Mamá desobediente: el libro que ofrece una mirada feminista de la maternidad

Hoy os traemos una publicación muy especial. La entrevista a Esther Vivas, autora de ‘Mamá desobediente. Una mirada feminista a la maternidad’.

En este libro, Esther Vivas habla de temas invisibles como la infertilidad, el embarazo, la pérdida gestacional, el parto, la violencia obstétrica, el puerperio, la lactancia, el negocio del biberón… Lo hace a través del ensayo, la literatura y su experiencia personal. Una mirada feminista y desobediente a la maternidad.

Mamá desobediente: el libro que ofrece una mirada feminista de la maternidad 1

Ser madre no es una tarea fácil. Vivimos en una sociedad hostil a la maternidad. No es sencillo quedarte embarazada, tener un parto respetado, dar de mamar donde y cuando quieres, compaginar la crianza y el empleo. Todo el mundo se cree que puede juzgarte. Parece que tenemos que escoger entre una maternidad neoliberal supeditada al mercado o una maternidad patriarcal sacrificada.

A pesar de que la sociedad insiste en hacernos creer lo contrario, en un cruce de discursos y normas de lo más contrarias, que lleva a las madres a creer que deben ser auténtica supermujeres y también, por ende, que pueden llegar a alcanzar el status de supermamás. Pero es mentira. No podemos ser supermujeres y es igual de cruel e injusto hacerle creer a una madre que si quisiera, podría ser una supermamá

¿Dónde queda nuestro derecho a vivir sin imposiciones la experiencia materna?

Si tomamos el principio feminista de que lo personal es político, el reto consiste en politizar la maternidad en sentido emancipador. No se trata de idealizarla, sino de reconocer su papel fundamental en la reproducción social, otorgarle el valor que le corresponde. Una vez las mujeres hemos acabado con la maternidad como destino, toca poder decidir cómo queremos vivirla.

Entrevista a Esther Vivas

Mamá desobediente: el libro que ofrece una mirada feminista de la maternidad 3

– ¿Por qué decidiste escribir un libro así?

Al quedarme embarazada, empecé a tomar conciencia de todo lo que implica la maternidad, desde el embarazo, pasando por el parto, hasta la crianza. Nunca antes había reflexionado al respecto. Y a pesar de haber participado en muchos movimientos sociales y manifestaciones feministas, tampoco nadie nunca me había comentado algo positivo de la experiencia materna, más bien al contrario.

Entonces al quedarme embarazada, al tener que plantearme cómo quería que fuese mi parto, empecé a leer relatos de mujeres que habían sufrido experiencias traumáticas, leí investigaciones, estudios.

Y cuando más me informaba, más conciencia tomaba de la magnitud del problema de la violencia en la atención sanitaria al parto, y cómo de normalizadas tenemos determinadas prácticas que infligen un dolor físico y psíquico en madres y bebés. Me indigné, y mucho. ¿Cómo nadie antes me había contado nada al respecto? 

Con este libro he querido volcar muchas de mis reflexiones acerca de la maternidad, tanto en clave intelectual como personal.

Mamá desobediente: el libro que ofrece una mirada feminista de la maternidad 4

– Tu libro es provocador e inspirador. Desde muhimu y Diseño Social nos sumamos a las felicitaciones y te agradecemos el valor de escribirlo.

¿Has recibido algún tipo de crítica por los temas tratados en él?

Alguna crítica, pero pocas. Aunque sobre todo mucho feedback positivo por parte de mujeres que se han sentido reconocidas, acompañadas o reconfortadas por los temas que aborda el libro. También otras que al leerlo han tomado conciencia que fueron víctimas de violencia obstétrica, y esto les ayuda a comprender muchas de las cosas que han sentido y por las que han pasado. Ver que el libro es útil, que acompaña y apoya a mujeres en su experiencia materna es lo mejor.

Sobre las críticas, que es lo que preguntabas. De críticas al libro, en general, he recibido pocas. Aunque sí que algunos de los temas que planteo en el libro, al presentarlos en debates han chocado con la hostilidad de algunos sectores. En particular, cuando hablo de violencia obstétrica.

Cuando he abordado el tema de la violencia obstétrica en debates, la respuesta de la mayor parte de profesionales del sector es el rechazo a dicho concepto. Hay quienes directamente niegan esta realidad, y responden con una actitud paternalista o irrespetuosa, y otros, si bien reconocen que hay un exceso de cesáreas, episiotomías, partos instrumentales, separación de madres y bebés…, consideran que son malas prácticas, y rechazan el uso de este concepto al considerarlo demasiado duro. 

Sin embargo, a pesar de las discrepancias, el diálogo con la mayoría de los profesionales de la salud con los que m’he encontrado es positivo, e incluso por parte de los que no quieren reconocer el uso del concepto “violencia obstétrica” acostumbra a haber voluntad de diálogo y de cambiar las cosas y avanzar hacia un parto más respetuoso.

A parte, hay también aquellos profesionales sanitarios que sí reconocen que la violencia obstétrica como tal existe y que es necesario defender el uso de dicho concepto. También tengo que decirte que los principales lectores del libro son madres, mujeres jóvenes y profesionales de la salud. 

Mamá desobediente: el libro que ofrece una mirada feminista de la maternidad 5

Héritier denominó “la clave de la subordinación femenina” a la capacidad reproductiva de las mujeres ya que “la desigualdad se basa en una concepción errónea de la debilidad femenina que viene del embarazo, la lactancia y la crianza”. Esta antropóloga argumentó era necesario que las mujeres superasen las “tres grandes privaciones para el género femenino: la privación a decidir sobre sus propios cuerpos, sobre el acceso a la educación y el saber y a la autoridad, ya sea en instituciones políticas, económicas o religiosas”.

