Ciencia, niños y felicidad: “¿Por qué los niños prefieren las chuches a las acelgas?”

Que los  niños puedan gestionar su propios bienestar no debe ser algo circunstancial.

Cuando tienes hijos te haces muchas preguntas, pero seguro que hay una que destaca más que otras: ¿qué podemos hacer para que sean felices? Para responderla debemos entender que, a día de hoy, vivimos en un entorno diferente de aquel en el que nuestra especie ha evolucionado, por lo que aparecen diferentes problemas.

¿Qué podemos hacer para que los niños sean felices?

Un mundo nuevo e impredecible para todos

Nuestro hijos se desarrollan en un entorno muy alejado de ese donde el ser humano ha evolucionado y vivido el 99% de su existencia. Nuestros sistema hace que les criemos en grandes comunidades, donde existe mucha diversidad cultural y que están socioeconómicamente estratificadas. Además, en ellas conviven miles de individuos que no están emparentados genéticamente. A todo eso debemos sumarle que se alimentan a base de productos que hasta hace nada casi no existían, están expuestos a novedosos patógenos y realizan actividad física nueva. Por lo tanto, existe un desajuste evolutivo.

Nuestra genética no está preparada para tantos cambios, lleva configurándose durante millones de años para optimizar la supervivencia en un entorno que nada tiene que ver con el que vivimos actualmente. El problema de muchos niños es culpa de ese desajuste evolutivo, causante de la obesidad infantil, inactividad, ansiedad, desajustes emocionales o la mala higiene del sueño.

La visión de Mario Fernández

El autor de Quiero que mi hijo sea feliz, pero hago todo lo posible para evitarlo trata, desde el punto de vista científico, el desarrollo de estos problemas en nuestros hijos y cómo podemos ponerle remedio. El libro consta de seis capítulos que explican la raíz del desajuste que causa estos problemas, que en ocasiones no son estrictamente contemporáneos.

Muchos de los problemas que sufren los niños se deben a un desajuste evolutivo, como cuenta Mario Fernández en su libro

Los temas de los que habla son el sueño, las emociones la alimentación y el juego. Mario analiza cada problema y sus posibles soluciones, que están respaldadas por diversos estudios científicos de especialistas en antropología o neurociencia.

El sueño infantil

En este capítulo se tratan los problemas del sueño, el porqué de la mala higiene del sueño y sus fundamentos. Para ello, se centra en las causas más comunes como los despertares, las pesadillas y los terrores nocturnos. Con diversos estudios analiza la distribución de los sueños desde el nacimiento hasta la adolescencia. Además, se centra en la mejora de la latencia del sueño y en técnicas para que los niños se acostumbren a dormir sin la presencia continua de sus padres. Para finalizar, hace referencia a los perfiles o cronotipos diurnos y nocturnos.

La alimentación

Uno de los primeros y más importantes temas a tratar en los niños y que explica problemas como la obesidad infantil, el deseo de los niños por las grasas y azúcares y los grandes mitos sobre las dietas. Mario trabaja este tema concienzudamente para ofrecer técnicas que mejoren las costumbres alimentarias en niños y adolescentes y que así se conviertan en hábitos saludables.

El juego

Un punto de vital importancia para el buen desarrollo de los niños. En los estudios se recalca la importancia del juego al aire libre y de la interacción con niños de diferentes edades, además de destacar las bases y fundamentos de todo juego, tanto explícitos como implícitos. También le dedica un tiempo al análisis sobre el uso de dispositivos electrónicos, todo ello sin desviarse de la importancia del juego en nuestro diseño evolutivo.

El juego es vital en el correcto desarrollo de los niños

Las emociones

En el desarrollo de los niños, una parte de su personalidad es heredada y la otra es adquirida por el entorno. Es importante distinguir cuál es cuál. Para ello, debemos distinguir los diferentes rasgos de la personalidad y aprender a mejorarlos para que los niños puedan desenvolverse en este nuevo mundo lleno de estímulos y experiencias.

Los adultos tenemos una percepción muy diferente de la de los niños sobre la felicidad. En el libro de Mario podrás encontrar algunas pistas para mejorar en la gestión de la adversidad y que nos ayudará a responder aquella pregunta que nos hacíamos al principio.

Muchas de las respuestas podemos hallarlas en la ciencia.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!