Si tenéis una mascota os habréis reído muchas veces de sus traviesas aventuras y, aún más, de sus curiosos momentos de culpabilidad en los que, después de regañarle, han adquirido curiosas posturas para pedir perdón. Es muy divertido la capacidad de casi imitar nuestros propios gestos de culpa:

Pero hay un gesto que puede ser confundido y no se trata de sentimiento de culpa o de pena: la una pose llamada head pressing. En ella, tu mascota presiona su cabeza contra la pared. Debemos tener mucho cuidado, esta postura puede ser una señal de alarma que nos indiquen que necesitan atención médica de inmediato.

Fuente de la imagen: sureawesomeness

Este comportamiento tan típico también puede ser el síntoma de una enfermedad muy grave. Y cuidado con nuestros amigos felinos, porque también lo sufren los gatos. La postura refleja que están sufriendo síntomas de problemas neurológicos y hay muchas razones por las que su sistema nervioso podría fallar, incluyendo infecciones y tumores.

Una mascota que presiona su cabeza en una pared, sin una buena razón para hacerlo, podría estar sufriendo daños en su sistema nervioso.

Recordemos que nuestras mascotas no pueden hablar con nosotros, ni comunicarnos cuando sufren un dolor interno, así que prestar atención a estas señales de advertencia podría salvarles la vida. Esas acciones no siempre son motivo de graves enfermedades, pero es mejor prevenir y observar si el comportamiento se repite o si se mantiene durante mucho tiempo.

Fuente de la imagen: theodysseyonline

A veces los animales de compañía intenta llamar la atención con gestos similares, acompañados de ronroneo y frotándose. Es fácil de distinguir, pues el head pressing te resultará muy extraño: presionan su cabeza contra la pared, suelo o muebles y lo repetirán cada vez que puedan y  sin razón aparente.

Además, este síntoma suele ir asociado también a estos otros:

    • Movimientos compulsivos y circulares.
    • Cambios en su comportamiento normal.
    • Dificultades para ver.
    • Falta de reflejos.
    • Temblores.

Fuente de la imagen: japcupcakes

Fuente de la imagen: sureawesomeness

Ante la duda, llevalo al veterinario para que valore la gravedad. Y recuerda: si tu mascota está presionando repetidamente su cabeza contra las paredes, no es el momento de hacer fotos para compartir en redes sociales o reírse con la familia y amigos. Es mejor asegurarse de que no pasa nada, y si al final es así y tu mascota está sana poder reír con tranquilidad y entonces sí… ¡enviarnos una foto!

Nos encantaría conocer a vuestra mascota.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: