10 señales de que tu hijo es superdotado

Existen muchos mitos y leyendas alrededor de las personas que tienen capacidades superiores a la media. En realidad, muchas de estas personas pasan toda su vida desapercibidas tanto en el ámbito escolar como en el laboral, y ni siquiera ellas conocen todo su potencial.

Si sospechas que tu hijo o hija es bastante más inteligente que otros niños de su edad, te damos una serie de herramientas para que confirmes si es superdotado o no.

Eso sí, antes de entrar en materia habría que dejar claro qué significa ser superdotado. Las claves que te daremos en este artículo sirven para saber si tu pequeño tiene un coeficiente intelectual de más de 130.

¿Cómo saber si un menor es superdotado?

Como explica Carmen Sanz, psicóloga y presidenta de El Mundo del Superdotado, en declaraciones al diario ABC: “Cuando son pequeños, muchos padres vienen explicando que tienen un hijo diferente, que no se relaciona bien, que tiene un alto nivel de agresividad… Cuando son un poco más mayores, nos explican que presentan síntomas incluso de depresión y, en un porcentaje alarmantemente elevado, incluso de fracaso escolar“.

Cada niño es único, pero hay una serie de señales que te pueden poner sobre la pista de si tu pequeño es superdotado o no

Cada niño es único y se comporta de manera diferente, por eso no es nada fácil saber si uno en particular es superdotado o no. Sin embargo, hay algunas señales más o menos comunes que te pueden poner en alerta.

10 cosas que te dicen si tu hijo es superdotado

1. Tiene una habilidad enorme para asimilar conceptos nuevos

Es decir, tiene un desarrollo precoz. No todos los niños son capaces de comprender conceptos completamente nuevos a la primera. Las alarmas saltan cuando su desarrollo en las primeras etapas de crecimiento, comparado con otros niños de su edad, va más adelantado en uno o varios aspectos.

2. Tiene muy buena memoria

3. Aprende con facilidad

Además, tiene muchísima curiosidad por saber cómo funcionan las cosas y por aprender en general.

4. Su forma de expresarse llama la atención

Su lenguaje es mucho más preciso que el de otros niños de su edad. Además, su vocabulario es muy rico.

Los pequeños superdotados se expresan de una manera que llama mucho la atención

5. Se aburre en clase

Sobre todo porque aprende mucho más rápido que la media, así que pierde el interés. Esto no significa necesariamente que tenga las mejores notas de la clase: el fracaso escolar es bastante común entre los más pequeños con una capacidad intelectual superior.

6. Tiene un interés especial en temas muy concretos

Le llaman la atención el espacio, los animales, el cuerpo humano, la muerte, las enfermedades, etc.

7. Su sentido de la justicia está altamente desarrollado

8. Es sumamente perfeccionista

Puede darse el caso de que un niño superdotado prefiera no hacer lago antes de hacerlo “tan solo bien” o no conseguir la perfección que desea.

9. Su sensibilidad sensorial es alta

Sus sentidos están especialmente desarrollados.

10. Su forma de razonar llama la atención

Un niño o niña superdotado razona y relaciona conocimientos de una manera que no es acorde con su edad.

¿Qué hago si mi hijo es superdotado?

Si tienes sospechas, lo mejor es no demorarlo más y pasar a la acción. Un pequeño superdotado necesita estímulos diferentes para aprender. Claro que cada familia tiene que decidir si quiere intervenir o no. Eso sí, las altas capacidades intelectuales están reconocidas legalmente como necesidades específicas de apoyo educativo y, por tanto, derivan en una intervención a nivel escolar. Sería, por ejemplo, necesaria la adaptación curricular para responder a sus necesidades específicas.

Deja que tu hijo superdotado marque el ritmo de su propio aprendizaje: no le frenes, pero tampoco le fuerces

Lo más sencillo es que, si crees que tu hijo podría ser superdotado, acudas a un experto en altas capacidades para que resuelva todas tus dudas, evalúe al menor y os acompañe durante todo el camino. Es importante que dejes de lado todos los estereotipos y mitos (los niños superdotados llevan gafas, son los primeros de la clase, no les gusta el deporte, solo escuchan música clásica…). No tiene que ser así, para nada. Un experto te ayudará a entenderlo.

Y, lo más importante, escucha a tu hijo. Que él o ella sea quién marque el ritmo de aprendizaje: ni le frenes, ni le metas demasiada presión.

Deja que crezca, experimente y sea feliz.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!