10 señales de que tu hijo es superdotado 1

10 señales de que tu hijo es superdotado

La mayoría de los padres nunca aprendemos a nutrir el cerebro de nuestros hijos, pero este conocimiento útil es un aspecto esencial de la crianza. Solo a través de la comprensión de todo el cerebro puedes ayudar a tu hijo o tu hija a integrar las diferentes partes de su mente. De este modo podrá convertirse en una persona consciente que sepa aprovechar, si lo desea, todo el potencial de su mente.

Existen muchos mitos y leyendas alrededor de las personas que tienen capacidades superiores a la media. En realidad, muchas de estas personas pasan toda su vida desapercibidas tanto en el ámbito escolar como en el laboral, y ni siquiera ellas conocen todo su potencial.

Si sospechas que tu hijo o hija es bastante más inteligente que otros niños de su edad, te damos una serie de herramientas para que confirmes si es superdotado o no.

Eso sí, antes de entrar en materia habría que dejar claro qué significa ser superdotado. Las claves que te daremos en este artículo sirven para saber si tu pequeño tiene un coeficiente intelectual de más de 130.

10 señales de que tu hijo es superdotado 2
PICTOLINE nos ayuda a explicar brevemente las claves del test IQ

¿Cómo saber si un menor es superdotado?

«Cuando son pequeños, muchos padres vienen explicando que tienen un hijo diferente, que no se relaciona bien, que tiene un alto nivel de agresividad… Cuando son un poco más mayores, nos explican que presentan síntomas incluso de depresión y, en un porcentaje alarmantemente elevado, incluso de fracaso escolar«.

Carmen Sanz, psicóloga y presidenta de El Mundo del Superdotado, en declaraciones al diario ABC

Cada niño es único y se comporta de manera diferente, por eso no es nada fácil saber si uno en particular es superdotado o no. Sin embargo, hay algunas señales más o menos comunes que te pueden poner en alerta.

10 cosas que te dicen si tu hijo es superdotado

1. Tiene una habilidad enorme para asimilar conceptos nuevos

Es decir, tiene un desarrollo precoz. No todos los niños son capaces de comprender conceptos completamente nuevos a la primera. Las alarmas saltan cuando su desarrollo en las primeras etapas de crecimiento, comparado con otros niños de su edad, va más adelantado en uno o varios aspectos.

2. Tiene muy buena memoria

3. Aprende con facilidad

Además, tiene muchísima curiosidad por saber cómo funcionan las cosas y por aprender en general.

4. Su forma de expresarse llama la atención

Su lenguaje es mucho más preciso que el de otros niños de su edad. Además, su vocabulario es muy rico.

Los pequeños superdotados se expresan de una manera que llama mucho la atención

5. Se aburre en clase

Sobre todo porque aprende mucho más rápido que la media, así que pierde el interés. Esto no significa necesariamente que tenga las mejores notas de la clase: el fracaso escolar es bastante común entre los más pequeños con una capacidad intelectual superior.

6. Tiene un interés especial en temas muy concretos

Le llaman la atención el espacio, los animales, el cuerpo humano, la muerte, las enfermedades, etc.

7. Su sentido de la justicia está altamente desarrollado

8. Es sumamente perfeccionista

Puede darse el caso de que un niño superdotado prefiera no hacer lago antes de hacerlo «tan solo bien» o no conseguir la perfección que desea.

9. Su sensibilidad sensorial es alta

Sus sentidos están especialmente desarrollados.

10. Su forma de razonar llama la atención

Un niño o niña superdotado razona y relaciona conocimientos de una manera que no es acorde con su edad.

10 señales de que tu hijo es superdotado 3

¿Qué hago si mi hijo es superdotado?

Si tienes sospechas, lo mejor es no demorarlo más y pasar a la acción. Un pequeño superdotado necesita estímulos diferentes para aprender. Claro que cada familia tiene que decidir si quiere intervenir o no. Eso sí, las altas capacidades intelectuales están reconocidas legalmente como necesidades específicas de apoyo educativo y, por tanto, derivan en una intervención a nivel escolar. Sería, por ejemplo, necesaria la adaptación curricular para responder a sus necesidades específicas.

Deja que tu hijo superdotado marque el ritmo de su propio aprendizaje: no le frenes, pero tampoco le fuerces

Lo más sencillo es que, si crees que tu hijo podría ser superdotado, acudas a un experto en altas capacidades para que resuelva todas tus dudas, evalúe al menor y os acompañe durante todo el camino. Es importante que dejes de lado todos los estereotipos y mitos (los niños superdotados llevan gafas, son los primeros de la clase, no les gusta el deporte, solo escuchan música clásica…). No tiene que ser así, para nada. Un experto te ayudará a entenderlo.

Y, lo más importante, escucha a tu hijo. Que él o ella sea quién marque el ritmo de aprendizaje: ni le frenes, ni le metas demasiada presión.

Deja que crezca, experimente y sea feliz.

¿Cómo puede aprovechar todo el potencial de su inteligencia?

Pocos de nosotros elegiríamos estar de pie sobre una sola pierna si pudiéramos usar ambas.

Pero, extrañamente, muchos de nosotros, especialmente los niños, usamos solo parte de la capacidad de nuestro cerebro para enfrentar los desafíos de la vida. Por supuesto, los niños no eligen evitar funciones importantes de su cerebro; el problema es que las funciones cerebrales se desarrollan a diferentes velocidades y, como resultado, su hijo no siempre está completamente familiarizado con cada una de ellas.

Por lo tanto, es su tarea como padre ayudar a su hijo a explorar las funciones más nuevas de su cerebro, como su capacidad de razonamiento, y mostrarle cómo usar estas capacidades junto con propiedades más familiares del cerebro.

Conozca las diferentes partes y funciones del cerebro de su hijo y obtenga muchos consejos útiles sobre cómo hacer que funcionen juntos.

Enseñarles a afrontar sus experiencias de forma constructiva

Cada nuevo padre recibe una lluvia de consejos, desde los mejores consejos para aprender a ir al baño hasta las cunas más seguras. Pero hay un área de conocimiento esencial para criar a un niño feliz que nadie explica: ¿cómo debes nutrir el cerebro de tu hijo? Hacerlo requiere que enseñe a sus hijos cómo interpretar y lidiar con sus experiencias.

Después de todo, nuestro cerebro determina quiénes somos y qué hacemos, y está moldeado por nuestras experiencias. Las experiencias cambian el cerebro. Por ejemplo, siempre que ocurre un evento, como una rabieta, ciertas neuronas se activan en nuestro cerebro; cuando las mismas neuronas se activan una y otra vez, se conectan entre sí.

Por lo tanto, lidiar con las experiencias es un aspecto central de la crianza de los hijos, pero eso no significa que deba proteger a su hijo de las experiencias difíciles. Más bien, es su trabajo asegurarse de que su hijo use todo su cerebro al lidiar con todo lo que sucede, sin importar si es agradable o doloroso.

La idea clave aquí es la integración . El cerebro tiene muchas partes diferentes, de las que aprenderá más adelante, y para que un niño prospere, estas partes deben funcionar en armonía para abordar todo lo que se le presente. Este concepto está en la raíz de lo que se llama crianza de los hijos con todo el cerebro .

Si usa todo su cerebro, su hijo lo imitará. Por ejemplo, cuando su hijo hace una rabieta, en lugar de perder los estribos o volverse frío y distante, use su empatía para conectarse con su hijo y aprender qué le molesta mientras usa las otras partes de su cerebro para mantener su ira bajo control. 

Pero para hacer ese tipo de crianza de todo el cerebro, primero tendrá que aprender cómo su cerebro funciona , que es lo que vamos a explorar.

Dos hemisferios diferentes que deben equilibrarse

¿Alguna vez ha intentado discutir con un niño de dos años? Si es así, sabrá que casi siempre es una causa perdida, y este es el motivo:

El cerebro humano tiene dos hemisferios, a los que a menudo se hace referencia simplemente como dos cerebros. Cada uno tiene funciones completamente diferentes del otro aunque nunca actúan por separado. El hemisferio izquierdo tarda más en desarrollarse y está dedicado al orden, especializándose en lenguaje y lógica, mientras que el lado derecho está orientado hacia el panorama general, no hacia los detalles, con experiencia en señales, imágenes y sentimientos no verbales.

Dado que el cerebro derecho se desarrolla más rápido, domina el lado izquierdo lógico hasta que el niño tiene unos tres años. Esta es precisamente la razón por la que es imposible razonar con niños más pequeños: en realidad, no pueden ver el lado racional de las cosas.

Los niños pequeños dominan el lado derecho del cerebro, pero una vez que se han desarrollado ambos hemisferios, también es problemático depender demasiado de uno de ellos. Por ejemplo, alguien que depende demasiado de su hemisferio lógico izquierdo estará ciego a los sentimientos, mientras que alguien que use más su cerebro derecho podría actuar como un niño pequeño, luchando por comprender las reglas básicas de la sociedad o la lógica.

Como tal, enseñar a sus hijos a usar ambos hemisferios es crucial y, cuando llegue el tercer cumpleaños de su hijo, dos estrategias pueden ayudar. El primero se llama conectar y redirigir, y está diseñado para ayudar a su pequeño cuando se deja llevar por preocupaciones ilógicas, como un monstruo en su armario.

Empiece por conectarse con sus sentimientos. Calmarlo y mostrar empatía para calmar su cerebro derecho. Luego, redirija a su hijo a su cerebro izquierdo lógico al abordar su capacidad para razonar. En este caso, podrías abrir el armario y demostrar que no hay ningún monstruo allí.

La segunda estrategia se llama nombrarlo para domarlo . Haga que su hijo vuelva a contar sus experiencias, nombrando los sentimientos que las acompañan. Esto conectará las funciones del lado izquierdo del cerebro, como el lenguaje, con los recuerdos emocionales y los pensamientos del lado derecho del cerebro. Siempre que nombramos emociones, nuestro cerebro disminuye la actividad en las áreas responsables de la emoción, domesticando así nuestros sentimientos. Pero el cerebro tiene partes más específicas y complejas que esta visión reduccionista de los dos hemisferios. 

Cómo utiliza un hijo superdotado sus hemisferios mentales

Cuando su niño pequeño hace un berrinche, ¿tiene usted el control o es ella? Bueno, la respuesta tiene que ver con equilibrar las partes superiores e inferiores, o primitivas, del cerebro humano.

La parte primitiva de tu cerebro controla las funciones básicas que te mantienen vivo, como la respiración, los impulsos y las emociones fuertes como la ira. Cuando este aspecto controla su comportamiento, es más probable que termine haciendo una rabieta como su niño pequeño, o haciendo alguna otra cosa tontamente impulsiva como decirle a un amigo que es feo.

Aquí es donde entra la parte superior de su cerebro para mantener un contrapeso. También conocida como corteza cerebral , esta parte de su cerebro es responsable del control de los impulsos, el pensamiento, la planificación y la autocomprensión. Puede que ya hayas adivinado que, en los niños, la parte primitiva es dominante; la parte superior del cerebro tarda mucho más en madurar, lo que facilita que las partes inferiores tomen el control, especialmente la amígdala.

Esta región del tamaño de una almendra procesa las emociones y puede tomar el control de la parte superior del cerebro de una persona, especialmente de un niño, inundándola de hormonas del estrés y haciéndola actuar antes de pensar. Obviamente, esto puede llevar a situaciones horribles, pero hay tres estrategias para ayudar a su hijo a equilibrar las diferentes partes de su cerebro.

Primero, pregúntele a su hijo que se porta mal qué está pasando y si un problema le causó enojo. Luego pídale que ofrezca una solución. De esta manera, involucras su cerebro superior, en lugar de enfurecer su cerebro inferior con, digamos, un castigo.

En segundo lugar, anímela a usar su cerebro superior siempre que pueda, luego déjela tomar decisiones y pregúntele por qué se comportó de la manera en que lo hizo. Esto fortalecerá la parte superior del cerebro mientras la conecta a los sentimientos e impulsos de su contraparte inferior.

Y finalmente, calme la parte inferior del cerebro de su hijo con el ejercicio. Por ejemplo, si se siente abrumada por la tarea, haga que corra alrededor de la cuadra para calmar la parte inferior del cerebro estresada y mejorar su estado de ánimo.

Ahora que sabe cómo equilibrar la parte superior e inferior del cerebro, es hora de aprender cómo puede ayudar a su hijo a manejar los recuerdos, especialmente los difíciles.

Heridas emocionales en los niños

¿Su hijo alguna vez se congela en situaciones inofensivas? Si es así, un recuerdo implícito negativo puede ser el culpable. Después de todo, nuestros recuerdos influyen en nuestras acciones, incluso aquellos recuerdos de los que no somos conscientes.

Por ejemplo, cuando hablamos de recuerdos, generalmente se trata de aquellos a los que podemos acceder conscientemente. Estos son nuestros recuerdos explícitos , como la vez que su amiga encontró un ratón muerto en su ensalada. Pero hay otro tipo de memoria llamada memoria implícita . Son recuerdos de los que no somos conscientes, pero que guían nuestras acciones.

Entonces, digamos que su hijo tuvo un tratamiento médico doloroso cuando era niño, que no puede recordar, pero cuando quiere ir al baño en su escuela no puede pasar la puerta. Su cerebro está asociando el leve olor a desinfectante y los azulejos a cuadros del baño con el hospital en el que fue tratado cuando era un bebé, y anticipa el dolor.

Este miedo puede ser paralizante. Pero existen dos estrategias para ayudar a su hijo a alterar y controlar sus recuerdos. Los recuerdos no son fijos y pueden cambiarse centrándose en un aspecto positivo, como un final feliz. Quizás su hija se perdió en el supermercado una vez, pero una amable anciana la ayudó a encontrarlo.

¿Y si su hijo se niega a hablar sobre un recuerdo problemático?

Puede ser útil sugerirle que lo narre como si estuviera viendo una película con un control remoto. De esta manera, puede hacer una pausa o avanzar rápidamente cada vez que se vuelve demasiado aterrador, o simplemente pasar al final feliz.

Pero para alterar y controlar los recuerdos, su hijo primero debe tomar conciencia de ellos y hacerlos explícitos. Para ayudarlo a hacerlo, debe hacer que su hijo hable sobre las experiencias con gran detalle; el hipocampo , o «motor de búsqueda» del cerebro, llenará cualquier vacío.

Por ejemplo, en lugar de preguntar «¿cómo estuvo tu día?» prueba, «¿qué jugaste hoy?» Los cambios sutiles como este ayudarán a su hijo a crear una imagen detallada de sus acciones y a memorizarlas.

Comprender las múltiples facetas de su inteligencia

Puede que seas una sola persona, pero tu yo individual contiene muchas partes diferentes, como tus sueños, pensamientos y sensaciones. Estos aspectos son productos de la parte superior del cerebro y otras regiones cerebrales que lo rodean como una rueda de conciencia .

Para que su hijo se mantenga flexible y desarrolle todas las facetas de su personalidad, necesita desarrollar su propia conciencia de su mente. Muchos niños pueden quedarse atascados al enfocarse en nociones u objetivos particulares, como la ambición de ser el corredor más rápido de su grado, mientras se olvidan de otros aspectos de su crecimiento personal.

Después de todo, cuando una persona se enfoca en una parte distinta de sí misma, las neuronas se disparan en esa dirección, fomentando nuevas conexiones. Entonces, si su hijo siempre está enfocado en la misma parte de su personalidad, desarrollará este aspecto a expensas de todos los demás.

Pero la flexibilidad para cambiar su enfoque solo estará disponible para su hijo si desarrolla la visión mental , la conciencia de cada aspecto de sí mismo y aprende que puede elegir dónde colocar su enfoque. Para ayudarlo a llegar a este punto, tres estrategias pueden ayudar:

Primero, enséñele a su hijo que las emociones van y vienen por sí solas y que la emoción promedio solo dura unos 90 segundos. Esto evitará que su hijo confunda estados mentales temporales como la soledad con rasgos permanentes como ser un solitario.

En segundo lugar, haga que su hijo sea consciente de su SIFT , o de las sensaciones corporales , imágenes , sentimientos y pensamientos que componen su experiencia. Para hacerlo, siga preguntándole a su hijo sobre cada uno de ellos para demostrarle que todos son importantes. De esta forma, aprenderá a concentrarse en su paisaje interior.

Y finalmente, deje que su hijo ejercite su visión mental enseñándole a calmarse y dirigir su atención a voluntad. Una buena manera de que él practique esto es enfocándose en nada más que los sonidos que lo rodean o visualizando un lugar donde se sienta seguro.

Muy pronto estará en camino de comprender su propia mente. Pero esa es solo la primera parte de la visión mental.

“El peligro es que el estado mental temporal puede percibirse como una parte permanente de su yo. El estado llega a ser visto como un rasgo que define quiénes son ”.

El cerebro es un órgano social: ayúdalo a conectar con otros

Entonces, la visión de la mente es esencial para integrar los diferentes aspectos de uno mismo, pero también es una herramienta para comprender las mentes de los demás. El cerebro es un órgano social, diseñado para ser moldeado y remodelado mediante la interacción con otras personas. De hecho, solo prosperamos aprendiendo a sintonizarnos con otros humanos.

Después de todo, nuestros cerebros están equipados con un tipo especial de neurona para ayudar a moldearlos a través de interacciones sociales. Se denominan neuronas espejo y entran en juego cuando vemos personas actuando con intención. Muy pronto, nuestras neuronas espejo hacen que hagamos o deseemos lo mismo que las personas que estamos observando.

Por ejemplo, es posible que sienta sed al ver a otra persona beber agua. De esta manera, no solo comprende lo que quieren los demás, sino que realmente siente lo que sienten.

Naturalmente, un órgano tan socialmente inclinado depende de la interacción para mantenerse saludable y no es de extrañar que a los humanos no les vaya bien de forma aislada. Pero los niños aún no tienen las habilidades para navegar en situaciones sociales de manera apropiada, y si no las aprenden en una etapa temprana, podrían terminar sintiéndose solos o teniendo pocos amigos.  

Por eso es importante darle a su hijo suficientes oportunidades para que se convierta en un experto social, y la relación de un niño con sus cuidadores es una de las más determinantes de qué tan bien podrá empatizar y comunicarse. Más allá de eso, esas relaciones también decidirán si ella busca el contacto y se considera parte de un grupo.

Entonces, para apoyar el cerebro social de su hijo, haga que la vida familiar sea divertida. Una excelente manera de hacerlo es a través de la crianza lúdica. ¡Actúa tontamente y juega! Prepare a sus hijos para las relaciones y demuéstreles que estar con otros es divertido.

A medida que surjan conflictos, aproveche la oportunidad para enseñarle a su hijo la empatía pidiéndole que considere la perspectiva de la otra persona. Pero antes de hacer eso, asegúrese de reconocer los propios sentimientos de su hijo para que no se sienta atacado y dirija su atención al lenguaje corporal para enseñarle sobre las señales no verbales.

Consejos prácticos:

Juegue juegos de «qué harías tú» para desarrollar el cerebro superior.

Pídale a su hijo en edad preescolar que se imagine una situación difícil como: «¿Qué harías si tu tío te diera 10€ y realmente quisieras comprar un juguete nuevo, pero tu tío te dijera que tienes que compartir el dinero con tu hermana?» Plantear tal dilema ayudará a su hijo a anticipar situaciones en las que la parte inferior del cerebro lo insta a hacer algo que sabe que no debe hacer y lo empujará a controlar estos impulsos con su cerebro superior.

Asegúrese de que su hijo desarrolle recuerdos positivos.

Los recuerdos son asociaciones entre nuestras experiencias actuales y las del pasado. Si le da a su hijo un dulce después de las lecciones de piano, conectará los dulces y el piano, formando así lo que conocemos como un «recuerdo». Por lo tanto, haga todo lo posible para que las experiencias de su hijo sean positivas. Después de todo, no solo será un regalo agradable, sino también un buen recuerdo en el futuro.

2 respuestas a «10 señales de que tu hijo es superdotado»

  1. ¿Y quién está capacitado para saber llevar a buen puerto a los superdotados?—- ¿Un mega-super-super-dotado?. A lo mejor corremos el peligro de fastidiarlo más que de ayudarlo, tampoco creo yo que haya que hacerles sentirse especiales y distintos. Con que los profesores no dediquen casi todo su tiempo a los cortitos de la clase y eso ya se yo a ciencia cierta que algunos profesores lo hacen: se están 3 horas de 4 haciendo entender las cosas a los que «no llegan» (y encima para nada porque al día siguiente ven que no ha servido para nada) y todos los demás se aburren…. Los profesores deben llevar la clase adelante normalmente. ¿No sería mejor separar a «los cortitos» a clases separadas y con los demás superdotados o normales hacer una clase normal?. Además a mí me hace gracia cómo examinan a los superdotados y qué mega-super-super-dotados ponen los exámenes………. ¡¡¡no se yo si no se dejarán a los mejores fuera de la selección!!!.

Deja una respuesta