Sin duda la noticia de la semana: Islandia se ha convertido en el primer país del mundo en acabar por ley con la brecha salarial. No se trata de un nuevo paquete de medidas para conseguir la igualdad laboral en este país, sino una medida más en una lucha pionera que lleva produciéndose durante décadas en Islandia. Esta nueva norma se centra en la justicia económica y cambia el hecho de que, de media, las mujeres islandesas cobren menos que los hombres.

La nueva norma hace ilegal la diferencia de salarios entre hombres y mujeres.

Hasta ahora, las mujeres islandesas cobraban de media entre un entre un 14% y un 20% menos por hora trabajada que los hombres. Estos datos se repetían en los mismos trabajos, con la misma categoría e igualdad de estudios. Pero tras años de lucha por parte de las mujeres —recordemos las conocidas marchas del 2016 y 2017—, el gobierno se comprometió a tomar medidas.

Esta nueva y maravillosa ley entró en vigor el 1 de enero y, con ella, las empresas con más de 25 empleados tendrán que rendir cuentas: deberán auditar los sueldos, complementos salariales incluidos. Además, todas las empresas deben trabajar para obtener un certificado de igualdad salarial si no quieren enfrentarse a grandes sanciones por parte del Gobierno.

En el caso de las empresa que tengan a mujeres desempeñando el mismo papel que los hombres, pero con un salario más bajo, la multa está asegurada. Islandia tiene desde hace décadas una legislación que dicta que los hombres y las mujeres deben cobrar lo mismo, pero no esto no ha hecho que la brecha salarial desaparezca según los datos de la Asociación por los Derechos de las Mujeres de Islandia. Con estas nuevas penalizaciones económicas el gobierno espera por fin acabar con ella.

Imagen de David Everly

Islandia es, por tanto, el primer país que impondrá sanciones a aquellas empresas que no cumplan con la ley de eliminación de la brecha salarial. Un país pionero de 234.000 habitantes que servirá de ejemplo a sus países vecinos. No olvidemos que la mayoría de los miembros de la OCDE tienen programas para reducir la brecha salarial de género, pero son planes menos directos y más de tipo orientativos.

Sin embargo, Islandia es el único país que realmente ha tomado medidas para acabar con ello.

Los datos del Foro Económico Mundial

En cuanto a la brecha salarial, España se encuentra en el puesto 24 dentro de los países pertenecientes a la OCDE. La lucha por la igualdad salarial ha estado presente desde el año 2010 en la Comisión Europea, desde donde se pide a los empresarios de cada región que publiquen auditorías sobre las diferencias en salarios, categorías y la obtención de primas dentro de la misma empresa derivadas del género del trabajador.

La brecha salarial de género en 2017 según los informes del Foro Económico Mundial

Desde muhimu deseamos que muchos más países se unan a esta iniciativa lanzada por Islandia.

Y a ti, ¿qué te parecen estas medidas?


¿Quieres recibir más historias como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter: