muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Placer activista: introducción a la política del placer 1

Placer activista: introducción a la política del placer

Merece ser compartido:

Todos estamos destinados a encontrarnos con el dolor en la vida; es solo parte de estar vivo. Y para aquellos de nosotros que estamos oprimidos o marginados, cada día puede traer un doloroso recordatorio de las formas en que la sociedad intenta restringir o limitar nuestra felicidad. En momentos como estos, abrazar el placer y sentirse bien es como un acto de liberación.

Aprenda a autorrealizarse a través de la práctica del activismo del placer

Esto, en esencia, es el activismo del placer. Es una forma de trascender la opresión y recordarse a sí mismo que es libre. Al permitirse sentir placer, puede desviar su atención de las reglas de la represión y alinearse con lo que es importante en la vida. 

En estos consejos aprenderás

  • cómo el activismo del placer puede conducir a la autorrealización;
  • qué nos puede enseñar el burlesque sobre amar nuestro cuerpo; y
  • cómo la ciencia ficción puede brindar esperanza para el futuro.

El placer se trata de sentirse pleno y satisfecho, no de permitirse el exceso

El placer es libertad. Sentir felicidad, alegría y satisfacción, en resumen, sentir placer, es saber que estás vivo y liberado. En este sentido, el placer puede ser político, especialmente si te identificas como mujer, femme, LGBTQ +, o has tenido que vivir en un entorno opresivo. 

Experimentar el placer como un acto de desafío es donde entra en juego el término activismo del placer . En las propias palabras del autor, el activismo del placer es “el trabajo que hacemos para recuperar nuestro yo completo, feliz y satisfactorio de los impactos, delirios y limitaciones de la opresión y / o supremacía «. Como alguien que se identifica como una mujer mestiza, negra y queer, la autora ha tenido que aprender formas de comprender y superar los traumas de la infancia. Encontrar a placer, y encontrar una manera para ella  , ha sido central en ese proceso.

Muchos de nosotros hemos crecido con ciertas creencias que nos han enseñado a equiparar el placer con la indecencia o la indulgencia innecesaria. Nos han enseñado a reprimir tanto nuestros deseos de placer que cualquier tipo de concesión se considera excesiva. Como resultado, cuando las personas escuchan ideas sobre cómo abrazar el placer, sus pensamientos a menudo se vuelven inmediatamente hacia estas percepciones negativas. Pero de eso no se trata el activismo del placer. A la autora y a las personas a las que entrevistó les gusta decir, «todo con moderación». Entonces, mientras ensalzamos las virtudes del placer, ¡trata de no pensar en él en términos de exceso o indulgencia!

La historia de Alana Devich Cyril es un gran ejemplo de este mantra. Después de ser diagnosticado con cáncer en etapa avanzada, encontrar placer y experimentar satisfacción a pesar de sentirse enfermo la mayor parte del tiempo se volvió más importante que nunca.

Durante un tiempo, el cáncer y la quimioterapia dejaron a Alana sintiéndose traicionada por su cuerpo, y el placer era algo que parecía inaccesible. Pero gracias en parte a los amigables trabajadores de la salud, sus amigos y su pareja amorosa, fue capaz de devolver gradualmente el placer a su vida. Era un placer invitar a amigos, organizar una fiesta de karaoke y, finalmente, volver a tener sexo. Le costó un esfuerzo volver a abrirse a estas experiencias, pero, para ella, fueron reafirmantes de vida.

Como lo ve Alana, una gran parte de ser un ser humano en la Tierra es experimentar placer. Y cuando aboga por «todo con moderación», enfatiza el «todo». A través de su viaje, vemos que adoptar el placer como práctica puede ayudar cuando nos sentimos disociados de nuestros cuerpos o nos encontramos cayendo en la depresión.

Lo erótico puede ser una forma poderosa de placer, pero no se limita al sexo

Una de las principales inspiraciones del autor para el activismo del placer fue Audre Lorde. Lorde, autodenominada poeta guerrera lesbiana negra, escribió muchos poemas y ensayos influyentes, incluida la pieza de 1978, «Usos de lo erótico: lo erótico como poder».

La autora encontró este ensayo por primera vez en la universidad, y fue transformador al enseñarle cómo el placer erótico puede ayudar a las personas a dejar de lado el dolor y la represión. Lo erótico está lejos de ser la única expresión de placer, pero puede ser potente, especialmente cuando se trata de sentirse conectado y sentirse bien con su cuerpo. 

Al autor le gustaría cambiar y ampliar la definición de «erótico». Con demasiada frecuencia, tendemos a equiparar lo erótico con la pornografía. Pero, a menos que estés viendo pornografía feminista, es muy probable que la pornografía esté haciendo realmente lo contrario de lo que debería encarnar lo erótico. Lo erótico puede proporcionarte una comprensión más profunda de ti mismo y, por lo tanto, permitir una relación más positiva con tu cuerpo, mientras que la pornografía a menudo se trata de reprimir y cosificar a las mujeres. En resumen, lo erótico empodera; la pornografía no lo es.

Lo erótico se puede expresar de varias formas, una de las cuales es burlesca. Taja Lindley es una artista de performance que usa el burlesque como medio de expresión. Para ella, el burlesque ha sido una gran herramienta para cultivar el placer y conectarlo con lo político. También la ayudó a superar las experiencias dolorosas. 

Como alguien que experimentó traumas y abusos en la infancia, Taja cree que el cuerpo se aferra a estos recuerdos de una manera que está conectada, pero es diferente, al funcionamiento del cerebro. Creó una pieza de actuación que involucraba su garganta y cuello, un área directamente relacionada con su trauma pasado. Durante esta actuación, sintió que algo dentro de ella se aflojaba y se soltaba. Fue profundo y diferente a todo lo que había experimentado antes en su práctica.

Para realizar burlesque, tienes que amar tu cuerpo o, como dice el autor, «tienes que AMAR amar tu cuerpo». Los bailarines burlescos Michi Osato y Una Osato están de acuerdo. Parte de esto se trata de experimentar la libertad mientras están completamente presentes dentro de sus cuerpos. El otro se trata de crear e interpretar una visión del mundo en el que quieren vivir. Suena bastante enriquecedor, ¿no?

Abrazar el placer puede acercarte a lo que realmente deseas en la vida.

¿Estás familiarizado con tu sí orgásmico ? ¡Bueno, deberías estarlo! El placer consiste en decir que sí, y sentirse cómodo con eso puede tener efectos de gran alcance en su vida.

Cuando te acostumbras a reprimir tus deseos y reprimir el placer, esencialmente te acostumbras a no conseguir lo que quieres. ¿Es esta alguna forma de vivir? 

Como hemos aprendido, el autor comenzó a abrirse a una nueva forma de ver la vida a través de la obra de Audre Lorde. Abrazar lo erótico la ayudó a amar su cuerpo, a pesar de la falta de atractivo que la cultura en general parecía tener para las chicas negras queer que, como ella, usaban anteojos. Estaba empezando a conectarse con su profundo sí orgásmico.

Este fue un proceso que utilizó para comprender mejor qué le proporcionaba satisfacción o qué quería realmente en la vida. Le ayudó a darse cuenta de que trabajar con colaboradores de ideas afines era mucho más satisfactorio que dedicar tiempo a enfrentarse a competidores o personas que querían controlarla. En última instancia, este proceso la empoderó para tomar mejores decisiones

Cuando enfrente los desafíos y oportunidades de la vida, asegúrese de evaluar sus opciones y verifique que sí. ¿Hay una sensación de resistencia o hay una sensación de apertura y sentirse más vivo?

Este cambio en el enfoque de la vida de la autora ha informado todo en su trabajo. La ha llevado a centrarse en las comunidades marginadas, a encontrar formas de llevar a las personas hacia lo que aman en lugar de alejarse de las cosas negativas. Estamos, por supuesto, justificados en nuestro gran no , y debemos escucharlo cuando lo sentimos. Pero avanzamos cuando nos atrae el trabajo que nos da un gran sí .

Junto con Audre Lorde, el autor también se inspiró en el trabajo de Toni Cade Bambara, un autor negro, activista social y cineasta. Entre sus enseñanzas está la idea de que los artistas y escritores necesitan «hacer que la revolución sea irresistible». Esto es posible cuando no solo nos conectamos con nuestro sí, sino que encontramos formas de ayudar a otros a conectarse con el suyo. Se trata de imaginar y trabajar hacia un futuro en el que nuestro sufrimiento interno y los efectos de la opresión sean cosa del pasado.

La autora ha tenido buenas experiencias con las drogas, pero conoce sus límites.

Muchas de las cosas placenteras de la vida, como el sexo, las drogas, la música e incluso el azúcar, se han politizado de una forma u otra. El autor cree que las drogas deberían, en general, legalizarse; tal como está, su criminalización está sirviendo principalmente para arruinar el futuro de los negros y los morenos.

Hay una razón por la que las personas más marginadas y oprimidas de una sociedad recurren a las drogas. La marihuana, en particular, se usa a menudo para provocar placer o aliviar el dolor. Pero como podemos ver con la legalización de la marihuana en algunos lugares de los Estados Unidos, esto no hace que sea menos un problema político. Hoy en día, un grupo predominantemente blanco de empresarios se está enriqueciendo vendiendo algo por lo que la gente de color sigue siendo encarcelada. Con suerte, esta floreciente industria encontrará más formas de ser inclusivo y retribuir a estas comunidades.

La autora ha usado marihuana para aliviar el dolor físico y emocional, para sentirse más despierta y conectada, y para que sea un poco más fácil moverse por lo que ella describe como «un mundo herido en una larga rabieta».

También ha tenido experiencias trascendentes con el éxtasis y los hongos. En su experiencia, fueron invaluables para ayudarla a sentirse más conectada tanto con el mundo que la rodea como con su propio cuerpo. Para ella, el objetivo de consumir drogas es sentir más placer y satisfacción, y estar más en sintonía con estar despierta y viva. Pero también es muy consciente de que tiene tendencias adictivas y que hay antecedentes de abuso de sustancias en su familia. Entonces ella sabe que debe tener cuidado. Recuerde, la moderación es clave. Es fácil que el consumo de drogas se convierta en una forma de apagarse y adormecerse. Así que ten cuidado. Cuando la autora comienza a sentir que está usando drogas para adormecerse, dará un paso atrás y se tomará un descanso durante unos meses.

También se mantiene alejada de las drogas cuando trabaja en la escritura de no ficción. Sin embargo, cuando llegue el momento de entrar en el reino de la ficción y entrar en su imaginación más profunda, entonces podría abrazar lo alto.

Afortunadamente, el autor ha encontrado mucha orientación trabajando con la Harm Reduction Coalition, una organización que cree en los derechos de los consumidores de drogas y ofrece estrategias sin juicio para reducir los daños asociados con el uso de sustancias. 

La somática es otra forma de conectarse con su cuerpo y estar más abierto a recibir los placeres de la vida.

Cuando estás deprimido, el placer puede ser una de las cosas más difíciles de conectar. Después de la universidad, el uso de drogas de la autora no la ayudó a sentirse mejor a largo plazo. Solo estaba usando sustancias para tratar de lidiar con sus constantes sentimientos de ansiedad, miedo y paranoia, así como con los problemas persistentes en torno al abuso, el trauma sexual y la gordofobia.

Pero las cosas mejoraron cuando encontró un terapeuta y comenzó a identificar y hablar sobre algunos de estos problemas. Más tarde, las cosas realmente comenzaron a cambiar de manera profundamente positiva cuando una amiga le presentó un curso llamado “Somática y justicia social”, que fue desarrollado por una organización llamada Somática generativa. 

A veces, para sobrevivir, nuestra mente y nuestro cuerpo pueden terminar disociándose de la realidad. Llevaremos el dolor y el trauma sin darnos cuenta de lo que está pasando dentro de nosotros. No solo perderemos el contacto con nosotros mismos, perderemos el contacto con el mundo y las personas que nos rodean. En casos como este, los somáticos pueden ayudar.

La somática es un tipo de trabajo corporal terapéutico, con técnicas de movimiento que tienen como objetivo que la persona esté más en sintonía con su cuerpo y sus sentimientos. La práctica ayudó a la autora a deshacerse de sus apegos al pasado, sentir sus sentimientos más profundamente, encontrar el dolor que había estado cargando con ella y superar todo esto con dignidad.

A través de los somáticos, desarrolló una comprensión mucho más profunda de sí misma y de la hermosa inmensidad dentro de ella. También le inspiró un sentido más profundo de empatía por los demás. Así es como los somáticos pueden ir de la mano de la justicia social. Para crear un mundo mejor, necesitamos fortalecer nuestra empatía y nuestra conciencia de cuánto dolor proviene de las desigualdades sociales, la opresión y el racismo.

Junto al curso “Somática y justicia social” hubo otro programa llamado “Organización negra para el liderazgo y la dignidad” o BOLD. Era un espacio donde las personas podían compartir su dolor y dolor de manera libre y segura, así como participar en alegres conversaciones políticas. 

Y debe suceder en ese orden: primero debemos poder conectarnos con nosotros mismos y nuestras propias emociones Solo entonces podremos empezar a cambiar el mundo.

Para construir un futuro mejor, debemos abrazar la honestidad radical de Octavia Butler y priorizar el placer

Sentirse bien no es una pérdida de tiempo; sentirse bien es libertad. El placer tiene el poder de curar, liberándonos del borde de estar abrumados por la vida y haciéndonos saber que somos individuos liberados. El placer también tiene una función social importante: se puede utilizar para desarrollar conexiones más fuertes con nuestros semejantes y con el planeta del que formamos parte.

En este momento, las cosas no se ven muy bien para la Tierra. Necesitamos conectarnos entre nosotros y ser más conscientes de nuestra relación con la naturaleza. El activismo del placer tiene el potencial de facilitar esto y ayudarnos a imaginar un mundo mejor. Una vez más, podemos recurrir al trabajo visionario de Octavia E. Butler en busca de inspiración.

Este es el tercer libro que el autor ha escrito y que se basa, al menos en parte, en el trabajo de Butler. Una figura influyente en el mundo de la escritura de ciencia ficción, Butler también se considera una voz central en el mundo del afrofuturismo . Su trabajo, a veces denominado ficción especulativa, visualiza comunidades vibrantes en el futuro que trascienden la raza, la etnia y, a veces, incluso las especies. Derriba patriarcados y jerarquías sociales.

El autor cree que Butler vio el placer como una parte intrínseca de nuestra supervivencia y como un camino a seguir. Las comunidades audaces y emocionantes que creó en sus escritos eran simbióticas e interdependientes. Su supervivencia dependía de la comunicación y de ser abiertos y sinceros entre ellos a través de profundas conexiones físicas o telepáticas. Sus personajes sabían que no podían prosperar mintiendo y haciendo trampa. 

En los mundos de Butler, la honestidad radical es el camino; también debería ser la práctica en la nuestra si queremos tener un futuro próspero y sostenible. Y parte de ser radicalmente honestos es permitirnos experimentar y expresar el verdadero placer; debemos tener un futuro que lo ponga al frente y al centro. 

Al permitirnos sentirnos bien y alinear nuestros valores con lo que proporciona verdadera satisfacción, podemos curar heridas pasadas y avanzar hacia una vida más plena. Al sanarnos a nosotros mismos y prestar atención a las cosas que realmente importan, podemos comenzar a sanar nuestras comunidades.

Este es el activismo del placer, y así es como podemos cambiar el mundo.

Sentir placer es sentirse bien, libre y vivo. El activismo del placer consiste en conectarnos con los placeres que aumentan nuestra conciencia de nosotros mismos y nos permiten realinearnos con nuestros cuerpos, así como con los que nos rodean. Al abrazar el placer y lo erótico, podemos sentirnos más cómodos en nuestra propia piel y más sensibles al dolor y al trauma que podemos llevar con nosotros. A través de prácticas terapéuticas como los somáticos y un uso moderado y deliberado de medicamentos, podemos acercarnos a comprender el dolor que nos detiene y a descubrir cómo avanzar hacia un futuro más enriquecedor. 


Merece ser compartido: