El pasado fin de semana el equipo femenino de Bogotá Humana, que disputa el Giro de Toscana (Italia) estrenó un nuevo traje de ciclismo. Al poco de ver la luz el diseño despertó un buen puñado de reacciones, tanto mostrando interés como azotando críticas por su diseño y por la decisión de llevarlo.

El polémico uniforme del equipo, que simula el color de la piel humana, aunque puede ser percibido como una transparencia (aunque en realidad no pretende serlo según confirma el equipo), fue diseñado -según confirma la Liga de Ciclismo de Bogotá- por una de las integrantes del grupo, Angie Tatiana Rojas, y su confección fue avalada por los patrocinadores del equipo (el  Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (Idrd), Fundación San Mateo y Solgar).

Bxgo0lPIgAAZHk7

Según se refleja en El Tiempo:

“Este uniforme fue creado sin malicia, sin intención alguna de insinuar ni, mucho menos, utilizar a la mujer para promocionarla o para que ella sea un instrumento para mercadear el producto de los patrocinadores de este equipo. Hacer esto, un medio de comunicación o una persona sensacionalista. El uniforme fue diseñado por una de las mismas integrantes del equipo, la deportista Angie Tatiana Rojas. Además, fue avalado por sus compañeras, patrocinadores y por el Idrd”, señaló el comunicado de la Liga, firmado por el presidente, Carlos Orlando Ferreira.

Aunque uno de sus patrocinadores, Idrd, niega haber sido consultado en relación al diseño del traje.

“Frente a los uniformes del equipo de ciclismo femenino, aclaramos que no nos consultaron sobre su diseño. Apoyamos al equipo en su viaje”, señaló, por su parte, Instituto Distrital de Recreación y Deportes (IDRD).

El traje se diseñó inspirándose en un anterior diseño de la tenista Venus Williams del año 2010:

“Este hecho se remonta al 2010, cuando la tenista estadounidense Venus Williams diseñó su propio uniforme con el que jugó los dos primeros torneos de grand slam de aquella temporada: el Abierto de Australia y Roland Garros.

En aquel momento, Venus levantó un gran escándalo dentro de la sociedad tenística, a la que ella misma debió salir al paso. “Llevo ropa interior del mismo color que mi piel… pero consigo que el traje se adhiera a mi cuerpo perfectamente”, dijo Williams.”

Esta polémica nos sirve de excusa para abrir el debate acerca de la libertad de vestir cómo uno desee

En el año 2011 la ciudad de Barcelona prohibió que los ciudadanos (en este caso en su mayoría turistas) pudieran ir por la calle semidesnudos, vestidos solo con bañador y sin llevar camiseta. Uno de los concejales de la ciudad sentenció acerca de la medida:

“[la medida entra a] regular la moda porque, ya no se trata de ver si vas o no vestido, sino cómo vas vestido” y que su aplicación hace un par de décadas hubiera llevado a “prohibir la minifalda, el top y la camiseta imperio”.

La ciudad y sus alrededores es conocida por existir playas donde la gente puede realizar nudismo e incluso existe un municipio, Fonoll, donde la gente que habita en él practican el nudismo como modo de vida naturista.

En Italia, en la ciudad de Tropea existe una ley que regula estrictamente quién puede estar en la playa vistiendo biquini y quién no lo puede hacer. En la ley se dice: “A las mujeres que son gordas y feas, les está prohibido permanecer en la playa en biquini”. Ese derecho lo tienen sólo “las damas jóvenes que son dignas de alabar con su aspecto la belleza del cuerpo femenino”.

¿Crees que debería ser un derecho el poder vestir como uno quiera?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: