muhimu.es

La vida no es un juego de azar. No es un casino donde invertir tus días. Es una obra de arte para contemplar y crear. Siente, ama, crea.

Biografía resumida del disidente Alexéi Navalni: claves políticas y sociales para entender su influencia en Rusia 1

Biografía resumida del disidente Alexéi Navalni: claves políticas y sociales para entender su influencia en Rusia

Merece ser compartido:

Actualizado el viernes, 16 febrero, 2024

El fallecimiento de Alexéi Navalni, destacado opositor ruso, ha enviado ondas de choque a nivel mundial. Navalni, de 47 años, falleció mientras estaba bajo custodia en prisión, justo un mes antes de las elecciones presidenciales de Rusia, donde el presidente Vladimir Putin se presentará sin oposición. El Servicio Penitenciario Federal del Distrito Autónomo de Yamal-Nenets confirmó la muerte de Navalni, afirmando que se sintió mal después de una caminata y posteriormente perdió el conocimiento. A pesar de los intentos de reanimación, Navalni no pudo ser revivido. Se están llevando a cabo investigaciones para determinar la causa exacta de su fallecimiento.

La Trágica Muerte del Opositor Ruso Alexéi Navalni en Prisión

El fallecimiento de Alexéi Navalni marca una pérdida significativa para el movimiento de oposición ruso y plantea interrogantes sobre el estado de la democracia y los derechos humanos en Rusia. Mientras continúan las investigaciones sobre su muerte, la comunidad internacional espera respuestas y espera rendición de cuentas. El legado de Navalni como un intrépido defensor de la transparencia y la justicia perdurará, inspirando a las generaciones futuras a luchar por una sociedad más equitativa y democrática en Rusia y más allá.

Detención y Condiciones de Navalni

Navalni, conocido por sus campañas anticorrupción dirigidas al régimen de Putin, había sido encarcelado desde enero de 2021. Su detención siguió a su arresto al regresar a Moscú desde Alemania, donde había estado recuperándose después de sobrevivir a un envenenamiento con el agente nervioso Novichok en Rusia. Trasladado a una nueva prisión en el Círculo Ártico en diciembre del año pasado, los seguidores de Navalni levantaron alarmas cuando perdieron contacto con él durante casi tres semanas. Posteriormente, fue localizado en la colonia penal IK-3 en Jarp, en la región de Yamal-Nenets, conocida por sus duras condiciones y por albergar a delincuentes graves.

Preocupaciones sobre la Salud de Navalni

La preocupación por el bienestar de Navalni había ido en aumento, con más de 170 médicos firmando una carta dirigida al presidente Putin expresando su preocupación por su salud. Los informes indicaban atención médica inadecuada y tiempo limitado al aire libre para el activista. A pesar de numerosos llamamientos, las condiciones de Navalni no mejoraron, lo que generó temores crecientes sobre su seguridad.

Ramificaciones Políticas y Paisaje Electoral

El fallecimiento de Navalni se produce en medio de los preparativos para las elecciones presidenciales de Rusia, donde Putin no enfrenta una oposición significativa después del rechazo de candidatos de la oposición o su exilio o muerte. La sincronización de la muerte de Navalni, junto con la candidatura no impugnada de Putin, ha levantado sospechas y ha atraído escrutinio internacional. Se ha instado a las autoridades rusas a realizar una investigación exhaustiva sobre las circunstancias que rodearon el fallecimiento de Navalni.

Legado de Navalni

Nacido en Butyn, cerca de Moscú, Navalni se convirtió en una voz destacada de disidencia en la política rusa. Su encarcelamiento surgió de acusaciones que sus seguidores consideraron políticamente motivadas, destinadas a silenciar la oposición al gobierno de Putin. A pesar de enfrentar múltiples batallas legales y sufrir persecución, Navalni se mantuvo firme en su compromiso con el cambio político en Rusia.

Alexéi Navalni era (quizás) el disidente político más conocido de Rusia

El Kremlin ha pasado de las medidas represivas habituales contra el movimiento de oposición real más prominente al Gobierno de Vladímir Putin a emplear severas maniobras para fulminar cualquier elemento vinculado a Alexéi Navalni, el crítico más feroz contra el presidente ruso, que sobrevivió a un envenenamiento tras el que se aprecia la mano del Kremlin. Ahora, la Justicia rusa condenó al líder opositor Navalni a otros nueve años de cárcel tras eclararlo culpable por fraude. El líder opositor ruso, Alexéi Navalni, fue condenado por la Justicia rusa a otros nueve años de cárcel tras ser declarado culpable por estafa en gran cuantía, informó su equipo en Telegram. La sentencia fue dictada en la prisión donde actualmente cumple condena por un antiguo caso penal e incluye una multa de 1.2 millones de rublos (cerca de 12 mil dólares).

Biografía resumida del disidente Alexéi Navalni: claves políticas y sociales para entender su influencia en Rusia 2
Biografía resumida del disidente Alexéi Navalni: claves políticas y sociales para entender su influencia en Rusia 4

Durante casi dos décadas, Rusia ha estado completamente dominada por un hombre: Vladimir Putin. Sin embargo, a pesar del férreo control de Putin sobre el poder, un nuevo político ha demostrado ser una amenaza inminente para el orden político actual de Rusia. Su nombre es Alexéi Navalni.

Estas claves políticas profundizan en la vida y la política de Alexéi Navalni el activista político y líder de la oposición más prominente de Rusia. Aprenderá cómo Alexéi Navalni comenzó a encabezar investigaciones anticorrupción y aprovechó su creciente influencia en un nuevo partido político, Rusia del futuro. También aprenderá cómo Alexéi Navalni planea cambiar Rusia y qué ha hecho Putin para obstaculizar sus esfuerzos. 

Aprenderás:

Infografía sobre el conflicto de Rusia y Ucrania
Infografía sobre el conflicto de Rusia y Ucrania

Alexei Navalni es quizás el disidente político más conocido de Rusia. Después de construir una exitosa carrera empresarial, se dedicó al activismo anticorrupción. Finalmente, sus pasiones políticas lo llevaron a encabezar una campaña nacional para socavar el poder del gobernante partido Rusia Unida de Putin. En 2020, su carrera política se vio obstaculizada por un intento de asesinato y encarcelamiento por cargos endebles, pero las personas a las que inspiró aún pueden continuar su trabajo para transformar Rusia.

Durante dos décadas, Alexéi Navalniha sacudido el complejo mundo de la política rusa

Domingo 17 de enero de 2021. Alexéi Navalni partirá del aeropuerto de Brandenburgo de Berlín en ruta de regreso a su país de origen, Rusia. A bordo, un periodista curioso se inclina y pregunta: «¿No tienes miedo?»

Por supuesto, el político de 44 años tiene motivos para ser cauteloso. Apenas unos meses antes, Alexéi Navalni se había enfermado de muerte en lo que muchos sospechan fue un envenenamiento intencional realizado a instancias del Kremlin. Y cuando finalmente aterrice en Moscú, es probable que la policía rusa lo detenga.

Aún así, Alexéi Navalni presenta un aire de silencioso optimismo. Ha pasado años presionando por una reforma política en su país y no planea detenerse pronto.

Alexéi Navalni nació el 4 de junio de 1976 en el pueblo de Butyn, una pequeña aldea en las afueras occidentales de Moscú. Su madre era contadora y su padre un oficial condecorado en el ejército soviético. Durante su juventud, Rusia todavía era parte de la Unión Soviética, aunque la familia Alexéi Navalni no era partidaria del sistema soviético. A la edad de 17 años, Alexéi Navalni ya se había identificado como un político liberal, y cuando cayó la URSS en 1991, era optimista. Esperaba que la ruptura daría lugar a un sistema económico centrado en un mercado libre y un orden político en deuda con los principios democráticos. A partir de 1993, estudió derecho y economía en la Universidad de la Amistad Popular de Rusia y, después de graduarse, comenzó una carrera lucrativa en la banca, el comercio de acciones y el desarrollo inmobiliario.

A principios del nuevo milenio, Alexéi Navalni era rico y estaba bien conectado, y comenzó a cultivar una personalidad pública en el mundo de la política. Desde entonces, se ha presentado como un hombre de familia práctico y sensato que ha cruzado la línea entre la política progresista y la nacionalista. Si bien defiende una variedad de puntos de vista liberales, como el apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo, también adopta posturas más conservadoras en temas como la inmigración. 

Durante las últimas dos décadas, Alexéi Navalni se ha esforzado constantemente por el cambio en la arena política notoriamente compleja de Rusia. Se ganó la reputación de ser un activista idealista contra la corrupción y, en 2012, ayudó a fundar Rusia del Futuro, un partido político opuesto al partido dominante Rusia Unida de Putin. Aún así, es difícil resumir la personalidad y la política de Alexéi Navalni en una narrativa simple. 

Alexéi Navalni usó su riqueza para lanzar una vasta campaña anticorrupción

Es abril de 2008 y Alexéi Navalni está provocando una escena. Está en la reunión anual de accionistas de Surgetneftegaz, una de las compañías petroleras más grandes y rentables de Rusia. Si bien estas reuniones suelen ser asuntos formales y tranquilos, Alexéi Navalni no teme romper el decoro.

Cuando el director ejecutivo de Surgetneftegaz, Vladimir Bogdanov, sube al escenario, Alexéi Navalni comienza a acribillarlo con preguntas. Quiere saber quién es realmente el propietario de Surgetneftegaz, por qué una empresa tan rentable paga tan poco en dividendos y por qué la organización hace que su informe anual sea tan vago y de difícil acceso.

Durante el interrogatorio, la multitud refunfuña y se mueve incómoda en sus asientos. Sin embargo, la actuación de Alexéi Navalni no es para ellos. Más tarde, publicará sobre la reunión en línea, donde poco a poco va ganando seguidores.

Después de la caída de la URSS, la transición de Rusia a una economía de libre mercado fue difícil. Gran parte de los activos de propiedad pública de la Unión cayeron en manos privadas, y un pequeño grupo de individuos súper ricos, conocidos como oligarcas , ganó una influencia política masiva. Esta dinámica ha continuado bajo Putin, ya que los líderes empresariales a menudo colaboran con los funcionarios estatales para enriquecerse a través de sobornos, malversación de fondos y otras prácticas. 

La carrera de Alexéi Navalni como activista anticorrupción comenzó en 2006 con el llamado activismo de los accionistas. Básicamente, Alexéi Navalni aprovechó su riqueza para comprar acciones minoritarias en grandes empresas como Surgetneftegaz. Esta propiedad le dio acceso a información privilegiada y la autoridad para hacer preguntas intrusivas sobre las finanzas de la empresa. De esta manera, Alexéi Navalni eliminaría los detalles sospechosos y los publicaría en su blog LiveJournal.

Obtuvo una gran victoria en 2010. Utilizando documentos filtrados, Alexéi Navalni descubrió que Transneft, una importante compañía petrolera, había perdido misteriosamente $ 4 mil millones al construir el oleoducto Siberia Oriental-Océano Pacífico. Las acusaciones dieron inicio a una importante investigación gubernamental. Si bien la investigación finalmente fue dejada de lado con poca resolución, no obstante hizo de la corrupción de las élites un tema importante en el discurso de los medios rusos.

Pronto, Alexéi Navalni hizo de su cruzada contra la corrupción su principal objetivo. En febrero de 2012, consolidó sus diversos proyectos activistas en la Fundación Anticorrupción, o FBK. Esta organización recauda fondos para investigar problemas como la contratación gubernamental sospechosa y el fraude electoral. También produce videos de YouTube tremendamente populares que detallan cómo la corrupción canaliza la riqueza hacia la élite del país y deja atrás a muchos. Por supuesto, este trabajo también le valió a Alexéi Navalni muchos enemigos en las altas esferas.

