Muchos de los adultos de hoy han crecido con este tipo de historias y chistes sexistas que incluso se podían encontrar editadas en libros infantiles:

¿Por qué las mujeres se casan de blanco? Porque así hacen juego con la cocina, la lavadora y el frigorífico.

Son el tipo de “bromas” que la conocida Editorial Libsa publicó en 2009 a través de su libro Pequechistes: sobre chicas (tenían otra versión para chicos), en el que recogen un gran número de chistes machistas y sexistas. Por suerte, el Instituto de la Mujer lo llevó a los tribunales hace unos años y, poco después, según aseguró Emilio Mata, director comercial de la editorial, se pidió a los distribuidores que no se volvieran a vender el libro, a pesar de que todavía se puede conseguir en Amazon y otras plataformas.

La editorial defendió su postura asegurando que el libro tan solo buscaba hacer reír a sus lectores y nunca faltar el respeto a la mujer: “es un libro de chistes sin ningún ánimo de hacer daño a nadie, sino con el ánimo de divertir”. Divertir a niños que, al parecer, ya estaban preparados para entender qué era el sexismo o la misoginia. Y mientras los niños se reían, ¿cómo se sentían las niñas? (y viceversa).

Un libro, aseguran, para público juvenil con dibujos infantiles, cuya edad recomendada es de 9 a 12 años. Repasemos alguno de los chistes:  

Imágenes de Uxía, de su perfil de twitter: https://twitter.com/uxiabc17 

Libros y sexismo

Muchos libros infantiles reproducen clichés de género. Una investigación de la universidad de Shepherd, dirigida por Amy DeWitt, analizó más de 300 cuentos infantiles publicados entre 1900 y 2010 y concluyó que los roles de género se habían mantenido intactos a lo largo de esas décadas. Así, las madres aparecen como amas de casa y los padres son los que trabajan. Y no solo eso: las personalidades y comportamientos siempre aparecen estereotipados, como si hubiera una sola personalidad aplicable a las mujeres y una sola personalidad aplicable a los hombres. Y no solo en ficción, también en libros de texto e historia.

Por suerte, cada vez hay más padres y madres concienciados con educar a en igualdad. Por eso, la editorial británica Ladybird o la editorial argentina Chirimbote, lanzaron la colección de libros infantiles Antiprincesas, con mujeres latinoamericanas como protagonistas. Una propuesta que busca derribar los viejos estereotipos sexistas en las primeras lecturas de los niños, generando así libros para jóvenes del siglo XXI.

Pero, por desgracia, aún queda mucho por hacer. Hay muchas publicaciones “más serias” que siguen en nuestras librerías como: Cásate y sé sumisa, editado por el Arzobispado de Granada.

Esto nos recuerda que, cada día, es un nuevo reto para acabar con el sexismo que afecta tanto a hombres como a mujeres.


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: