muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Ejemplos de estilos de liderazgo político en estrategia mundial 1

Ejemplos de estilos de liderazgo político en estrategia mundial

Actualizado el martes, 18 octubre, 2022

Liderazgo (by Henry Kissinger) es un análisis detallado de seis líderes monumentales del siglo XX. Al examinar tanto las circunstancias que formaron a estos líderes como las estrategias que usaron para guiar a sus respectivas naciones a través de períodos de agitación, presenta lecciones invaluables para cualquiera que trabaje para dar forma al futuro del mundo. Desde la estrategia de voluntad de Charles de Gaulle hasta la estrategia de trascendencia de Anwar Sadat y más allá, sirve como un informe histórico sobre algunas de las estrategias de liderazgo que definieron el siglo pasado.

No existe una estrategia de liderazgo única para todos, al igual que no hay dos líderes que sean exactamente iguales. Las circunstancias históricas únicas dan forma a los líderes que, si es el momento adecuado, pueden aprovechar una estrategia que funcione para su tiempo y lugar, trascendiendo así los viejos paradigmas y marcando el comienzo de otros nuevos. Konrad Adenauer, Charles de Gaulle, Richard Nixon, Anwar Sadat, Lee Kuan Yew y Margaret Thatcher transformaron sus respectivas sociedades utilizando estrategias muy diferentes, de la humildad al equilibrio, de la excelencia a la convicción. Es importante que recordemos a estos líderes y sus logros en un mundo que parece querer olvidar.

Ejemplos de estilos de liderazgo político en estrategia mundial 2
Frase de Margaret Thatcher sobre la responsabilidad política

Estilos de liderazgo político

En la mayoría de las sociedades y la mayoría de los tiempos, los líderes actúan como gerentes: mantienen el statu quo. Sin embargo, durante los períodos de crisis, los líderes deben actuar, no solo administrar. 

En este sentido, hay una lección que aprender de los grandes líderes políticos: líderes que han estado a la altura de las circunstancias, han transformado la situación y han guiado a sus naciones hacia un futuro mejor.

Estas claves de liderazgo político es un estudio de seis de estos líderes. Está basado en un libro de Henry Kissinger, quien también es un renombrado estadista. 

Aprenderás

  • qué tácticas usó Charles de Gaulle para convertirse en líder;
  • cómo Lee Kuan Yew transformó Singapur en una nación próspera; y
  • por qué Margaret Thatcher se negó a consentir a los votantes centristas.

Konrad Adenauer utilizó la estrategia de la humildad para restablecer el orden en la Alemania de la posguerra.

 Después del final de la Segunda Guerra Mundial en Europa, Alemania estaba en un estado de desintegración. Había sido completamente derrotado militarmente, había perdido su legitimidad internacional y estaba dividido y ocupado por fuerzas aliadas que servían como gobernantes de facto de sus cuatro regiones. La escasez de alimentos mató de hambre a la población mientras que la tasa de mortalidad infantil creció al doble que en el resto de Europa occidental. Los mercados negros se volvieron locos, los servicios de correo se detuvieron por completo y los trenes eran impredecibles en el mejor de los casos.

Más que estas cargas físicas, Alemania también llevaba una pesada carga moral. Necesitaba un líder que pudiera ayudar a sanar las heridas de la nación, restaurar la dignidad y la legitimidad y determinar cómo avanzaría hacia el futuro. En Alemania Occidental, ese líder sería Konrad Adenauer, exalcalde de Colonia.

Adenauer había sido un oponente de Hitler incluso antes de que comenzara la guerra, y su primer discurso público después de la guerra fue representativo de esta actitud. Hablando en la Universidad de Colonia, preguntó a su audiencia: ¿Cómo es posible que los nazis llegaran al poder? Proclamó que Alemania necesitaba aceptar su pasado antes de poder encontrar un camino hacia un futuro mejor. A partir de estas palabras, quedó claro que la estrategia de Adenauer sería la de la humildad : reconocer y reparar el pasado mientras se integra con la Europa del futuro. 

Con ese fin, Adenauer aprobó un acuerdo de reparaciones de 1.500 millones de dólares con el gobierno israelí. También llevó a cabo una serie de investigaciones de crímenes de guerra que se centraron principalmente en ex nazis de alto rango.

Adenauer sabía que Alemania no podría sobrevivir sin ayuda exterior. Por lo tanto, necesitaba abandonar su fervor nacionalista anterior, así como su tendencia a manipular su posición geográfica para ganar favores, poder y autoridad. Entonces, durante su tiempo como canciller, Adenauer se centró en fortalecer sus lazos con Occidente, particularmente con Estados Unidos. También buscó la reconciliación con Francia. 

Y sus esfuerzos fueron un éxito. En 1955, Alemania Occidental se convirtió en un estado soberano, marcando el final de la ocupación militar aliada de su territorio. Dos días después de que se declarara esto, Adenauer viajó a París, donde Alemania Occidental asumió el mismo estatus dentro de la OTAN. La estrategia de la humildad había ayudado a la Alemania de Adenauer a lograr su objetivo de igualdad. 

Charles de Gaulle se convirtió en el líder de los franceses libres utilizando la estrategia de la voluntad.

 El sonido de los ataques aéreos distantes de la Luftwaffe saludó a Charles de Gaulle el 5 de junio de 1940, el día en que estableció su oficina en el Ministerio de Defensa. Recientemente había sido nombrado subsecretario de defensa después de haber servido como soldado profesional. Sin embargo, en una semana, el gobierno francés se retiró de la capital. El primer ministro renunció y se planeó un armisticio con Hitler. En estas condiciones, De Gaulle huyó a Londres desde Burdeos.

Al día siguiente de su llegada, De Gaulle pronunció un discurso,⁠ autorizado por el primer ministro Churchill,⁠ llamando a todos los oficiales y hombres franceses en Gran Bretaña a ponerse en contacto con él. Sin decirlo abiertamente, estaba formando un movimiento de resistencia francés. 

Esta fue una declaración extraordinaria. No solo fue un llamado a los ciudadanos franceses que vivían en Gran Bretaña para que se rebelaran contra su país de origen, sino que también lo hizo un soldado apenas conocido convertido en ministro menor, el general de menor rango de Francia. Sin embargo, aquí estaba, llamando a los soldados franceses para que se unieran a él en la oposición. Las acciones de De Gaulle en este caso fueron un caso ejemplar de su estrategia de voluntad . 

A través de esta estrategia, De Gaulle usó sus palabras para crear realidades alternativas, deseando así que existieran. Un ejemplo particularmente notable de esto se produjo el 14 de junio de 1944 en la ciudad francesa de Bayeux, que los británicos habían capturado una semana antes. Bayeux, en ese momento, todavía estaba administrado por las autoridades francesas de la parte de Francia que estaba en colaboración con Hitler. Sin embargo, en el discurso de De Gaulle, habló como si hubieran sido miembros de la resistencia francesa desde el comienzo de la guerra. Tampoco mencionó a las tropas británicas y estadounidenses que en realidad habían sido las que liberaron a Bayeux.

¿Por qué? De Gaulle temía que las fuerzas aliadas intentaran formar un gobierno de transición en Francia antes de que él mismo pudiera hacerlo. Necesitaba aparecer en Francia lo antes posible, presentándose como el nuevo testaferro francés antes de que pudieran hacerlo los Aliados. 

Varias semanas después, esta estrategia culminó cuando De Gaulle pronunció su discurso de victoria en París. Una vez más, no mencionó a los ejércitos aliados que habían ayudado a liberar a Francia y, en cambio, afirmó que París había sido “liberada por sí misma”. De Gaulle quería restaurar la fe de Francia en sí misma, aunque eso significara torcer la realidad en el proceso. Quería convocar un sentido de patriotismo y espíritu nacional, convirtiendo lo que fue en gran parte una victoria angloamericana en una victoria francesa.

Y funcionó. El desfile de De Gaulle por los Campos Elíseos ese día lo marcó a él y su legitimidad en la historia, convirtiéndolo en el líder de Francia hasta su renuncia en 1969. 

Richard Nixon desarrolló su política en torno al objetivo del equilibrio.

Richard Nixon siempre fue una figura complicada y controvertida en la historia estadounidense. Su nombre está indisolublemente ligado al escándalo de Watergate, que ocurrió bajo su supervisión y lo convirtió en el único presidente hasta la fecha que renunció a su cargo. 

Sin embargo, Nixon también reformuló la política exterior de la nación durante su mandato. Lo hizo en base a una estrategia de equilibrio , en la que buscó un equilibrio de poder entre las grandes naciones del mundo. Nixon vio la paz no como el statu quo, sino como un estado frágil y precario que debe mantenerse cuidadosamente. Esto solo podría suceder si las naciones estuvieran equilibradas en lugar de que una dominara al resto.

En opinión de Nixon, EE. UU. debería ser el formador principal de este equilibrio. Si se saliera del balance, se produciría un caos global. Estados Unidos necesitaba mantener alianzas sólidas al mismo tiempo que mantenía un diálogo con los adversarios.

Entonces, ¿cómo lo hizo? Un paso importante que dio Nixon fue extender la apertura diplomática a China. Durante años, Estados Unidos y China habían evitado cualquier contacto diplomático de alto nivel. Pero Nixon creía que la posibilidad de una paz global se fortalecería si eso pudiera rectificarse.

Se hicieron intentos fallidos en 1969 y principios de 1970. Pero en octubre de 1970, Nixon y Kissinger pudieron establecer contacto con el presidente Mao Zedong a través del primer ministro chino, Zhou Enlai. Zhou indicó que China estaba dispuesta a negociar con EE. UU. sobre el estatus de Taiwán, que estaba en disputa. Durante las próximas semanas, Nixon y Mao se comunicaron a través de Kissinger y Zhou con el mayor secreto, para que ninguna información cayera accidentalmente en manos soviéticas.

En 1971, Kissinger realizó una visita secreta a Beijing. Durante esa reunión, se acordó que Nixon visitaría oficialmente China en febrero de 1972. El resultado de esta cumbre entre Nixon y Mao fue el Comunicado de Shanghái, que hasta el día de hoy representa una parte importante de la base de las relaciones entre EE. UU., China, y Taiwán. 

Después de que se estableció el Comunicado, EE. UU. y China comenzaron a colaborar para contener el poder soviético. En un momento, en febrero de 1973, Mao incluso instó a Kissinger a dedicar más tiempo a Japón para que el país no se sintiera abandonado. Mao prefirió que Japón desarrollara relaciones más estrechas con Estados Unidos que con la Unión Soviética. 

A pesar de la mayor similitud ideológica entre China y la Unión Soviética que entre China y Estados Unidos, para Nixon, los intereses nacionales tenían prioridad sobre las preocupaciones filosóficas. Esta era la estrategia del equilibrio en acción. 

Anwar Sadat trascendió cuidadosamente el paradigma reinante de Egipto para lograr la paz.

 Vestido con un uniforme militar caqui y un abrigo, Anwar Sadat, el presidente de Egipto, llenó su pipa, la encendió y comenzó a fumar. En su profundo tono de barítono, le dijo a Kissinger: “Tengo un plan para ti. Lo he llamado el Plan Kissinger”. 

Resultó que este plan era una versión de una propuesta que Kissinger ya había ofrecido. En él, Kissinger había sugerido que, para mitigar el conflicto entre Egipto e Israel, se deberían hacer arreglos provisionales para que ambas partes pudieran adaptarse al proceso de paz paso a paso. Esta propuesta había sido rechazada por el director de inteligencia de Egipto –⁠ pero ahora Sadat la aceptaba.

El plan de Sadat fue sorprendente porque Kissinger había entrado en las negociaciones esperando dificultades. El primer paso que propuso Sadat –⁠ una retirada israelí de dos tercios de la península del Sinaí–⁠ no era realista. Sin embargo, todavía mostró su voluntad de proceder, potencialmente, con una serie de arreglos provisionales. 

En cierto modo, esta estrategia era similar al enfoque que Sadat había adoptado anteriormente en sus políticas internas. Trascendió las estrategias de su respetado predecesor, Gamal Abdel Nasser –⁠ pero solo por etapas. En lugar de abrumar a su gente cambiando el paradigma de golpe, lo hizo progresivamente, reafirmando varias de las metas de Nasser mientras se alejaba gradualmente, casi imperceptiblemente, de otras. 

El resultado fue que, después de la guerra árabe-israelí de 1973, Sadat finalmente se sintió cómodo extendiendo una mano diplomática a los EE. UU., algo a lo que Nasser se habría opuesto rotundamente. Al comprometerse con un acuerdo de paz con Israel, facilitado por EE. UU., Sadat estaba haciendo lo que antes era casi impensable. Si salía mal, Sadat se arriesgaba a la humillación y potencialmente a la ruina de su nación.

Pero todo salió bien.⁠ En 1978, Sadat firmó un tratado de paz con el primer ministro de Israel, Menachem Begin: el acuerdo de Camp David, por el cual la pareja ganó conjuntamente el Premio Nobel de la Paz. 

Esta victoria fue celebrada por los árabes tanto dentro como fuera de Egipto. Sin embargo, el tratado de paz fue menos aceptable para los miembros de los grupos extremistas musulmanes dentro de Egipto, que se opusieron con vehemencia a Israel. Los miembros de la Liga Árabe rompieron relaciones diplomáticas con Egipto por el tratado, lo que inflamó aún más las tensiones dentro de la nación. El resultado fue el asesinato de Sadat en un desfile militar. 

A pesar de su trágico final, el liderazgo de Sadat mostró su voluntad de guiar a su nación hacia un futuro diferente, respetuoso con el pasado pero trascendiendo sus errores. Esta fue, en efecto, su estrategia: la de la trascendencia. Solo sus enemigos encontraron intolerable este concepto.

Gracias a la estrategia de excelencia de Lee Kuan Yew, Singapur se convirtió en una nueva nación próspera.

 Antes de 1965, la nación de Singapur no existía. 

Establecido originalmente como un puesto comercial colonial británico, técnicamente fue gobernado por las autoridades indias británicas. Luego, en 1963, se fusionó con Malaya como parte de una nueva confederación llamada Malasia. Sin embargo, solo pasaron dos años antes de que Malasia decidiera sacar sin contemplaciones a Singapur de la fusión. La pequeña nación quedó completamente sola y su supervivencia dependía de los esfuerzos de su líder joven y dinámico, Lee Kuan Yew.

Un aspecto que Lee supo de inmediato que debía abordar era la desunificación étnica de Singapur. Su gente era principalmente china, malaya o india, con poblaciones árabes, armenias y judías más pequeñas. Como resultado, no había un idioma común entre ellos, ni un lazo común que los hiciera sentir como miembros del mismo país. 

Para fomentar la unidad, la mezcla étnica y un sentido común de identidad, los distritos de vivienda recibieron cuotas raciales y de ingresos. En última instancia, esto eliminó la segregación, lo que permitió que personas de diferentes orígenes raciales y culturales desarrollaran una conciencia nacional. 

Lee también respondió con éxito a la pregunta de qué idioma adoptaría Singapur como propio, dado que se hablaban tantos idiomas diferentes en la isla. Su solución fue adoptar un sistema de educación bilingüe, en el que todas las escuelas de idioma inglés enseñaban mandarín, malayo y tamil, y todas las demás escuelas exigían clases de inglés. De esa manera, cada familia podría mantener su lengua materna y comunicarse en inglés.

Hablando de educación, esta era una prioridad para Lee, quien, en sus primeros nueve años en el poder, dedicó un asombroso tercio del presupuesto total de Singapur a la educación. Esto fue posible gracias al énfasis de Lee en eliminar la corrupción. Su partido aprobó leyes que imponen penas severas por participar en conductas corruptas en cualquier nivel de gobierno. Socialmente, la corrupción misma se convirtió en un símbolo de fracaso moral, una traición a los valores de la nación. 

En todas las áreas, Lee insistió en la excelencia,⁠ en no solo sobrevivir sino prosperar. Tuvo que establecer la expectativa de excelencia como norma para el país, de modo que mucho después de que él se fuera, sus sucesores llevarían sus valores hacia el futuro. Toda la sociedad necesitaba creer que la mediocridad era inaceptable y que las transgresiones no serían toleradas. Al comprometerse colectivamente con el éxito, los singapurenses se mantendrían unidos a pesar de su falta de lazos étnicos o culturales.

Gracias a los esfuerzos de Lee, Singapur es ahora uno de los países más exitosos del mundo. Es la nación per cápita más rica de Asia, y regularmente se ubica dentro del percentil superior en las medidas de bienestar humano.

Margaret Thatcher ayudó a sanar a una Gran Bretaña vacilante con su estrategia de convicción.

 Durante la década de 1970, la sabiduría común en la política era que solo los centristas podían ganar las elecciones. Para obtener votos, tenías que capturar el término medio.

Una mujer, sin embargo, no estuvo de acuerdo. Afirmó que ceder al centro enturbiaba las aguas electorales y dejaba a los votantes sin opciones reales. En cambio, los políticos tuvieron que construir y luchar por políticas reales que chocaran significativamente con las del otro lado. En lugar de buscar el término medio, ella prefirió hacer que el término medio la buscara a ella . 

Esta fue la convicción de Margaret Thatcher, la primera ministra conservadora del Reino Unido de 1979 a 1990. Thatcher estaba muy convencida de sus puntos de vista económicos hayekianos de gobierno limitado, y tenía la intención de promulgarlos.

La estrategia de convicción de Thatcher no siempre ganó sus admiradores. Una de sus decisiones más notorias e incendiarias fue la que tomó como secretaria de Estado de Educación y Ciencia, diez años antes de convertirse en primera ministra. En ese puesto, creó un programa de leche gratis para niños de primaria y se ganó el apodo poco halagador de «Thatcher the Milk Snatcher».

Otras veces, sus políticas atrajeron franjas de votantes. Por ejemplo, uno de sus programas centrados en la privatización, el «derecho a comprar», dio a los inquilinos de viviendas sociales la posibilidad de comprar sus viviendas en condiciones favorables. Muchas de estas personas principalmente de clase trabajadora se convirtieron en nuevos votantes conservadores. 

Thatcher sabía lo que hacía falta para ganarse el término medio. Pero eso estaba lejos de ser su único objetivo. Su objetivo final era arreglar la economía de Gran Bretaña.

Gran Bretaña estaba en una crisis económica durante la década de 1970. Los impuestos eran abrumadoramente altos, la productividad era baja y la inflación atrapaba a los empleadores y trabajadores en un círculo vicioso de aumentos de salarios seguidos de aumentos de precios. 

Para combatir esto, Thatcher adoptó un enfoque decisivo. No mucho después de que asumiera el cargo, su gobierno elevó las tasas de interés al 17 por ciento, lo que provocó una recesión. Esto significó que en 1980, el PIB cayó un 2 por ciento y el desempleo se disparó. Los miembros del Partido Conservador se volvieron escépticos, pero Thatcher se mantuvo firme. Recortó los programas estatales inflados, abrió el mercado de valores a los comerciantes extranjeros y restringió el gasto público. 

Al final del mandato de Thatcher, la inflación se había reducido a la mitad, el desempleo se había reducido en un 5 por ciento, los ingresos se habían más que duplicado y la cantidad de días laborales perdidos por disputas laborales se había reducido considerablemente. El compromiso de Thatcher con sus políticas económicas ayudó a que el declive de Gran Bretaña llegara a su fin. Pero más que eso, su convicción creó un nuevo centro británico, cambiando las opiniones económicas del votante medio hacia la derecha y cambiando para siempre el panorama de la política británica.