Lo sé, es un título muy arriesgado; pero si no me hubiera funcionado, no me atrevería a confesaros que es verdad. La clave no está en los test en sí, sino en que, los test, los crean humanos. En concreto, una clase de humanos conocida como profesores.

Debido a la gran presión a la que, en muchas ocasiones, se ven sometidos, muchos de los profesores llegan a la época de exámenes casi tan exhaustos como tú. Por tanto, muchos suelen recurrir a las mismas metodologías para simplificar su creación de exámenes tipo test, con una buena noticia para ti: esto los hace muy vulnerables.

Hoy hemos rescatamos para vosotros siete claves que, en caso de duda, os ayudarán a aprobar un examen para el que deberíais haber estudiado más:

1. Ante la duda, la respuesta más larga suele ser la respuesta correcta

¿Por qué un profesor iba a esforzarse en escribir una opción larga si esa no fuese realmente la respuesta correcta? Redactar una alternativa de respuesta supone un esfuerzo extra para el profesor. En la mayoría de ocasiones, preferirá quitar un par de palabras en lugar de incluir otras nuevas.

2. Ante la duda, “todas las opciones son verdaderas” suele ser la respuesta correcta

Muchas preguntas no tienen una única respuesta por lo que, para poder incluir distintos aspectos de ella, deben incluir varias frases que las definan. Lo más sencillo para un profesor es copiar y pegar opciones verdaderas en un examen tipo test. Construir alternativas falsas requiere un esfuerzo un esfuerzo creativo del que muchas veces prefieren prescindir. “Todas las anteriores son falsas” también suele ser una respuesta falsa. Recuerda que, si crear un alternativa falsa es difícil, crear todas lo es mucho más.

3. Ante la duda, las alternativas que incluyen la conjunción “y” son falsas

Siguiendo la misma dinámica, los profesores suelen coger respuestas verdaderas que ya estén en los apuntes y meterles una variante rápida para hacerlas falsas. Es más fácil que crear respuestas falsas desde cero.

4. Ante la duda, las alternativas que tienen palabras como “nunca” o “siempre” son alternativas falsas

Muchas veces, cuando un profesor tiene que crear opciones falsas para sus alternativas de respuesta a una pregunta verdadera en un examen suele recurrir a un truco muy sencillo: incluir en la frase las palabras “nunca” o “siempre”.  Otra variante para transformar una respuesta cierta a en falsa sin complicarte demasiado es simplemente cambiarle un dato numérico o un adjetivo. Truco para ti: si una respuesta incluye un número estadísticamente es más probable que sea falsa.

5. Ante la duda, si no tiene concordancia sintáctica o falla en género o número es falsa

Vale, puede parecer evidente pero es más común de lo que imaginas. Si el enunciado pregunta sobre algo en plural, las respuestas en singular son falsas. Si te preguntan por algo masculino y la respuesta está en femenino, esa es falsa. Es muy sencillo de ver, pero también es un error muy sencillo de cometer para un profesor cansado que crea opciones falsas en su despacho y está deseando irse a casa.

6. Ante la duda, las opciones con errores ortográficos son respuestas falsas

El copiar y pegar es más infalible que la escritura directa. Las alternativas falsas de los exámenes son más improvisadas y no suelen requerir mucha revisión por lo que son mucho más propensas a que aparezcan errores ortográficos.

7. Ante la duda, recuerda que la alternativa correcta es la misma que en la de exámenes anteriores

Si tienes poco tiempo para estudiar y se acerca la fecha de tus exámenes, nuestro consejo es que te centres en repasar exámenes anteriores. Lo más seguro es que el examen tipo test de este año sea una batería de preguntas sacada de todos los exámenes de años anteriores.

Y, como último consejo, ante la duda ¡estudia más para el próximo!


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: