5 razones por las que Michael Moore sabía que iba a ganar Trump (y tú no te creías)

El ganador de un Oscar por el documental ‘Bowling for Columbine‘ Michael Moore ya nos advirtió en su web por qué cree que Donald Trump ganaría.

Pese a que reconocía que nunca en su vida ha “querido estar equivocado más que ahora mismo”, Moore creía que “ese miserable, ignorante, payaso a tiempo parcial y sociópata a jornada completa iba a ser nuestro próximo presidente”.

“Si la gente pudiera votar desde el sofá de su casa”, explica el cineasta, Hillary Clinton podría “ganar por goleada” pero los votantes “tienen que salir de sus casas y hacer colar para votar. Y si viven en vecindarios pobres, negros o latinos, no sólo se encontrarán una fila más larga, sino que todo está montado para impedirles votar”.

En su opinión, el problema de las elecciones es “¿quién va a tener a los votantes más motivados?” y la respuesta de Moore es Donald Trump.

Cuando le preguntaron a Žižek que, de ser estadounidense, por quién votaría en las elecciones, dijo: “Trump”.

“Él me aterroriza. Pero solo creo que Hillary es el verdadero peligro acá. ¿Por qué? Ella construyó una coalición toda inclusiva que es imposible. Mira, el único punto en el que realmente coincidí con Trump fue, tú debes recordar, cuando Bernie Sanders apoyó a Hillary. Él dijo, Trump, es como que alguien del movimiento Occupy Wall Street apoyara a los Lehman Brothers. En toda sociedad hay un grupo de leyes que no están escritas, la forma en como la política funciona, y la forma en como creas el consenso.

Trump perturba esto. Y, si Trump gana, ambos grandes partidos, el Republicano y el Demócrata, tendrían que repensarse, y, posiblemente, algo puede pasar ahí. Esa es mi desesperada, muy desesperada esperanza, en caso de que Trump gane. Escucha. América no es un Estado dictatorial, él no va a introducir el fascismo. Pero será como un gran despertar. Comenzará un nuevo proceso político. Estoy al tanto de que las cosas son peligrosas acá. No solamente por todos estos grupos supremacistas blancos (…) Así que sí hay peligros, y me preocupa que Hillary se mantenga en esta absoluta inercia, la más peligrosa. Porque ella es una guerrera fría que tiene conexiones con bancos y que pretende ser socialmente progresista”

¿A quiénes estamos educando?. Los señores de la #guerra, #magnates del #petróleo, la energía, el #narcotráfico, la #prostitución, los grandes políticos, agentes de bolsa, grupos de inversión, altos cargos de distintas multinacionales… están muy #bieneducados. En las mejores universidades. En las mejores familias. En los mejores contextos. Y sin embargo, no parece que se muestren muy partidarios de la paz, la #solidaridad, la ecología, la #interculturalidad, la empatía… que le presuponemos a la #educación y a la formación recibida. Llevar la educación a zonas en conflicto o “desarrollo”, sin duda ayudará a la paz en esos territorios y comunidades pero: ¿por qué los países que estamos “tan bien educados” seguimos promoviendo guerras, #xenofobia, dolor, esclavitud…? Todo ello me hace recordar los principios del “#sueñoamericano” en los que no se ofrece un mundo de #justiciasocial, sino la promesa de que cualquiera, puede estar en la parte alta de esa pirámide de desigualdades. Me recuerda al libro “Cómo hacerse rico” de #DonaldTrump, y los miles de libros escritos en esa misma línea y que ofrecen como clave del éxito, el poder transformar en esclavos a otros: “Tristemente, el sueño americano está muerto. Pero si fuera elegido presidente, lo traería de regreso más grande, mejor y más fuerte que nunca y haríamos a Estados Unidos grandioso de nuevo”. D. #Trump. El gran sueño americano se ha #globalizado y toda la clase media mundial parece tener clara su aspiración: con mucho trabajo, conseguiré escalar en esta pirámide de #desigualdadsocial. Y también parecen tener claro cuales son “los #enemigos” en esta lucha legítima por ascender socialmente: los otros pobres que también aspiran a lo mismo.

Una foto publicada por DISEÑO SOCIAL (@disenosocial) el

FEMINISMO VS LA PRIMERA MUJER PRESIDENTE EN EE.UU.

Donald Trump acaparaba titulares porque es un showman que dice cosas grotescas que ningún político se atrevería a decir a micrófono abierto. Es visto como un intruso e incluso Obama ha pedido a los líderes republicanos que le retiren su apoyo.

Aunque nuestro desprecio al Trump más ofensivo, grotesco, racista o xenófobo… no ha hecho olvidar que Hillary Clinton fue en gran medida responsable de la guerra que hundió a Libia en el caos, un caos que se extiende hacia el resto de África e incluso Europa y que siempre ha defendido más guerra al Oriente Medio. A los Demócratas no les ha valido vender a la gente “o el caos o nosotros“.

La mayoría de europeos vemos a Hillary Clinton como la alternativa sensata y moderada al impredecible Trump. Curiosamente, antes de decidir presentarse como republicano Trump era conocido como demócrata, y estaba a favor de políticas sociales relativamente progresistas, a la izquierda de los actuales republicanos o incluso Hillary Clinton.

hillary

Sin embargo, la posible “primera mujer presidenta de EEUU” era más predecible:

  • Votó a favor de la guerra de Irak
  • Desarrolló una relación muy cercana con el intervencionista más agresivo de sus colegas, el senador republicano por Arizona John McCain.
  • Se unió a los chovinistas religiosos republicanos para apoyar medidas como hacer que quemar la bandera estadounidense fuese un crimen federal.
  • Proporcionó cobertura diplomática para el golpe militar de derechas que derrocó al presidente Manuel Zelaya en Honduras.
  • … podríamos seguir eternamente

Hillary Clinton buscaba persuadir a las mujeres de que su ambición es la de todas ellas, y que votándola estamos votando por ellas mismas y su éxito futuro.  Sin embargo, la mayoría de las jóvenes estadounidenses no se han dejado llevar por este argumento y buscan motivos más sólidos a la hora de votar. Aunque claro… si al otro lado está Trump, la elección debía ser mas sencilla.

Los y las feministas deberían trabajar juntas por las causas de las mujeres, como el mismo salario por el mismo trabajo, o la disponibilidad de centros infantiles para las mujeres trabajadoras. Hillary es una mujer pero tiene mucho por demostrar. Las votantes son conscientes que no hay ninguna prueba de que las mujeres, en general, se hayan beneficiado en el pasado de tener a una reina o una presidenta. De hecho, aunque la elección de Barack Obama fue un hito para el pueblo afroamericano por motivos simbólicos, la situación de la población afroamericana está empeorando.

We have one hell of a choice! #twoface #hillaryclinton #thejoker #donaldtrump #prettyshitty

Una foto publicada por Malik (@malikjahi) el

Por descarte, muchos de nosotros hubiéramos preferido a BERNIE SANDERS

Quizás porque Bernie Sanders es muy concreto a la hora de hablar de los cambios que se tienen que hacer en política doméstica. E insiste en que él solo no puede hacerlo, necesita una revolución política y social para conseguir sus metas.

Su movimiento no solo ha forzado la entrada de ciertos temas en la agenda política, en particular la injusticia de un país con tanto potencial manipulado en favor de una pequeña élite. Ha desplazado a la izquierda el programa de los demócratas, desde el salario mínimo hasta la guerra contra las drogas.

BERNIE SANDERS

Gano mi atención cuando se opuso firmemente y de manera razonada a la guerra de 2003 en Irak, pero como la mayor parte de la izquierda, se dejó llevar por los argumentos en favor de las “guerras humanitarias”, como la desastrosa destrucción de Libia.

Pero este tipo de desastres han comenzado a educar a la gente, y espero que hayan servido de lección al propio Sanders. Escuchar a antibelicistas como la congresista Tulsi Gabbard de Hawai, que incluso presentó su dimisión en el Comité Nacional Demócrata para apoyar a Sanders.

Tulsi Gabbard

El cambio político no depende de personas individuales, por mucho que motiven a sus seguidores más apasionados. Depender de un líder es una debilidad, no una fortaleza, en especial cuando se convierte en sustituto de una visión clara o unas políticas concretas. Depende de un cambio social. De ti y de mi. De todos.

Sanders me ofrecía mayor confianza porque viene con un movimiento nuevo, joven y entusiasta, mientras que Hillary llevaba a sus espaldas el complejo sistema militar-industrial que nada nuevo tiene que ofrecer… y Trump… viene consigo mismo y quién sabe con quién más. La gran pregunta es: ¿qué pasará ahora?

Pero lo más importante, como siempre, es que nos cuentes qué opinas tu:

Publicamos noticias de reflexión que hacen de este mundo un lugar mejor Pero TE NECESITAMOS ¡Ayúdanos compartiendo esta noticia entre tus amigos y tus redes sociales!