"No me respetan. Me acosan": la explotación de las camareras de hoteles de Londres, en cómic

En Historia de dos ciudades, Dickens narra de forma paralela los conflictos sociales en París y Londres que en la primera derivan en la Revolución Francesa. En la versión de la artista polaca Barbara Pokryszka, emigrante en Londres, sus “dos ciudades” son la capital británica y Nueva York. ¿Por qué? Pese a que en su Polonia natal Barbara Pokryszka tenía su propia galería de arte, al llegar al Reino Unido su falta de dominio del inglés le dejó como único trabajo posible el de camarera de hotel.

A Tale of two cities (Historia de dos ciudades), es la novela gráfica que recoge su experiencia como limpiadora en el Hilton London Metropole, un hotel de cuatro estrellas.

imagegen

“Viernes…” “¿Qué problema hay Billy? ¿Por qué no comes?” “¿Va todo bien Bill?”

El libro se publicó en 2015 como una herramienta para animar a las camareras de hotel a sindicarse, siguiendo el ejemplo de las estadounidenses. Frente a las 6,5 libras la hora que una camarera gana en Londres -contratada por una empresa intermediaria-, en Nueva York cobraría 16, tendría una buena cobertura médica, una jornada de 35 horas semanales y descansos garantizados gracias a la presión del sector, con un 80 por ciento de personal afiliado.

Además, Pokryszka usa la potencia de las imágenes para trasmitir las humillaciones, el trato degradante, las duras condiciones laborales y las presiones para que no emprendieran ninguna acción colectiva que mejorease su situación.

2884ee9a-b71c-4e08-bcb7-c05c7fedb766-2060x1550

“Sábado” “Debes ser más productiva, ¡eres muy perezosa!” “Eres la peor criada del mundo Katsumi! Levántate y ve a cambiar la cama otra vez. No vienes aquí de vacaciones!” “¡Más edredones por favor!” “Este trabajo me va a matar…” “¡Necesitamos más toallas!” “Bill, rápido, necesitamos…” “¡Bill! Es urgente, ven rápido!” “Hoy debes hacer horas extras porque no limpiaste todas las habitaciones de tus listas” “No creo que pueda aguantar más esto”.

Pokryszka sitúa en un establecimiento ficticio, el Gran Hotel, algunas de sus experiencias más dolorosas. Como en esta viñeta recogida en el folleto de presentación del cómic, donde la protagonista acude a su primera reunión sindical. “Limpio habitaciones y tengo muchos problemas. No me respetan.. me acosan..”

imagegen-1

“Tus derechos” “Trabajadores del hotel” “Hacemos dos cosas Bárbara. Primero podemos representarte y darte apoyo y consejo. Aunque nuestro mayor propósito lograr que tu lugar de trabajo esté organizado” “Únicamente conseguirás mejor salario y condiciones si os organizáis”

En cuatro años Pokryszka limpió 15.000 habitaciones, a una media de entre 15 y 18 por turno.

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!