Todos echan la culpa de la crisis al Neoliberalismo, ¿pero sabes realmente qué es? 1

Todos echan la culpa de la crisis al Neoliberalismo, ¿pero sabes realmente qué es?

Seguramente hayas escuchado ‘neoliberalismo’ anteriormente. De hecho, seguramente sepas que es el sistema político y económico que controla occidente en estos momentos, pero… ¿sabrías definir de qué se trata?

Qué es el Neoliberalismo

Imagina que si los ciudadanos de la Unión Soviética jamás hubieran oído hablar del comunismo o no pudieran definir muy claramente quién es, quién lo propuso. Pues es así lo que sucede actualmente en todos aquellos países del ‘primer mundo’ donde domina el neoliberalismo . A día de hoy la mayoría de la población no conoce el nombre de la ideología que controla nuestras políticas, nuestras economías y en definitiva, nuestras vidas.

Prueba a mencionar esta palabra en una conversación, les aseguro que obtendrán otra pregunta como respuesta y un encogimiento de hombros que llevará a un «creo que… pero no lo tengo muy claro».

Su misterioso significado es la causa y efecto del gran poder que ha conseguido tener. Da igual que seguramente sea la palabra que hayas escuchado como explicación a la crisis y el colapso financiero de los años 2007 y 2008, las famosas escapadas de dinero y el creciente poder de los paraísos fiscales (como los «papeles de Panamá»), la notable caída de la sanidad pública y de educación, el aumento de la soledad o incluso el rápido ascenso de Donald Trump. Todo parece ser culpa del ‘neoliberalismo’ pero nadie tiene claro qué es lo que es.


Es increible como una sistema de medios de comunicación cada vez más pendiente de la actualidad puntual y menos orientado a la reflexión, han conseguido que veamos esas crisis como elementos aislados que no tienen nada en común. Pero la realidad es que los expertos llevan años intentando explicarnos porqué todas ellas son producto directo del mismo factor: la filosofía del neoliberalismo.

La mejor que acceder al poder desde el anonimato.

El neoliberalismo está tan presente que somos incapaces de reconocerlo como una ideología y parece que fuera algo ‘inherente’ a la sociedad evolucionada. Con el paso del tiempo hemos asumido el ideal de su convicción milenaria como si se tratara de una fuerza de evolución natural. La diferencia es que sí hay alternativas y que ante esas alternativas, se optó por esta por un propósito deliberado de remodelar la vida humana y cambiar el centro del poder.

Gracias al «gran sueño americano«, las clases sociales más altas se ha convencido de que están ahí por méritos propios, sin que los privilegios que ostentan (patrimoniales, legislativos, educativos…) tengan algo que ver con esta tendencia. Y en el otro extremo encontramos a los pobres, quienes se culpan a sí mismo de su fracaso.

Vivimos en un mundo dirigido por sociedad hiper competetiva poco saludable en la que los perdedores caen ante sí mismos y a la sociedad.

Expertos como Paul Verhaeghe expone en su libro What About Me?  el resultado al que nos lleva la aplicación más extrema de esta ideología: la tendencia neoliberal en Gran Bretaña ha causado que esta sea la capital europea de la soledad.

La libertad es la palabra que promueve esta ideología suena muy bien cuando se escucha en términos generales. Porque la realidad es que la libertad es para el ciudadano rico, no para el ciudadano pobre.

A pesar de lo que ha degenerado, en un principio los padres del neoliberalismo (1980) no lo crearon como el control para unos pocos, pero no tardó en llegar a ello. Rápidamente aumentaron las desigualdades de riqueza e ingresos, esas mismas que se habían equilibrado durante 60 años. Su desenlace fatal vino de la mano de la demolición del sindicalismo, las reducciones de impuestos, el aumento de los precios de vivienda y alquiler, las privatizaciones y las desregularizaciones.

Otro gran paso fue la privatización total o parcial de los servicios públicos de energía, agua, trenes, salud, educación, carreteras y prisiones. De esta forma permitió que grandes empresas fijaran cuotas en recursos básicos y cobraran rentas por su uso a ciudadanos y Gobiernos.