A lo largo de su desigual carrera política, Alexéi Navalni ha tratado de derrocar al partido gobernante de Rusia

v siempre estuvo muy interesado en la política. Cuando era adolescente, leyó con voracidad a teóricos políticos como Voltaire y siguió con avidez las noticias mientras líderes como Boris Yeltsin competían por el poder en el mundo postsoviético. A la edad de 40 años, las pasiones políticas de Alexéi Navalni solo habían crecido. De hecho, en 2016, había decidido postularse para el cargo más alto de su país.

La campaña presidencial de Alexéi Navalni comenzó a fines de 2016. Anunció su candidatura en un elegante video de YouTube, hablando de temas urgentes como la desigualdad, los impuestos, la política exterior y, por supuesto, la corrupción. Durante el año siguiente, presionó con fuerza para afianzarse en el difícil sistema electoral de Rusia. Sin embargo, en 2017, el Kremlin lo excluyó de la carrera, citando débiles problemas legales derivados de controvertidos cargos de malversación de fondos.

A pesar del resultado estancado de esa campaña, el futuro político de Alexéi Navalni sigue siendo una cuestión abierta incluso hoy.

La trayectoria política idiosincrásica de Alexéi Navalni se adapta al panorama político único de Rusia. Como estudiante universitario, Alexéi Navalni acogió con entusiasmo las reformas capitalistas al sistema soviético. Luego, después de construir una carrera empresarial, se unió a Yabloko, un pequeño partido de izquierda. Si bien Alexéi Navalnisubió rápidamente al poder dentro de Yabloko, el partido en sí no logró ganar mucha influencia en el escenario nacional.

A mediados de la década de 2000, Alexéi Navalni, como muchos rusos en ese momento, se inclinó hacia el nacionalismo. Dejó Yabloko para fundar el Movimiento Nacional Ruso de Liberación, o NAROD. NAROD mezcló políticas económicas liberales con posturas conservadoras sobre la inmigración y la identidad rusa. Si bien esta organización finalmente se derrumbó, Alexéi Navalni todavía está asociado con puntos de vista nacionalistas.

A medida que despegaron las actividades anticorrupción de Alexéi Navalni, también lo hizo su carrera política. A través de su blog y otros medios de comunicación, criticó abiertamente al partido gobernante Rusia Unida como «un partido de estafadores y ladrones». En las elecciones legislativas nacionales de 2011, comenzó a abogar por el llamado Smart Voting, un sistema en el que la gente vota estratégicamente por cualquier partido mejor posicionado para debilitar a Rusia Unida. Cuando el partido de Putin finalmente ganó de todos modos, Alexéi Navalni lideró una serie de protestas en Moscú y se postuló para alcalde de la ciudad, una elección que perdió.

Sin inmutarse, Alexéi Navalni continuó su activismo y se reagrupó para postularse a la presidencia en 2018. Si bien el opaco sistema electoral de Rusia hizo poco probable derrocar a Putin, Alexéi Navalni esperaba que la campaña debilitara al partido gobernante. Desafortunadamente, una serie de cargos de malversación de fondos, denunciados por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos como endebles y con motivaciones políticas, lo obligaron a abandonar la carrera. Para continuar con su trabajo, Alexéi Navalni tendría que adoptar una identidad alternativa como manifestante.

Alexéi Navalni convirtió su movimiento en una activa red de activistas y protestas

Sobre el papel, Rusia es una democracia. El estado celebra elecciones abiertas con regularidad y muchos partidos políticos diferentes pueden presentar candidatos. Sin embargo, en la práctica, el país no cumple con estas prácticas democráticas: a pesar de las alternativas en la boleta, el partido gobernante siempre gana cuando cuenta. 

Dadas estas condiciones asfixiantes, quienes buscan un cambio deben buscar vías de influencia más allá de las elecciones, como las protestas públicas. Si bien las manifestaciones enfrentan sus propias dificultades, permiten que los puntos de vista opuestos ganen un poco de reconocimiento.

Entonces, a medida que Alexéi Navalni fue expulsado de la política formal, cada vez más tomó la protesta como su herramienta política de elección. En los últimos años, ha demostrado ser una decisión inteligente y eficaz. 

Alexéi Navalni nunca fue ajeno a las protestas. A raíz de las elecciones de 2011, se unió a una manifestación no autorizada que desafió el resultado, que había dado una mayoría inusualmente amplia al partido Rusia Unida de Putin. Posteriormente, él y otros 300 manifestantes fueron detenidos por la policía durante semanas. Tras su liberación, se unió inmediatamente a otra manifestación. Esta vez, pronunció un discurso denunciando las acciones antidemocráticas del Kremlin.

Más tarde, cuando Alexéi Navalni lanzó su campaña presidencial, esperaba resistencia. Trabajando con su asesor político de confianza Leonid Volkov, elaboró ​​una estrategia detallada para mantener a los partidarios comprometidos si la campaña fracasaba. Utilizando una combinación de refuerzo de las redes sociales y grandes manifestaciones públicas en más de 90 ciudades, los dos crearon un movimiento de oposición altamente coordinado que empujó a personas normalmente apáticas a las calles en todo el país.

Una de las razones por las que este movimiento tuvo tanto éxito fue el alcance estratégico de Alexéi Navalni en regiones y localidades de toda Rusia. La campaña dedicó recursos a la apertura de oficinas siempre que fue posible y se esforzó por conectarse con organizadores locales y grupos de activistas que ya estaban trabajando en cada área. Cuando los funcionarios del gobierno intentaron obstaculizar el movimiento negando sus permisos de protesta, estos organizadores experimentados pudieron ayudar a organizar manifestaciones y reuniones en lugares privados. 

La base activista de Alexéi Navalni también buscó apoyo más allá de los jóvenes ricos y educados que normalmente forman parte de los movimientos progresistas. Se involucraron activamente con trabajadores, jubilados y otros grupos más marginados. Cuando Alexéi Navalni fue finalmente detenido por la policía en 2021, sus partidarios estaban listos: miles salieron a las calles para protestar por su encarcelamiento. 

El partido de Putin trabaja activamente para mantener a la oposición como Alexéi Navalni fuera del poder

El invierno en Rusia es particularmente duro: el sol se pone temprano y las temperaturas oscilan por debajo del punto de congelación en la mayoría de las ciudades importantes. Sin embargo, a pesar de estas gélidas condiciones, casi 200.000 personas salieron a las calles en enero y febrero de 2021. Estaban allí para protestar por la detención de Alexéi Navalni

En 2020, Alexéi Navalni había sido misteriosamente envenenado. Tras recuperarse en Alemania, el político y activista regresó a Rusia, donde las autoridades lo detuvieron por violar las condiciones de su libertad condicional derivadas de los anteriores cargos de malversación de fondos. Como era de esperar, sus numerosos seguidores estaban indignados.

¿Pero Putin se sintió conmovido por esta muestra de apoyo? No está claro. Si bien el secretario de prensa del presidente negó que Alexéi Navalni fuera una amenaza para el sistema, el Kremlin parece ansioso por reprimir su movimiento. 

Desde las elecciones de 2011, Putin y su partido Rusia Unida han disfrutado de un control casi total del gobierno ruso. Sin embargo, su manejo estable del poder oculta una lucha constante debajo de la superficie. En lugar de descansar cómodamente, el partido gobernante trabaja constantemente para solidificar su control sobre el estado, los medios de comunicación y el sentimiento público. Socavar a Alexéi Navalni es parte de este proyecto político más amplio.

Una de las formas en que Rusia Unida se mantiene fuerte es venerando a su líder, Vladimir Putin. El partido organiza con regularidad manifestaciones a favor de Putin y eventos de prensa en escuelas, lugares de trabajo y otros espacios públicos. Estos eventos están diseñados para presentar al presidente como un líder fuerte y solidario que protege al pueblo ruso contra la invasión de Europa Occidental. Mantener esta imagen hace que cualquier oposición, incluida Alexéi Navalni, parezca antipatriótica y sospechosa.

