Corinne Diacre, la entrenadora que desafía el fútbol masculino francés: la mejor de la Liga2

Ha entrado en la historia por ser mujer aunque no le guste y lo recuerde continuamente. Corinne Diacre dirige al equipo del Clermont Foot, de la Segunda División francesa, lo que la convierte en la primera mujer que dirige a un equipo profesional de fútbol masculino.

Sí, masculino.

Clermont-Ferrand es la capital de la región de la Auvernia, en el centro de Francia, conocida porque allí los hermanos Michelin levantaron a finales del siglo XIX lo que hoy es uno de los mayores imperios del negocio de los neumáticos de goma. Hasta ahora, Clermont-Ferrand era conocida por su denso tejido industrial y ha sido una ciudad poco atractiva para visitar a no ser que una experiencia gastronómica haya servido de excusa para viajar hasta allí.

Su equipo de fútbol nunca ha militado en la máxima categoría, aunque se ha encontrado en posiciones de ascenso a la Ligue 1 y eso que cuenta con el tercer presupuesto más bajo de la categoría (6 millones de euros). Sin embargo, no es su modestia lo que llama la atención. La historia reciente de la Ligue 1 está plagada de ejemplos como el del Clermont Foot, clubs que con escasos recursos se han codeado con proyectos multimillonarios como los del PSG o del Olympique de Marsella.

El impacto del Clermont está en su banquillo y concretamente en su entrenadora, Corinne Diacre, la primera mujer que dirige en Francia un club de fútbol profesional.

Corinne Diacre fue una futbolista internacional francesa que jugó 121 veces para la selección de su país. Lo hacía como defensa central. Fue la primera mujer en obtener el título oficial de entrenadora en Francia y después se convirtió en ayudante del seleccionador femenino, Bruno Bini.

Durante su primera temporada en el cargo, Diacre cumplió con el doble objetivo que el presidente le había encomendado: mantenerse en la Ligue 2 y mejorar el decimocuarto puesto de la campaña anterior. El equipo terminó duodécimo y plantó las bases de cara al curso 2015-16, este ya con un proyecto más personal de Corinne Diacre en lo que se refiere a la gestión de altas y bajas de la plantilla.

Los resultados están a la vista.

Diacre incluso fue elegida mejor entrenadora de la Ligue 2 por el semanario France Football. Corinne Diacre aspira a la normalidad en el día a día porque lo que ha observado desde su llegada le cansa, aunque a la par resulte ilusionante.

Nuestra pregunta para vosotros es: si un hombre puede dirigir un equipo de mujeres, ¿por qué muchos creen que una mujer no está preparada para entrenar uno de hombres?

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!