El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 1

El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez

Una imagen vale más que mil palabras. Al igual que los educadores cómics sobre el bullying, hoy os presentamos el cómic de la artista Emma Clit en el que se plasma el peso que cargan las mujeres a diario en cuanto a las tareas domésticas y la organización de la casa. Viñetas que representan la manera en la que sentimos esa presión social de tener que saber “qué hacer” o “hacerlo bien” o “encargarnos nosotras” solo por el hecho de ser mujeres.

Este proceso tan estresante lo sufren la mayoría de mujeres que viven en pareja, aunque también trabajen fuera del hogar. Emma ha querido sensibilizarnos sobre ello y ayudar con sus viñetas a concienciar en la igualdad dentro del hogar.

El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 2

La traducción ha sido llevada a cabo gracias a la labor de eldiario.es en su blog Micromachismos, con el que buscan sensibilizar a través de pequeñas historias de machismo cotidiano:

El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 3
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 4
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 5
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 6
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 7
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 8
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 9
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 10
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 11
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 12
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 13
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 14
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 15
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 16
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 17
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 18
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 19
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 20
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 21
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 22
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 23
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 24
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 25
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 26
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 27
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 28
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 29
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 30
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 31
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 32
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 33
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 34
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 35
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 36
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 37
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 38
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 39
El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez 40

¿Te sientes identificada (0 identificado)?

Pero tenemos buenas noticias: según la última Encuesta de empleo del tiempo elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los varones dedican cada vez más tiempo a las tareas compartidas del hogar. Aunque este número ha aumentado, aún está muy lejos de la igualdad ya que la llegada de la mujer al terreno laboral no implicó a igual velocidad que los hombres asumieran una carga igualitaria de las tareas domésticas.

Según las estadísticas, las mujeres españolas dedican 2 horas y media más que los hombres a las tareas del hogar, lo que suele implicar hace que puedan dedicar menos tiempo a su ocio o a su trabajo.

¿Cuánto más tardaremos en alcanzar la igualdad?

Vídeo sobre la corresponsabilidad en el hogar realizado por Hirukide. ¿Por qué a veces nos quedamos más tiempo del necesario en el trabajo o no salimos a nuestra hora? ¿Por qué a veces no nos comprometemos del todo con las tareas del hogar o los quehaceres con nuestras hijas e hijos? Con una motivación extra… todo es más fácil o sencillo… y se ve que podemos o sabemos hacerlo muy bien! ¿Cuál es tu motivación?

5 respuestas a «El sonrojante cómic sobre las excusas que todas hemos escuchado alguna vez»

  1. Yo creo que la diferencia que encontramos, además de ser cultural y social, se debe también a la diferencia del crecimiento de determinadas áreas cerebrales. Por tendencia las mujeres somos multitasking, y esto también en el trabajo, y vemos las cosas de forma holística; mientras que los hombres tienen la capacidad de concentrarse bien en una sola cosa, incluso a veces de no “pensar en nada”, lo cual para nosotras es imposible, Por ello, habría que considerar también el crecimiento y diferencia estructural de los cerebros femeninos y masculinos, para tener una mirada completa.

    1. Cierto, aunque el multitasking se puede aprender, yo lo he hecho, ya sea por necesidad, obligación o capacidad.
      Poder se puede, tan solo hay que querer hacerlo, pero siempre es más cómodo que los demás hagan las cosas.

  2. No puedo sentirme más identificado.
    Mi pareja es otro hombre, es quien más horas de trabajo realiza fuera de casa, en cambio mis empleos son cortos y precarios por lo que me encargo de (todas) las tareas del hogar, pero de la misma manera que se plasma en este cómic. La casa se convierte en una cárcel de obligaciones.

    Pero he de añadir que todos somos conscientes de esto, pero llegado el caso… miramos para otro lado y seguimos desempeñando el mismo papel. Los padres siguen educando a sus hijos según su sexo, rosa para la niña y azul para el niño.
    No se trata de “poder hacerlo”, sino de QUERER hacerlo.

Deja una respuesta