Con 14 años es recibido por el ministro de Educación y le entrega 240.000 firmas contra las reválidas de la LOMCE 1

Con 14 años es recibido por el ministro de Educación y le entrega 240.000 firmas contra las reválidas de la LOMCE

Como profesora, siempre me ha parecido una locura las “reválidas” y, en general, la mayoría de modificaciones de la LOMCE. El sistema anterior tenía muchas carencias pero lejos de corregirlas, la nueva ley incorpora más problemas. La mayoría de las personas se han limitado a protestar desorganizadamente sobre este tema pero además de la Marea Verde, hay iniciativas como la de este joven de la localidad gaditana de San Fernando que son un gran paso para una educación mejor para todos.

Isidoro Martínez, de tan sólo 14 años tras la publicación del decreto en el BOE, puso en marcha una recogida de firmas en una petición en Change.org y ha llegado a tener el respaldo de 25.000 personas en toda España.

Las reválidas forman parte la reforma educativa impulsada por el exministro José Ignacio Wert llamada LOMCE. Son tres evaluaciones externas que se dan en las tres etapas formativa: una en sexto de primaria y las dos que se inician este curso: la de 4º de ESO y la de bachillerato (que sustituirá a la selectividad). Suspenderlas, aunque se hayan aprobado todos los cursos, implica no poder seguir avanzando en el proceso educativo.

Esto era lo que pedía Isidoro:

“El pasado 29 de julio, el Consejo de Ministros aprobó un Real Decreto para regular las reválidas que ya estaban recogidas en la LOMCE. Esto quiere decir que a los estudiantes ya no se nos va a exigir únicamente que aprobemos los cursos con buena nota (como es lógico que se no exija). Deberemos aprobar, además, dos reválidas: una al terminar la ESO y otra al terminar el Bachillerato.

Para que os hagáis una idea de lo que supone: a partir de 2018, si un alumno como yo aprueba los cuatro cursos de la ESO, incluso con buenas notas como es mi caso, no obtendrá el título de esta etapa educativa hasta no aprobar una reválida final, que constará de siete asignaturas. Si no se aprueba esta reválida, sólo podremos optar a hacer la Formación Profesional Básica, es decir, se nos cierran las puertas de la FP de grado medio y del Bachillerato.

Lo mismo ocurre en el Bachillerato. Aquellos que suspendamos la prueba al final de este ciclo, aunque hayamos aprobado los dos años de este ciclo, no podremos acceder a la Universidad.

¿Qué clase de sistema educativo es este en el que se nos valora y decide nuestro futuro únicamente en función de los resultados que obtengamos en un par de pruebas?

En un país como España, con una tasa de fracaso escolar superior al 20% (la más alta de la Unión Europea), lo que necesitamos es justo lo contrario a estas reválidas. Necesitamos sistemas que nos animen y estimulen a continuar con nuestros estudios, que premien el esfuerzo y la progresión a lo largo de los años, para no quedar expulsados del sistema educativo y del mercado laboral.

Nuestros profesores lo creen también así, como demuestra una reciente encuesta de la Universidad Autónoma de Madrid, e incluso he leído que el Consejo de Estado emitió un informe crítico con el sistema de reválidas, principalmente por la poca participación que hemos tenido los afectados en el proceso.

Por eso he iniciado esta petición junto a algunos compañeros y compañeras de 3º de la ESO (Ana Paula y Teresa). Queremos decirle al Ministro de Educación que no estamos de acuerdo con el nuevo sistema de reválidas, y le invitamos a que visite cualquier instituto de el país (si quiere, el nuestro mismo) y nos pregunte”

¿Qué opinas tú sobre “las reválidas”?