¿Quiénes son los niños hiperregalados?

Este término describe a esos niños difíciles de sorprender, muy exigentes y poco efusivos al agradecer. Los expertos se han puesto de acuerdo en que el mejor regalo que se les puede hacer a los más pequeños para evitar que sean así es pasar tiempo junto a ellos.

Quién no recuerda la famosa película de Niño rico, protagonizada por Macaulay Culkin haciendo de Richie. Ese niño al que muchos de vosotros habéis envidiado por tener una montaña rusa, coches, juguetes, aparatos electrónicos y hasta su propio restaurante de comida rápida en casa. Pero, a pesar de todo eso, no era feliz porque no tenía amigos, pasaba poco tiempo con sus padres y se aburría fácilmente.

Richie era todo un ejemplo de niño hiperregalado que recibía constantemente regalos como muestra de afecto de sus padres.

Es cierto que el ritmo de vida actual no nos permite disfrutar de largos momentos junto a los niños, pero es una cuestión de priorizar. Muchos padres primero tachan todas las tareas pendientes y luego, si sobra tiempo, van a comprarle un regalo a su pequeño para compensar el hecho de no haber pasado nada de tiempo juntos. Aunque no olvidemos que también recurrimos a los regalos para mantener a nuestros hijos ocupados mientras nosotros desempeñamos nuestras funciones de adultos.

Es cierto que los regalos no son malos, pero debemos saber cuando es el momento de darlos. La socióloga Paloma Bahamón recalca que el precio de los regalos no es lo importante. Lo ideal es que nos concienciemos para regalar cosas que no requieran dinero, pero que por el contrario sí marquen un antes y un después.

Lo ideal es regalar cosas que marquen un antes y un después

El sentimiento de culpa y la dañina publicidad

Estamos entrando en la época de los regalos y la, adorada por unos y temida por otros, Navidad. Un constante bombardeo de juguetes y regalos en los medios de comunicación que hace aflorar el sentimiento de culpa en muchos padres. El poco tiempo pasado con los niños durante todo el año toma consciencia y se combina con el deseo de los más pequeños de pedir (y pedir) todo el tiempo.

Lo que a ojos de los adultos tan solo es poner un parche puede acarrear muchos problemas de desarrollo en los niños. Por lo general, los niños hiperregalados terminan siendo adultos frustrados, poco creativos y personas que se esfuerzan muy poco para conseguir sus objetivos. Porque aunque a cualquier niño le guste tener una bicicleta o una gran casa de muñecas, también necesitan compartir esos regalos con sus padres.

Diferenciar entre deseo y necesidad

La motivación es el motor de nuestra psicología y este, a su vez, está influenciado por la necesidad. Un niño que crece con todas sus necesidades cubiertas, estructura su forma de pensar con criterios que para nada se asemejan a los de la vida real. Pero, sobre todo, ese niño se convertirá en un adulto incapaz de tolerar la frustración cuando no pueda suplir todas sus necesidades o deseos.

Un niño que crece con todas sus necesidades y deseos satisfechos se convertirá en un adulto incapaz de superar la frustración cuando algo no vaya como pensaba

Por ello, debemos evitar dar regalos o beneficios a nuestros hijos, más aún si ellos nos lo piden. De esta forma, evitaremos crear diálogos equivocados y podremos debatir con ellos sus deseos e incluso darles la negativa, para que en su etapa adulta no tenga problemas cuando quieren, desean o necesiten algo.

Por desgracia, el mercado actual ha roto con el esquema del afecto. Hoy en día “si me quieres mucho me das mucho y si no me das es porque no me quieres”. De esta forma, entramos en un juego peligroso en los que las ocupaciones y obligaciones las compensamos con regalos. Un círculo vicioso en el que trabajamos más horas para tener más dinero, para comprar (cosas) a nuestro propio hijo, cuando tan solo necesita pasar tiempo con nosotros.

Que no te engulla el consumismo estas Navidades y propón regalos en otra línea, en tiempo y espacios junto a ellos. No conviertas a tus hijos en niños hiperregalados.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: