandes resultados en el próximo trimestre y otra que espera estar en números rojos. El segundo estará más motivado para hacer cambios para mejorar.

La lección aquí es usar la confianza para ayudarlo a comenzar el trabajo que necesita para tener éxito, no eludirlo. La confianza por sí sola no le permitirá terminar un maratón si nunca antes ha corrido. Pero la confianza puede darle el empujón para comenzar a entrenar, una milla a la vez. 

infografia sobre la psicologia de los narcisistas
Cuando no sabes que no sabes

Las personas que no tienen confianza en las tareas difíciles a menudo olvidan que otros también están luchando

En qué eres bueno? Quizás eres un excelente cocinero. O quizás eres un conductor excepcional. Cualquiera que sea el caso, una cosa es segura: haces esa actividad con frecuencia. Tiene sentido, ¿verdad? Piénselo: nadie se describiría a sí mismo como un buen golfista si no lo hiciera.

Pero ahora piense en lo contrario. Las cosas en las que no eres bueno son probablemente las que no haces con frecuencia. Si nunca ha hecho malabares, no confiaría en su capacidad para hacer malabares, y probablemente se describiría a sí mismo como un malabarista peor que el promedio. Esto puede parecer un punto obvio, pero es importante tenerlo en cuenta porque es una fuente importante de falta de confianza.

La falta de confianza es más común cuando las personas conocen simultáneamente los límites de sus propias habilidades y no conocen los límites de los demás. Si algo es particularmente difícil para usted pero no puede ver a otros luchando, puede tener una falsa sensación de su propia incompetencia. Digamos que está estudiando un nuevo idioma. Sabes que todos en tu clase hablan el idioma mejor que tú. Y entonces concluye que son mejores con los idiomas que usted. Pero no ha tenido en cuenta el tiempo invisible que otros estudiantes dedican a dominar la gramática y el vocabulario. 

En resumen, se ha desanimado no porque esté luchando más que otros, sino porque no vio a los demás luchando. Esta incapacidad de «ver» lo que otros están pasando provoca todo tipo de problemas. Por ejemplo, piense en su propio cuerpo desnudo. Probablemente puedas nombrar cicatrices, imperfecciones y otros defectos, pero el cuerpo de todos es imperfecto de esta manera. Aquí, la falta de confianza proviene del hecho de que literalmente eres incapaz de ver las imperfecciones de los demás.

Este sentimiento de inferioridad puede ser increíblemente persistente. Incluso algunos de los escritores y artistas más famosos del planeta se sienten «impostores» porque no saben lo duro que trabajan los demás. Si incluso el autor ganador del premio Nobel John Steinbeck dijera: “No soy un escritor. Me he estado engañando a mí mismo ya otras personas ”, luego imagina lo difícil que debe ser para los demás. Lo que debe sacar de esto no es que debe girar en la otra dirección y asumir que es excelente en todo lo que hace. Solo recuerde no comparar su arduo trabajo con los productos terminados de otros. 

Cómo calibrar bien la confianza en uno mismo y en los demás 3
Cómo calibrar bien la confianza en uno mismo y en los demás 9

Haga pronósticos que consideren una variedad de posibles resultados para evitar el exceso de confianza

Las cosas serían mucho más fáciles si pudiéramos ver el futuro. Como no podemos, tenemos que tomar decisiones basadas en nuestras creencias sobre lo que sucederá. Ya sea que esté eligiendo un plan de negocios o comprando una casa nueva, cada gran decisión implica que se base en un pronóstico.

¿El problema? La gente generalmente es bastante mala pronosticando. Tendemos a ser demasiado específicos en nuestras predicciones. Para contrarrestar esta tendencia, intente permitir la incertidumbre. Si está planeando una boda, no asuma que precisamente vendrán 100 personas. Claro, tenga un plan para 100 invitados, pero también tenga planes de respaldo para 80 invitados y 120 invitados, por si acaso.

El valor esperado es una poderosa herramienta de pronóstico. Es bastante simple: en lugar de elegir un único resultado, asigne probabilidades a una variedad de resultados. Por ejemplo, en lugar de pensar, este proyecto debería tomar 10 días , trate de averiguar qué tan probable es que termine en menos de 6 días, 6 a 8 días, 8 a 10 días, 10 a 12 días y pronto. Cuando usted tiene una lista de probabilidades, a continuación, puede promediar los resultados y obtener una estimación matemática de cuando usted realmente puede hacer.

Esta es una forma extremadamente útil de mejorar su previsión porque lo obliga a considerar todos los posibles resultados de un proyecto en lugar de hacer una sola suposición que probablemente sea incorrecta. Y también hay otro beneficio: puede guardar sus pronósticos y volver a ellos después del hecho para mejorar su pensamiento. Si el proyecto terminó demorando 14 días, puede mirar hacia atrás en sus proyecciones y comprender por qué estaba demasiado confiado.

Para tener en cuenta los resultados alternativos, piense en «qué» elección desea tomar en lugar de «si» desea tomar una decisión o no. Un estudio demostró esto preguntando a algunos participantes si querían comprar un DVD o no, mientras preguntaba a otros participantes qué curso de acción preferirían tomar: comprar un DVD o quedarse con su dinero para gastar en otro artículo. El setenta y cinco por ciento de las personas a las que se les presentó la opción de “comprar” el DVD optaron por comprarlo, pero solo el 55 por ciento de las personas a las que se les recordó sus otras opciones compraron el DVD. Al tomar una decisión, no puede estar seguro de que está tomando la correcta a menos que sepa cuáles son todas sus opciones.

Considere las perspectivas de los demás para ayudar a desafiar sus propios prejuicios

Imagina que te muestran un frasco grande de gominolas y te piden que adivines con precisión cuántos frijoles contiene el frasco. ¿Crees que adivinarías correctamente? Probablemente no, ¿verdad? Si estuvieras con algunos amigos y ellos también adivinaran, probablemente todos también estarían equivocados.

Pero aquí está la cuestión: si bien ninguna persona tendría exactamente la razón, el promedio de las conjeturas de todos sería casi con certeza una aproximación precisa del número de frijoles. Ninguna persona podría estar demasiado segura de su suposición, pero juntos, toda la multitud podría acercarse a la respuesta real. Esto es válido para cosas mucho más importantes que las gominolas. Puede parecer paradójico, pero una multitud puede ser más inteligente que un solo experto.

Lejos de ser un obstáculo para el conocimiento, el desacuerdo puede ser una herramienta esencial para mejorar nuestra capacidad de pronóstico. Aprender cómo y por qué otros no están de acuerdo puede ayudarnos a expandir nuestro propio pensamiento y equilibrar los errores que cada persona tiende a cometer. A veces, esto puede ser tan simple como promediar ambos lados de un argumento; si dos personas discuten sobre cuánto solía costar algo, es probable que la verdadera respuesta esté en algún punto intermedio. Rápido y fácil, seguro, pero da resultados.

Este puede ser un principio útil incluso si está solo. Un estudio pidió a los voluntarios que estimaran la fecha de varios eventos a lo largo de la historia. Después de hacer una suposición inicial, se les pidió que consideraran las razones por las que podrían haberse equivocado y luego que hicieran una segunda suposición. Estas segundas conjeturas fueron más precisas que las primeras; promediar los dos produjo un número incluso más preciso que cualquiera de las suposiciones. A veces, las nuevas perspectivas que pueden ayudarlo a equilibrarse son las suyas.

Dicho esto, cuando intente aprovechar la sabiduría de una multitud, es importante recordar que desea una variedad de opiniones diversas. Si solo pregunta a personas con los mismos sesgos que usted, no está logrando una estimación más equilibrada. Las buenas organizaciones reúnen a personas con una variedad de perspectivas para plantear ideas alternativas y producir mejores decisiones. Piense en el gabinete de Abraham Lincoln, que se llenó deliberadamente de personas que no estaban de acuerdo entre sí. Se necesita valor para invitar a tal disensión, pero el resultado final es una mejor toma de decisiones.

La confianza exagerada no es digna de confianza; la habilidad es lo que se gana la confianza

Las personas en la cima de sus campos rara vez carecen de confianza en sí mismas. Piense en las superestrellas del deporte mundial como Michael Jordan y Cristiano Ronaldo: parecen más grandes que la vida, tan confiados en sus habilidades que es una sorpresa cuando fallan. Y esto parece un rasgo envidiable. ¿Quién no querría poseer una confianza tan suprema?

Pero tenga cuidado al intentar imitar sus comportamientos. Recuerde: Usain Bolt no corre rápido porque está lleno de confianza, tiene confianza porque puede correr ridículamente rápido. La confianza puede impresionar a los demás, pero tiene que estar respaldada por algo.

Por supuesto, la confianza pura puede inspirar confianza. Imagina que le estás explicando un concepto a alguien. La persona que te escucha no está familiarizada con el tema; todo lo que tiene que seguir es tu palabra. En un escenario como este, la confianza marca la diferencia. De hecho, la investigación muestra que, en igualdad de condiciones, expresar confianza aumenta la credibilidad percibida.

Pero eso solo llega hasta cierto punto. Cualquiera puede fingir confianza en sí mismo, y muchos lo hacen. Incluso tenemos palabras para aquellos que fingen confianza sin respaldarla: estafadores y estafadores. Piense en un vendedor que intenta hacer pasar los productos falsificados como legítimos, o en estudiantes no preparados que intentan engañar a su manera a través de una presentación oral. En el momento en que comienzas a profundizar en la sustancia de lo que sea que estén hablando, su credibilidad se derrumba y se vuelven poco confiables. A largo plazo, la confianza no significa nada si no tiene base en la realidad.

Eso no quiere decir que debas ser demasiado crítico o pesimista. El camino intermedio es comunicarse honestamente sobre lo que no sabe, basándose en su experiencia y capacidad para transmitir información creíble y bien calibrada. Un estudio analizó qué analistas eran más confiables cuando se trataba de predecir el resultado de los juegos. Los analistas que proyectaban una falsa certeza eran vistos como dignos de confianza, pero también lo eran aquellos que decían que no estaban seguros. Los más creíbles fueron aquellos que pudieron dar probabilidades en la línea de «un equipo tiene un 65 por ciento de posibilidades de ganar», lo que mostró tanto su incertidumbre como un nivel de conocimiento más profundo. Es este tipo de confianza bien merecida lo que realmente resuena a largo plazo.

Para un liderazgo seguro, establezca estándares claros y esté abierto a nueva información

Quizás ningún ámbito de la vida esté más vinculado a la confianza que el liderazgo. Un líder sin confianza no es un líder en absoluto; si no cree en su propia capacidad, tendrá dificultades para tomar decisiones y ganarse el respeto de las personas que dirige. Entonces, ¿puede un líder calibrar cuidadosamente su confianza?

La respuesta no está en presentar una fachada falsa, sino en estar abierto a la información y consciente de lo que no sabe. La claridad es esencial, tanto para usted como para su equipo.

Los estándares vagos e inciertos pueden llevar a una autoimagen inexacta porque todos tienen diferentes experiencias personales. Si le pregunta a una persona si es un buen conductor, probablemente responderá que sí; todo el mundo tiene su propia idea de lo que es una «buena conducción». Sin embargo, si le pide a las personas que califiquen su capacidad para estacionarse en paralelo, incorporarse al tráfico, navegar por las carreteras y otras habilidades específicas, obtendrá un análisis más completo de sus habilidades de conducción.

Esto es especialmente importante en contextos de liderazgo, ya que una fuente común de conflicto en un entorno de equipo es cuando las personas tienen diferentes ideas de lo que se necesita. Establezca estándares claros y mensurables, y tanto los líderes como los miembros del equipo tendrán una idea más precisa de dónde se encuentran. Por ejemplo, un maestro que muestra a sus alumnos ejemplos de trabajos bien escritos recibirá menos quejas sobre la calificación, ya que ambas partes entienden qué nivel de trabajo se espera.

Dicho esto, establecer metas claras no es suficiente. Los líderes también deben asegurarse de recibir toda la información disponible, no solo lo que quieren escuchar. Puede ser fácil para las figuras de autoridad caer en la trampa de aceptar únicamente la adulación, mientras ignoran las noticias que no se alinean con los resultados que desean. De hecho, las investigaciones muestran que las personas aplican naturalmente diferentes niveles de escrutinio a las noticias dependiendo de si se alinea con lo que quieren escuchar o no. Si está buscando pruebas de que tomó una buena decisión y la primera evidencia que encuentra lo respalda, ¡excelente! No es necesario buscar más, ¿verdad?

Pero eso no contribuye a un liderazgo eficaz. Los buenos líderes construyen organizaciones donde las personas pueden plantear preguntas e inquietudes, incluso si van en contra de lo que el liderazgo creía originalmente. Es difícil permanecer verdaderamente abierto a toda la información, pero recuerde: cuanta más información tenga, más perfecta será su confianza.

La próxima vez que tenga un gran proyecto o una meta a largo plazo, escriba su estimación de la probabilidad de que complete la tarea en varios períodos de tiempo diferentes. Lo más probable es que esto le dé una mejor idea de cuánto tiempo llevará realmente. Cuando haya terminado, puede mirar hacia atrás en su pronóstico original y tener una mejor idea de si tiende a sobreestimar o subestimar las cosas, y por qué.

Saber cuándo darlo, cuándo retenerlo, cómo ganarlo y cómo arreglarlo cuando se estropea

Confianza (escrito por Dr. Henry Cloud) es una guía sensible y práctica sobre esta parte esencial de las relaciones humanas. Revela la profunda importancia de la confianza como factor en nuestras vidas y describe los cinco elementos esenciales para construirla y mantenerla.

Aprende el arte de forjar confianza. El dramaturgo ruso Anton Chekov dijo una vez: «Debes confiar y creer en las personas, o la vida se vuelve imposible». La confianza es el fundamento de casi todas nuestras relaciones sociales. Nuestras empresas, gobiernos y sistemas de justicia se basan en la confianza, al igual que nuestras familias, amistades y relaciones amorosas.

Pero, ¿a quién debes confiar? ¿Cómo puedes lograr que las personas confíen en ti? Y, en ese sentido, ¿cómo puedes demostrar que eres digno de confianza?

En este destello, aprenderás sobre los cinco elementos clave necesarios para que la confianza florezca, ya sea en tu vida privada o pública. También descubrirás cómo, cuando la confianza se ha debilitado, puedes reconstruirla y aprender a confiar nuevamente.

La confianza sostiene la vida

La confianza es el cimiento de nuestras vidas. Desde el momento en que nacemos, nos encontramos en las manos de cuidadores en quienes no podemos evitar confiar completamente. A medida que crecemos, nuestro círculo de confianza se amplía hacia la familia, los amigos y las comunidades.

Los estudios demuestran que las personas con niveles más altos de confianza disfrutan de una mejor salud física, una mayor felicidad general y una mayor satisfacción con la vida. En los negocios, los líderes confiables son más efectivos y las marcas de confianza son más exitosas y lucrativas. Los equipos cuyos miembros confían entre sí superan constantemente a sus contrapartes de baja confianza en una serie de métricas.

Incluso a nivel de naciones, la confianza interpersonal contribuye al desarrollo económico a través del aumento de la inversión y los flujos de capital.

Bien, hemos establecido que la confianza es importante en muchos niveles. Veamos los cinco pasos para construirla.

Da pasos pequeños hacia la confianza

Imagina esto. Un ladrón acorralado por la policía durante un intento fallido de robo a un banco. En pánico, toma a un niño cercano como escudo humano para asegurar su escape. La policía rodea el banco y llama a un negociador de rehenes para resolver la situación.

Ahora imagina que tú eres ese negociador de rehenes. Tienes tu teléfono y el secuestrador está al otro lado de la línea. Las apuestas no podrían ser más altas.

¿Qué haces? ¿Convences al secuestrador del peligro que enfrenta, apelando a su sentido de autoconservación? ¿O apelas a su conciencia y pides compasión por el niño?

Resulta que el primer paso no sería ninguno de estos. El primer paso es simplemente escuchar.

¿Cuál es tu nombre? ¿Puedes contarme qué sucedió? ¿Cómo te sientes en este momento?

Los negociadores de rehenes saben que para que alguien confíe lo suficiente como para participar, primero necesitan sentir que los ves; que reconoces quiénes son en algún nivel. Esto es un poco contraintuitivo. Después de todo, la vida de un niño está en peligro, ¿y se supone que debes centrarte en hacer que la persona responsable se sienta escuchada? Y sin embargo, ahí es donde suelen comenzar las negociaciones de rehenes.

Veamos por qué esto es así. Los profesionales saben que la empatía y la escucha activa son habilidades clave en este tipo de situaciones de alto riesgo. Esto se debe a que el primer ingrediente de la confianza es la comprensión. Tu primer trabajo al construir la confianza no es persuadir a nadie, es hacer todo lo posible para conocerlos y empatizar con ellos.

Está arraigado en nuestra psicología. Cuando nos sentimos reconocidos, algo en nuestro interior se suaviza. Sentir que nos han escuchado y comprendido es un requisito previo para que empecemos a escuchar a su vez.

Por el contrario, si alguien está demasiado centrado en sí mismo y en sus objetivos como para ni siquiera ver lo que nos importa a nosotros, falta un sentido esencial y visceral de confianza.

Esto se aplica tanto a las empresas y organizaciones como a las personas. Antes de poder vender algo a los clientes, primero debes entenderlos: cómo es su vida, qué problemas tienen y cómo experimentan tu producto o servicio. Las empresas exitosas se sumergen en la perspectiva de sus clientes antes de intentar venderles algo de manera insistente.

Después de la comprensión, el segundo ingrediente de la confianza es el motivo. Aquí, el motivo significa tener en cuenta los mejores intereses de la otra parte; es decir, no solo conocer su perspectiva, sino realmente preocuparse por sus intereses.

Cuando nos encontramos con alguien nuevo, es natural preguntarnos: ¿Cuáles son sus objetivos en esta interacción? ¿Están considerando mi bienestar también? Claro, las personas pueden tener sus propios intereses y defenderlos. Pero si tenemos la confianza de que alguien también está teniendo en cuenta nuestros mejores intereses, que se preocupan por lo que nos sucede, podemos sentirnos seguros y bajar nuestras defensas.

Entonces, la comprensión y el motivo son nuestros dos primeros ingredientes para construir confianza. Veamos el resto.

Hay tres ingredientes más para la confianza

Imaginemos que estás fundando una startup. En tu búsqueda de cofundadores, consideras a un querido amigo que has conocido desde la infancia. Nadie te entiende mejor que él. Han pasado por todo juntos y siempre ha estado a tu lado.

Entonces, como amigo, confías en él por completo, ¿pero eso significa que confías en que te acompañe en este viaje? No necesariamente.

El tercer ingrediente de la confianza es la capacidad. Esto no es ningún misterio. Si vas a confiarle algo importante a alguien, no es suficiente con que tenga buenas intenciones. Necesitas saber que tienen la competencia y habilidad para protegerlo, para hacer el trabajo correctamente en este caso.

A veces, esto se trata simplemente de habilidades. Si tu mejor amigo es un ludita recluso que nunca ha tocado una computadora y nunca ha tenido una cuenta bancaria, es posible que no sea la mejor opción como cofundador en tu empresa de tecnología financiera.

Por otro lado, las habilidades no lo son todo. También necesitan tener los rasgos y el temperamento personal adecuados. Por lo tanto, el cuarto ingrediente de la confianza es el carácter.

Tu cofundador puede tener todas las habilidades del mundo, pero si carece de rasgos de carácter cruciales como el autocontrol o la perseverancia, te resultará difícil sentirte seguro dirigiendo un negocio con él. Todo depende del contexto. Para que confíes en un posible cónyuge, es posible que necesite otros rasgos como la flexibilidad o la inteligencia emocional.

El quinto factor de confianza no es ciencia espacial, pero te sorprendería lo a menudo que se descuida. Este último ingrediente para la confianza es el historial. Si quieres saber cómo se comportará alguien en el futuro, su comportamiento pasado no es un mal lugar para buscar. Nuestra experiencia nos muestra qué podemos esperar, y esas expectativas viven no solo en nuestras mentes, sino también profundamente arraigadas en nuestro ser.

Imagina la casa en la que creciste; imagina la distribución. Piensa, por ejemplo, en cómo la puerta principal se conectaba con el pasillo, el pasillo con la sala de estar y más allá con la cocina. A menos que haya habido grandes renovaciones, es probable que esa distribución sea algo en lo que puedas confiar implícitamente. Es algo tan consistente, tan estable, que nunca necesitas pensarlo. Ese es el tipo de certeza poderosa que una persona con un sólido historial puede darte.

Esto no significa que las personas no puedan cambiar, porque pueden hacerlo. Pero para confiar realmente en que ocurrió un cambio, una persona necesita demostrarlo con sus acciones. Es decir, necesitan comenzar a construir un nuevo historial.

Muy bien, esos son los cinco ingredientes para la confianza: comprensión, motivo, capacidad, carácter e historial. Si quieres demostrar que eres digno de confianza, asegúrate de que la otra parte pueda cumplir con los cinco. Y la próxima vez que reclutes candidatos para un trabajo o simplemente salgas en una cita, ya sabes qué buscar.

Pero por supuesto, nada es seguro en la vida. Las personas cometen errores. Entonces, ¿qué sucede si lo peor ocurre y alguien cercano a ti traiciona tu confianza? Veamos cómo seguir adelante.

Cuando alguien cercano nos traiciona, es comprensible que sintamos una mezcla de emociones como dolor, ira y decepción. Aquí hay algunas formas de avanzar:

  1. Permítete sentir: Es importante permitirte sentir y procesar tus emociones. No reprimas tus sentimientos, ya que esto puede prolongar el proceso de curación. Permítete llorar, desahogarte y expresar cómo te sientes de manera saludable.
  2. Establece límites: Después de una traición, es esencial establecer límites claros y comunicarlos a la persona que te ha traicionado. Estos límites pueden incluir una pausa en la relación, establecer nuevas expectativas o establecer condiciones para reconstruir la confianza.
  3. Comunica tus sentimientos: Si deseas trabajar en la reconciliación, es importante comunicar abierta y honestamente tus sentimientos y preocupaciones a la persona involucrada. Expresa cómo te ha afectado su traición y qué necesitas de ellos para reconstruir la confianza.
  4. Busca apoyo: No enfrentes la situación solo. Busca apoyo en amigos de confianza, familiares o incluso en un terapeuta. Compartir tus sentimientos y experiencias con alguien de confianza puede ayudarte a obtener una perspectiva externa y recibir el apoyo emocional que necesitas.
  5. Establece expectativas claras: Si decides darle a la persona una segunda oportunidad, es importante establecer expectativas claras y realistas. Comunica lo que esperas de la relación y qué cambios o acciones concretas necesitas ver para reconstruir la confianza.
  6. Trabaja en la reconciliación: La reconciliación lleva tiempo y esfuerzo de ambas partes. Es importante que ambas partes estén dispuestas a trabajar en la reconstrucción de la confianza. Esto implica ser transparente, mantener la comunicación abierta y demostrar un compromiso genuino para cambiar y aprender de los errores.

Recuerda que la reconstrucción de la confianza lleva tiempo y es un proceso individual. No hay una solución única para todos, y es posible que algunas relaciones no puedan recuperarse por completo. Confía en tu intuición y haz lo que sea mejor para tu bienestar emocional y mental.

Reconstruyendo la confianza que ha sido quebrantada

Como dijo el magnate de los negocios Warren Buffet, «Se necesitan 20 años para construir una reputación y cinco minutos para arruinarla».

Hemos visto lo involucrado que es construir relaciones basadas en la confianza. Y sin embargo, aún más desafiante es reconstruir la confianza una vez que ha sido quebrantada. Piensa en un cónyuge sorprendido en una aventura amorosa. Esto es construir confianza en modo difícil.

El éxito no está garantizado, pero es posible. Terminemos este Blink examinando los seis pasos para reparar la confianza una vez que ha sido quebrantada.

Supongamos que eres la persona que ha sido traicionada. Antes de lidiar con la otra persona, tu primer paso es comenzar a sanar. La traición puede ser profundamente perturbadora; puede socavar toda tu sensación de seguridad y normalidad. La sanación lleva tiempo y no se puede apresurar. Así que busca amigos en quienes todavía confíes y pide su apoyo. Permíteles entrar en tu vida y comparte tu dolor y vulnerabilidad con ellos.

El segundo paso es difícil. Es avanzar hacia el perdón. Pero recuerda, el perdón no significa excusar el comportamiento de alguien. De hecho, sin el reconocimiento de un error, no puede haber perdón.

El perdón puede parecer injusto. Pero recuerda, no otorgas el perdón porque alguien lo merezca. El perdón es un regalo, un regalo que eliges dar a alguien que te ha herido. Es un acto de gracia de ti hacia ellos. Y sin embargo, el perdón también es uno de los mejores regalos que puedes darte a ti mismo. Te permite obtener el cierre que necesitas para seguir adelante, limpiar las telarañas y avanzar en tu vida.

El tercer paso para reparar la confianza es considerar lo que realmente deseas. ¿Qué esperas para el futuro? Puede que decidas que la mejor opción para ti es simplemente separarte de la persona que te lastimó. Eso es completamente legítimo. Pero si quieres intentar solucionar las cosas, estás pasando al siguiente y cuarto paso.

Ese paso es ver si la reconciliación es posible. ¿Qué significa exactamente eso? La reconciliación implica restaurar una relación a un buen estado en cierto sentido. Y solo es posible cuando perdonas y cuando la otra parte asume una responsabilidad genuina por su comportamiento. No están buscando excusas ni negando el daño que causaron. En cambio, se arrepienten y se sienten remordidos por sus acciones. Y esencialmente, cesan cualquier engaño y te cuentan toda la verdad.

El siguiente paso hacia la confianza es algo que ya conoces. Es evaluar los cinco ingredientes de confianza que discutimos anteriormente. Recuerda, esos son: comprensión, motivo, capacidad, carácter e historial. Ahora que la persona ha sido sincera contigo, es importante que sigas evaluándola según esos cinco factores para asegurarte de que tu confianza esté justificada.

Finalmente, el último paso para reconstruir la confianza es buscar evidencia de una transformación genuina. No es suficiente saber que una pareja infiel no está engañando en el presente. Necesitas saber que no volverá a suceder nunca más. ¿Están trazando un camino hacia el cambio? ¿Están demostrando transformación día a día? Necesitas saber que se han convertido, o están en proceso de convertirse, en el tipo de persona que no repetiría lo que hicieron. Recuerda que mientras el perdón es un regalo, la confianza debe ser ganada.

Las relaciones pueden sanar incluso después de traiciones profundas. Si ambas partes realmente se esfuerzan por reparar la confianza, una relación dañada puede terminar siendo aún más sólida que antes.

La confianza es el pegamento que mantiene unidas las relaciones personales, familiares y comerciales. Es esencial que sepas cómo cultivarla. La confianza tiene cinco ingredientes esenciales: comprensión, motivación, habilidad, carácter y trayectoria. Cuando la confianza se ha roto, sigue los seis pasos descritos en este resumen para descubrir si tu confianza puede y debe ser reparada.

Cómo calibrar bien la confianza en uno mismo y en los demás 4
Cómo calibrar bien la confianza en uno mismo y en los demás 10