“Para entender cómo funciona cualquier sociedad debemos entender la relación entre los hombres y las mujeres”. —Angela Davis

El mundo entero se prepara para salir a la calle en el Día Internacional de la Mujer. De Estados Unidos a la India, de Chile a Islandia, todos los continentes se preparan para que las mujeres del mundo gritemos “¡ya basta!” o “¡hasta aquí hemos llegado!” este 8M. En España no vamos a ser menos y, un año más, se organizan movilizaciones a lo largo y ancho del país. ¡Incluso huelgas en todo el mundo!

El 8 de marzo es un día en el que, desde hace ya varios años, las mujeres del mundo venimos reivindicando nuestros derechos, porque “los derechos de las mujeres son derechos humanos”. Como siempre, cada vez que se pone el foco en el feminismo, hay gente que salta con esas preguntas tan irritantes como “¿por qué no hay un día de los hombres?“, “¿por qué necesitamos el feminismo?”, “pero, ¿qué reivindicáis?” o eso de “no entiendo por qué se necesita paridad”. Hoy queremos aclarararos —a los que aún no lo tenéis claro— por qué es necesario apoyar y sumarse a las movilizaciones de 8M.

“My revolution shows up unexpectedly
It’s not naïve but believes in miracles
Cannot be categorized targeted branded
Or even located
Offers prophecy not prescription
Is determined by mystery and ecstatic joy
Requires listening
Is not centralized though we all know where we’re going
It happens in stages and all at once
It happens where you live and everywhere
It understands that divisions are diversions
It requires sitting still and staring deep into my eyes
Go ahead
Love.”

– Eve Ensler from “My Revolution Lives In This Body”

Para habilitar los subtítulos en español: haz click en el botón CC. Después, en la ruedecilla que hay a su lado. Selecciona “subtitles” y “auto-translate”. Elige “español/Spanish” y EMPODÉRATE!

“My revolution is of the earth and will come from her for her, because of her. It understands that every time we frack or drill or burn or violate the layers of her sacredness we violate the soul of our future.” – Eve Ensler

 

8 DE MARZO. LAS MUJERES DEL LIBRO PARAMOS Siguiendo la iniciativa de nuestras compañeras periodistas y buscando el apoyo de un sector formado en su inmensa mayoría por mujeres, las profesionales del mundo del libro apoyamos la huelga feminista del día 8 de marzo y sumamos nuestra voz a la de todas las mujeres que van a salir a clamar por nuestros derechos fundamentales en las manifestaciones que ese día se celebrarán en todo el país. Si estás de acuerdo en FIRMAR ABIERTAMENTE NUESTRO MANIFIESTO y quieres aparecer en él, firma en el link de la bio de esta página. Nuestra cuenta en twitter es @mujeresdellibro Si quieres esta imagen, DESCÁRGALA EN ALTA en la web de Mujeres del Libro. Y estámpala donde quieras, es tuya.

A post shared by Paula Bonet (@paulabonet) on

6 claves (y razones) para entender las movilizaciones del 8M

1. Cuestión de números

Las mujeres somos el 51% de la población; sin embargo, solo formamos parte del 28% de los cargos de la administración, del 11% de las plazas en las reales academias o el 19% de las alcaldías. Además, parece que nuestra voz no importa en los medios de comunicación: el número de artículos de opinión publicados en medios españoles por mujeres no llega al 21%.

En España, por ejemplo, las mujeres sufrimos más el paro que los hombres (el 18,4% del desempleo es femenino, frente al 15% masculino), y eso que estamos en “tiempos de recuperación”.

2. Precariedad laboral

Aprovechando que hablamos de empleo tenemos que hablar de precariedad. El trabajo a tiempo parcial, ese que conlleva salarios y cotizaciones más bajas y menos prestaciones sociales, tiene, en nuestro país, nombre de mujer. El 75% de este tipo de puestos de trabajo está ocupado por mujeres. Muchas optan por estos puestos para poder encargarse de sus familias (ya sean hijos o personas dependientes), aunque en otros casos son las propias empresas las que deciden no ofrecerle otro tipo de jornada a ellas.

3. Brecha salarial y techo de cristal

Estrechamente relacionada con la precariedad laboral está la brecha salarial y, ya de paso, el techo de cristal. De media, una mujer cobra un 13% menos por cada hora de trabajo que un compañero que realice las mismas funciones que ella. Los complementos salariales suponen el 40% de esta brecha salarial.

Por otro lado, contribuyendo a esta brecha salarial, nos encontramos el techo de cristal, es decir, la presencia de mujeres en puestos de poder (ya sea en política o en empresas). Con estos datos, no nos sorprende que la representación femenina en puestos de responsabilidad sea mínima. Sin embargo, este dato choca bastante con el hecho de que las mujeres seamos más de la mitad de las personas con titulaciones superiores en España. Curioso, ¿verdad?

Como consecuencia directa de todo esto nos encontramos con la brecha “salarial” en la jubilación: las mujeres representan el 36,1% de los jubilados con derecho a prestación. Además, la pensión media de las mujeres es de 768 euros al mes frente a los 1.220 euros de los hombres.

4. Violencia sexual y reproductiva

El machismo en su estado más puro: en España una mujer es violada cada ocho horas, aunque esta es solo la cifra oficial, es decir, las violaciones que se denuncian. Además, la violencia sexual no se limita a la violación: está el llamado catcalling o acoso callejero (o los supuestos “piropos” que nadie pide en la calle), el acoso…

El 8M reclama el fin de la desigualdades. Imagen: Junta Granada Informa

Lo peor de todo es que cuando una mujer denuncia una situación de violencia sexual, es a ella a la quien la sociedad (y los tribunales) pone en el punto de mira. Muchos medios hablan de “supuesta violación” (como si la víctima fuese “supuesta”) y no de “supuestos violadores” para darle más poder a los agresores y quitárselos a la superviviente. Se cuestiona a las víctimas como si fuesen ellas las delincuentes.

Cada vez que alguien cuestiona a una mujer por decisiones relacionadas con su sexualidad y su cuerpo (tener o no tener parejas sexuales, tener o no tener hijos, se monógama o no, casarse o no, abortar o no) se perpetúa otro tipo de violencia machista que está muy presente en nuestra sociedad. Qué levanten la mano todas aquellas que nunca se hayan visto envueltas en una situación así. ¿Ves alguna mano levantada?

5. El machismo sigue matando, aquí y en todos los rincones del mundo

En los últimos 14 años, alrededor de 1.000 mujeres han sido asesinadas en España. Y lee bien la frase: hemos dicho ASESINADAS, y no “han muerto” o “han perdido la vida”. La elección de palabras es muy importante, porque el machismo mata y es un tipo de terrorismo que debería movilizar muchos más efectivos de los que moviliza.

Las matan sus parejas o exparejas por el simple hecho de ser mujeres, porque la sociedad es machista, porque “si no eres mía no serás de nadie”.

6. Micromachismos

A diario, mujeres y hombres nos enfrentamos a comentarios y situaciones, en muchas ocasiones muy arraigadas, que si nos paramos a analizar son machistas. Son pequeños gestos y pequeños comentarios cotidianos que no hacen más que perpetuar la desigualdad. ¿Por qué le dices a tu hija que no se ponga tal o cual ropa, pero no le explicas a tu hijo que da igual lo que se ponga una mujer, siempre debe respetar a la otra persona? ¿Por qué hay hombres que explican a mujeres cosas que saben sobradamente? ¿Por qué si tu hija adolescente sale de fiesta le dices que tenga cuidado con la bebida y que no vuelva sola a casa, pero a tu hijo no le explicas que no es no? ¿Por qué fastidia tanto usar el femenino plural como genérico?

El feminismo molesta porque, como toda buena idea de progreso, toca a la puerta de aquellos que no le llamaron. La lucha feminista es (y siempre ha sido) controvertida y el día que deje de serlo significará que ya habrá cumplido su misión: la igualdad legal y real entre todos los seres humanos en el mundo.

Por eso, este 8M y todos los que quedan por venir tenemos que salir a la calle, tenemos que unirnos para gritar bien fuerte que ¡sin nosotras, el mundo se para!

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!