Una de las mejores metáforas sobre el amor de pareja que he escuchado es que el amor es como el fuego de una chimenea calentita: si no lo alimentas periódicamente, se termina apagando y te quedas solamente con las cenizas.

Quizás creamos que en nuestra relación todo va bien (hasta que deja de ir). Pero, ¿y si pudiera ir mejor? ¿Hay alguna manera de que pueda reforzar los lazos de mi relación de pareja? Ya sea porque acabas de pasar un mal momento, porque temes que la relación se deteriore o, simplemente, porque quieres darle un poco más de “chicha” a vuestros encuentros… Toda razón es válida para afianzar lazos y conseguir que tu relación sea (más) sana.

Las 10 claves de las relaciones de pareja “saludables”

Conquista a tu pareja todos los días

1. Conquista a tu pareja todos los días

Uno de los errores más comunes que ocurren en las parejas (sobre todo en las jóvenes) es que damos por sentado que ya hemos “conseguido” a la otra persona: ya está; misión cumplida. No hay nada más que hacer en la relación, solo que esta se mantenga.

Este es un error grave que ha roto más relaciones de las que ha afianzado. Piensa en cómo seguirías conquistando a ese chico o a esa chica cada día. Juega con la sorpresa y con tu mejor lenguaje de seducción.

2. Ten una vida propia

Otro aspecto que trae problemas es pensar que todo debe de hacerse en parejas. No hay secretos, ni actividades, ni relaciones que no se tengan que compartir constantemente, porque así lo dictan las leyes no escritas de la pareja.

Pues no. Resulta que no es así. Tener vidas propias oxigena la relación. Da conversación y brinda la posibilidad de probar siempre cosas nuevas que el otro ha descubierto.

El tedio es uno de los peores enemigos de una relación. Romped con la rutina y buscad nuevas cosas que hacer

3. Rompe con las rutinas

Las rutinas son cómodas y ofrecen cierto control sobre el tiempo y el espacio que se comparte en pareja; pero un cierto número de rutinas fijas, termina aburriendo. El tedio es uno de los peores enemigos de una relación. Por eso es aconsejable cambiar de vez en cuando algunos hábitos. Es tan fácil como ser un poco más espontáneo y no pasar todos los planes por el consenso o los horarios prefijados.

4. Interésate por lo que hace la otra persona

Es muy común decir que es mejor tener una pareja con tus mismos gustos. Sí, en el periodo de conquista es más fácil conectar con alguien que tiene tus mismas aficiones. Pero una vez afianzada la posición, ¿qué más te puede aportar?

Interésate por tu pareja y por sus distintos hobbies e intereses. No consiste que, de repente, tengas que dar clases de informática o jugar con su equipo de baloncesto los miércoles por la noche. Solo es necesario que te intereses por el por qué de estas aficiones. Así ya te estarás acercando más a su universo interior.

5. Ten momento exclusivos

Suena a un consejo de cajón: ¿acaso no está claro que lo mejor de estar en pareja es disfrutar de esos momentos únicos juntos? Sí. Es maravilloso. Al menos mientras no se tengan hijos o haya más familiares de por medio. Es más, llegados a estos niveles, muchas parejas aceptan casi inconscientemente que se terminaron esa clase de momentos para ellos. Pero no es así. Buscad vuestros momentos exclusivos para vosotros solos. La cuestión es nunca olvidar al otro. Que tu vocabulario no sea: yo, nuestros hijos, nuestra familia… Que tu pareja siga siendo un elemento único.

El sexo te brinda la oportunidad de conocer a la otra persona a unos niveles diferentes y más íntimos. Imagen: wradio.com.mx

6. Desarrolla una buena vida sexual

No vamos a enumerar las infinitas virtudes del sexo en pareja. De hecho, la más importante (desde mi punto de vista) es que se trata de una oportunidad para conocer a la otra persona a unos niveles diferentes y más íntimos. Buscar el ambiente adecuado, probar de vez en cuando cosas nuevas para que el acto no sea “automático” o hacer actividades previas al encuentro son algunos trucos para que la pasión no se pierda entre la rutina, el estrés y el tedio cotidiano.

7. Se siempre un reto

El primer consejo estaba dirigido a que intentes seducir día a día, volver a enamorar a la otra persona a diario. Este consejo complementa a ese primero. Hablamos de “resistir ese cortejo”. ¿Por qué esta contradicción? Porque lo que es difícil de ganar, más satisfactorio es. Mientras que lo que se cree ya conseguido, pierde interés. Si ambos tienen claro que deben ganarse al otro día a día, entonces estarán dispuestos a dar lo mejor de sí siempre.

Una buena relación de pareja necesita cimentarse sobre una buena amistad

8. Aprovechad el contacto físico

El sentido del tacto puede expresar infinidad de sensaciones. Aprovechar cada caricia puede abrir no solo un mundo sensorial nuevo, sino también un lenguaje secreto que solo entendáis vosotros dos. A través del tacto puedes percibir desde su ternura hasta su estrés. E, igualmente, puedes comunicar desde confianza hasta miedo. Aprovecha tu tacto.

9. No seáis solo pareja, sino también amigos

Si todo solo son normas y obligaciones, como que la relación se vuelve más un contrato que otra cosa. Pero si en mitad de todo eso hay una buena relación de amistad entre las partes, la situación cambia drásticamente. Mantener una buena relación de amistad con tu pareja te asegura tener también tus momentos de distensión, ocio y picardía asegurados.

10. Olvidar etiquetas y lo “típico”

Si la sociedad suele dictar ciertos estereotipos sobre lo que es una pareja “formal” y “normal”, lo que se os propone desde aquí es que rompáis con esos estereotipos. No todo tiene que encajar tal y como tu mamá y papá te enseñaron, o de la forma tradicional que pensabas que iba a ser la vida en pareja. Rompe con esas ideas y asume que tu relación será única porque haréis cosas únicas. Es una forma de mantener vuestra identidad,y de no caer en el mismo saco de la “familia tradicional media”.

Enamoraos el uno del otro cada día. No deis por sentado nada

Unos de mis temas favoritos de Mägo de Oz decía que el alimento del amor es la confianza, el respeto… y un colchón. Y para medir en qué punto de la relación estáis es necesario medir vuestros niveles de pasión, compromiso e intimidad. Aplicad estos consejos cuando gustéis y, sobre todo, tened en mente que todo lo que hagáis en el seno de la pareja no es solo por él o por ella, sino también por vosotros.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: