Métodos para reducir el estrés en el trabajo

Al asumir la responsabilidad de la salud de los empleados, tanto los empleados como la propia empresa se benefician por igual.

Por ejemplo, se pueden crear condiciones que promuevan la salud y se pueden hacer ofertas que contribuyan al bienestar general en el lugar de trabajo y a mejorar el ambiente laboral. En este artículo te contamos que podrían hacer las empresas para sus empleados con el fin de reducir su estrés y de este modo beneficiarse de una mejora productividad.

Los objetivos de un proyecto de salud para los empleados deben fijarse tanto en el plano económico como en el de los empleados.

Por un lado, los objetivos son:

  • Mantener la salud física y mental en el lugar de trabajo
  • Crear lugares de trabajo saludables para el bienestar y el desarrollo de los empleados

Por otro lado, existen objetivos como:

  • Reducir la inasistencia
  • Reducir costes

Con el fin de promover y mantener la salud física de los empleados, los métodos para reducir el estrés podrían ser: 

  • Ofrecer formaciones de gestión de tiempo
  • Ofrecer calendarios para no perder la visión conjunta 
  • Promover una nutrición saludable 
  • Ofrecer actividades de ocio  
  • Ofrecer clases de actividades corporales 
  • Horario de trabajo flexible
  • Conversaciones de feedback

Ofrecer formaciones en gestión de tiempo 

Muchas personas no hacen buen uso del tiempo y son incapaces de hacer todo que han planeado para un día o una semana. La razón principal radica en haber repartido mal el tiempo que dedican a diversas actividades. Una persona organizada, en consecuencia, puede hacer dos veces más tareas que la que no lo está.

La gestión del tiempo es muy importante en el entorno de trabajo, donde existen muchos eventos que nos distraen de las tareas que son más importantes. Este tipo de complicaciones podrían hacernos experimentar estrés. Para evitarlo, sigue estos conceptos principales que te sugieren en una formación de buena gestión del tiempo: 

  1. Escriba cada día las actividades y tareas que le gustaría hacer.
  2. Da prioridad a las tareas urgentes e importantes.
  3. Planifica las actividades de acuerdo con el orden de la lista de prioridades.
  4. Considere su ciclo diario y complete las actividades principales cuando eres más eficiente y tienes más energía.

A la hora de establecer prioridades, debemos hacernos las siguientes preguntas:

¿Cuáles son las actividades las más importantes para mí? 

¿Cuáles pueden esperar? 

Cuando algo inesperado sucede, ¿puede esperar o requiere atención inmediata? 

Las personas que no tienen prioridades fijas, a menudo dan prioridad a las actividades más fáciles de realizar, a las más interesantes o a aquellas  que los otros desean que los acaben. Esto a menudo pone en peligro el logro de sus propios objetivos.

Ofrecer calendarios para no perder la visión conjunta 

Claro que hoy en día todo está digitalizado y muchos utilizan el calendario en su móvil u ordenador para marcar citas o fechas importantes. No obstante tener todo digitalizado y confiar que la técnica siempre funcione puede producir estrés para algunos.
Aunque parece “old school” un calendario grande para cada oficina da seguridad de no perder ningún evento importante. Para la organización individual, el empleador puede también ofrecer pequeños calendarios para el escritorio o calendarios de bolsillo. Estos son siempre útiles cuando hablas por télefono si tu calendario está en guardado en tu móvil.

Promover una nutrición saludable 

Una dieta saludable es crucial para mantener una buena salud física y mental. Una manera de asegurar el bienestar de los empleados es ofrecer un almuerzo saludable y gratis, así como frutas y verduras gratis

Ofrecer actividades de ocio  

Para romper el hielo y para que los empleados de los diferentes departamentos se conozcan mejor, algunos empleadores ofrecen los llamados eventos de equipo a intervalos regulares. Esto puede aumentar el bienestar de los empleados y hacer que se sientan más conectados con su empleador.

Ofrecer clases de actividades corporales 

La actividad física es una buena protección contra el estrés y las enfermedades relacionadas con él. La regularidad es muy importante durante la actividad física. Hay una clara diferencia si estamos activos una vez al mes o dos veces a la semana. 

Por eso existen empleadores que ofrecen diferentes clases de actividad física en la empresa. El yoga, por ejemplo, es un método con el que podemos hacer frente al estrés a nivel físico y mental. Practicar una actividad física durante la pausa o después del trabajo fortalece los músculos y el corazón, aumenta la capacidad pulmonar, mejora el bienestar general y se aumenta la eficiencia del trabajo. 

Horario de trabajo flexible

La planificación flexible del trabajo permite a los empleados determinar sus propias horas laborales, dentro de los límites prescritos de la organización, según su propio criterio. En muchas organizaciones, los trabajadores pueden venir a trabajar entre las siete y las nueve de la mañana y van a casa entre las entre las tres y las cinco de tarde. El propósito de esta estrategia es dar a los trabajadores más autocontrol en el ambiente de trabajo y en el uso de su tiempo.

Conversaciones de feedback

Aparte de un cuestionario dónde los empleados pueden hablar de manera anónima de los problemas o las ideas para mejorar un proceso, las conversaciones de feedback son muy importantes. Si los jefes de los distintos departamentos no saben cuales son los factores que produzcan estrés para sus empleados, tampoco pueden planificar las medidas para la reducirlo. Además un gran factor para el bienestar es que el empleado se siente valorado. Por tanto la participación y la contribución de las ideas de los empleados deben ser tomadas en cuenta.

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!