¿Funciona la solución de Trump contra el Covid-19?

La emergencia nacional está permitiendo a Trump ocupar muchas más horas de televisión que su rival demócrata Joe Biden, pero la simpatía de la que gozaba en las encuestas durante los primeros días de pandemia ha desaparecido debido a las mentiras y contradicciones de su discurso.

Estas comparecencias están llenas de optimismo, improvisación y datos sin fundamento científico: curas milagrosas, métodos que «un amigo me ha dicho que le funcionó»… el tipo de informaciones que se pueden recibir por WhatsApp de un ser querido pero que uno no espera escucharle al presidente de EEUU en plena emergencia nacional. Los rayos UV y las inyecciones de desinfectante son el último ejemplo, pero nunca había quedado tan claro en una misma semana que Trump está en guerra abierta con la ciencia.

La cloroquina y la hidroxicloroquina aumentan el riesgo de muerte

Un gran estudio observacional con más de 90.000 pacientes en 671 hospitales del mundo concluye que la cloroquina y la hidroxicloroquina, que el presidente estadounidense Donald Trump dice estar tomando para prevenir la COVID-19, no solo no mejora la condición de los enfermos, sino que causa problemas cardiacos y aumenta el riesgo de muerte. Los resultados se han publicado en la revista The Lancet.

Mandeep R Mehra“ et al. “Hydroxychloroquine or chloroquine with or without a macrolide for treatment of COVID-19: a multinational registry analysis”. The Lancet (21 de mayo, 2020)

¿Beber lejía o detergente?

Más de 100 estadounidenses han tenido que ser ingresados tras ingerir detergente o lejía por las indicaciones de que dio el presidente estadounidense Donald Trump.

¿Funciona la solución de Trump contra el Covid-19? 3

Inyecciones con desinfectante

Donald Trump, en las que sugirió que la inyección de estos productos en vena podría ayudar a tratar el coronavirus, una idea que ha generado una fuerte polémica y rechazo entre la comunidad médica en EE.UU. «Además, yo veo que el desinfectante, que lo noquea (al coronavirus) en un minuto, un minuto, así que si hay una forma de hacer algo con eso, inyectándolo adentro (del cuerpo) o casi como una limpieza«, afirmó Trump.

Después de aquellas declaraciones, centros como el de Control de Envenenamientos de Nueva York recibió cientos de llamadas relacionadas con la exposición a lejía, el desinfectante Lysol y otros productos de limpieza poco después de las declaraciones del presidente de EEUU.

Las autoridades sanitarias de Nueva York se han unido este viernes a las voces que han mostrado su rechazo a las sugerencias del presidente de EEUU. «Bajo ninguna circunstancia los desinfectantes o productos de limpieza deben ser usados para tratar o prevenir el COVID-19», advirtió en un tuit el Departamento de Salud del estado de Nueva York.

Las declaraciones del mandatario han provocado una reacción en cadena de los responsables del cuidado médico de millones de estadounidenses, de médicos e incluso del fabricante de uno de los principales desinfectantes usados en millones de hogares, sobre todo, durante el azote de la pandemia.

¿Funciona la solución de Trump contra el Covid-19? 4

De la hidroxicloroquina a los desinfectantes tradicionales

Antes de los desinfectantes, Trump tuvo otra idea para curar el coronavirus. Según el presidente la hidroxicloroquina podía ser «una de los grandes saltos en la historia de la medicina» y había sido «un milagro» para algunos pacientes.

Los médicos que le acompañan ante la prensa insistían en que no había evidencia científica de su eficacia, pero Trump respondía: «un amigo me ha dicho que ha mejorado después de tomársela, quién sabe». El presidente había puesto mucha fe en que este tratamiento contra la malaria fuera una solución rápida contra el coronavirus y sus efectos económicos y electorales. Pero no.

Hoy, un primer estudio financiado por su gobierno dice que no hay milagro. Hay que investigar más, pero los primeros datos señalan no solo que el fármaco no supone ninguna mejora a los enfermos de COVID-19, sino que aumenta sus posibilidades de morir.

¿Por qué ridiculiza a la comunidad científica?

La extrema derecha declara la guerra al periodismo de verificación en España emulando a Bolsonaro y Trump. El acoso a los verificadores de información por su ideología y la teoría de la conspiración que asegura que existe «censura» en las plataformas digitales replica las campañas de intoxicación detectadas en Brasil y EEUU.

Tim O’Reilly, editor de libros sobre tecnología y considerado un visionario tecnológico, teme que «si la ciencia no ofrece soluciones rápidas, el mundo caerá en la apatía, la falta de fe en la ciencia y el progreso, y después caerá en la melancolía y una nueva edad oscura».

No cabe duda de que Trump está usando la epidemia para atacar a sus adversarios, pero también para avanzar medidas ideológicas que llevaba tiempo persiguiendo: subvenciones a la escuela concertada, recortes en organizaciones internacionales, relajación de la legislación ambiental… todo en nombre de la lucha contra el coronavirus. Como suele suceder con las grandes tragedias, la preocupación del público se puede aprovechar para sacar adelante medidas que normalmente habrían descarrilado.

En los últimos días, Trump ha dado un giro en su discurso y ya no oculta por completo la gravedad de la amenaza. La clave de su cambio, como en el caso de Boris Johnson en Reino Unido, ha sido un estudio de epidemiólogos del Imperial College de Londres, cuya proyección indica que si no se toman medidas drásticas en EEUU, pueden llegar a morir hasta 2,2 millones de personas. 

Sin embargo, Trump ha suspendido los fondos de EEUU a la OMS en plena pandemia y la acusa de ocultar la expansión del coronavirus.

¿Funciona la solución de Trump contra el Covid-19? 5

Frases y citas celebres de Trump sobre el coronavirus Covid-19

Esta es una cronología de algunas de sus frases en esta crisis.

22 enero. «Todo va a ir bien. Lo tenemos todo bajo control».

2 febrero. «Prácticamente, hemos acabado con la llegada (de viajeros) desde China».

7 febrero. «Cuando el tiempo sea más caluroso, esperemos que el virus se haga más débil y finalmente desaparezca» (días después, incluso puso una fecha: «En abril, supuestamente morirá con el calor») 

Donald Trump sobre el covid-19 y el calor

24 febrero. «El coronavirus está muy controlado en Estados Unidos». «Me parece que la Bolsa empieza a tener buen aspecto». 

25 febrero. «Pueden preguntar por el coronavirus, que está perfectamente bajo control en nuestro país. Hay unas pocas personas que lo tienen». «Estamos muy cerca de conseguir una vacuna«.

Donald Trump sobre la vacuna estadounidense

26 febrero. «Gracias a todo lo que hemos hecho, el riesgo para el pueblo americano continúa siendo muy bajo». «Los 15 casos (de contagios) que hay ahora van a bajar en unos pocos días a cerca de cero». «Muy pronto serán cinco personas y podrían ser una o dos en muy poco tiempo».

28 febrero. «Va a desaparecer (por el coronavirus). Algún día, será como un milagro y habrá desaparecido».

Donald Trump apostando todo a un milagro

2 marzo. «Creo que tendremos una vacuna relativamente pronto».

6 marzo. «Me gustan estas cosas. Realmente, lo entiendo. La gente se sorprende de que lo entienda. Todos estos doctores (presentes en la rueda de prensa) me dicen: ‘¿Cómo sabe tanto de esto?’. Quizá tenga una habilidad natural. Quizá debería haberme dedicado a esto en vez de presentarme a presidente».

Donald Trump alardeando de sus conocimientos sobre ciencia

10 marzo. «Desaparecerá. Mantengan la calma. Desaparecerá. Van a pasar muchas cosas buenas. El consumidor está preparado. El consumidor es muy poderoso en este país gracias a lo que hemos hecho con los recortes fiscales, con los recortes en normas reguladoras. El consumidor nunca ha estado en una mejor posición que ahora». 

11 marzo. «Creo que estamos pasando por esto sin problemas».

12 marzo. «Va a desaparecer (…) gracias a lo que yo hice y a lo que la Administración hizo con China. Tenemos sólo 32 fallecidos». 

16 marzo. «Si se refiere al virus, no, no está bajo control en ningún país del mundo».

17 marzo. «Siempre he sabido que esto es una pandemia real. Pensaba que era una pandemia mucho antes de que le llamaran pandemia». 

Donald Trump negando sus propias afirmaciones previas

¿Funciona la solución de Trump contra el Covid-19? 6

 

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!