Las claves del éxito de estos programadores se basa en dos cosas muy sencillas

Una reunión a primera hora de la mañana, un buen desayuno para acompañar y todos listos para trabajar. Eso sí, todo ello a partir de las 9:06 h exactamente, ni un minuto más ni un minuto menos.

Esta es la revolucionaria propuesta de Pivotal Software, una multinacional informática con sede en veinte países diferentes. A la 9:06 exactamente suena una campana y toda la plantilla se reúne para ponerse a trabajar. Bueno, eso no es del todo verdad, todos los trabajadores se congregan, de pie, y reciben instrucciones sobre la jornada; todo ello justo después de desayunar (gratis). Este ritual se lleva a cabo antes de sentarse delante del ordenador durante el resto de la jornada.

Las claves del éxito de estos programadores se basa en dos cosas muy sencillas 3

De esta manera, una vez se ponen a trabajar ya no hay distracciones, ni reuniones, ni molestias en toda la jornada. Es verdad que el sistema de Pivotal Software parece completamente aleatorio, pero toda decisión empresarial suele tener un motivo bien estudiado detrás.

Rob Mee, fundador y director ejecutivo de Pivotal, es el cerebro tras este horario tan peculiar en el que los programadores entran a las 9:06 de la mañana y salen a las 18:00 exactamente —nadie está autorizado a quedarse en la oficina después de esa hora—.

“Me di cuenta de que los programadores, si les dejas frente a sus equipos, pueden no ser productivos hasta las 10 de la mañana.”

“Y si no han comido adecuadamente, a las 11 tendrán hambre y pararán para comer, con lo que la tarde se les hará larguísima. No es muy eficiente”, apunta Mee.

Y en su búsqueda para optimizar la jornada laboral de la manera más eficiente se dio cuenta de que el desayuno era la clave, ya que, en sus propias palabras, “eso le da a la gente un incentivo para llegar aquí por la mañana”. Por ello, la empresa proporciona el desayuno a toda la plantilla de servicios de desarrollo de sistemas antes de empezar su jornada a las 9:06 h.

trabajo

¿Por qué una jornada laboral que empieza seis minutos después de las nueve exactamente?

Mee confiesa que “pensamos que si decíamos a las 9 los desarrolladores lo tomarían como una guía de referencia y pensarían ‘bueno, si es las 9 voy a llegar un poco tarde’. Entonces evaluamos establecer las 9:05 como horario, pero eso era demasiado preciso y a los desarrolladores no les gusta ‘sobre-optimizar’, así que nos inclinamos por las 9:06”.

Así que lo que empezó como una hora casi arbitraria se acabó convirtiendo en “un dato gracioso de nuestra identidad corporativa”.

Ahí empezó el camino hacia la eficiencia, que se complementa con una regla de oro: nadie se puede quedar en el trabajo cuando anochezca. A las 18:00 h todos a casa (o al bar, o a la calle, o al cine… cada uno elige), porque un trabajador cansado es un trabajador ineficaz y poco productivo.

Y a ti, ¿qué te parece este horario tan peculiar?

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!