Estos incluyen también a los ingresos que no son fruto del trabajo. Por ejemplo: cuando compras un billete de tren por un precio exagerado, de este precio sólo una pequeña parte de dicho billete se destina a compensar a los operadores por el dinero gastado en combustible, salarios y materiales; el resto es la demostración que las grandes corporaciones tienen y de las que se benefician a consta de los ciudadanos.

Pero aún hay algo peor que la crisis económica que ha causado, lo más peligroso del neoliberalismo es la crisis política. La magnitud con la que se le reduce el poder al estado, también ha reducido nuestra posibilidad de cambiar las cosas mediante nuestro voto. En la teoría neoliberal la gente ejerce su libertad a través del gasto.

Y aquí es donde está el problema, algunos pueden gastar más que otros, algo que en la democracia de consumidores y accionistas provoca que los votos no se distribuyan de forma equitativa. Al final obtenemos una gran pérdida de poder y decisiva de las clases baja y media.

A esto hay que sumarle que tanto los partidos de derecha y de la antigua izquierda adoptan políticas neoliberales parecidas, y como consecuencia la pérdida de poder se transforma en pérdida de derechos. De esta forma entramos en un desconcierto político en el que cada vez más gente se siente expulsada de la política.

El fin de la política progresista

Siguiendo la política radical de la década de 1960, la sociedad estadounidense se volvió nostálgica. Esto presentó una oportunidad para la derecha, que había estado perdiendo el argumento económico frente a los liberales durante décadas. Apelaron al cariño de los estadounidenses por los «buenos viejos tiempos». Cuando tomaron el poder en 1980 con la elección de Ronald Reagan, introdujeron sus reformas radicales: desregularizar, recortar impuestos y cambiar el poder judicial para reflejar sus objetivos. Estados Unidos, hasta nuestros días, se ha visto afectado por su legado.

Estados Unidos es conocido como la tierra de las oportunidades, un faro de esperanza para las democracias de todo el mundo. Bueno, solía serlo al menos. Entonces, ¿qué ha cambiado? En pocas palabras, Estados Unidos ha comenzado a mirar hacia atrás, hacia los viejos tiempos cuando los barones ladrones y una pequeña aristocracia poseían la mayor parte de la riqueza y controlaban el poder político. 

Es una vieja historia. Una élite poderosa ha tomado demasiado para sí misma, mientras todos los demás luchan. Al no poder encontrar trabajo, vivienda y atención médica seguros, muchos estadounidenses de hoy deben preguntarse qué pasó con su gran país. Y eso es exactamente lo que descubriremos en este artículo, que examinan las tramas sombrías, las principales figuras políticas y las ideologías económicas que han llevado a Estados Unidos a su situación actual. 

Desde finales del siglo XX, Estados Unidos se ha vuelto más nostálgico y estancado

América fue una vez la tierra del mañana. Dejando atrás las antiguas monarquías y tradiciones de Europa, miró hacia nuevos horizontes. Florecieron nuevas religiones, nuevos inventos y nuevas empresas.

El siglo XX también trajo un cambio radical: piense en los viajes espaciales, el rock and roll y el movimiento por los derechos civiles. Pero en algún momento a fines del siglo pasado, este impulso hacia la modernidad comenzó a desacelerarse. 

El autor Kurt Andersen notó esto por primera vez en 2007, cuando se encontró con una fotografía de un periódico de veinte años antes. La foto mostraba a algunas personas de aspecto elegante de pie en una calle de una ciudad de Estados Unidos. Al estudiar su ropa y peinados, notó lo similares que se veían con las personas en 2007. 

Esto lo llevó a una especie de epifanía. Al observar los automóviles, la moda, la música y el diseño en 2007, se dio cuenta de lo poco que habían cambiado fundamentalmente las cosas desde 1987. Aparte de los teléfonos móviles o las computadoras, en 2007 había muy pocas cosas que parecieran o sonaran nuevas . 

Por el contrario, el siglo XX marcó el comienzo de una era cultural radicalmente nueva tras otra. Solo piense en la dramática transición de 1955 a 1965: la música y la moda impulsadas por la libertad de la década de 1960 estaban muy lejos de las normas conservadoras de la década de 1950. ¿Entonces qué pasó? 

Bueno, simplemente, Estados Unidos ha abandonado la nueva nostalgia y ha abrazado. Este giro hacia la nostalgia comenzó ya en la década de 1970. Justo después de los cambios radicales de la década de 1960, una gran parte del público estadounidense comenzó a añorar silenciosamente el pasado o, más exactamente, un pasado imaginado, donde todo se sentía más familiar y estable. 

Esto se puede ver en la popularidad masiva de películas y programas de televisión de la época, como Grease , American Graffiti y Happy Days , que se desarrollaron en versiones idealizadas de la década de 1950 y principios de la de 1960. 

Este deseo de nostalgia en Estados Unidos no ha disminuido a medida que nos adentramos en el siglo XXI. Aparte de los avances tecnológicos, el cambio cultural parece estar estancado. La moda, la música y el diseño siguen repitiendo estilos de distintas épocas del siglo XX. Lo retro es genial.

¿Por qué importa esto? Bueno, refleja un impasse más amplio que va más allá de la moda o la música. Nos dice que Estados Unidos está atrapado en una distorsión del tiempo, tanto política como económicamente. Y con los problemas que enfrenta el país, como la desigualdad y el cambio climático, simplemente no puede permitirse mirar hacia atrás. 

La nostalgia abrió la puerta a la derecha económica

Después de que el presidente Franklin D. Roosevelt introdujera el New Deal en 1932, Estados Unidos se convirtió en un país moderno de centro izquierda que cuidaba a sus ciudadanos. El New Deal ayudó a proporcionar empleo seguro que trajo buenas pensiones, así como alivio para los pobres y desempleados. 

Cuando la presidencia de Lyndon B. Johnson marcó el comienzo de una ola de reformas liberales en la década de 1960, parecía que las ideas de la derecha económica estaban en retroceso permanente. Cualquiera que propusiera reducir los impuestos para las grandes corporaciones o recortar el bienestar se consideraba un personaje extraño y marginal. 

Sin embargo, justo cuando la nostalgia por el pasado se infiltraba, la derecha vio una oportunidad. 

Después de enfrentar derrota tras derrota en un frente ideológico, la derecha comenzó a tramar su regreso. A medida que la política radical de la década de 1960 se hizo más generalizada, las élites ricas de derecha se aterrorizaron de que iban a perder sus privilegios para siempre. Pero cuando estallaron manifestaciones masivas contra la guerra de Vietnam y por los derechos civiles, vieron una oportunidad para apelar a los estadounidenses que temían todo este trastorno.

Comenzó con la campaña presidencial de Barry Goldwater, un republicano de derecha, que perdió por aplastamiento ante el demócrata Lyndon B. Johnson en 1964. A pesar de perder, introdujo una estrategia de campaña que resultaría exitosa en el futuro. En su anuncio de campaña de media hora, contrastaba las imágenes de la vida estadounidense en un pueblo pequeño con las de adolescentes bailando rock and roll, negros cantando en las calles y autos veloces que pasaban a toda velocidad. Trató de apelar al deseo de la gente por un pasado idealizado, que estaba amenazado por la modernidad.

Luego, a medida que se acercaba la década de 1980, el candidato presidencial republicano Ronald Reagan aprovechó perfectamente este deseo de nostalgia durante su campaña. En lugar de poner sus políticas económicas de derecha al frente y al centro, Reagan se centró en una visión de un Estados Unidos pasado. Como ex estrella de Hollywood de la década de 1940, el propio Reagan encarnó esta visión de un pasado idealizado y desaparecido. 

Fue una estrategia brillante. La mayoría de los estadounidenses todavía apoyaba las políticas del New Deal. Ciertamente, no estaban a favor de recortar los impuestos a los muy ricos o eliminar las protecciones ambientales y laborales, que eran parte del programa de Reagan. Así que en lugar, se centró en lo que hicieron similares. Y lo que les gustó fue una nostalgia cálida y difusa: Estados Unidos con vallas blancas, con sus grandes prados, frontones y periódicos. 

Reagan ganó las elecciones de 1980. Y con su victoria llegaron las políticas económicas que las élites ricas de derecha habían esperado durante mucho tiempo.

Milton Friedman y Lewis Powell hicieron resurgir a la derecha económica en la década de 1970

Mientras la derecha política planeaba su regreso, hubo algunas figuras especialmente influyentes. Eran personas que habían visto, con horror, cómo se desarrollaba la década de 1960 y el sentimiento se volvía contra las grandes empresas y los ricos. Y aunque sus ideas económicas fueron impopulares durante décadas, aguantaron. Esperaron el momento adecuado para saltar. 

Dos de estas personas serían particularmente importantes para la contrarrevolución económica.

Milton Friedman

Primero, estaba Milton Friedman, profesor de economía en la Universidad de Chicago. En el otoño de 1970, cuando parecía que los progresistas habían ganado todos los argumentos económicos, Friedman publicó un ensayo que daría forma al futuro. Impreso en la revista New York Times con el título «Una doctrina de Friedman: la responsabilidad social de las empresas es aumentar sus ganancias», el ensayo argumentó que las empresas no deberían tener más responsabilidades que acumular ganancias. 

El ensayo de Friedman defendía la frialdad y se burlaba de los ejecutivos que perseguían responsabilidades sociales, que él pensaba que eran un disfraz del anticapitalismo. La pieza presentó una impactante visión alternativa a gran parte del pensamiento progresista de la época. 

¿Y adivina qué? Muchos directores ejecutivos y empresarios adinerados estuvieron de acuerdo con Friedman. Estaban hartos de ser despreciados por los liberales que dominaban la conversación pública. El artículo de Friedman fue un gran dedo medio para todos ellos. Muchos de estos empresarios absorbieron cada una de sus palabras; el texto pasó a dar forma a las salas de juntas corporativas durante las siguientes cinco décadas. Vitalmente, el pensamiento de Friedman influyó en las políticas del futuro presidente republicano Ronald Reagan.

Lewis Powell

La segunda figura importante fue Lewis Powell, un destacado abogado de Virginia. Preocupado por el estado de ánimo anticapitalista de la década de 1960, presentó un plan de acción a la Cámara de Comercio de Estados Unidos en 1971 para combatir lo que consideraba elementos subversivos de izquierda. 

En este documento, propuso una campaña para infiltrarse e influir en la academia, los medios, la política y el sistema legal. Para hacer esto, Powell afirmó que la derecha económica necesitaría presupuestos de un tamaño nunca antes visto en campañas políticas. Las corporaciones que quisieran protegerse de las políticas liberales deberían donar para financiar grupos de expertos, académicos y periodistas comprensivos, quienes promoverían la ideología económica de derecha. 

Esto marcó otro acontecimiento importante para la derecha política: el comienzo de campañas de cabildeo bien financiadas que dominarían la política estadounidense hasta el siglo XXI. 

Friedman y Powell, a su manera, fueron clave para la marcha de la nueva derecha.

La derecha adoptó algunas estrategias de sus oponentes políticos

Cuando piensa en los elementos radicales de la década de 1960, probablemente tenga en mente algunas imágenes. Quizás veas hippies en Woodstock tropezando con LSD. Quizás se imagina a los estudiantes que protestan contra el gobierno, o las pancartas y los lemas de las campañas antinucleares. 

Curiosamente, los oponentes de todo este radicalismo, el tipo de conservadores que hemos conocido, terminaron robando algunas de sus ideas y estilos de campaña.

En lugar de presentarse como conservadores pasados ​​de moda y congestionados, la nueva derecha política aprovechó el espíritu de la época. Tomemos el ultraindividualismo de la década de 1960. Durante esos días, la gente, especialmente los jóvenes, reaccionó contra el conformismo de la América de posguerra volviéndose aún más individualista. Mientras los hippies exploraban su libertad individual y encontraban sus propias verdades, la nueva generación de derechistas, como Milton Friedman, animó a sus lectores a hacer lo mismo. 

Friedman los alentó a no sentirse avergonzados por su deseo de hacerse ricos o perseguir ganancias sin conciencia social. Como los hippies, deberían hacer lo que les pareciera correcto. Después de todo, el libertarismo, que era como se llamaba este tipo de economía de impuestos bajos, se trataba de libertades personales. 

Otro elemento de las décadas de 1960 y 1970 que adoptó la derecha fue la desconfianza en el gobierno. Tras la guerra de Vietnam y el escándalo de Watergate, la confianza en el gobierno, y en la autoridad en general, se desplomó. 

Esto encaja perfectamente con la narrativa económica de la derecha, ya que creían que el Estado debía mantenerse lo más alejado posible de la vida de las personas. Entonces, en lugar de cuestionar el sentimiento popular de que el gobierno era corrupto, lo alentaron. Querían ver un retroceso del Estado y una desregulación generalizada, para que las empresas pudieran hacer lo que quisieran.

De hecho, en el discurso inaugural de Ronald Reagan, dijo: “El gobierno no es la solución a nuestros problemas; el gobierno es el problema «. 

Finalmente, en otro eco de los activistas liberales, estaban aquellos como Lewis Powell, el abogado virginiano, que trató de pintar a los empresarios ricos como víctimas. Escribió: “El ejecutivo de negocios estadounidense es verdaderamente el hombre olvidado”, que reflejaba, de una manera perversa y distorsionada, el lenguaje de quienes hacen campaña por los derechos de las minorías y las personas vulnerables.

Todas estas tácticas, por más cínicas que fueran, solo ayudaron a la causa de la derecha libertaria, lo que resultó en sus grandes victorias de la década de 1980.

La complacencia liberal

En cierto momento, a los liberales estadounidenses les debe haber parecido que habían ganado la mayoría de las discusiones políticas. La lógica del New Deal, con su empleo seguro, sindicatos fuertes y alivio para los pobres, se había integrado en la sociedad estadounidense. Y aunque había un camino por recorrer en cuanto a raza, género y sexualidad, se habían logrado avances.

Entonces, afortunadamente, después de la década de 1960, los liberales estadounidenses se volvieron complacientes y bajaron la guardia.

Primero, pensemos en la nostalgia de la que ya hemos hablado. No fueron sólo aquellos que tenían miedo del radicalismo de la década de 1960 los que se convirtieron en nostalgia; los progresistas también lo hicieron. Durante la década de 1980, muchas personas, incluidos muchos liberales adinerados, comenzaron a adoptar modas y costumbres pasadas como una especie de rareza. Por ejemplo, en lugar de disfrutar de la cocina mundial moderna que ahora está disponible en los EE. UU., Muchos comenzaron a recurrir, medio en broma, a la “comida reconfortante”, la cocina casera tradicional estadounidense.

Aunque la adopción de la comida reconfortante parecía una moda inofensiva, ocultaba algo más serio: mucha gente, incluidos los liberales, añoraba el pasado. Un pasado menos radical, más estable y más blanco. 

Ese instinto también se puede ver en la popularidad de un libro llamado The Official Preppy Handbook , que no solo satirizó los hábitos arcaicos de los estudiantes universitarios blancos ricos, sino que también los hizo populares. 

El abrazo irónico de la nostalgia por parte de los liberales permitió que el estado de ánimo se generalizara. Y así, cuando políticos de derecha como Ronald Reagan comenzaron a apelar a esa nostalgia, tuvieron mucho éxito. 

Después de la década de 1960, algunos liberales se desilusionaron con los sindicatos, que no siempre se mostraban comunicativos con su apoyo a las minorías y las mujeres. De hecho, muchos liberales encontraron que los sindicatos estaban llenos de intolerancia a la antigua. Entonces, cuando la derecha política buscó aplastar a los sindicatos en la década de 1980, hubo poca solidaridad con ellos; muchos liberales se alegraron de verlos partir. Y así, otra protección contra la élite corporativa fue eliminada.

Luego, algunos medios e instituciones liberales dieron espacio a las nuevas ideas de la derecha, para mostrar cuán amplias y magnánimas eran. El New York Times contrató a William Safire, el redactor de discursos de derecha de Richard Nixon, como columnista. Harvard empleó a dos estrellas de este nuevo movimiento de derecha, Robert Nozick y Martin Feldstein, como profesores. Para colmo, los premios Nobel de economía fueron para Milton Friedman y su mentor, Friedrich Hayek. Desde los márgenes, estos derechistas habían invadido la corriente liberal dominante.

Toda esta complacencia significó que cuando Ronald Reagan fue elegido presidente, encontró poca resistencia a sus reformas más radicales. 

