"Alargascencia" el fenómeno inesperado que triunfa en Navidad y hace temblar los centros comerciales

Cada vez somos conscientes de que cada vez los productos son menos duraderos y más difíciles de reparar y reutilizarse. También sabemos que el sistema actual promueve esta realidad y consideramos que la ciudadanía es la más perjudicada. Queremos dar la vuelta a esta situación, conocida como obsolescencia programada, poniendo en marcha esta herramienta colaborativa.

La obsolescencia acorta la vida útil de los productos. Esta web propone opciones para alargarla y así reducir el consumo de recursos naturales.

La ingente producción de residuos y el despilfarro de recursos en vertederos e incineradoras tienen solución: reducir, reutilizar y reciclar. El reciclaje es una excelente opción cuando un producto ha perdido su utilidad y no se puede aplicar ninguna de las opciones previas: la reducción o la preparación para la reutilización.

No obstante, el reciclaje no es suficiente para reducir el uso de recursos naturales, si la demanda de consumo sigue la actual espiral de crecimiento. Así que proponemos empezar por el principio, la reducción. Apostamos por el uso de bienes duraderos, reparables, compartidos y comunales.

¡Toma las riendas de tu consumo! Encuentra en Alargascencia los establecimientos más cercanos donde puedes reparar tus cosas, intercambiarlas, comprar de segunda mano y alquilar lo que necesitas. Rebélate frente a la obsolescencia y el sobreconsumo de recursos naturales. ¡Larga vida a la materia!

Alargascencia es una iniciativa de Amigos de la Tierra. Hoy le hacemos en muhimu una entrevista personal a uno de sus creadores, Victor Barro:

 

– ¿Cómo surgió la idea
La idea es de Amigos de la Tierra. Organización ecologista que dentro del área de recursos naturales se propuso encontrar una solución a la “obsolescencia programada y percibida”, dar una segunda vida a los productos o directamente repararlos y prolongar su vida útil. Evitando así generar residuos, evitando la extracción de minerales y materias primas para producir productos nuevos y rompiendo con la dinámica del “usar y tirar” del modelo “consumista” actual.

 

– ¿Qué impacto está alcanzando?
Son cientos los establecimientos y empresas de todo tipo de que se han sumado. Sobre todo de sectores como venta de segunda mano y reparaciones, tando de textil, tecnolocía como de electrodomésticos. Están en todo el territorio español pero más concentrados allí donde la organización tiene grupos locales que han hecho una campaña de información al respecto.

 

– ¿Sabes si hay marcas que rechacen la obsolescencia programada?
Existen muchas más empresas de las que parece que viven precisamente de la reparación o el intercambio. Algo que es muy frecuente en sectores como el de la automoción debería extenderse a otros como el textil, donde está más extendida la segunda mano) o la tecnología, donde ahora empieza a despegar un gran sector de compra-venta.
 
Dentro de los productores hay muchas marcas que fabrican con criterios de durabilidad, con materiales de gran calidad y garantizan en toda la cadena de suministro el respeto de los derechos humanos por ejemplo. Son productos que duran mucho más y que con frecuencia tienen las mejores prestaciones. Fairphone fabrica teléfonos con los criterios antes mencionados y es un ejemplo llamativo porque lo hace dentro de un sector donde las modas están imponiendo un modelo de consumo insostenible.

 

– ¿Sabes si hay alguna iniciativa legislativa de etiquetado que penalice estas prácticas?
Lo desconozco. Existen iniciativas y propuestas a nivel de la Unión Europea en el marco del paquete de medidas denominado “de la economía circular” que busca solucionar algunos de los problemas del sobreconsumo de recursos naturales, pero creo que la principal baza está en la implicación de los ciudadanos y de las pequeñas empresas.
 

 

– ¿Cómo te gustaría que evolucionase la campaña?
La plataforma “alargascencia.org” aspira a convertirse en una referencia para las personas que quieren productos duraderos, que necesitan una reparación, una segunda vida o que los buscan de segunda mano. Más allá de gente sensibilizada por estos temas, pretende satisfacer una necesidad.
 
Al mismo tiempo, también creo que está permitiendo a muchas empresas de este sector hacerse un hueco o mejorar sus cuentas de resultados. Es una oportunidad para ellas y me gustaría que en el futuro, hubiera muchos más empleos en empresas que fabrican productos duraderos, que se pueden reparar fácilmente o que son aptos para comprar y vender de nuevo que en las industrias del usar y tirar actuales.
 
Creo también que la campaña contribuirá a cambiar una dinámica social relacionada con el consumo. Poner en contacto a personas sensibilizadas con empresas responsables y dar mayor visibilidad e influencia a Amigos de la Tierra y a sus campañas.
 

¿Te gustó esta historia?
¡Con un "Like" podrás ver muchas más!