Chomsky nos advirtió que ganaría Trump, pero su nueva premonición es aún peor 1

Chomsky nos advirtió que ganaría Trump, pero su nueva premonición es aún peor

Noam Chomsky siempre ha criticado con dureza a Donald Trump e incluso antes de su llegada a la presidencia, intentó advertir a sus potenciales votantes de qué implicaría otorgarle el poder a alguien con sus intereses empresariales.

Trump, el presidente número cuarenta y cinco de los EEUU, miente de un modo tan prolífico y a tal velocidad que The Washington Post calculó que durante su primer año en el cargo podía haber emitido 2.140 declaraciones que contenían falsedades o equívocos: una media de 5,9 diarias. Sus embustes sobre absolutamente todo, desde la investigación de las injerencias rusas en la campaña electoral hasta el tiempo que él mismo pasa viendo la televisión, no son más que la luz roja que avisa de sus constantes ataques a las normas e instituciones democráticas. Ataca sin cesar a la prensa, al sistema judicial y a los funcionarios que hacen que el Gobierno marche.

«Mientras la población general sea pasiva, apática y desviada hacia el consumismo o el odio de los vulnerables, los poderosos podrán hacer lo que quieran, y los que sobrevivan se quedarán a contemplar el resultado».

Noam Chomsky
Chomsky nos advirtió que ganaría Trump, pero su nueva premonición es aún peor 2

En febrero de 2016, Chomsky ya vaticinó la victoria de Trump al explicar que la popularidad del magnate se debía al «miedo» y que es el resultado de una «sociedad quebrada» por el neoliberalismo. Chomsky ya ha vaticinado, además, un irreversible y fuerte aumento de los precios en los principales mercados, fomentado por las políticas emprendidas por Donald Trump, que pronto dará lugar a otra grave crisis financiera.

El neoliberalismo existe, pero solo para los pobres. El mercado libre es para ellos, no para nosotros. Esa es la historia del capitalismo. Las grandes corporaciones han emprendido la lucha de clases, son auténticos marxistas, pero con los valores invertidos.

Los principios del libre mercado son estupendos para aplicárselos a los pobres, pero a los muy ricos se los protege. Las grandes industrias energéticas reciben subvenciones de cientos de millones de dólares, la economía high-tech se beneficia de las investigaciones públicas de décadas anteriores, las entidades financieras logran ayudas masivas tras hundirse… Todos ellos viven con un seguro: se les considera demasiado grandes para caer y se los rescata si tienen problemas.

Al final, los impuestos sirven para subvencionar a estas entidades y con ellas a los ricos y poderosos. Pero además se le dice a la población que el Estado es el problema y se reduce su campo de acción. ¿Y qué ocurre? Su espacio es ocupado por el poder privado y la tiranía de las grandes entidades resulta cada vez mayor.

Chomsky nos advirtió que ganaría Trump, pero su nueva premonición es aún peor 3

¿Por qué iba un político a querer generar una crisis financiera? Porque siempre que hay una crisis, hay un gran trasvase de dinero de las capas inferiores y medias de la sociedad hacia las capas más altas (que, con cada nueva crisis, son las únicas favorecidas).

Pero esta no es la única gran crítica al magnate, Chomsky va mucho más allá en sus advertencias. En cada entrevista especializada nos recuerda que toda la campaña que Donald Trump enmascara como anti-establishment es simplemente una estrategia de manipulación que le funciona transformando su mayor defecto en virtud: es como un lobo advirtiendo del peligro de los lobos.

Y tiene razón, al menos en los primeros meses de mandato, Trump está favoreciendo a lo que siempre se ha considerado las instituciones del sistema: los multimillonarios, las grandes instituciones financieras y el ejército.

«Tan pronto como fue elegido Trump, los valores de las acciones de las instituciones financieras se dispararon hacia el cielo», recuerda Noam Chomsky.

Las palabras de Chomsky son confirmadas por otros expertos, que esperan un tiempo tumultuoso en el mundo financiero bajo el mandato de Trump. Pero no son sólo acusaciones generales, también señala a algunos hombres que forman parte del equipo del presidente, como Steven Mnuchin, procedente de Goldman Sachs, y Gary Cohn, director del Consejo Económico Nacional, que también es un ex miembro del banco de inversión de Nueva York.

El verdadero peligro: Mike Pence

Lo realmente preocupante y de lo que nadie habla es de quién está detrás de este «político-actor», su próximo gabinete conservador: Rudy Giuliani, Sarah Palin, Jeff Sessions… Y, de entre todos, el nombre que más desconfianza levanta es el del próximo vicepresidente de Trump: Mike Pence.

El gobernador de Indiana tiene a sus espaldas una larga carrera llena de insultos a mujeres, miembros de la comunidad LGTB y, en general, cualquiera que se salga  de los cánones de la ideología más ultraconservadora.

Es un caso similar al de Dick Cheney. En la película VICE mostraban la historia real jamás revelada sobre cómo Dick Cheney (Christian Bale) un callado burócrata de Washington, acabó convirtiéndose en el hombre más poderoso del mundo como vicepresidente de los Estados Unidos durante el mandato de George W. Bush, con consecuencias en su país y el resto del mundo que aún se dejan sentir hoy en día.

Se define a si mismo como “cristiano, conservador y republicano, en ese orden”. Mike Pence es el político a quien realmente deberíamos temer, porque no solo gobernará en la sombra, sino que si a Trump le pasara algo, accederá al cargo del presidente de forma directa.

Chomsky asegura que su edad, 87 años, le permite comparar la situación actual en la campaña electoral de Estados Unidos con la década de 1930 durante la que Estados Unidos sufrió la llamada Gran Depresión económica, cuando existía objetivamente mayor pobreza y mayor sufrimiento que ahora, aunque también señala una notable diferencia: «una sensación de esperanza, que hoy falta».

«En ausencia de recursos y estructuras organizativas que hagan posible esta actividad, la democracia se limita a la opción de escoger entre varios candidatos que representan los intereses de uno u otro grupo que tiene una base de poder independiente, localizada por lo general en la economía privada”.

Noam Chomsky
Chomsky nos advirtió que ganaría Trump, pero su nueva premonición es aún peor 4

Click aquí si quieres conseguir esta camiseta:
Camiseta: Illegal Immigration started in 1492
La inmigración ilegal comenzó en 1492


El poder de tu voto

“La democracia participativa presupone la capacidad de la gente normal para unir sus limitados recursos, para formar y desarrollar ideas y programas, incluirlos en la agenda política y actuar en su apoyo».

Decenas de millones tendrán que huir y esto es responsabilidad de las sociedades ricas y desarrolladas que son las que crearon este problema que está generando un efecto devastador contra las clases pobres”.

Noam Chomsky
https://www.instagram.com/p/BkbDHDeF6vi/

Mientras criticamos lo evidente y nos entrenemos juzgando y riéndonos de los detalles, no nos detenemos a pensar en lo realmente importante. Lo que está detrás, lo que realmente está cambiando e impactará en nuestras vidas de forma irreversible.

Trump no es el único problema de la democracia estadounidense

Estados Unidos ensalza los principios democráticos y pretende promover la expansión de la democracia en todo el mundo. Sin embargo, una mirada más cercana a la política estadounidense en el país y en el exterior revela que el país está mucho menos preocupado por la democracia y más por asegurar sus propios intereses económicos y geopolíticos.

Los líderes y políticos estadounidenses nunca se cansan de decirle al resto del mundo que Estados Unidos ayuda a mantener el mundo seguro y libre. Afirman que su país debería ser el policía del mundo; protegiendo la libertad y luchando contra el mal, dondequiera que se encuentre.  

Sin embargo, la política exterior estadounidense real no cumple estas elevadas promesas. De hecho, lejos de ser una salvaguarda para la libertad y la democracia, Estados Unidos y su participación en los asuntos exteriores a menudo hacen que el mundo sea más violento y menos justo.

Estas claves aportadas por Noam Chomsky describen cómo ha trabajado Estados Unidos para empobrecer a las naciones, iniciar guerras, cometer crímenes de guerra e incluso rechazar los planes de paz; cómo, en resumen, Estados Unidos suele ser un peligro para la democracia.

Estados Unidos reclama un estatus que le permite ignorar el derecho internacional

La gente suele pensar en las Naciones Unidas (ONU) como un organismo democrático internacional en el que todas las naciones del mundo pueden opinar, más o menos por igual.

Este no es el caso. De hecho, algunos aspectos de los procedimientos democráticos en las Naciones Unidas apenas son democráticos. Ciertos países, sobre todo Estados Unidos, tienen una voz mucho mayor en esta organización internacional que cualquier otro país.

Esto se debe en parte al papel de Estados Unidos como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas , un grupo especial de naciones responsables de mantener a raya los conflictos en el mundo.

Hay cinco miembros permanentes del consejo – Francia, Rusia, China, el Reino Unido y los Estados Unidos – y esta membresía permanente permite que estos países a veces ignoren el derecho internacional.

Tal libertad puede conducir fácilmente a la corrupción, como se vio en el Programa Petróleo por Alimentos del consejo . El programa fue diseñado para permitir que Irak venda el petróleo del país en el mercado mundial a cambio de alimentos, medicinas y otras necesidades humanitarias, pero eso no fue todo lo que hizo.

Una investigación en 2005 encontró que el ex líder iraquí Saddam Hussein había recibido la asombrosa cantidad de 1.800 millones de dólares en sobornos en virtud del programa. Muchas corporaciones estadounidenses estuvieron involucradas en estos sobornos y no hay duda de que el gobierno estadounidense sabía lo que estaba sucediendo.

A pesar de esto, la poderosa posición de Estados Unidos en las Naciones Unidas significaba que podía usar su influencia para evitar sanciones.

Estados Unidos disfruta de un trato especial incluso cuando se trata de cómo las Naciones Unidas definen palabras, como «tortura».

Según la Oficina de Asesoría Jurídica del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, “tortura” describe solo actos que son análogos al dolor físico resultante de una falla orgánica o incluso la muerte. Por lo tanto, cualquier cosa menos intensa no se considera tortura.

Compare esto con la definición codificada por la Convención de Ginebra, que establece:

“Tortura significa cualquier acto por el cual se inflige intencionalmente dolor o sufrimiento severo, ya sea físico o mental, a una persona“ para extraer información o confesión, o intimidar a otros.

La discrepancia aquí es evidente y aterradora.

Estados Unidos tiene reglas propias reglas para castigar a sus enemigos, reales o percibidos

El estatus especial de Estados Unidos se extiende mucho más allá de las definiciones de tortura o transacciones económicas ilegales; incluso recibe un trato especial cuando se trata de hacer la guerra.

La carta de las Naciones Unidas establece que la fuerza solo puede ser desplegada después de haber sido autorizado por el Consejo de Seguridad de la ONU. Sin embargo, la carta también permite «el derecho de autodefensa individual o colectiva si ocurre un ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas, hasta que el Consejo de Seguridad haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales».

En otras palabras, puede responder si usted o su aliado son atacados, sin esperar la aprobación de la ONU.

Sin embargo, Estados Unidos a menudo ignora estas dos estipulaciones.

Por ejemplo, el ex presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, justificó su “guerra contra el terror” argumentando que era un acto de autodefensa anticipada . Según su administración, el terrorismo representaba una amenaza tan grave para Estados Unidos que tuvo que actuar para combatir preventivamente el terrorismo enviando tropas a Afganistán.

Estados Unidos, en esencia, puede atacar a cualquier nación u objetivo que crea que podría atacarlo primero.

Según esta lógica, otros estados también deberían tener derecho a la autodefensa anticipada, ¡incluso contra los Estados Unidos!

Piense, por ejemplo, entre 1960 y 1961, cuando la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) pasó de contrabando toneladas de explosivos y armas a Cuba para colocar bombas, llevar a cabo ataques con dinamita y arrasar fábricas y plantaciones.

Tales tácticas, sin duda, califican como terrorismo y hubieran justificado un ataque armado contra los Estados Unidos.

O considere la investigación de un periodista británico realizada poco después de los ataques del 11 de septiembre, que reveló que Osama bin Laden y los talibanes habían recibido amenazas de un posible ataque militar estadounidense contra ellos, incluso antes del 11 de septiembre.

Siguiendo la lógica de la autodefensa anticipatoria, estas amenazas hubieran legitimado el ataque del grupo a Estados Unidos.

Los intereses económicos frente a la lucha contra el cambio climático

¿Te quedas despierto por la noche pensando en el fin del mundo?

¿No? Quizás deberías.

Hay dos amenazas que amenazan nuestra existencia: un ataque nuclear y el cambio climático.

Lamentarse por un ataque nuclear puede parecer una reliquia pasada de moda de la Guerra Fría, pero la amenaza es más severa ahora que nunca. Las armas nucleares se pueden encontrar en los arsenales de muchos estados en todo el mundo y existe un peligro real de que puedan usarse.

De hecho, según el exsenador estadounidense Sam Nunn, las posibilidades de un ataque nuclear accidental o no autorizado llevado a cabo por comandantes deshonestos con gatillo fácil están aumentando.

Es más, ahora corremos un mayor riesgo de que caigan bombas nucleares en manos de grupos terroristas. Por ejemplo, las organizaciones terroristas podrían crear una bomba utilizando material de desecho nuclear. En Rusia, donde los residuos nucleares se transportan por ferrocarril, son más fácilmente accesibles.

Estados Unidos hace muy poco en términos de política para aliviar la amenaza global de las armas nucleares, y mucho menos la única cosa que pondría fin al problema: eliminar todas las armas nucleares.

Luego, está la amenaza muy real del cambio climático.

En la cumbre del G8 de 2005 en Escocia, los científicos advirtieron sobre el peligro que representa el cambio climático e instaron a los responsables políticos a tomar medidas para combatir las emisiones de gases de efecto invernadero. De todos los países del G8, solo uno se negó a tomar medidas inmediatas y rentables para reducir las emisiones: Estados Unidos.

El presidente Bush insistió en que sería más prudente no actuar, ya que considera que la evidencia sobre el cambio climático es limitada.

Entonces, ¿ por qué Estados Unidos ignora constantemente amenazas tan obvias? En esencia, actuar contra estas amenazas debilitaría sus intereses económicos.

El poder económico de Estados Unidos debe protegerse a toda costa. Y para mantener este poder, el país incluso está preparado para arriesgarse a la guerra.

Chomsky nos advirtió que ganaría Trump, pero su nueva premonición es aún peor 5

Estados Unidos emprendió una campaña deliberada contra Cuba

En 1959, Fidel Castro llegó al poder en Cuba, donde estableció un gobierno comunista.

Anteriormente, Estados Unidos y Cuba mantenían buenas relaciones, pero la creación de un estado comunista tan cerca de las fronteras estadounidenses (a solo 90 millas de distancia por mar) molestó tanto a los políticos estadounidenses que trataron de derrocar al gobierno de Castro.

En marzo de 1960, el subsecretario de Estado de Estados Unidos, Douglas Dillon, explicó que, para derrocar a Castro, la población cubana sería un objetivo legítimo. El razonamiento de Dillon llevó al gobierno de Estados Unidos a promulgar un embargo contra Cuba, que ha durado décadas.

Además de la guerra económica, Estados Unidos también empleó métodos más duros: agentes estadounidenses hicieron quemar plantaciones y fábricas, y también destruir muelles y barcos.

Pero, ¿por qué tan implacable agresión? Según el académico latinoamericano Louis Pérez, la respuesta fue clara: «Estados Unidos no podía tolerar la negativa del régimen de Castro a someterse a Estados Unidos».

Estados Unidos temía que la negativa de Cuba a doblar la rodilla pudiera alentar a otros estados a ser más independientes y, por lo tanto, a depender menos de Estados Unidos para el financiamiento y la seguridad.

A lo largo de los años, Estados Unidos ha invertido mucho para seguir oponiéndose a Cuba. Por ejemplo, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) dedica importantes recursos a la investigación de “transacciones financieras sospechosas” que podrían financiar el terrorismo, centradas desproporcionadamente en Cuba.

En abril de 2004, por ejemplo, tan solo cuatro de los 120 empleados estaban rastreando las transacciones financieras de Osama bin Laden y Saddam Hussein, mientras que casi dos docenas de empleados investigaban transacciones hacia y desde Cuba.

De 1990 a 2003, la OFAC cobró multas de 93 investigaciones relacionadas con el terrorismo, por un monto de $ 9,000. Contrasta esto con las 11.000 investigaciones sobre los registros financieros cubanos, que llevaron a multas por un total de $ 8 millones.

A pesar de su postura sobre los peligros de financiar el terrorismo, parece que Estados Unidos está más interesado en limitar una amenaza comunista percibida que en combatir el terrorismo.

Veremos ahora las contradicciones que señala Chomsky entre las palabras y las acciones de Estados Unidos cuando se trata de promover la democracia en el exterior.

Los deseos económicos de Estados Unidos a menudo eclipsan sus objetivos políticos

¿Cree que todo individuo debe tener derecho a expresar su opinión y vivir de acuerdo con sus propios valores? Estados Unidos ciertamente afirma creer esto también.

De hecho, promover la democracia en el extranjero es supuestamente uno de los principios centrales de la política exterior de Estados Unidos.

Por ejemplo, al analizar los principios centrales de política exterior de la administración Bush, un artículo académico de 2005 sostiene que la promoción de la democracia fue un pilar importante de la «Doctrina Bush», tanto para combatir el terrorismo como como parte de la estrategia general de política exterior del país. .

Mirando más atrás en la historia, vemos que promover la democracia en el extranjero también fue un objetivo definitorio para el ex presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan. El National Endowment for Democracy, por ejemplo, fue fundado bajo Reagan en 1983 para promover la democracia a nivel internacional.

Sin embargo, en la práctica, los intereses económicos de Estados Unidos prevalecen claramente sobre la promoción de la democracia global, lo que a menudo conduce a curiosas contradicciones en las relaciones públicas.

Por ejemplo, en la inauguración en 2005 de un oleoducto diseñado para transportar petróleo del Caspio hacia el oeste sin pasar por Irán o Rusia, el exsecretario de Energía de Estados Unidos, Samuel Bodman, pronunció un discurso en el que reconoció los esfuerzos de Azerbaiyán en la construcción del oleoducto. Según Bodman, tales esfuerzos constituyeron un paso importante hacia la prosperidad económica y una sociedad justa y democrática.

Sin embargo, estos comentarios llegaron inmediatamente después de un artículo del New York Times , que detallaba cómo la policía azerbaiyana golpeó a los manifestantes a favor de la democracia que abogaban por elecciones libres como parte de una represión gubernamental más amplia contra la disidencia.

A pesar de todas las elevadas palabras de Estados Unidos sobre los valores de promover la democracia, esa retórica a menudo parece ser poco más que una tapadera para mantener los intereses económicos globales del país.

Estados Unidos quiere la paz en el Medio Oriente, pero solo si se beneficia también

El conflicto entre Israel y Palestina es uno de los conflictos más complejos del mundo, y muchas personas y naciones han luchado para poner fin a la violencia que ha destruido tantas vidas.

Estados Unidos se ha contado durante mucho tiempo entre los comprometidos con encontrar una solución, pero se niega a hacer nada que vaya en contra de sus propios intereses inmediatos.

Considere, por ejemplo, la campaña de Estados Unidos para hacer que Palestina sea «más democrática» después de la muerte del líder palestino Yasser Arafat en 2004. Después de su muerte, Estados Unidos presionó por elecciones libres en los territorios, argumentando que tal mover fortalecería las instituciones palestinas en general.

Ahora considere esta pregunta, planteada por The New York Times : ¿Por qué esperar hasta la muerte de Arafat para promover elecciones democráticas?

La respuesta radica en el hecho de que, si Arafat hubiera sido «elegido» democráticamente, tanto él como su tipo de política (que no coincidía con los intereses estadounidenses) ganarían credibilidad y legitimidad.

Por lo tanto, parecería que las elecciones son una opción viable solo cuando el resultado de las elecciones es el «correcto».

En la misma línea, Estados Unidos utiliza su considerable peso para socavar soluciones con las que no está de acuerdo.

Considere una resolución iniciada por Siria en 1976, que propuso una solución de dos estados en la que tanto palestinos como israelíes tendrían cada uno su propio territorio soberano. Este compromiso fue ampliamente aceptado dentro de la comunidad internacional y también contó con el respaldo de las autoridades palestinas.

Estados Unidos, sin embargo, bloqueó la resolución de Siria, al tiempo que apoyaba la expansión de Israel, su aliado, hacia los territorios ocupados.

Estados Unidos aún continúa bloqueando los compromisos de dos estados. En diciembre de 2003, por ejemplo, después de mucho trabajo arduo entre prominentes pero no oficiales negociadores israelíes y palestinos, el Acuerdo de Ginebra finalmente se hizo público.

El acuerdo delineó la logística de una solución de dos estados, y aunque el plan fue ampliamente apoyado por un consenso internacional, Estados Unidos no lo apoyó explícitamente. Esto permitió a Israel ignorar más fácilmente la presión internacional y finalmente rechazar el acuerdo.

La invasión de Irak dirigida por Estados Unidos fue legal y moralmente dudosa

Mucha gente protestó contra la guerra de Irak. De hecho, la invasión de Irak liderada por Estados Unidos inspiró algunas de las protestas políticas más grandes de la historia contemporánea.

El fundamento de la guerra fue llevar la democracia a Irak mediante una ruptura radical con el antiguo régimen. Sin embargo, la democracia pacífica que se le prometió a Irak no siguió a la caída de Saddam Hussein. Más bien, la guerra fue seguida por más violencia y terror para los ciudadanos iraquíes.

Por ejemplo, el proyecto de constitución de 2005 de Irak era más teocrático que el documento anterior del país, lo que sugiere que un futuro gobierno iraquí probablemente pondría más énfasis en los principios islámicos que en las prácticas democráticas.

Pero la invasión estadounidense de Irak no fue simplemente un fracaso; también se inspiró en estrategias legalmente dudosas.

En noviembre de 2004, por ejemplo, las tropas estadounidenses lanzaron un segundo ataque contra la ciudad de Faluya. Parte del plan era expulsar a todos los residentes de la ciudad, excepto a los hombres adultos, bombardeando la ciudad pero bloqueando sus salidas, obligando a hombres y niños de entre 15 y 65 años a regresar a la ciudad.

Pero según un periodista iraquí, esta táctica no solo incluía a los hombres, sino también a las familias, las mujeres embarazadas y los bebés, un acto reprensible que posiblemente también haya sido ilegal según las convenciones internacionales.

Además, aviones de combate estadounidenses bombardearon uno de los centros de salud centrales de la ciudad, matando a 35 pacientes y 24 miembros del personal. Según los Convenios de Ginebra, “los establecimientos fijos y las unidades médicas móviles del Servicio Médico no pueden en ningún caso ser atacados”, definiendo así al centro de salud como un objetivo ilegal.

En total, la ofensiva resultó en la muerte de unos 1.200 rebeldes, con hasta 700 bajas civiles.

La invasión de Irak fue un intento fallido de establecer la democracia en el país y esencialmente empeoró las condiciones de vida de los iraquíes en general.

Estados Unidos tiene un déficit de democracia

Si Estados Unidos está tan entusiasmado con la promoción de la democracia en todo el mundo, entonces sin duda su versión de la democracia debería ser irreprochable.

Esto está lejos de la verdad.

Contrario a los principios fundamentales de un sistema democrático, la política pública estadounidense no refleja necesariamente la opinión pública. De hecho, hay muchos ejemplos que demuestran esta discrepancia.

Tomemos el Protocolo de Kioto, por ejemplo, un acuerdo internacional liderado por las Naciones Unidas que compromete a los signatarios a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. A pesar del amplio apoyo de la población estadounidense en general, la administración Bush se desvinculó del protocolo en 2001 y finalmente expiró en 2012.

Además, una gran mayoría de la población estadounidense cree que las Naciones Unidas deberían asumir un papel de liderazgo en las crisis internacionales y que las medidas económicas y diplomáticas son mejores que el compromiso militar cuando se trata de la «guerra del terror».

¡Incluso hay una ligera mayoría que quiere abolir el poder de veto y el dominio que disfrutan los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU!

Sin embargo, Estados Unidos ha tomado un total de cero pasos para hacer realidad cualquiera de estas ideas. ¿Cómo podemos considerar que Estados Unidos es una democracia en funcionamiento si las acciones del gobierno no coinciden con la voluntad del pueblo?

De hecho, incluso se podría considerar que Estados Unidos es un estado fallido .

La definición original de “estado fallido” era aquella en la que se abandonaban algunas de las responsabilidades básicas de un gobierno soberano, como proteger a los ciudadanos o proporcionar servicios públicos.

Sin embargo, bajo la administración Bush, esta definición se amplió para incluir a todos los estados agresivos, arbitrarios o totalitarios – aquellos países con un déficit democrático , que carecen de las instituciones que trabajan para cumplir con los principios de la democracia; países en los que los ciudadanos no pueden elegir un líder que represente los deseos de la gente.

¡Pero los propios Estados Unidos tienen un déficit de democracia! Según la propia definición del presidente Bush, Estados Unidos puede considerarse un estado fallido.

11 respuestas a «Chomsky nos advirtió que ganaría Trump, pero su nueva premonición es aún peor»

  1. Bueno. Este tipo de artículo «alarmista» [sin mucho contenido] es lo que me gustaría ver desaparecer de la red y en su lugar, encontrar artículos periodísticos, bien hechos, bien estudiados, con referencias sólidas y que invitan a la reflexión para poder opinar con conocimientos.

    1. Liliana, el artículo no es alarmista, es real. Tal vez su posición privilegiada no le permite entender ni aceptar esa realidad. Esto lo confirma su sentencia al decir «es lo que me gustaría ver desaparecer de la red». Personas como usted siempre quieren desaparecer lo que no les gusta y conviene

  2. En un analisis entran varios factores a considerar, la verdad, la verdad que se cree y la verdad a medias, esto en el caso que el analisis sea posivo para algunos, en el caso negativo es cuando se usan mentiras o a medias. En este caso es posible esta deduccion pero, no es posible que suceda algo igual a la depresion de los 30s; cierto es que la accion de las masas se determina por necesidades y es factible que esta sea una politica para hacer cambios sociales, veamos el muro, este tiene varias aristas, no detiene la migracion mucho menos el trafico de drogas, pero es una forma de poner alertas y si algo es cierto es que tenemos que oir al mas bruto porque alguna vez pueda decir algo importante y es aqui que si no nos parece este analisis tenemos oportunidad de entrever intenciones y segun nuestra logica actuar. Nadie puede ser acarreado si esta avisado y es en los paises vecinos donde se debe de aprender a leer entre lineas y para ello se debe de tener gobierno con voluntad al pueblo. Como analisis, en estas situaciones el daño llega a esferas economicas y algunos ganan pero la mayoria pierde; en el caso del pueblo oprimido el daño no lo lastima ya que no puede apretarse el cinturon porque ya lo vendio. Viva Gandhi.

  3. La verdad es que los avances tecnológicos no son un adelanto, si o un sistema de esclavitud, hoy ya superan la capacidad de decisión del hombre, los mas poderosos tambien están bajo su mandato, esto es la causa de la verdadera crisis. Los individuos de las sociedades mas avanzadas son inoperantes.Las maquinas son las nuevas dueñas del mundo y los individuos sus sirvientes.

  4. Los avances tecnológicos no son un adelanto, mas bien un sistema de esclavitud, hoy ya superan la capacidad de decisión del hombre, esto es la causa de la verdadera crisis. Los individuos de las sociedades mas avanzadas son inoperantes.Las maquinas son las nuevas dueñas del mundo y los individuos sus sirvientes.

  5. Si éste es el nivel intelectual y de raciocinio de los pocos q leen estos mensajes, no m extraña q Chomsky exponga su preocupación de voz alta.
    1. Lo preocupante no es el muro, lo preocupante es q obligue al vecino más cerca a pagarlo. Eso es de una prepotencia y soberbia vomitiva.
    2. Lo q dice Chomsky acerca de quièn mueve los hilos, partidarios de la ultraderecha más radical ( y todos a estas alturas ya deberían saber lo q los movimientos «ultras» han provocado en el pasado) es plausible, nadie lo esconde y, considero, es de una gravedad extrema. No hay q ser un doctor en lingüística para saberlo.
    3. Liliana, no te conozco pero si siendo mujer, has seguido los discursos y los actos de Trump, sus últimas opiniones o simplemente cómo trata a su esposa ( q por cierto es una mujer preparadísima y muy inteligente, pese a los intentos de Trump de tenerla como un objeto); pues entonces, amiga, te recomiendo q vayas a un medico o a urgencias porq tienes una venda incrustada en la cara q te esta afectando al juicio y al oído.
    4.Las máquinas no gobiernan el mundo, lo gobierna la economía q genera beneficios automáticamente a los 12 grandes grupos empresariales, q están detras de este mercado global q está asfixiando el planeta. Es brutal su labor y su campaña de marketing social q ahora nos entra por los móviles ademas de prensa radio y televisión. Es una cultura de la autosatisfación-enelactodeconsumir del q Trump es el cabeza visible…. pero «casi nada» lo q hay detrás.

  6. Escribiste (te expresaste) bien, Sancho Panza… Hay que diferenciar:
    1.- Noah Chomsky
    2.- La articulista
    A Chomsky es casi imposible refutarlo y menos teniendo un pobre o nulo conocimiento de su obra y su vigencia; se puede denostar pero sera como tirarle piedras a la luna.
    Los comentarios de la articulista, hay que ponerlos en contexto para medir su validez (según el mucho o poco juicio de cada lector), este personaje (trump, con minúscula), gano por una mínima ventaja (relativa y focalizada) y por cuestiones constitucionales (voto electoral).
    Concluyo por decir que es particular (y valioso) a cada lector lo que se pueda inferir de este artículo, en cuanto a que correlaciona a Chomsky con el potus 45, y da para mayor investigación.
    Saludos

Deja una respuesta