muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

The Reckoning: el ajuste de cuentas de por Mary L. Trump 1

The Reckoning: el ajuste de cuentas de por Mary L. Trump

Actualizado el domingo, 16 junio, 2024

Estados Unidos es un país fundado en elevados ideales, sin embargo, nuestra historia revela que a menudo no los alcanzamos. Siglos de racismo sistemático y violencia racista todavía dan forma a la vida contemporánea en Estados Unidos. La presidencia de Trump y las caóticas elecciones de 2020 muestran que estas fuerzas siguen siendo actores poderosos en la política estadounidense. Para evitar un futuro más oscuro, los líderes políticos y la gente común deben resolver enfrentar estas verdades desagradables y responsabilizar a los malos actores.

The Reckoning es una mirada inquebrantable a la sociedad estadounidense contemporánea. Este agudo tratado establece conexiones informativas entre los traumas de la nación y sus problemas actuales. Su autora es Mary L. Trump, tiene un doctorado en psicología clínica de la Universidad de Adelphi y es autora del best seller Too Much and Never Enough . Es sobrina del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

The Reckoning: el ajuste de cuentas de por Mary L. Trump 2
Funny meme that evokes the most harmful part of the president of the United States. A democratic vision of the damage that this corrupt and controversial president caused to the American democracy.

Una mirada a las claves políticas actuales de Estados Unidos

En 2016, la asombrosa victoria electoral de Donald Trump tomó a muchos por sorpresa; sin embargo, la agitación política y social de los siguientes cuatro años fue aún más impactante. Desafortunadamente, los tiempos tumultuosos están lejos de terminar.

Entonces, ¿cómo llegamos aquí y, lo que es más importante, hacia dónde vamos? Estas claves políticas ofrecen una visión crítica de las fuerzas que dan forma a la América contemporánea. Este agudo análisis de la sociedad estadounidense une traumas históricos, eventos actuales y la tradición de la familia Trump para presentar un esquema completo de las luchas actuales del país. Además, apunta hacia algunas formas en que podemos mejorar nuestro futuro incierto.

En estas claves políticas aprenderás

El racismo estructuró la sociedad estadounidense mucho después de que concluyó la Guerra Civil

Luther y Mary Holbert están atados a un árbol en las afueras de Doddsville, Mississippi. A su alrededor hay una turba enfurecida de más de 600 hombres, mujeres y niños. La multitud se vuelve frenética: durante las próximas horas, vitorean mientras la pareja es brutalmente torturada y finalmente quemada viva.

Esta escena brutal no es un artefacto de la vida anterior a la guerra: tuvo lugar en 1904, décadas después del final de la Guerra Civil. Y no fue un incidente aislado. Entre 1865 y 1950, más de 6000 personas negras fueron asesinadas por turbas de linchamiento blanco.

Tales historias y estadísticas son horribles, sin embargo, es importante recordarlas. Demuestran la terrible mancha que el racismo y la supremacía blanca han dejado en Estados Unidos, una mancha que aún permanece hoy.

Cuando la Guerra Civil finalmente terminó en 1865, Estados Unidos se encontraba en una encrucijada. El país no solo tuvo que reconstruirse físicamente, sino que también tuvo que reconfigurar sus estructuras sociales y económicas. Durante más de dos siglos, la nación construyó su riqueza sobre la base de un cruel sistema de castas raciales. Ahora, más de cuatro millones de personas anteriormente esclavizadas tenían que integrarse en la sociedad.

Durante este período, llamado Reconstrucción, los políticos del Norte impulsaron las Enmiendas Decimotercera, Decimocuarta y Decimoquinta. En teoría, estas órdenes constitucionales eliminaron la esclavitud y garantizaron a las personas liberadas la igualdad de ciudadanía y el derecho al voto. Pero, en la práctica, estas leyes se quedaron cortas. 

Muchos estados, especialmente en el sur, encontraron formas de volver a afianzar la supremacía blanca. Las legislaturas aprobaron los impuestos electorales y las pruebas de alfabetización para evitar que las comunidades negras votaran. También aprobaron leyes nuevas y estrictas llamadas Códigos Negros. Estos códigos tipificaban actos vagos como delitos de «holgazanería». Con estas leyes, muchos negros liberados fueron detenidos por la policía local y castigados con trabajos forzados, recreando efectivamente la esclavitud como una institución legal.

Cuando terminó la Reconstrucción en 1867, gran parte del optimismo y la oportunidad que se sintieron después de la guerra se habían desvanecido. Luego, en 1896, la Corte Suprema dictó una decisión en el caso Plessy v. Ferguson . Este fallo estableció la doctrina de “separados pero iguales” que sentó las bases legales para las instituciones segregadas en las próximas décadas. Entonces, incluso después de la Guerra Civil, los afroamericanos estaban sujetos a estructuras discriminatorias y opresivas que les impedían experimentar sus plenos derechos como ciudadanos. 

Trump shit. Shit of a president. T-Shirt
Trump Memes T-Shirt
designed and sold by 
SocialDesign
Trump shit. Shit of a president. T-Shirt
Trump Memes T-Shirt designed and sold by SocialDesign

Los líderes estadounidenses deshonrados a menudo escapan a cualquier forma de responsabilidad

¿Cuál es el legado del general confederado Robert E. Lee? Bueno, si crees en los numerosos monumentos construidos en su honor, Lee fue un magistral táctico militar que sirvió heroicamente a los estados del sur durante la Guerra Civil estadounidense.

Pero la historia real cuenta una historia diferente. El verdadero Lee era un traidor esclavista que reunió su destreza en el campo de batalla para luchar por el derecho a esclavizar y torturar a otros seres humanos. Sus acciones fueron viles y traicioneras y contribuyeron a la muerte de casi un millón de estadounidenses. 

Sin embargo, incluso hoy, esta historia real está oscurecida. Sus monumentos siguen en pie, Washington and Lee University todavía lleva su nombre, y en 1975, el Congreso votó para restaurar póstumamente su ciudadanía. Al final, Lee pagó poco por sus crímenes.

Un defecto central y continuo de Estados Unidos es la incapacidad o la falta de voluntad del país para abordar los aspectos más oscuros de su pasado. En un nivel, esto es de esperar. Tiene sentido que una sociedad venere los aspectos positivos de sus líderes y su historia mientras deja de lado los detalles menos atractivos. Pero apelar constantemente a las historias revisionistas permite que una sociedad continúe cometiendo los mismos errores.

Desafortunadamente, Estados Unidos parece dedicado a este patrón. Por ejemplo, a menudo se celebra a Thomas Jefferson por sus logros: fue el autor de la Declaración de Independencia y fue el tercer presidente de Estados Unidos. Sin embargo, nos tomamos menos tiempo para analizar sus defectos: esclavizó a personas e incluso tuvo relaciones sexuales con al menos una mujer esclavizada, Sally Hemmings. 

Incluso los presidentes modernos han escapado a la rendición de cuentas. En 1973, el presidente Nixon renunció ante la abrumadora evidencia de que había planeado el robo de Watergate. En lugar de hacer que el político caído en desgracia se enfrente a un juicio por su acción, el nuevo presidente Gerald Ford lo indultó. Según el historiador Douglas Brinkley, esto sentó un peligroso precedente de que los presidentes están por encima del estado de derecho.

Más recientemente, el presidente Obama no investigó a la administración Bush saliente por su programa ilegal de tortura. Una vez más, esto confirmó el precedente de que algunas personas no deben ser consideradas responsables de sus acciones. Si continuamos permitiendo que nuestros líderes eludan cualquier responsabilidad, seguirán empujando los límites: seguirán ocurriendo atrocidades y nunca se hará justicia de verdad.

Trump Serpiente
A Trump siempre se le ha reconocido por sus mentiras y también, porque su imagen pública no sea dañadas por ellas.

La presidencia de Donald Trump fue un desastre absoluto para el país

El 20 de enero de 2017, Donald Trump se paró en los escalones del Capitolio para jurar como el 45 ° presidente de los Estados Unidos. Era un día gris y nublado y una escasa multitud de simpatizantes y curiosos observaban la ceremonia bajo una ligera llovizna.

Sin embargo, apenas unas horas después, Trump contaba una historia diferente. Según el nuevo presidente, el evento estuvo cubierto por un sol auspicioso y la multitud que asistió fue la más grande jamás registrada. 

Por supuesto, se trataba de mentiras, mezquinas e insignificantes, pero mentiras de todos modos. Desafortunadamente, estos pronosticaron peores ofensas por venir. Pronto, el presidente Trump, junto con un partido republicano plenamente cómplice, arrastraría al país a través de cuatro años de mentiras, acoso y fallas políticas.

Desde el principio, la administración Trump fue un desastre. El presidente combinó una gran ignorancia en asuntos políticos con un entusiasmo particular por la retórica divisiva y odiosa. Una vez en el cargo, Trump continuó usando como chivo expiatorio a los inmigrantes y las minorías por los problemas de la nación y desestimó cualquier prensa crítica como «noticias falsas». Mientras tanto, el partido republicano utilizó el circo mediático de Trump como una distracción para impulsar una dura agenda de la derecha.

Mientras estuvo en el cargo, Trump presidió muchos cambios de política muy graves. A principios de 2017, emitió una orden ejecutiva discriminatoria que prohíbe viajar desde numerosos países de mayoría musulmana. Luego, más tarde ese mismo año, ayudó al congreso republicano a aprobar un recorte de impuestos masivo e innecesario para los ciudadanos y corporaciones más ricos de Estados Unidos. Finalmente, en 2018, inició la llamada «política de tolerancia cero», que separaba a los niños inmigrantes de sus padres y los colocaba en lúgubres campamentos de detención.

Durante este tiempo, Trump también socavó el funcionamiento del gobierno federal al nombrar a muchos aliados políticos para puestos clave independientemente de sus calificaciones. Por ejemplo, eligió al ex gobernador de Texas Rick Perry para dirigir el Departamento de Energía a pesar de que Perry había hecho campaña anteriormente para acabar con el departamento. Para el Departamento de Educación, eligió a Betsy DeVos, una heredera adinerada aparentemente comprometida con poner fin a la educación pública secular en todo el país. 

Aún así, los peores errores estaban por llegar. En marzo de 2020, el mundo se quedó mirando la pandemia de COVID-19 que se avecinaba. En lugar de adherirse al manual de estrategias pandémicas cuidadosamente elaborado por la administración de Obama, Trump politizó el desastre: restó importancia a la amenaza del virus, cuestionó las recomendaciones de los CDC y, en última instancia, dejó que la enfermedad echara raíces, matando a cientos de miles de estadounidenses en el proceso.

Meme sobre Trump y conversaciones políticas
Meme sobre Trump y conversaciones políticas

Los efectos de la violencia racial y la discriminación del pasado todavía se sienten hoy

Cuando se fundó Estados Unidos, el país ya tenía un amplio grado de diversidad. Sí, hubo colonos de los principales imperios de Europa, pero también hubo otros. El continente también albergaba a cientos de comunidades nativas y miles de negros traídos de África de mala gana.

Sin embargo, en 1770, el joven gobierno aprobó la Ley de Naturalización. Esta ley discriminatoria restringió la inmigración y la naturalización a las «personas blancas libres». La ley se mantuvo hasta 1965 cuando la Ley de Inmigración y Nacionalidad eliminó las restricciones sobre raza, religión y nacionalidad.

Entonces, durante casi dos siglos, Estados Unidos fue explícitamente un país solo para personas blancas. Desafortunadamente, esta ley es solo un ejemplo de la miríada de formas en que este país ha excluido y oprimido a comunidades enteras por motivos de raza. 

A pesar de estar fundado en el principio declarado de que todos los hombres son creados iguales, Estados Unidos ha estado constantemente lejos de este ideal. En particular, sus estructuras sociales e instituciones legales han impuesto una estricta jerarquía racial. Bajo este sistema, aquellos considerados «blancos» tienen acceso a la generosidad y protección de la sociedad, mientras que aquellos considerados «otros», incluidos los negros y los nativos americanos, son excluidos o forzados a abandonar sus culturas.

Cuando las comunidades negras han logrado triunfar dentro de este sistema asimétrico, su logro ha sido tratado como una amenaza. Por ejemplo, Tulsa, Oklahoma, una vez albergó una próspera comunidad negra conocida como «Negro Wall Street». Sin embargo, en 1921, una turba blanca irrumpió en el vecindario para linchar a un adolescente negro. La violencia se salió de control y la multitud, respaldada por la Guardia Nacional y la policía, quemó toda la comunidad de 35 cuadras hasta los cimientos.

El estado también reforzó las divisiones raciales con sus políticas económicas. Después de la Segunda Guerra Mundial, el GI Bill ofreció a los veteranos que regresaban trabajos estables, hipotecas a bajo interés y educación universitaria gratuita. Pero, a los veterinarios negros se les negaron estos mismos beneficios. Entonces, mientras las comunidades blancas acumulaban riqueza y ascendían a la clase media, muchas familias negras se vieron obligadas a luchar contra la pobreza y la inseguridad de la vivienda.

¿Cuál es el resultado a largo plazo de tales disparidades? Bueno, la socióloga Joy DeGruy ofrece la frase «síndrome de esclavo postraumático». Este término describe la forma en que las dificultades y los traumas pasados ​​se transmiten de generación en generación. Las comunidades afectadas por atrocidades y opresión todavía sienten sus efectos mucho después de que los hechos reales hayan pasado a la historia. Entonces, Estados Unidos todavía tiene un largo camino por recorrer para expiar su horrible pasado. 

The Reckoning: el ajuste de cuentas de por Mary L. Trump 3
The Reckoning: el ajuste de cuentas de por Mary L. Trump 8

Se necesita una acción decisiva para mantener al país en el camino correcto

Estados Unidos se ha encontrado con una encrucijada en el pasado y, desafortunadamente, no siempre ha tomado el camino correcto.

Durante la era de la Reconstrucción, el país podría haber reformado seriamente sus sistemas sociales y políticos. Podrían haber tratado a los líderes confederados como los traidores que eran y haber hecho un esfuerzo real para distribuir tierras y otros recursos a las personas anteriormente esclavizadas. Pero no lo hicimos.

De manera similar, después de la Segunda Guerra Mundial, podríamos haber revocado rápidamente las leyes de Jim Crow y haber extendido los beneficios del GI Bill a todos los estadounidenses, independientemente de su raza. Pero, una vez más, no lo hicimos.

Ahora, el país se encuentra nuevamente en un punto de inflexión. La nueva administración de Biden tiene la oportunidad de hacer retroceder las peores ofensas de Trump y responsabilizar al expresidente por sus crímenes. 

Cuando Joe Biden pronunció su discurso inaugural el 20 de enero de 2021, Estados Unidos era un país en crisis. La nación ya se estaba recuperando de los turbulentos cuatro años de Trump en el poder, pero en las semanas posteriores a las elecciones, las cosas se pusieron aún más caóticas. Una vez más, Trump y el partido republicano cómplice probaron la durabilidad de la democracia estadounidense, pero solo el tiempo dirá si pagarán algún precio por ella.

Todos los observadores serios están de acuerdo en que Biden ganó fácilmente la presidencia. Incluso el propio Departamento de Seguridad Nacional de Trump atestiguó que las elecciones fueron las más seguras en la historia de Estados Unidos. Sin embargo, Trump negó los resultados y optó por una «gran mentira», alegando que la contienda estaba plagada de fraudes electorales. Peor aún, los líderes republicanos como Mitch McConnell y Ted Cruz se mantuvieron al margen y dejaron que esta mentira no fuera cuestionada.

Finalmente, la infundada propagación del miedo de Trump llegó a un punto de ebullición. El 6 de enero, miles de partidarios de Trump irrumpieron en el edificio del Capitolio de la nación. Ataviada con recuerdos de Trump y un puñado de símbolos confederados, la multitud intentó interrumpir el Congreso y paralizar el proceso democrático. Posteriormente, Trump fue acusado por su participación en los disturbios, pero los irresponsables republicanos se negaron a condenar.

Ahora, la nación debe decidir cómo avanzar. Trump sigue siendo extremadamente popular: las encuestas muestran que el 53 por ciento de los republicanos lo ven más favorablemente que Abraham Lincoln. Para proteger a la nación, los líderes demócratas deben reforzar nuestras instituciones democráticas: deben aprobar leyes más estrictas sobre el derecho al voto y enjuiciar a los extremistas de derecha detrás de los disturbios del 6 de enero. Si fracasan, la nación podría volver a tomar el camino más oscuro.

Las políticas racistas del pasado continúan dañando a las comunidades negras en el presente

Veinte por ciento: así es como muchos estadounidenses apoyan la idea de las reparaciones. Las reparaciones es una política controvertida que puede adoptar muchas formas. Pero, en su forma más básica, un programa de reparaciones obligaría al estado a pagar a los descendientes de personas esclavizadas, o personas negras en general, una cantidad fija para expiar las injusticias históricas.

Entonces, ¿por qué las reparaciones son tan impopulares? Bueno, existe una opinión generalizada de que la esclavitud y la discriminación racial son problemas del pasado. Es decir, la gente piensa que estos problemas ya no moldean los contornos y el funcionamiento cotidiano de la sociedad estadounidense.

Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la verdad. El racismo sigue vivo y coleando. Además, los impactos de las políticas racistas del pasado todavía nos acompañan hoy en un millón de formas pequeñas y sutiles.

Es difícil cuantificar todas las formas en que los prejuicios y las políticas racistas han dado forma a la sociedad estadounidense. Pero, una forma de comenzar es observar la disparidad de riqueza entre las comunidades negras y blancas. Un informe de 2021 de la Reserva Federal muestra que, en promedio, el patrimonio neto de las familias blancas es 700 veces mayor que el patrimonio neto de las familias negras. Esta brecha es el resultado de siglos de racismo sistémico en todo, desde la educación hasta la política de vivienda.

El sistema de justicia penal es un ámbito en el que el racismo todavía es muy evidente. Considere los impactos desiguales de la Guerra contra las Drogas. Desde sus inicios en los años 70, la campaña contra los estupefacientes ha castigado desproporcionadamente a las comunidades negras. Los datos muestran que de 1980 a 2007, las personas negras tenían aproximadamente cinco veces más probabilidades de ser arrestadas por posesión de drogas que las personas blancas, a pesar de que ambas comunidades tienen tasas de uso similares.

El racismo incluso está integrado en el tejido de nuestras ciudades. A partir de la década de 1950, los municipios de Estados Unidos, desde Nueva York hasta Detroit, destruyeron barrios negros enteros para construir sistemas de carreteras urbanas. Hoy en día, es más probable que las familias negras vivan junto a las autopistas y otros corredores de alto tráfico. Como resultado, estas comunidades sufren tasas más altas de enfermedades respiratorias y otras aflicciones causadas por la contaminación del aire. 

Estos son solo dos ejemplos de las innumerables formas en que el racismo todavía penetra en muchos aspectos de la vida estadounidense. A menudo, los blancos no ven cómo estos sistemas pueden sofocar el éxito de sus compatriotas negros. Pero, si queremos realmente curar las brechas que están surgiendo dentro de nuestra sociedad, debemos enfrentar estos difíciles problemas y descubrir formas de rectificar sus impactos continuos.

The Reckoning: el ajuste de cuentas de por Mary L. Trump 4
The Reckoning: el ajuste de cuentas de por Mary L. Trump 9