Una de las características del modelo educativo actual es la presencia de una jerarquía de asignaturas en las escuelas. En prácticamente todos los sistemas educativos existe en la parte superior en importancia, lengua, matemáticas y ciencias; en segundo lugar humanidades (como geografía, estudios sociales, o filosofía). En la parte inferior se encuentran las disciplinas artísticas. ¿En todos los sistemas educativos? En el de María Montessori no.

¿Por qué esto es así? Porque es lo que demanda nuestro actual sistema productivo, cuya orientación a la innovación fomenta que materias cómo matemáticas, ciencia y tecnología tengan mayor consideración e importancia respecto a otras -como música, danza o historia del arte- pues se considera que su aportación no es tan clave para el modelo económico actual.

Pero, ¿existe algún sistema educativo que le de la misma importancia y que enseñe danza con el mismo rigor y sofisticación con el que se enseñan matemáticas?

De hecho, existen algunos métodos educativos alternativos que varían sustancialmente del enfoque tradicional. Métodos educativos como el de María Montessori, centrado en observar al niño y desarrollar su máximo potencial basándose en los propios intereses del niño, o el creado por el psicólogo Howard Gardner, basado en la teoría que él mismo desarrolló de las inteligencias múltiples (y que fue una de las primeras referencias a la inteligencia emocional), por ejemplo. Existen, por supuesto, muchos otros además de los mencionados: Educación Popular, Waldorf, Cossettini, Educación Libertaria, etc.

El método Montessori es una forma distinta de ver la educación, en la cual el niño o niña pueda desarrollar todas sus potencialidades, a través de la interacción con un ambiente preparado, rico en materiales, infraestructura, afecto y respeto, en el cual el alumnado tiene la posibilidad de seguir un proceso individual, guiado por profesionales especializados. Es decir la escuela Montessori ve al estudiante como un todo integrado, desde sus valores, comportamientos y de igual forma potenciando su capacidad para generar aprendizaje, por ello no se define del logro en una asignatura en los resultados académicos del niño.

“La libertad, la curiosidad y el desarrollo del amor por el conocimiento son los pilares fundamentales sobre los cuales se edifica esta pedagogía que ya lleva 90 años implementándose alrededor del mundo.”

María Montessori

Los principios de María Montessori para los padres y madres

Seguidamente os dejamos los 15  principios que enunció en su momento María Montessori, y que seguro te serán de ayuda.

Recuerda siempre que los niños aprenden de lo que les rodea. Sé su mejor modelo.

Si criticas mucho a tu hijo, lo primero que aprenderá es a juzgar.

En cambio, si lo elogias con regularidad, él aprenderá a valorar.

¿Qué ocurre si le muestras hostilidad al niño? él aprenderá a pelear.

Si se ridiculiza al niño de modo habitual, será una persona tímida.

Ayuda a que tu hijo crezca sintiéndose seguro a cada instante, será entonces cuando aprenda a confiar en los demás.

Si desprecias a tu hijo niño con frecuencia, desarrollará un sentimiento muy negativo de culpa.

Propicia que tu hijo vea que sus ideas y opiniones son siempre aceptadas, con ello conseguimos que se sientan bien ellos mismos.

Si el niño vive en una atmósfera donde se siente cuidado, integrado, amado y  necesario, aprenderá a encontrar amor en el mundo.

No hables mal de tu niño/a, ni cuando está cerca, ni cuando no lo está.

Concéntrate en que tu hijo está creciendo y desarrollándose de modo óptimo, valora siempre lo de lo bueno del niño de tal manera que no quede nunca lugar para lo malo.

Escucha siempre a tu hijo y respóndele cuando él se acerque a ti con una pregunta o un comentario.

Respeta a tu hijo aunque haya cometido un error. Apóyalo. Lo corregirá ahora o quizá un poco más adelante.

Debes estar dispuesto/a a ayudar a tu niño si busca algo, pero debes también estar dispuesto a permitir que encuentre las cosas por sí solo.

Cuando te dirijas a tu hijo, hazlo siempre de la mejor manera. Ofrécele lo mejor que hay en ti mismo/a.

Vía: La Mente es Maravillosa


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: