¿Qué asignatura toca hoy? “Aprender a vivir y a ser feliz”

A estas alturas parece más que evidente que el modelo tradicional de escuela tiene los días contados. Memorizar largas listas de nombres o acontecimientos, repetir una y otra vez determinados conceptos o, simplemente, escuchar y memorizar una “lección” son actividades que han dejado de tener sentido en la era de Internet. La educación emocional y el aprendizaje en valores han irrumpido en el aula, dando paso a un paradigma educativo totalmente renovado.

Desde la neuropsicología está ampliamente contrastado que los niños que reciben una buena educación emocional están más motivados no sólo para estudiar y participar en la vida escolar, sino también para afrontar las dificultades del día a día. Tal y como se explica en este artículo, ahora lo que realmente importa es “crear ciudadanos que sepan reavivar la llama del espacio público y del diálogo; ciudadanos que sepan diagnosticar las prospectivas de la vida cotidiana y adaptarse a ellas”.

Éste es el objetivo de las numerosas iniciativas innovadoras que se están ensayando a lo largo de los centros educativos de medio mundo. Proyectos encaminados a despertar las habilidades personales y sociales de los alumnos, para que, a la larga, se conviertan en buenas personas y en ciudadanos responsables. Y uno de los ejes esenciales en todo este proceso es el desarrollo de las propias emociones, su expresión y la capacidad de reconocer las de quienes nos rodean.

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo” (Benjamin Franklin)

La imagen de portada es de Greg Westfall –


Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!