"Doble pensar" o cómo transformar un recurso opresor en una herramienta para la creatividad 1

“Doble pensar” o cómo transformar un recurso opresor en una herramienta para la creatividad

Dentro de los momentos trascendentes para la humanidad, la Segunda Guerra Mundial fue uno de los más significativos para la historia contemporánea.

Y aunque existan muchas perspectivas para abordar la pos guerra, el libro de George Orwell‘1984’, es una de las más originales. Escrito mientras finaliza la guerra trata sobre el control ejercido por un “Gran Hermano”, sombra omnipresente de los totalitarismos que comenzaban a extinguirse, y proyección inevitable de los miedos a una confrontación nuclear entre los bloques de la Guerra Fría.

Dentro de esta ficción, y como instrumento de opresión, la novela desarrolla el concepto de doble pensar, consistente en una:

“disciplina mental cuyo objetivo deseable y necesario, para todos los miembros del partido, es ser capaz de creer dos verdades contradictorias al mismo tiempo.”

frase-doblepensar-significa-el-poder-de-mantener-dos-creencias-contradictorias-en-la-mente-george-orwell-124559

Obtenemos así, en virtud de Orwell, que el doble pensar es un instrumento utilizado por el partido (‘Gran Hermano’) para dominar las mentes de las personas.

El doble pensar en la literatura

Sin embargo el recurso que implica el doble pensar no se limita a la opresión de la humanidad. De hecho, este mismo recurso aparece utilizado en forma creativa constantemente, hasta en obras clásicas como por ejemplo el Quijote,  incluso para describir la memorable lucha contra los molinos.

“Porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla, y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer: que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. ¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza. Aquellos que allí ves, respondió su amo, de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas. Mire vuestra merced, respondió Sancho, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que volteadas del viento hacen andar la piedra del molino ”. Cap. 8.

Otro clásico que utiliza este mismo recurso es ‘Los Hermanos Karamasov‘, historia de Dostoievski en la cual se relata un crimen, presuntamente un parricidio. En esta novela mientras que el relato avanza desde la perspectiva de los personajes, encontramos a un responsable del crimen. Pero en cuanto el crimen es llevado a la justicia, bajo los mismos personajes, y con las mismas pruebas, las circunstancias cambian, y el responsable del crimen termina siendo otro.

“1984” (Nineteen Eighty-Four) es una película de ficción distópica británica dirigida por Michael Radford y protagonizada por John Hurt, Suzanna Hamilton y Richard Burton. Está basada en la novela homónima escrita por George Orwell. La película fue rodada y estrenada en 1984. La expresión «2 + 2 = 5», o «dos más dos es igual a cinco», se utiliza a veces como un breve sofisma destinado a perpetuar una ideología política. También ilustra la naturaleza de la lógica formal, que estudia los mecanismos de razonamiento, independientemente de la sustancia a la que se pueden aplicar.

El lógico y filósofo británico Bertrand Russell, usó esta suposición matemática para ilustrar el principio de que cualquier conclusión se puede deducir de un enunciado falso. George Orwell usó esta expresión en su libro “1984” como un ejemplo claro de los dogmas falsos dictados por el Gran Hermano. Es un claro contraste con la frase dos más dos es igual a cuatro, la cual resulta obvia, pero políticamente incorrecta.

El protagonista de la novela, Winston Smith, se pregunta en las reflexiones de su diario si la opresión del Sistema puede llegar ser tan grande que si éste afirma que “dos más dos es igual a cinco”, esto pasa inmediatamente a ser cierto. Debido a que Smith trabaja en una de las dependencias del Partido encargada de la manipulación de los registros históricos, él sabe que no sería extraño que esto sucediera.

“La libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro”. Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sí solo…

George Orwell, 1984, parte primera, capítulo VII.

El doble pensar en la Física

Por otro lado incluso la Física ha dado cuenta de este fenómeno con la paradoja de Schrödinger. En la cual la metáfora de un gato encerrado en una caja bajo amenaza mortal, se usa para explicar y aceptar posible que el gato se encuentra vivo y no vivo por superposición cuántica hasta no definir variables centrales.

El doble pensar en la teoría del conocimiento

Para entender las diferencias entre una forma y otra de utilizar el doble pensamiento podemos volver al periodo de entre guerras, y retomar a Nietszche, filósofo alemán que además de formular la muerte de Dios, explicó que todo conocimiento es solamente el resultado de una lucha por el poder para crearlo. Se ha interpretado de muchas formas su filosofía, y a riesgo de sintetizar alcanzará aquí con explicar que frente al problema de la lucha por el poder atravesando el problema de la verdad y el conocimiento se desprendieron dos corrientes, en la primera quienes entienden que el poder siempre debe ser discutido, para garantizar su equilibrio y evitar totalitarismos, y la segunda para quienes sostienen que el poder es solo confrontación y guerra permanente.

Fue justamente esta última línea la que sirvió de fundamento para la filosofía nazi, y también para el libro de Orwell. Finalizada la Segunda Guerra Mundial, las grandes ideas se ordenaron en torno al concepto de paradigmas, bloques de ideas que nacen y mueren cuando pierden su finalidad. Y luego, en los años 70, la segunda corriente, en la cual el poder se utilizó como elemento central y siempre discutible, ocupó el principal lugar teórico. Podemos reconocer a autores de la talla de Bourdieu y Foucault, para comprender estos procesos. Las relaciones de poder se tornan centrales en los 70 para la educación superior, y surge necesario aceptar la validez de diferentes verdades contrapuestas, ya no para oprimir a la humanidad, sino para develar las relaciones de dominación.

Finalmente, y a partir de estos cambios, hoy en día incluso en las facultades los contenidos se explican desde varias posiciones teóricas asumidas ciertas a la vez, y en pie de igualdad. Este tipo de fenómenos se popularizaron tras la caída del muro de Berlín, con la globalización y la perspectiva de las diferentes áreas del conocimiento como especializaciones.

El doble pensar en la educación superior

Es por ello siempre importante, cuando trabajamos con este concepto de doble pensar, cristalizado por Orwell, nunca perder de vista que el recurso de aceptar dos verdades opuestas, no solo existe al servicio de la opresión, sino que ha tenido grandes aplicaciones a nivel creativo, narrativo, teórico como también pedagógico. Después de todo, aceptar que pueda existir verdad en el que piensa distinto es aceptar la búsqueda por la verdad en el pensar propio.


Este artículo ha sido elaborado por Adriel Defelice:

Adriel es un politólogo y analista argentino trabajó en campañas por la despenalización de la tenencia para consumo personal de estupefacientes y para salir de la guerra contra las drogas. Fue fundador de la revista THC. Colaboró con proyectos de reforma del sistema educativo y de salud, como por ejemplo el documental y proyecto ‘La educación prohibida’. En la actualidad se dedica a investigar el problema de la guerra desde la perspectiva de los derechos humanos. Escritor. Música y pintura un poco también.

Los comentarios están cerrados.