Hoy os contamos el curioso caso de una cafetería vegana que cobra un “impuesto” extra únicamente a los hombres. Su nombre es Handsome Her y se ha convertido en todo un fenómeno mundial porque su propietaria, Alexandra O’Brien, ha tomado una medida única para determinar el precio de su carta. Estamos acostumbrados a que, quizás, en barra cuesten las cosas un poco menos, en terraza un poco más, pero la medida de esta australiana es completamente singular: los hombres deben pagar un 18% más por un café.

Podría parecer una simple medida discriminatoria, pero la australiana O’Brien justifica esta medida con un propósito polémico, pero muy noble: concienciarnos de la enorme brecha salarial que existe entre hombres y mujeres. Una brecha que no disminuye y que sigue instaurada incluso en países desarrollados como Australia. En España, por ejemplo, las mujeres ganan un 23% menos que los hombres y reciben 423 euros menos de pensión que ellos.

La legislación australiana prohíbe la discriminación por género desde hace más de medio siglo, pero la realidad no ha alcanzado del todo a la norma: las mujeres, en promedio, todavía ganan menos que los hombres aun realizando labores similares.

Handsome Her cobra un 18% más a los hombres por sus consumiciones: una polémica iniciativa para concienciar de la brecha salarial

Hemos conocido la noticia gracias al blog de noticias Smart Company, que se hizo eco del gran revuelo suscitado en redes sociales a favor y en contra de la iniciativa. Las declaraciones de O’Brien tampoco han ayudado a suavizar la polémica, ya que ha insistido en que es un negocio creado “por y para mujeres”. No impide la entrada a hombres, pero sí incluye en sus cuentas un cargo adicional del 18% (cifra de la brecha salarial en Australia) para ajustarlo margen de poder adquisitivo que la sociedad les ofrece por ser hombres. La intención de Alex es dar visibilidad a esa brecha y lo está consiguiendo. En Australia y en muchos foros de género no se habla de otra cosa. En favor y en contra.

La regla se aplica una semana de cada mes y está detallada entre las tres reglas de la casa:
1. Las mujeres tienen prioridad para ocupar los asientos.
2. Los hombres pagan un 18% más por el café para denunciar la brecha salarial de género. El cargo será donado a asociaciones que trabajen para las mujeres.
3. El respeto debe ser mutuo.

Fines solidarios

Este impuesto va destinado a una organización sin ánimo de lucro que presta ayuda a mujeres en situaciones de necesidad. Los clientes están informados de ello, por lo que la actitud ante el cargo adicional suele ser siempre positiva.

Esta medida ha sido aplaudida y agradecida por quienes creen que es necesario seguir luchando contra la brecha salarial para alcanzar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Sin embargo, las redes sociales se han incendiado ante una medida que consideran discriminatoria. Y, como siempre, lo más importante para nosotros es tu opinión:

¿Te parece justo este cargo adicional que hacen pagar a los hombres?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: