Estas postales propagandísticas de principios del siglo XX muestran lo “peligrosos” que eran los derechos de las mujeres

¡Cuán peligrosas son las mujeres libres y con los mismos derechos que los hombres! Ese es el pensamiento que, lamentablemente, reinaba a principios del siglo pasado.

La brutal propaganda que se realizaba contra los derechos de las mujeres se ve reflejada en estas postales que Catherine H. Palczewski, una profesora de estudios de género de la Universidad del Norte de Iowa, ha recopilado durante 15 años. Estas postales retratan a las sufragistas como mujeres feas, malvadas, autoritarias y que terminan solas porque nadie las quiere.

Echemos un vistazo a algunas de ellas:

Origen y desarrollo de una sufragista: a los 15 un encanto, a los 20 una coqueta, a los 40 sin casar, a los 50 una sufragista.

¡Quién ha dicho divorcio!

Paz al fin.

Día de elecciones.

La mujer masculina: es masculina de los zapatos al gorro, abrigo, cuello, camisa y corbata. Llevaría pantalones en la calle para completarlo, pero sabe que la ley no lo toleraría.

No te preocupes, lo peor está por llegar.

Mi mujer se ha unido al Movimiento Sufragista (¡y desde entonces sufro!).

La vida es una maldita cosa tras otra.

El lugar de una mujer está en su casa.

Este no es trabajo para un hombre.

Lo que haría con las sufragistas.Quiero votar, pero mi mujer no me deja.

Madre lleva ahora los pantalones.

No he hecho nada, pero no lo haré de nuevo.

Sufragistas atacando a un policía.Pagándolo con el marido: “Te digo que tendremos votos, pedazo de bruto”.

Encuentra al cabeza de familia.

Nadie me quiere, creo que me haré sufragista.

Sufragistas que nunca han sido besadas.

Fuente: bored panda

Es increíble lo mucho que hemos avanzado en poco tiempo en materia de derechos de las mujeres. Pero lo importante no es solo lo que queda detrás, sino lo que todavía tenemos que avanzar.

Como dijo Victor Hugo: la utopía de hoy es la realidad de mañana, ¡juntos la hacemos posible!

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!