No es solo le ha pasado a tu vecina o a tu amiga. Le ha pasado a casi todo el mundo. Es una epidemia. Sí, estamos hablando de la forma de nacer que se ha puesto “de moda”: las cesáreas.

Para muchas mujeres, el embarazo es uno de los momentos más importantes de su vida, una explosión de hormonas cargada de grandes expectativas y ansiedad. Toda una revolución. De la mano de estas emociones, llegan la responsabilidad y el miedo de que todo vaya bien y el bebé se desarrolle sin ningún problema.

A partir del tercer mes, todo el proceso es controlado con análisis y ecografías hasta el momento de dar a luz. Este momento suele ser recreado muchas veces por la mujer antes de que llegue, en ocasiones en clases de preparación al parto y, otras, simplemente en sueños. Pero este momento tan idílico muchas veces se ve truncado por cesáreas innecesarias.

El embarazo es una explosión de hormonas cargada de grandes expectativas y ansiedad que llega a su punto más álgido durante el parto

México es uno de los países que más cesáreas realiza. De cada 100 nacimientos, 50 se llevan a cabo mediante cesáreas, de los cuales dos de cada tres son evitables.

Desde mediados de los ochenta, los profesionales de la salud de todo el mundo consideraron que la tasa ideal de cesáreas debe oscilar entre el 10% y el 15%. Por lo que los valores que hay en México exceden por tres el máximo recomendado por la OMS.

Los países latinoamericanos son los que más usan esta técnica. La lista la encabezan la República Dominicana (con más del 50%), Brasil y México (que ocupa el quinto lugar). España no se queda atrás, entre 25,1% y el 35% de los partos son realizados con esta técnica.

Mapa con el porcentaje de cesáreas por países. Imagen: BBC

Pero, ¿qué ha provocado el aumento de cesáreas?

Primero se ha defendido esta técnica bajo la idea de que es más segura para el bebé y su madre. Algo que no es realmente así, ya que, al ser una intervención quirúrgica, la madre corre el riesgo de  padecer hemorragias o infecciones. En ocasiones es la madre la que toma esta decisión, sobre todo si pertenece a la clase alta y tiene un seguro privado. Programan el día y la hora de nacimiento de sus hijos, evitando así las últimas semanas de gestación, donde la mujer suele coger mucho peso y, sobre todo, así se ahorra todo el dolor de un parto natural. En otras ocasiones es el mismo médico el que ofrece este método como lo mejor. Muchas madres, por temor a un problema durante el parto, sobre todo las primerizas, no dudan en aceptar esta opción.

Además de la elección de las madres, las aseguradoras privadas se inclinan por las cesáreas, ya que valen más de la mitad que un parto natural. Por ello, en países como México los hospitales privados realizan más del doble de cesáreas que los públicos.

Las cesáreas son mucho más baratas, por eso los hospitales privados se inclinan por esta opción

Por su parte, la OMS recuerda que este método está recomendado solo en casos en los que sirva para salvar la vida de las madres y los neonatos por motivos médicos. Sin embargo, cuando las tasas superan el 10% no están asociadas con una reducción en las tasas de mortalidad materna y neonatal.

Realizar cesáreas en casos innecesarios no aporta ningún beneficio. Es más, la OMS advierte de que las cesáreas pueden provocar complicaciones y discapacidades significativas, a veces permanentes, o incluso la muerte.

Además, las cesáreas también están asociadas a casos de mortinatalidad, la morbilidad materna y perinatal, los resultados pediátricos y el bienestar psicológico o social del bebé.

Con todo esto en la cabeza, ¿no deberíamos prestar más atención a este fenómeno?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: