Actualmente, cualquier consumidor informado sabe que adquirir una prenda de ropa del gigante Zara supone refrendar un sistema de producción en el que la trabajadoras de países como Marruecos acumulan hasta 65 horas a la semana detrás de una máquina de coser para cobrar un salario de 180 euros mensuales (lo que explica por qué han cerrado en masa las empresas y cooperativas de tejedoras en España). A pesar de ello, casi todo el mundo coincide que su mayor virtud de cara al consumidor es que ofrece prendas económicas con muy buenos diseños.

Diseños que son muy poco honestos. Te explicamos el porqué.

Desde hace años, entre los jóvenes diseñadores de moda, Zara se ha convertido en un sueño pero también en una pesadilla pues el gigante textil es sospechoso habitual de copiar y no reconocer a los diseñadores a los que plagia.

Sabíamos que a pesar de ser una de las grandes fortunas del mundo no tenía reparos en ofrecer sueldos ínfimos a sus empleados de la cadena de producción… pero no imaginábamos que prefiriese “robar” diseños en lugar de pagarlos.  De esta manera se lucran sin hacerle llegar ni un solo euro a los creadores de esa idea.

Desgraciadamente esto no es nada nuevo, sus plagios son conocidos de sobra y gracias medios de comunicación alternativos, cada día nos llegan más ejemplos de buenas y malas prácticas. En el post de hoy vamos a ver cómo las redes se han hecho testigos de estos plagios que difícilmente podemos encontrar mencionados en los grandes grupos de comunicación (ni en prensa escrita, ni radio ni en televisión).

Cita que encontramos en El Imparcial:

– En la recién publicada biografía de Amancio Ortega, Covadonga O´Shea cuenta que el genio de Zara llama a su equipo cuando ve una chaqueta que le gusta para que, al cabo de unos días, Inditex la distribuya a sus tiendas. Así trabajan los diseñadores de estas marcas. Recorren el mundo de feria en feria, de tienda en tienda y de fiesta en fiesta para observar las últimas tendencias y escoger los modelos a “copiar”. –

Uno de los plagios más sonados consiguió ser el caso de Tuesday Bassen, una joven ilustradora de los Ángeles que consiguió llevar hasta los tribunales al gigante textil. A pesar de ser una chica que había trabajado para Urban Outfitters, Adidas, Nike o Hello Holiday… su vida profesional sufrió un duro revés cuando descubrió que Zara, en lugar de comprar su trabajo, se había limitado a copiarlo. Tuvo el valor de denunciar el plagio y además, publicar la carta con la que Inditex estaba respondiendo a su demanda en los juzgados (muy parecida a la que H&M nos escribió a muhimu).

¿El argumento de la cadena textil? Algo así que como ella es una artista minoritaria y Zara un emporio con millones de visitas a su web, y que no esperara que dieran valor alguno a su trabajo.

Pero no es el único caso. Otros diseñadores ya reclamaron una compensación por la reproducción no autorizada de sus proyectos. Sin embargo, recibieron argumentos de negación que van desde la falta de nexo entre el original y la inspiración o que la compañía no es responsable de lo que le mandan los proveedores externos.

Os dejamos una selección de “plagios” que han podido rescatar y recopilar en internet páginas como magnet.xataka.com:

Maria Ines Gul · Portfolio

Gabriella Sanchez · Portfolio

Big Bud Press · Portfolio

Adam J. Kurtz · Portfolio

Strawberry Moth · Portfolio

Coucou Suzette · Portfolio

Crywolf Clothing · Portfolio

Miss Pandora · Portfolio

Depeapa · Portfolio

Y muchos muchos más.

Comparte este post para que al menos estos artistas tengan el reconocimiento que Zara les niega.

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!