La administración de Putin también hace todo lo posible para impedir que los medios de comunicación o los investigadores distribuyan información desfavorable. En julio de 2017, el gobierno aprobó una nueva ley que permitía a las agencias estatales clasificar selectivamente los datos de cualquier funcionario gubernamental de alto nivel. La legislación tenía como objetivo obstaculizar gravemente el trabajo de investigadores anticorrupción como la fundación anticorrupción de Alexéi Navalni, FBK. El estado también ha hecho esfuerzos para monitorear y rastrear de cerca el tráfico de Internet, lo que le permite identificar y combatir cualquier narrativa anti-Putin a medida que surgen.

Finalmente, el Kremlin ha apuntado al propio sistema democrático. Si bien el país aún celebra elecciones, el estado ha dificultado cada vez más la participación. Por ejemplo, en 2019, cuando Alexéi Navalni y sus aliados intentaron presentar candidatos para el Concejo Municipal de Moscú, el gobierno impidió que cualquiera de estos retadores apareciera en la boleta electoral. Con elecciones formales fuera de la mesa, el único recurso para los ciudadanos insatisfechos que buscan expresar su enojo se ha convertido en una acción más disruptiva. 

Alexéi Navalni permanece en prisión, pero su movimiento político continuará

2 de febrero de 2021. Alexéi Navalni vuelve a comparecer ante los tribunales. Después de ser detenido en el aeropuerto de Moscú, lo acusan de violar las condiciones de su libertad condicional: se suponía que debía registrarse con los oficiales de libertad condicional dos veces al mes, pero no lo hizo mientras estaba hospitalizado en Berlín después de haber sido envenenado.

Por supuesto, estos cargos inventados no son la verdadera razón por la que Alexéi Navalni está en problemas. Según sus partidarios, está siendo castigado por resistirse al régimen de Putin y tener la audacia de sobrevivir a un intento de asesinato.

De cualquier manera, los cargos se mantienen y Alexéi Navalni es sentenciado a dos años y ocho meses de prisión. En septiembre de 2021, permanece en una colonia de trabajo correctivo en Pokrov, región de Vladimir. Su futuro y su legado siguen siendo inciertos.

El tiempo de Navalny en prisión no ha transcurrido sin problemas. Ha sido objeto de constantes reprimendas por delitos menores; por ejemplo, lo criticaron por vestirse de manera informal con una camiseta cuando se reunió con su abogado, y fue castigado por dirigirse a un guardia de manera demasiado informal. También se le ha considerado un «riesgo de fuga», lo que permite que los guardias lo despierten cada hora durante la noche. Siempre manifestante, Alexéi Navalni comenzó una huelga de hambre en marzo, pero la terminó a fines de abril sin obtener ninguna concesión.

Fuera de la prisión, el estado ruso está trabajando para desmantelar toda la organización política de Alexéi Navalni. A raíz de su sentencia, la policía arrestó a todos los altos funcionarios de FBK y a los jefes de todas las oficinas regionales de la red política de Navalny. Como si eso no fuera suficiente, en abril de 2021, el estado declaró a FBK una «organización extremista». Esta designación hace que sea ilegal donar a la organización y pone a los empleados de FBK en riesgo de ser encarcelados.

Entonces, ¿dónde está el legado de Alexéi Navalni? Bueno, de alguna manera, sus logros son escasos: su mejor salida política fue un segundo lugar en la carrera por la alcaldía de Moscú de 2013. Si bien más del 75 por ciento de los rusos lo reconocen por su nombre, las encuestas indican que solo alrededor del 19 por ciento apoya con entusiasmo sus actividades. 

Sin embargo, las victorias reales de Alexéi Navalni pueden ser más sutiles. Su larga carrera como activista anticorrupción, político y líder de protestas ha puesto de relieve los problemas estructurales dentro de Rusia y ha llamado la atención sobre las prácticas autoritarias del país. Y su defensa de la votación inteligente aún puede socavar el poder electoral de Rusia Unida. Aunque quizás el mayor logro de Alexéi Navalni sea simbólico, a través de su activismo, ha inspirado a toda una nueva generación de rusos a tomar las riendas del poder. Es posible que pronto conduzcan a Rusia hacia un futuro mejor. 


Merece ser compartido: