Este niño recaudó más de 85.000€ transformando restos de cartón en un divertido juego 1

Este niño recaudó más de 85.000€ transformando restos de cartón en un divertido juego

A la mayoría de niños les hemos enseñador a distinguir entre objeto útil y objeto destina a ir a la basura. Pero a Caine Monroy la situación económica familiar y su creatividad le hicieron transformar unos cartones usados en aquello que más le gustaba: un salón de juegos. La montó junto a la tienda de coches de su padre, ubicada en una calle industrial de Los Angeles. Caine tardó un verano poner en marcha un pequeño negocio que cambiaría su vida y la de muchos jóvenes:

Un día, el director Nirvan Mullick llegó a la tienda de su padre en busca de un recambio para su coche, Caine aprovechó para preguntarle si quería jugar en Caine’s Arcade. El pequeño le propuso dos opciones: la primera costaba un dólar y por este precio, el cliente podía echar dos partidas. La otra era el Fun Pass: dos dólares a cambio de 500 partidas.

“Obviamente me quedé con el Fun Pass”.

Emocionado al saber que era el único cliente que había conseguido Caine, decidió lanzar una campaña viral en internet para promover el salón de juegos y organizar un día de visita de clientes, con decenas de desconocidos. La convocatoria fue un éxito y al terminar el día Caine resumió a su padre cómo había sido el día en una sola frase:

“Papá, este ha sido el mejor día de toda mi vida”.

La historia fue convertida en un corto, realizado y difundido por Mullick. El director decidió rodar esta pequeña y emocionante película  que os hemos presentado y que se ha transformado un movimiento global, creado por Mullick y Caine, a favor de las manualidades y los juegos de cartón donde el joven Caine, además, consiguió recaudar más de 85.000€ para sus estudios.

Global-Challenge-collage_2014

Durante el mes de septiembre se propone a los niños de todo el mundo en el Global Cardboard Challenge, a que hagan sus propios juguetes con materiales reciclados y el 5 de octubre se organizan eventos para que todo el mundo pueda jugar con sus creaciones, creando además la Imagination Foundation para promover la creatividad infantil.

Gracias a este pequeño emprendedor, muchos niños han podido dejar de desear juguetes prefabricados y pasan horas jugando con sus propios inventos. ¡Recuperemos la creatividad como valor esencial en el juego!

Deja una respuesta