Desmintiendo los 8 grandes mitos de las relaciones homosexuales

Hace 28 años que la OMS eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales. Años después de este cese por parte de la comunidad científica, aún queda muchísimo por hacer para conseguir un mundo más justo, tolerante e igualitario para aquellas personas que tengan relaciones homexuales.

Centrándonos en los mitos de las relaciones homosexuales, es evidente que ya han quedado muy anticuadas preguntas como ¿quién de las dos es el hombre de la relación?, o del tipo ¿por qué te hiciste gay? Estos estereotipos de la heteronorma tienen que cambiar.

Para ello, primero debemos entender que en una relación afectiva no tiene por qué haber un equilibrio entre lo masculino y lo femenino, sino que estas son diversas y plurales. Dejemos de un lado los interrogatorios invasivos hacia las parejas homosexuales, ya que es algo que no solemos hacerle a las heterosexuales, un primer comienzo para la igualdad.

Es por ello que en este post vamos a desmentir muchos mitos otorgados a la comunidad LGBTIQ.

Los interrogatorios ridículos a las personas en relaciones homsexuales tienen que acabar si queremos conseguir un mundo más igualitario y tolerante

1. Las parejas homosexuales se casan antes que las heterosexuales

Evidentemente esto no es verdad. Este mito seguramente se haya instaurado durante los años de lucha de la comunidad LGBTIQ para conseguir el matrimonio igualitario, lo que no significa que se casen antes o más que las parejas heterosexuales. Este hito [el matrimonio] que poco a poco se va haciendo extensible a otros países del mundo, proporciona mejoras económicas y de servicios de salud a una comunidad que hasta hace nada no tenía acceso.

2. No tardarán en adoptar un hijo

Otro mito. Las estructuras familiares han evolucionado mucho y cada día podemos disfrutar de más diversidad familiar. Hasta hace nada era inconcebible el hecho de no tener hijos o no casarse, pero cada día damos un paso hacia delante en este tema.

Tenemos que romper con el estereotipo de que todos los hogares han de ser iguales y que las familias no están completas si no hay hijos.

De cualquier forma, las familias homoparentales siguen siendo foco de diversas y fuertes discusiones a nivel político y cultural en muchos países occidentales, pese a que la ciencia ha podido demostrar de manera consistente que tanto padres gais como madres lesbianas tienen la misma capacidad e idoneidad de los padres heterosexuales, e incluso la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) señala que “los resultados de algunos estudios sugieren que las habilidades como progenitores de madres lesbianas y padres gais pueden ser superiores a los de progenitores heterosexuales equivalentes.”

Los informes actuales indican que el bienestar físico, económico y emocional de los padres se extiende con el matrimonio, y que los hijos reciben beneficios cuando son criados por dos personas que están en el marco de una unión legal y reconocida por la sociedad.

3. Los homosexuales tienen relaciones abiertas

De nuevo es incierto. El hecho de tener una relación abierta no va ligado al de ser homosexual, sino a que cada ser humano es libre de elegir a las personas con quienes comparte su vida. No importa el género, la raza, la orientación sexual, su situación sentimental, el sexo y demás: todos podemos elegir este modelo de relación.

Alrededor de las relaciones homosexuales hay mitos que nadie sabe de dónde han salido, pero que están muy extendidos. Son fruto de la ignorancia y debemos deshacernos de ellos

4. Los gays tienen una vida sexual promiscua

Otro dato falso. Este comportamiento es natural en los humanos, independientemente de su orientación sexual. El hecho de tener tantas parejas sexuales como se desee puede entenderse también como una reacción a la norma que nos apresa en ciertas instituciones.

5. Son más propensos a una infección de transmisión sexual

Una mentira que se lanzó para poder infravalorar los estilos de vida diferentes a la heterosexualidad. Cualquier persona, independientemente de su orientación sexual, está expuesta a cualquier enfermedad de transmisión sexual como el VIH.

6. Tienen sexo nasty (sucio) todo el tiempo

¿Es necesaria esta información? Pero para los que necesiten saberlo: cada persona vive con libertad su sexualidad, sea gay o no. Es más, hay muchas parejas de la comunidad LGBTIQE que no tienen sexo como nos lo ha hecho entender la heteronormatividad. La penetración es de principiantes.

Cada persona vive su sexualidad de manera diferente, ya sea dentro de relaciones homosexuales como heterosexuales

7. No siguen ninguna religión o culto

De esto ni siquiera merece la pena hablar aquí, pero recordad que no hay que mezclar creencias con orientación sexual.

8. Su orientación emocional y sexual nunca varía, siempre son gays

Otro dato que no es de nuestra incumbencia, pero independientemente de esto, las personas pasamos por diferentes etapas en la vida y también en la sexualidad. Querer reducirlo todo a ser gay o lesbiana es cerrarse demasiado el universo, al igual que querer reducirlo todo a ser hetero o no.

Acepta estas preguntas y no las confundas con curiosidad o preocupaciones. Deja de interrogar a aquellas personas con estilos de vida y sexualidad diferentes a ti, tan sólo respétalas y harás de este mundo un lugar mejor.

No cuestiones las relaciones homosexuales de tus amigos, como no cuestionarías las heterosexuales. Es fácil.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!