Los cambios políticos de 1980 todavía influyen en la actualidad

Hemos establecido que la década de 1980 en Estados Unidos fue el momento en que se desató el capitalismo, cuando se dejó rienda suelta a la codicia pura. 

Sin embargo, detrás de la ostentación de la década, la derecha económica obligó a muchos cambios más tranquilos, cuyas consecuencias aún vivimos hoy. La década de 1980, en muchos sentidos, nunca terminó realmente.

Con la elección de Reagan vino la normalización de la cosmovisión de la derecha económica. Como aprendimos, las ideas de personas como Milton Friedman se volvieron dominantes. Ciertas normas se cambiaron por completo, casi de la noche a la mañana. En lugar de ser escépticos sobre la codicia y las grandes empresas, como había sido la tendencia, muchas personas ahora celebraban abiertamente la codicia y mostraban deferencia a los negocios. 

¿Cómo pasó esto? Bueno, ¿recuerdas la tranquila trama de la derecha que comentamos antes? En la década de 1970, lanzaron una campaña masiva a través de la academia, los medios, la política y el sistema legal. En la década de 1980, esta campaña había comenzado a dar frutos. Había llevado mucho tiempo, pero las ideas de la derecha finalmente habían entrado en la conciencia pública. 

Muchos de los otros cambios que ocurrieron en la década de 1980 parecían aburridos y procedimentales, pero tuvieron efectos duraderos en Estados Unidos. 

Primero, la administración de Reagan comenzó silenciosamente a «olvidar» actualizar ciertos códigos y regulaciones. Esto significó que se ignoraron cosas como, por ejemplo, violaciones de las leyes laborales. Significaba que a los directores ejecutivos se les permitía obsequiar acciones de la empresa sin que se contaran para sus salarios. Significó ligeras modificaciones a las leyes fiscales, que protegían a los ricos de pagar más impuestos al Seguro Social. 

Es posible que en ese momento parecieran pequeñas cosas, pero en conjunto, eran enormes. El efecto general fue beneficiar a los ricos y las grandes empresas, y eliminar los derechos y protecciones de todos los demás. 

Luego, durante la década de 1980, la derecha económica buscó cambiar el poder judicial. Sabían que no podían confiar en tener un presidente o un Congreso comprensivos para siempre; necesitaban hacer un cambio más duradero. De modo que buscaron infiltrarse en la comunidad legal formando un cuadro de abogados de derecha con ideas afines. En 1982, la derecha creó un grupo llamado Sociedad Federalista, que defendía puntos de vista conservadores y presentaba candidatos idóneos a la Corte Suprema para presidentes republicanos.

Con el tiempo, lograron incorporar puntos de vista conservadores en la Corte Suprema, puntos de vista que consideraban la economía de libre mercado como parte del ADN legal de Estados Unidos. Una vez más, con sigilo, la derecha económica había dado un paso enorme para solidificar su poder.

El nacimiento de la financiarización

Con la década de 1980 llegó el nacimiento del tiburón arquetípico de Wall Street. En la película de 1987 Wall Street , estos tiburones son personificados por Gordon Gekko, un financiero despiadado que declara: «La codicia es buena».

Además de representar la codicia de la década de 1980, un personaje como Gekko simboliza un cambio en la estructura económica de Estados Unidos. Mientras que antes el país se había centrado en hacer y fabricar cosas, una gran parte de la economía ahora se basaba completamente en la especulación financiera. 

Esta fue la financiarización de la economía estadounidense. Y había sido impulsado, en gran parte, por la agenda económica de la derecha política.

Las consecuencias de esta financiarización fueron múltiples. La más obvia es la pronta aceptación del riesgo. Cuando Reagan fue elegido, redujo drásticamente el impuesto a las ganancias de capital, de modo que los inversores pudieran conservar una mayor parte de sus ganancias. Esto condujo a una enorme ganancia en el precio de las acciones a partir de 1982, ya que mucha gente vio el mercado de valores como una forma rápida de hacerse muy rico. Así que los inversores se apiñaron, ganando y perdiendo miles de millones de dólares.

Sin embargo, aquí no fue donde se detuvo el riesgo. Las políticas desreguladoras de la administración de Reagan significaron que era más fácil que nunca para los estadounidenses de clase trabajadora pedir prestado con tarjetas de crédito y obtener préstamos arriesgados. Esto llevó a muchas personas, que ya estaban en la línea de crédito, a endeudarse enormemente.

Esta misma desregulación allanó el camino para una mayor asunción de riesgos más adelante en el siglo XX. Esto se logró mediante el uso de instrumentos financieros que estaban cada vez más separados de las empresas y productos básicos reales. Se trataba de derivados de alto riesgo, que tenían poco que ver con la inversión directa en algo real. 

Mientras esto sucedía, las propias empresas se estaban vaciando por un enfoque en el mercado de valores. La noción de valor para los accionistas se volvió importante, lo que significó que, en lugar de considerar su futuro a largo plazo, las empresas se obsesionaron con la creación de beneficios para los accionistas a corto plazo. 

La financiarización de la década de 1980 convirtió a un país reconocido por su innovación en uno enfocado en la gratificación inmediata. Convirtió una sociedad manufacturera en un casino gigante, donde los estadounidenses comunes se endeudaron enormemente mientras que los ricos se hicieron aún más ricos a través de la especulación. 

El Neoliberalismo debe reformarse o enfrentarse a un futuro distópico

Para muchos estadounidenses de hoy, esta larga campaña de la derecha económica ha resultado en una existencia más precaria, una en la que es difícil conseguir trabajo seguro, vivienda y atención médica. En lugar del New Deal de Roosevelt, tienen un Raw Deal.

Y el futuro parece aterrador. En el peor de los casos, se volverán obsoletos en un lugar de trabajo cada vez más automatizado, mientras que la clase élite se enriquecerá con las ganancias. 

Si las cosas continúan por este camino, con más poder y privilegios entregados a corporaciones poderosas, las próximas décadas serán distópicas. 

Sin embargo, otro futuro es posible. La tecnología podría liberar a los estadounidenses. Al permitir que los robots hagan los trabajos repetitivos y aburridos, las personas podrían tener la libertad de pasar más tiempo haciendo las cosas que quieren hacer y en las que se destacan. De hecho, los almacenes gigantes de Amazon y Walmart ya están utilizando ayuda automatizada, que realiza el trabajo de clasificar de manera mucho más eficiente que cualquier humano. 

Todo eso está muy bien, podría decirse, pero ¿qué pasa con los trabajadores que son despedidos? ¿Cómo se supone que van a llegar a fin de mes? Bueno, a medida que la automatización aumenta la productividad, debería haber suficiente riqueza nacional para que todos puedan llevar una vida segura y feliz. La respuesta, entonces, es una renta básica universal . Al pagarle a cada estadounidense una suma global cada mes para cubrir el costo de vida, estarán protegidos de las consecuencias de esta revolución de la automatización. 

Y afortunadamente, hay un ejemplo de algo muy similar que ya funciona en los EE . UU Este es el dividendo del petróleo de Alaska, que paga una suma variable a cada Alaska, dependiendo de las ganancias del lucrativo negocio petrolero en el estado. Aunque no es exactamente un ingreso básico universal, nos ofrece una idea del destino de las personas cuando reciben un ingreso estatal como este. Los resultados son alentadores. En lugar de dejar de trabajar, muchas personas han aceptado más trabajo, especialmente las mujeres con hijos, que ahora pueden pagar el cuidado de los niños. Además, el ingreso adicional ha resultado en una mejor nutrición general, menos recién nacidos con bajo peso y ha sacado de la pobreza a un tercio de los ciudadanos nativos de Alaska. 

A Estados Unidos se le presentan dos opciones: continuar en la dirección hacia atrás establecida por la derecha económica, que conducirá a una mayor desigualdad y miseria, o reformar drásticamente. Estados Unidos necesita afrontar el futuro una vez más.

2 respuestas a «Todos echan la culpa de la crisis al Neoliberalismo, ¿pero sabes realmente qué es?»

  1. Sobre cómo el neoliberalismo calienta el planeta y amenaza nuestra misma existencia (y cómo evitarlo): «Esto lo cambia todo», de Naomi Klein.
    Estáis tardando en leerlo, en serio.

Deja una respuesta