– ¿Cómo ha cambiado la maternidad en los últimos 10 años?

Ha habido una intensificación neoliberal de la misma. Ahora a parte de ser “buenas madres”, algo que se identifica con el ideal de madre abnegada, tenemos que ser “súper-mamás”, y llegar a todo en el trabajo y en casa. Algo que es imposible. Una dinámica que no ha hecho sino generar más presión sobre las madres, y más en un escenario de precariedad laboral y recortes sociales.

Asimismo, en los últimos años, con el auge del feminismo, algunos temas silenciados relacionados con la maternidad han salido del armario, como la pérdida gestacional, la dureza del posparto. Destapar la maternidad real y acabar con esa maternidad color de rosa que nos han vendido es fundamental para que las mujeres podamos reconciliarnos con la experiencia materna, y no sentirnos culpables. 

Mamá desobediente: el libro que ofrece una mirada feminista de la maternidad 6

– ¿Cómo imaginas los paritorios del futuro? ¿Crees que conseguiremos la evolución a un parto respetado?

Un parto necesita tiempo, respeto y confianza hacia la madre y el bebé, y esto es lo que debería de prevalecer en los paritorios del futuro

Creo que poco a poco vamos avanzando hacia un parto más respetado, gracias al trabajo ingente que realizan asociaciones de mujeres en defensa del parto respetado como El Parto es Nuestro o Dona Llum, entre otras. De todos modos, queda mucho trabajo por hacer. Y pongo un ejemplo, a finales de los años 90 en España, casi 9 de cada 10 mujeres que daban a luz vaginalmente se les realizaba una episiotomía, es decir un corte en el periné, entre la vagina y el ano, para ampliar la apertura vaginal.

Hay que señalar que una episiotomía no es una práctica inocua sino que puede dejar secuelas, como problemas de incontinencia urinaria o dolor al mantener relaciones sexuales. En la actualidad, la episiotomía se realiza a 4 de cada 10 mujeres que paren vaginalmente. Sin embargo, lo razonable, según la Organización Mundial de Salud, es que esto sucediera en poco más de 1 de cada 10 casos.

El problema lo tenemos cuando prácticas, como la cesárea o la episiotomía, pensadas para momentos excepcionales se realizan de manera rutinaria. 

Mamá desobediente: el libro que ofrece una mirada feminista de la maternidad 7
Fotografía de David Frutos para Parra-Müller

– Es complicado determinar si la sociedad castiga más a las mujeres que deciden no ser madres o las que sí lo deciden (con perdidas de empleo, problemas de conciliación, faltas de ayuda…)

¿Por qué como sociedad cuidamos tan poco a las madres?

En realidad como sociedad descuidamos e infravaloramos todo aquello que tiene que ver con el cuidado y aquellos que lo llevan a cabo, en general mujeres. Lo mismo sucede con la crianza, la maternidad y las madres. 

Si no eres madre constantemente tienes que justificarte porque no tienes criaturas. Pero si las tienes, también a menudo se pone en cuestión porque las has tenido cuando las has tenido, en particular si es a una edad en que socialmente se te considera demasiado joven o demasiado mayor, y porqué las crías como las crías. Las madres y las mujeres siempre estamos en el punto de mira.

Mamá desobediente: el libro que ofrece una mirada feminista de la maternidad 8
Genial Fotografía de Danielle Guenther

– Gracias a la lucha por los derechos LGBT, desde hace años en España vamos normalizando cada vez más las familias homoparentales y homaternales

¿Crees que hay diferencias entre la maternidad entre parejas heterosexuales y las parejas homosexuales?

¿Conoces algunos datos o estudios sobre ello?

La maternidad, como la familia, tiene siempre que ser leída en plural, por eso a mí me gusta hablar más que de maternidad de maternidades. No hay un solo modelo de maternidad. En el libro trato tanto las maternidades biológicas como las adoptivas, la figura de la mal llamada “madrastra”, la experiencia de las madres solas, pero no he profundizado respecto a la cuestión que planteáis. De todos modos, os dejo el enlace a un artículo de la periodista June Fernández que me parece muy interesante sobre el tema.

https://www.instagram.com/p/BvMWTgIotRO/

– Desde que escribiste el libro has participado en muchos foros, entrevistas, eventos, conversaciones…

¿Hay algo que hayas aprendido en este tiempo?

Que hay mucho dolor y silencio en la experiencia materna. Y el mejor antídoto es hablar sin miedo por todo lo que hemos pasado. Normalizar lo bueno y sobre todo lo malo. 


Mamá desobediente: el libro que ofrece una mirada feminista de la maternidad 9

Esther Vivas es autora y coautora de diversos libros sobre sistema agroalimentario y movimientos sociales, entre ellos El negocio de la comida (2014)Planeta indignado (2012)En pie contra la deuda externa (2008) Supermercados, no gracias (2007). Colabora como analista política en varios medios de comunicación, forma parte del consejo asesor de la revista Viento Sur y fue galardonada en 2015 con un Premio Biocultura al periodismo comprometido con la ecología.

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia en tus redes sociales!
Muhimu es un espacio virtual que busca acceder a nuestro lado más humano. Pero TE NECESITAMOS. Comparte nuestras noticias en tu muro :)