Le practican una cesárea en un hospital y le cuesta la vida, ¿podrías ser la siguiente?

Se trató de un claro caso de negligencia médica, pero nos lleva a echar la mirada hacia lo que se denomina violencia obstétrica. La violencia obstétrica consiste en la apropiación del cuerpo de la mujer y el proceso del parto por parte de los profesionales de la medicina. Se asume que el proceso de parto es algo patológico (en oposición a algo fisiológico, como es el caso de los partos naturales), lo que acaba convirtiendo a la mujer en una paciente, más que en una usuaria. En este caso, la muerte de esta chica a la que se le practicó una cesárea sigue bajo investigación.

Reproducimos íntegramente las dolorosas pero clarificadoras palabras de su tía:

Ahora q ya he descansado un poco pongo en conocimiento de todos lo que pasó el miércoles 24 de agosto en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres. Eran las 8 a.m. cuando mi sobrina Nagore ingresa para dar a luz, con 40 semanas de gestación y un embarazo sin problemas, el equipo médico q “trabajaba” ese dia decide hacerla la cesárea a las 9 a.m. porque Nagore no dilata y el bebé trae una vuelta de cordón, cesárea hecha y Nagore a planta porque dicen q todo ha ido bien, ella ya en su habitación coge a Santiago, su bebe y se pone a darle el pecho y empieza a quejarse de q está sangrado mucho y está manchando la cama, se llama a las enfermeras y dicen q es normal, la cambian las sábanas pero a los 10 minutos Nagore tiene otra vez la cama demasiado manchada, a lo q la enfermera se da cuenta q ya no es tan normal como decian, nos dicen q eso es por algún punto q falta o que no se ha dado bien y que la van a meter 5 minutos a quirófano para dárselo, la bajan a quirófano porque está perdiendo mucha sangre, pero los muy sinvergüenzas no la meten rápidamente, se queda sola y perdiendo sangre mas de una hora y media en una sala fuera de los quirófanos, sobre la 1pm. la entran a “dar esos puntos” cual es su sorpresa q hasta entonces ellos no han visto que Nagore se está desangrando, claro que no lo han visto porque no la han echo ni puñetero asunto desde las 10 de la mañana, deciden operar sin informar a nadie ni pedir consentimiento, la retiran el útero, la vacian y Nagore entra en parada cardiorespiratoria, vuelven a cerrar y el sangrado continua, pero a ellos los da igual, es agosto y están bajo mínimos, con un respirador artificial ingresa en la U.C.I. y en vez de buscar la fuga de sangre q tiene comienzan las transfusiones, 15 bolsas de sangre q su cuerpo no retiene y no se cuantas de plaquetas porque no coagula, necesita un coagulante pero ese medicamento no está en el hospital de Cáceres, está en el de Merida y nadie tiene la brillante idea de decir q el helicóptero lo traiga, total ellos ya sabian q la habian matado para q iban a arrancar un helicóptero con lo q cuesta eso, asi mi chica fallece a las 22:30 de la noche, luchando como una campeona que ha sido, sin q nadie hiciera nada por ella, desangrada dentro de un Hospital por una cesárea mal echa el año 2016 y a dia de hoy el hospital no nos ha facilitado ni un solo informe.

Tomemos conciencia entre todos de esta realidad, que aunque se haya producido por negligencia esconde un necesario debate de fondo. Esperamos que se haga justicia con Nagore. Por ella y por su hija Estrella y por Santiago, que solo ha visto 5 minutitos a su mami.

Sorprende que todavía en 2016 leamos estas noticias tan devastadoras. Que ni la crisis económica ni la violencia obstétrica nos permitan perder a más mujeres.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!