Una campaña de esas que no dejan a nadie indiferente: hablamos de nuevo proyecto del Club de las malas madres que nació hace tan solo tres años. Las creadoras del blog y de la página de Facebook cuentan con más de 280.000 seguidores, y a través de las redes nos cuentan la realidad del día a día de una madre, rompiendo con los convencionalismos.

El pasado 26 de abril, con motivo del Día de la Madre, propusieron a sus seguidoras de Facebook que describieran con un vídeo la maternidad en tan solo dos palabras y que lo enviaran por correo electrónico a una de sus cuentas. En tan solo 4 días recibieron más de 300 clips de vídeos.

Cada una con palabras eran completamente diferentes, pero con significados tan parecidos. Y es que esta es una de las razones por las que Laura Baena inició esta aventura que resume en una entrevista del blog Verne del diario español El País de la siguiente manera:

“Si tuviera que definir la maternidad en dos palabras serían culpa y amor. Amor es una palabra previsible, pero la manera de sentirlo por tus hijos es multiplicado por mil. Culpa porque me creí todo lo que me habían dicho: que podía despuntar en mi trabajo siendo madre, que los niños dormían un montón… Me sentía culpable por no estar con mis hijas. Se resquebrajaron esos roles. Así nació El Club de malas madres”.

Vídeos como este ayudan a desmitificar el papel de la madre, toda esa concepción de positividad, y muestra la realidad de un paso muy importante en la vida de la mujer, donde hay cabida para la frustración, el sufrimiento e incluso el arrepentimiento o la culpa. Pero siempre siendo por encima de todo mamás. Entre todas las palabras destacamos estos pares: “insomnio y compañía”, “caos y cansancio” y “magia y miedo”.

El vídeo acaba con un mosaico en el que quince madres nombran las mismas palabras hasta terminar con el término amor. Muchas son las mujeres que han participado; además, el vídeo también cuenta con la participación de un hombre que define la maternidad como una montaña rusa.

Y os lanzamos un reto similar: ¿hubieran contestado lo mismo los padres? ¿Cómo definirías la paternidad?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: